Los intestinos (intestino delgado y grueso) ocupan la mayor parte de la cavidad abdominal. El intestino delgado mide aproximadamente 20 pies (6 metros) de largo en adultos. Se enrolla en medio del abdomen. El intestino grueso es más corto a 5 pies (1,5 metros) y se encuentra a lo largo de los lados del abdomen. El Dolor intestinal puede surgir por varias razones que van desde bloqueos en su interior hasta trastornos en el movimiento dentro de los intestinos y enfermedades que afectan las paredes intestinales.

Ubicación de las partes del intestino

Es importante comprender las diferentes partes del intestino cuando se analizan las posibles causas del dolor intestinal. El intestino delgado se divide en tres segmentos, mientras que existen cuatro regiones en el intestino grueso.

El intestino delgado incluye:

  • Duodeno, que es un segmento corto en forma de C del intestino delgado que sale del estómago. Se encuentra en la región media superior del abdomen.
  • Yeyuno, que es el segmento medio del intestino delgado que va desde el duodeno. Se enrolla en medio del abdomen. Tiene aproximadamente la misma longitud que el íleon.
  • Ileum, que es el último segmento del intestino delgado que sale del yeyuno. También se enrolla en la mitad del abdomen y luego termina donde se une con el ciego del intestino grueso.

El intestino grueso incluye:

  • Ciego que se encuentra en la región abdominal inferior derecha. El apéndice vermiforme se adjunta al ciego.
  • Colon que incluye:
    – Colon ascendente que se extiende desde el ciego hasta el lado derecho del abdomen.
    – Colon transverso que continúa a través de la región abdominal media superior.
    – Colon descendente que baja por el lado izquierdo del abdomen.
    – Colon sigmoideo que se extiende desde la región abdominal inferior izquierda hasta la mitad de la pelvis.
  • Recto que continúa desde el colon sigmoide hasta la pelvis inferior, donde se conecta con el canal anal.
  • Canal anal que es un segmento corto que termina en el ano.
Lee mas:  Costras en perros: causas en la espalda, la cabeza, el vientre, las piernas y las orejas, el tratamiento

Lea más sobre la anatomía del intestino.

Síntomas de dolor intestinal

El dolor intestinal es un síntoma, pero por sí solo puede ser difícil diagnosticar la causa exacta. Es importante tener en cuenta que la cavidad abdominal está repleta de órganos. Por lo tanto, el dolor abdominal por sí solo no se puede atribuir de inmediato a un problema intestinal. Se deben considerar otros síntomas junto con el dolor, así como los resultados de las investigaciones de diagnóstico. Los síntomas intestinales además del dolor pueden incluir:

Sin embargo, algunos de estos síntomas pueden ocurrir con otros problemas abdominales, como la enfermedad de la vesícula biliar, aunque el intestino en sí no se ve afectado. Los síntomas que comienzan o empeoran en relación con las comidas también pueden ser indicativos de un problema intestinal.

Causas del dolor intestinal

Las diversas causas del dolor intestinal también se han discutido bajo el dolor duodenal y el dolor de colon . Las causas del dolor intestinal pueden variar e incluyen afecciones como traumatismo intestinal, infecciones, enfermedades inflamatorias, problemas circulatorios, obstrucción y tumores, tanto benignos (no cancerosos) como malignos (cancerosos). Muchos de los síntomas de estas diferentes condiciones se superponen y puede ser difícil diagnosticar la causa exacta sin investigaciones médicas.

Enteritis es el término para la inflamación del intestino delgado. La colitis es el término para la inflamación del intestino grueso. Cuando tanto el intestino delgado como el intestino grueso se ven afectados simultáneamente, se refiere a enterocolitis. La enteritis, colitis o enterocolitis pueden ocurrir por varias razones, pero las infecciones y las enfermedades inflamatorias son las principales causas. El dolor intestinal normalmente estará presente ya que el dolor es una característica de la inflamación.

Lee mas:  ¿Qué es la enfermedad de las encías? Tipos, causas, síntomas y tratamiento

Las infecciones

Las infecciones intestinales pueden afectar el intestino delgado, el intestino grueso o ambos. Los virus, las bacterias y los protozoos son los principales agentes infecciosos que pueden contraerse a través de varias rutas. El consumo de alimentos y agua contaminados es una de las formas más comunes en que estos patógenos ingresan al cuerpo y luego infectan los intestinos. A menudo se asocia con intoxicación alimentaria, pero se puede contraer por otras vías.

Sin embargo, las infecciones también pueden ocurrir por otras razones. Esto se ve en condiciones como la apendicitis donde el apéndice vermiforme se infecta si hay un bloqueo dentro de él. La apendicitis es una de las causas agudas más graves de dolor intestinal, ya que el apéndice inflamado puede romperse y provocar complicaciones potencialmente mortales. La diverticulitis es una infección de bolsas anormales en el intestino grueso (divertículos) que de otra manera son asintomáticas.

Inflamación

La inflamación intestinal no infecciosa puede ocurrir debido a varias causas diferentes. Desde las sustancias tóxicas que se ingieren hasta las enfermedades autoinmunes, la inflamación intestinal sin una infección puede causar dolor intestinal agudo y crónico. Esto incluye afecciones como la enfermedad celíaca, la enfermedad inflamatoria intestinal (EII), la colitis microscópica y la diverticulitis que pueden ocurrir sin una infección.

Circulación

El flujo de sangre a los intestinos puede interrumpirse e incluso cortarse en ciertos casos. Esto da lugar a condiciones como la colitis isquémica que afecta al intestino grueso y la isquemia mesentérica que afecta al intestino delgado. La interrupción de la circulación sanguínea en estas partes del intestino puede surgir con presión arterial baja, coágulos sanguíneos, tumores, lesiones, agrandamiento o torsión de los intestinos, ciertos medicamentos y otras sustancias.

Lee mas:  Riesgos de inundación, tipos de enfermedades y prevención

Obstrucción

La obstrucción dentro de los intestinos puede ocurrir por muchas razones. La torsión de los intestinos (vólvulo), los tumores y la compresión de los intestinos de las estructuras circundantes pueden bloquear el movimiento dentro de los intestinos. Esto puede causar el estiramiento de los intestinos ya que los alimentos, el líquido y las heces se acumulan en los intestinos.

Una porción del intestino, principalmente el intestino delgado más estrecho, puede quedar atrapado dentro de las bolsas en las hernias de la pared abdominal, que bloquea la porción afectada. Una “obstrucción falsa”, también conocida como pseudoobstrucción, puede surgir cuando los músculos de un segmento de la pared intestinal no funcionan correctamente y no pueden empujar el contenido intestinal.

Tumores

Una gran cantidad de tumores benignos y malignos, así como otros tumores, pueden ser responsables del dolor intestinal. Los pólipos se encuentran entre los tumores benignos más comunes que se observan dentro de los intestinos, aunque estos crecimientos a veces pueden volverse cancerosos. El cáncer del intestino delgado no es tan común como el cáncer colorrectal, que se encuentra entre los cánceres más comunes y mortales. Los tumores en los órganos circundantes pueden presionar los intestinos y causar obstrucción o dolor.

Funcional

Los trastornos intestinales funcionales son afecciones de los intestinos en ausencia de cualquier enfermedad identificable. Sin embargo, hay síntomas y, a menudo, alguna anomalía en la función intestinal. Esto se observa comúnmente con el síndrome del intestino irritable (SII), que es un tipo de trastorno funcional del intestino. Los cólicos abdominales o el dolor intestinal son un rasgo característico del SII junto con anomalías en el hábito intestinal, como estreñimiento o diarrea.