Hogar Enfermedades Riesgos para la salud de las inundaciones, tipos de enfermedades y prevención

Riesgos para la salud de las inundaciones, tipos de enfermedades y prevención

por Dr. Kylie López, MD, MSCR
Publicada: Ultima actualización en

Los desastres naturales como las inundaciones tienen importantes consecuencias para la salud, incluso a largo plazo. No es solo el peligro inmediato de ahogamiento, lesiones o hipotermia lo que preocupa. Las inundaciones aumentan el riesgo de contraer diversas enfermedades que de otro modo no hubieran sido un problema de salud importante en una zona afectada. Si bien es posible que una inundación no se pueda prevenir, estos riesgos para la salud pueden minimizarse e incluso prevenirse por completo.

 

Tipos de enfermedades

Estas son algunas de las enfermedades que tienen más probabilidades de surgir y plantear un problema de salud en las zonas inundadas. Puede haber otros riesgos para la salud y enfermedades que también deben tenerse en cuenta y que pueden variar según la región. Las autoridades sanitarias locales y el personal de socorro en casos de desastre están mejor preparados para asesorar sobre problemas de salud específicos que pueden estar presentes en un área inundada. Busque siempre tratamiento médico lo antes posible.

Enfermedades diarreicas

Las enfermedades diarreicas son uno de los principales problemas de salud durante una inundación. Varios patógenos virales, bacterianos y protozoarios pueden ser responsables de estas enfermedades diarreicas. Las infecciones por cólera, entamoebiasis, giardiasis, hepatitis A, rotavirus y norovirus, así como una serie de otras causas infecciosas de diarrea, se observan comúnmente en desastres naturales. También existe un mayor riesgo de deshidratación en estas situaciones debido en gran parte a la falta de agua potable y atención médica.

Infecciones respiratorias

Las infecciones respiratorias tienden a propagarse rápidamente durante desastres naturales como inundaciones. Pueden producirse infecciones del tracto respiratorio superior e inferior debidas a virus y bacterias e incluso provocar brotes. Desde el resfriado común hasta los virus de la influenza y la neumonía, estas infecciones respiratorias pueden ser graves e incluso potencialmente mortales. Las personas con enfermedades respiratorias preexistentes como asma o EPOC (enfisema o bronquitis crónica) tienen un mayor riesgo.

Deshidración

La deshidratación surge con la falta de agua potable limpia. Intentar beber agua estancada o que fluye libremente puede provocar enfermedades diarreicas. Los vómitos y la diarrea posteriores a su vez aumentan el riesgo y la gravedad de la deshidratación. Además, las personas con enfermedades renales existentes, diabetes y quienes usan diuréticos pueden tener un mayor riesgo. Un enfriamiento inadecuado en ambientes calurosos que conduce a una sudoración excesiva, así como a fiebre debido a infecciones, puede contribuir aún más a la deshidratación.

Enfermedades de los mosquitos

Los mosquitos pueden multiplicarse rápidamente en condiciones de inundación, ya que el agua estancada puede persistir durante días, semanas o incluso meses. En áreas donde las enfermedades transmitidas por mosquitos son comunes o endémicas, puede haber brotes repentinos de estas enfermedades. La malaria, el dengue, el chikungunya y la enfermedad del Nilo Occidental son algunas de las enfermedades comunes transmitidas por mosquitos que plantean un problema con las inundaciones.

Mordeduras y picaduras

Las inundaciones a menudo hacen que los insectos emerjan en grandes cantidades y estos organismos pueden multiplicarse rápidamente. Las mordeduras y picaduras son un problema común. Incluso los insectos no venenosos, incluidos los mosquitos que no transmiten ninguna enfermedad humana, pueden representar un riesgo para la salud si las picaduras son extensas y las heridas pueden infectarse. Los insectos venenosos y los reptiles como las serpientes presentan un riesgo mayor. Sin embargo, tanto los animales salvajes como los domésticos pueden ser responsables de las mordeduras que también podrían ser un problema de salud, especialmente cuando hay un tratamiento médico limitado disponible.

Lea más sobre datos sobre inundaciones .

Prevención de riesgos para la salud relacionados con las inundaciones

Algunas de las siguientes medidas pueden ayudar a prevenir o minimizar los riesgos para la salud asociados con desastres naturales como inundaciones. Sin embargo, es importante buscar asesoramiento profesional de las autoridades locales sobre el mejor curso de acción para prevenir, tratar y controlar enfermedades durante un momento de crisis. Siempre busque atención médica cuando surjan incluso lesiones y enfermedades menores, ya que pueden provocar rápidamente complicaciones durante desastres naturales.

Agua limpia

Obtener agua potable limpia es imperativo. Esto debe hacerse lo antes posible. Si no hay grifos en funcionamiento con agua potable limpia o no hay fuentes de agua embotellada, es necesario limpiar el agua disponible. Es posible que primero sea necesario filtrar el agua y luego desinfectarla hirviéndola o utilizando productos químicos para purificar el agua que la hacen apta para el consumo humano. Esta agua debe usarse tanto para beber como para cocinar, así como para lavarse las manos.

Higiene personal

Mantenga una buena higiene personal en la medida de lo posible. Lavarse las manos es una de las formas más importantes de prevenir diversas enfermedades. Lo ideal es lavarse las manos con agua limpia y un jabón antibacteriano. Los lavados de manos antisépticos deben usarse con regularidad. Es particularmente importante lavarse las manos después de ir al baño y antes de comer. El baño regular también es importante si es posible.

Leer más sobre higiene de manos .

Preparación y almacenamiento de alimentos

Asegurar una fuente de alimentos segura es igualmente importante. Siempre se debe usar agua limpia al preparar alimentos y las manos deben lavarse y desinfectarse adecuadamente. Las frutas y verduras no deben consumirse crudas debido al riesgo de enfermedades transmitidas por el agua. Del mismo modo, la carne y los productos cárnicos deben cocinarse completamente. La refrigeración es fundamental y los alimentos precocinados deben calentarse adecuadamente por cualquier medio disponible.

Hidratarse constantemente

La hidratación constante es muy importante incluso si no hay enfermedades diarreicas, fiebres altas u otros factores que puedan acelerar la deshidratación. Solo se debe consumir agua limpia libre de contaminantes. Es recomendable consumir electrolitos con el agua siempre que sea posible. Se deben preparar soluciones de rehidratación oral si están disponibles o las bebidas energéticas se pueden diluir con agua. Deben evitarse los diuréticos como el alcohol y las bebidas con cafeína.

Suficiente calor y enfriamiento

Dependiendo de las condiciones ambientales, puede existir riesgo de hipotermia o hipertermia. Seque siempre completamente después de sumergirlo en agua. Se debe cambiar la ropa y es importante estar cerca de una fuente de calor hasta que la temperatura corporal vuelva a la normalidad. En condiciones de mucho calor, es aconsejable utilizar aire acondicionado o un ventilador eléctrico siempre que sea posible. Use ropa de colores claros y aireada y evite períodos prolongados al sol.

Evacuar cuando se le indique

Una de las formas más efectivas de prevenir los riesgos para la salud asociados con las inundaciones es evacuar el área afectada. Siempre que sea posible, esto debe hacerse antes de que surja la inundación. Aunque muchas personas no desean abandonar sus hogares por diversas razones, es importante comprender que los riesgos para la salud asociados pueden poner en peligro la vida incluso si existe una protección adecuada contra las inundaciones.

Referencia :

  1. www.who.int/hac/techguidance/ems/flood_cds/en/

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario