Hogar Salud Tratamiento de alivio sintomático de la artritis (paliativo) con fármacos

Tratamiento de alivio sintomático de la artritis (paliativo) con fármacos

por Dr. Kylie López, MD, MSCR
Publicada: Ultima actualización en

Artritis es el término para la inflamación de las articulaciones. Hay varios tipos diferentes de artritis, pero los dos más comunes son la osteoartritis y la artritis reumatoide.. Mientras que la osteoartritis se debe principalmente a la erosión del cartílago articular que rodea los extremos de los huesos, la artritis reumatoide afecta principalmente al revestimiento de la articulación conocido como sinovio. A pesar del término, la osteoartritis no se caracteriza por inflamación, aunque puede ocurrir ocasionalmente. En cambio, es más un trastorno degenerativo del cartílago y el hueso. La terapia con medicamentos para la osteoartritis tiene como objetivo principal proporcionar un alivio sintomático del dolor y la inflamación que ocasionalmente se asocian con la enfermedad. La artritis reumatoide se caracteriza por diversos grados de inflamación del revestimiento de la articulación como resultado de procesos autoinmunes. Es un trastorno progresivo, lo que significa que empeora con el tiempo. El tratamiento de la artritis reumatoide se centra en el control de la progresión de la enfermedad y la reducción de la inflamación de las articulaciones, además de aliviar el dolor.

Tipos de tratamiento

La medicación puede proporcionar un alivio sintomático (paliativo) o modificar los procesos de la enfermedad, lo que ralentiza la progresión. Los medicamentos para el alivio de los síntomas (dolor e inflamación) incluyen:

  • Acetaminofén (paracetamol)
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE)
  • Inhibidores selectivos de la ciclooxigenasa-2 (COX-2)
  • Analgésicos opioides
  • Otros medicamentos como la crema de capsaicina y los opioides.
  • Corticoesteroides

Acetaminofén para artritis

El acetaminofén (paracetamol) es muy bueno para aliviar el dolor, pero tiene un uso mínimo para reducir la inflamación de las articulaciones. Esto hace que el acetaminofén sea un fármaco inicial preferido en el tratamiento de la osteoartritis, que normalmente no se asocia con inflamación de las articulaciones. El acetaminofén puede ser útil en pacientes con artritis reumatoide en los que solo se necesita el control del dolor o en pacientes en los que se debe evitar o reducir el uso de AINE más tóxicos.

Suele administrarse a una dosis de 500 mg cada 6 horas y puede aumentarse hasta un máximo de 4 gramos en un día. No causa irritación gástrica en comparación con otros AINE. La toxicidad hepática es la principal preocupación con su uso. En general, no se recomiendan dosis superiores a 4 gramos, ya que pueden causar daño al hígado y al riñón en dosis altas. Debe evitarse en pacientes con insuficiencia hepática y usarse con precaución en alcohólicos crónicos.

AINE para la artritis

Los AINE son analgésicos populares. Los AINE de uso común incluyen diclofenaco, ibuprofeno, indometacina, aceclofenaco, meloxicam, nabumetona y aspirina. Los AINE son los fármacos más utilizados para el tratamiento del dolor artrítico de la osteoartritis y la artritis reumatoide. Los AINE producen una mayor mejoría del dolor que el acetaminofeno en dosis altas. Los AINE también producen una reducción significativa de la inflamación asociada con la artritis reumatoide y la osteoartritis.

Idealmente, el uso de AINE debe restringirse al uso intermitente o al uso basado en la necesidad en lugar del tratamiento continuo. Esto ayuda a prevenir el desarrollo de efectos adversos graves, pero puede ser necesario un tratamiento diario en pacientes que no responden suficientemente a la terapia intermitente. Los pacientes con osteoartritis también pueden beneficiarse de las aplicaciones tópicas de AINE en las primeras etapas. Las preparaciones tópicas están libres de los principales efectos secundarios asociados con las preparaciones orales y puede ser preferible a los AINE orales en pacientes que experimentan mejoras con ella.

El uso de AINE se asocia frecuentemente con efectos secundarios importantes. El efecto secundario más importante de los AINE es la toxicidad gastrointestinal superior que incluye:

  • gastritis
  • la enfermedad de úlcera péptica
  • hemorragia gastrointestinal
  • dispepsia
  • náusea
  • malestar abdominal

Algunos pacientes pueden incluso interrumpir el tratamiento debido a efectos secundarios gastrointestinales graves. Para reducir los efectos secundarios gastrointestinales (GI), generalmente se recomienda tomar los AINE después de las comidas. Los pacientes con alto riesgo de toxicidad GI generalmente reciben agentes reductores de ácido como pantoprazol (inhibidor de la bomba de protones) o misoprostol (análogo de prostaglandina protector de la mucosa) para limitar la toxicidad GI. La toxicidad gastrointestinal es alta para la aspirina, indometacina, piroxicam, ketorolaco y menor para los AINE como nabumetona e ibuprofeno. Otros efectos secundarios de los AINE incluyen erupciones por medicamentos, edema, daño renal y elevación de las enzimas hepáticas debido al daño hepático.

Inhibidores selectivos de la COX-2 para la artritis

Los inhibidores selectivos de la COX-2 son tan eficaces como los AINE para aliviar el dolor y la inflamación en la artritis reumatoide y en pacientes con osteoartritis con inflamación de las articulaciones. Celecoxib es el inhibidor de COX-2 más utilizado en la actualidad. Se administra por vía oral a una dosis de 100 a 200 mg dos veces al día. Los inhibidores de la COX-2 están asociados con una menor incidencia de efectos secundarios gastrointestinales, pero están asociados con un riesgo significativo de desarrollar un ataque cardíaco y un accidente cerebrovascular con el uso prolongado. Este efecto secundario fue responsable de la retirada de medicamentos como rofecoxib y valdecoxib de los mercados. El riesgo de edema y lesión renal es similar al de otros AINE.

Analgésicos opioides para la artritis

Los analgésicos opioides son los analgésicos más eficaces. Por lo general, los opioides no se recomiendan para uso rutinario en la osteoartritis o la artritis reumatoide debido al potencial de adicción y la toxicidad de la mayoría de los opioides. Algunos opioides o medicamentos relacionados como la codeína y el tramadol se usan ocasionalmente en algunos pacientes para aliviar el dolor. Puede usarse solo o en combinación con medicamentos como el acetaminofén. Los efectos secundarios comunes de los opioides incluyen:

  • mareo
  • sedación
  • náusea
  • vomitando
  • estreñimiento
  • retención de orina
  • boca seca

Las dosis altas de opioides pueden causar depresión del sistema respiratorio o del sistema nervioso central.

Otros medicamentos para la artritis

Crema de Capsaicina

Se ha descubierto que la crema tópica de capsaicina es útil en la osteoartritis para aliviar el dolor. La crema tópica de capsaicina se puede aplicar localmente sobre la articulación afectada de 3 a 4 veces al día para aliviar el dolor. Esto es más beneficioso en las primeras etapas de la enfermedad y es útil para retrasar o reducir la necesidad de AINE orales más tóxicos. Puede provocar sensación de ardor o irritación de la piel.

Inyecciones de ácido hialurónico

Las inyecciones de ácido hialurónico directamente en la cavidad articular pueden ser útiles en algunos pacientes con osteoartritis de rodilla o cadera. Es un líquido espeso que puede lubricar la articulación como el líquido articular normal (sinovial) y aliviar el dolor debido a la fricción entre los huesos. Su eficacia no está completamente establecida a pesar de que se ha utilizado durante varios años. Los efectos secundarios suelen ser leves y se limitan a molestias e hinchazón en el lugar de la inyección.

Glucosamina y condroitina

La suplementación oral de glucosamina y condroitina puede beneficiar a algunos pacientes con osteoartritis. La glucosamina y el sulfato de condritina son componentes del cartílago normal presente en el cuerpo. La suplementación de estos agentes puede estimular el crecimiento del cartílago en las articulaciones proporcionando un mejor efecto de amortiguación entre los huesos. Esto puede reducir la fricción entre los huesos y aliviar el dolor. La utilidad de estos agentes no está bien establecida. Los efectos adversos del tratamiento con glucosamina / condritina son principalmente problemas gastrointestinales (como distensión abdominal, ardor de estómago, diarrea). También se evita generalmente en pacientes con diabetes, ya que puede provocar un aumento de los niveles de azúcar en sangre.

Corticosteroides para la artritis

Los corticosteroides son muy eficaces para reducir el dolor y la inflamación de las articulaciones asociados con la artritis. El efecto sobre la progresión de la enfermedad es limitado en comparación con los fármacos modificadores de la enfermedad. El control a corto plazo de los síntomas en pacientes con dolor e inflamación intensos se puede obtener rápidamente con la inyección local de esteroides directamente en las articulaciones afectadas. Los corticosteroides como la triamcinolona se pueden administrar como inyecciones en la cavidad articular en pacientes con osteoartritis que afecta la articulación de la rodilla o la cadera.

La terapia con corticosteroides sistémicos puede proporcionar un alivio sintomático eficaz en pacientes con artritis reumatoide. La prednisolona es el esteroide más común que se usa por vía oral. Se administra en la dosis de 60 mg por vía oral para el control agudo de los síntomas y en la dosis de 10 mg para la terapia de mantenimiento de la enfermedad. Una terapia de dosis baja con menos de 7.5 mg / día puede ser útil como una terapia aditiva a la terapia con FAME que tiene como objetivo retrasar la progresión de la enfermedad a largo plazo. El uso de corticosteroides a menudo se restringe al control de síntomas agudos o graves debido a los efectos secundarios asociados con el uso de corticosteroides, tales como:

  • Intolerante a la glucosa
  • gastritis
  • úlceras pépticas
  • osteoporosis
  • adelgazamiento de la piel
  • complicaciones oculares (oculares)
  • hipertensión (presión arterial alta)
  • debilidad muscular

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario