Hogar Cáncer Cáncer de ganglio linfático primario (linfoma)

Cáncer de ganglio linfático primario (linfoma)

por Dr. Kylie López, MD, MSCR
Publicada: Ultima actualización en

En el cáncer de ganglio linfático primario o linfoma, las células de los ganglios linfáticos (linfocitos) se vuelven cancerosas, lo que resulta en una proliferación o crecimiento anormal y excesivo de los tejidos y células de los ganglios linfáticos. Esto provoca el agrandamiento de los ganglios linfáticos en varias partes del cuerpo y estos ganglios linfáticos inflamados se detectan con mayor frecuencia en la axila, el cuello o la ingle como inflamaciones duras e indoloras.

Los linfomas generalmente están restringidos dentro de los ganglios linfáticos u otro tejido linfático, pero a veces pueden diseminarse a otros tipos de tejidos del cuerpo, donde se conoce como enfermedad extraganglionar.

Hay dos tipos de linfomas: linfoma de Hodgkin y linfomas no Hodgkin. Los últimos, los linfomas no Hodgkin, incluyen todos los demás linfomas que no son linfomas de Hodgkin. Estos se dividen además en cinco subtipos de linfoma de Hodgkin y alrededor de 30 subtipos de linfoma no Hodgkin según su apariencia microscópica, disposición genética o extensión del proceso de la enfermedad.

 

El linfoma de Hodgkin y el linfoma no Hodgkin pueden presentarse con síntomas similares, pero microscópicamente son dos entidades diferentes.

Diferencia entre el linfoma de Hodgkin (HL) y el linfoma no Hodgkin (NHL)

  • Es más probable que el linfoma de Hodgkin se presente en el grupo de edad de 15 a 35 años. Los linfomas no Hodgkin pueden ocurrir a cualquier edad, pero la incidencia aumenta en los ancianos, especialmente después de los 60 años.
  • El linfoma de Hodgkin es una forma poco común de linfoma, mientras que el linfoma no Hodgkin es un tipo común de cáncer de los ganglios linfáticos .
  • El linfoma de Hodgkin generalmente se localiza en un grupo de ganglios linfáticos y se disemina de manera ordenada de un ganglio linfático a otro. Los linfomas no Hodgkin afectan una región más extendida.
  • Tras la investigación microscópica, la presencia de células de Reed-Sternberg de una biopsia de ganglio linfático es una prueba concluyente de linfoma de Hodgkin.

Signos y síntomas del cáncer de ganglio linfático

El primer síntoma del linfoma puede ser una inflamación indolora de los ganglios linfáticos de la axila, el cuello o la ingle. Otros signos y síntomas pueden ser inespecíficos. Éstas incluyen :

  • Dolor abdominal debido al agrandamiento del bazo.
  • Síntomas de presión causados ​​por el agrandamiento de los ganglios linfáticos, como edema o hinchazón de brazos o piernas (debido a la presión sobre una vena o vaso linfático), hormigueo y entumecimiento o dolor (debido a la presión sobre un nervio).
  • Pérdida de peso inexplicable y a menudo rápida.
  • Fatiga excesiva.
  • Pérdida de apetito.
  • Fiebre con escalofríos.
  • Sudores nocturnos excesivos.
  • Picazón en la piel.
  • Respiración dificultosa.
  • Tos persistente .
  • Dolor en el pecho.
  • Dolores de cabeza

Debido a la naturaleza inespecífica de la mayoría de estos síntomas, es importante excluir primero otras causas comunes. Sin embargo, si los síntomas persisten durante un período prolongado o se repiten con frecuencia, es aconsejable consultar con un médico.

Riesgos y causas de los linfomas

Se desconoce la causa exacta de un linfoma, pero se han asociado ciertos factores de riesgo con la enfermedad.

  • Edad. Los linfomas pueden ocurrir a cualquier edad, tanto en niños como en adultos, pero se dice que aquellos entre el grupo de edad de 15 a 35 y mayores de 55 años tienen un mayor riesgo de desarrollar linfoma de Hodgkin. El linfoma no Hodgkin es más común en el grupo de mayor edad.
  • Género. Los hombres tienen un riesgo ligeramente mayor que las mujeres.
  • Historia familiar de la enfermedad.
  • El virus de Epstein-Barr (EBV), que causa mononucleosis infecciosa, se ha relacionado con el desarrollo del linfoma de Hodgkin. La infección previa con este virus se considera un factor de riesgo para desarrollar linfoma de Hodgkin. En África, el VEB se ha relacionado con el linfoma de Burkitt, que es una forma de linfoma no Hodgkin de rápido crecimiento.
  • La infección por Helicobacter pylori , que causa úlceras de estómago, aumenta la posibilidad de desarrollar linfoma de estómago.
  • Infección por el virus de la hepatitis B o C.
  • Infección por virus linfocítico T humano tipo 1 (HTLV-1).
  • La evidencia sugiere que el uso prolongado de ciertos tipos de tintes oscuros para el cabello puede aumentar el riesgo de desarrollar linfoma no Hodgkin.
  • Toxinas: exposición prolongada a ciertos pesticidas, herbicidas y benceno.
  • La exposición a altos niveles de radiación aumenta el riesgo de desarrollar linfoma no Hodgkin.
  • Las investigaciones muestran que fumar puede considerarse un factor de riesgo en el desarrollo del linfoma de Hodgkin, especialmente en personas con infección por el virus de Epstein-Barr.
  • Según la prevalencia de linfomas, parece haber una mayor incidencia de linfoma de Hodgkin en los Estados Unidos, Canadá y Europa, mientras que la incidencia es mucho menor en los países asiáticos. También parece haber una mayor incidencia de linfoma de Hodgkin entre los grupos socioeconómicos más altos. Ambos casos podrían atribuirse a un mejor acceso a los servicios de salud especializados en los respectivos países y grupos socioeconómicos.

Diagnóstico e investigaciones

A menudo, los linfomas se detectan en exámenes de rutina. A veces, la única queja puede ser una inflamación persistente o recurrente de los ganglios linfáticos de la axila, la ingle o el cuello sin otros signos y síntomas. En otros casos, es posible que solo haya síntomas similares a los de la gripe u otros síntomas inespecíficos.

Si se sospecha linfoma, será necesario realizar ciertas pruebas para confirmar el diagnóstico.

  1. Análisis de sangre para buscar cualquier indicio de cáncer.
  2. La biopsia de ganglio linfático confirmará el diagnóstico de linfoma y también el tipo de linfoma.
  3. Radiografías para mostrar la ubicación de los ganglios linfáticos agrandados.
  4. La ecografía también detectará el agrandamiento de los ganglios linfáticos.
  5. La resonancia magnética o la tomografía computarizada proporcionan imágenes detalladas de los ganglios linfáticos y se pueden realizar para detectar ganglios linfáticos agrandados en todo el cuerpo.
  6. Gammagrafía con galio donde se inyecta galio radiactivo en el cuerpo tiende a acumularse dentro del linfoma, que luego se puede ver en una gammagrafía.
  7. La tomografía por emisión de positrones (PET) es un método más nuevo de exploración después de la inyección de una sustancia radiactiva, que indica el sitio de un linfoma.
  8. Se realiza una biopsia de médula ósea para evaluar si la médula ósea se ha visto afectada por el linfoma.
  9. Se puede realizar una punción lumbar o una punción lumbar para recolectar una muestra de líquido cefalorraquídeo (LCR) y determinar si el linfoma ha afectado el sistema nervioso central.

La estadificación y clasificación de los linfomas se realiza en función de su tamaño, la propagación de la enfermedad y otros signos y síntomas asociados. Esto ayuda a determinar el plan de tratamiento y también da una indicación sobre el resultado de la enfermedad.

Tratamiento de linfomas

Una vez diagnosticado, el plan de tratamiento seguido dependerá del tipo de linfoma, la etapa de la enfermedad, la edad y la salud general de la paciente, así como de otros factores como el embarazo. También se tendrán en cuenta los tratamientos previos para un linfoma.

  • Observar y esperar (espera vigilante) es solo observación y una evaluación cuidadosa que puede ser aconsejable inicialmente en los linfomas de crecimiento lento o recurrentes. Si se sigue esta opción, el tratamiento se emprende solo si hay un crecimiento rápido del linfoma o si se desarrollan otros signos y síntomas.
  • La radioterapia es donde se usan rayos de alta energía para destruir las células cancerosas en los ganglios linfáticos afectados. La radiación es normalmente la primera línea de tratamiento para los linfomas en etapa temprana. A veces, una combinación de radioterapia y quimioterapia puede ser más eficaz. Ciertos efectos secundarios indeseables de esta forma de terapia incluyen náuseas, vómitos, diarrea, pérdida de apetito, fatiga, problemas dermatológicos (de la piel), pérdida de cabello y supresión del sistema inmunológico, así como el recuento sanguíneo, lo que hace que la persona sea más susceptible a infecciones.
  • La quimioterapia implica el uso de agentes químicos (medicamentos) para destruir las células cancerosas. Para los linfomas en etapa tardía, la quimioterapia es la primera línea de tratamiento y se puede combinar con radioterapia para tratar tumores grandes. Una combinación de medicamentos suele ser más eficaz, pero los efectos secundarios son similares a los que se encuentran con la radioterapia.
  • La inmunoterapia o terapia biológica se basa en el uso del mecanismo inmunológico natural del cuerpo, por lo que se eliminan o minimizan los efectos secundarios indeseables. Hay varios tipos de terapias que se incluyen en este grupo, como los anticuerpos monoclonales, las citocinas y las vacunas.
  • El trasplante de médula ósea o de células madre se puede considerar para los linfomas recurrentes.

Pronóstico del cáncer de ganglio linfático primario

El pronóstico depende de la ausencia o presencia de ciertos factores de riesgo. Cuanto mayor sea el número de factores de riesgo, menos favorable será el resultado. El tratamiento implementado también determina el resultado, especialmente si se trata de un tratamiento rápido en la detección temprana de un linfoma.

Para el linfoma de Hodgkin, los factores de riesgo según el Índice de pronóstico internacional son:

  1. Edad mayor de 45 años.
  2. Género masculino.
  3. Estadio de la enfermedad: estadio IV.
  4. Nivel de albúmina en sangre inferior a 4,0 g / dL
  5. Hemoglobina inferior a 10,5 g / dL
  6. Recuento alto de leucocitos (glóbulos blancos): más de 15000 / ml.
  7. Recuento bajo de linfocitos: menos de 600 / ml o menos del 8% del recuento total de leucocitos.

Para el linfoma no Hodgkin, los factores de riesgo basados ​​en el Índice de pronóstico internacional son:

  1. Edad mayor de 60 años.
  2. Estadio de la enfermedad: estadio III o IV.
  3. Más de un sitio extranodal.
  4. Niveles altos de LDH (lactato deshidrogenasa) en la sangre.
  5. Salud general del paciente.

El pronóstico para el linfoma de Hodgkin suele ser mejor, aunque la disponibilidad de nuevas terapias para el linfoma no Hodgkin definitivamente ha mejorado la tasa de supervivencia a 5 años.

En algunos pacientes, el cáncer puede entrar en remisión después del tratamiento. Esto significa que, aunque el cáncer no se cura por completo, se ha vuelto inactivo sin células cancerosas detectables en el cuerpo ni ningún otro signo y síntoma de la enfermedad. La remisión puede continuar durante meses o años, pero es posible que el cáncer vuelva a aparecer.

Después de completar un curso de terapia, es importante mantener consultas de seguimiento regulares con su médico para que cualquier recurrencia del cáncer pueda detectarse temprano y tratarse rápidamente.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario