Hogar Salud Síndrome de Ogilvie (pseudo-obstrucción aguda del colon)

Síndrome de Ogilvie (pseudo-obstrucción aguda del colon)

por Dr. Kylie López, MD, MSCR
Publicada: Ultima actualización en

Definición

El síndrome de Ogilvie (no Oglivie) es una condición en la que hay un bloqueo repentino del colon a pesar de que no existe una razón mecánica para la obstrucción. Esto significa que no hay masa o estrechamiento que cause la obstrucción. De hecho, el colon se ensancha (dilata) de forma anormal. El síndrome de Ogilvie también se conoce como pseudoobstrucción colónica aguda. Parece surgir como consecuencia de una disfunción de los nervios que controlan la motilidad. No debe confundirse con una afección similar que se conoce como enfermedad de Hirschsprung, en la que estos nervios están ausentes desde el nacimiento. En el síndrome de Ogilvie, algunos de los nervios son disfuncionales, pero está presente el número normal de nervios.

Incidencia

El síndrome de Ogilvie es un trastorno muy raro. De hecho, es tan poco común que aún no se ha establecido la incidencia exacta. El síndrome de Ogilvie se observa principalmente en los ancianos, pero en algunos casos puede ocurrir en pacientes más jóvenes. Parece ser un poco más común entre los hombres. La tasa de mortalidad puede llegar al 50% entre los pacientes con casos graves en los que han surgido complicaciones, como la perforación del colon.

Imagen de Wikimedia Commons

Fisiopatología

El mecanismo exacto por el cual surge el síndrome de Ogilvie no se comprende con claridad. La hipótesis actual se basa en una motilidad intestinal disfuncional como resultado de una regulación nerviosa inadecuada. El intestino está formado por varios órganos huecos, como el estómago y los intestinos, que tienen paredes musculares. Los músculos de las paredes intestinales se contraen y relajan de manera coordinada para impulsar la comida, el agua y los desechos a lo largo de su recorrido. Cuando la comida entra en un segmento del intestino, por ejemplo, sus paredes se dilatan (estiran). Esto estimula el segmento del intestino que precede a la ubicación de la comida para que se contraiga, mientras que el siguiente segmento por delante de la comida se relaja. De esta manera, las paredes intestinales empujan el contenido intestinal hacia el recto. La coordinación muscular se debe a la actividad del sistema nervioso autónomo.

Los nervios parasimpáticos del sistema autónomo estimulan la actividad de los músculos intestinales y, por tanto, la motilidad intestinal. Los nervios simpáticos tienen el efecto contrario. Inhibe la motilidad intestinal. Normalmente, existe un equilibrio entre la actividad simpática y parasimpática para garantizar que la motilidad intestinal esté bien coordinada. Sin embargo, en el síndrome de Ogilvie parece que los nervios parasimpáticos están poco activos o posiblemente que los nervios simpáticos están hiperactivos. Por lo tanto, no hay una obstrucción real en el intestino, pero el hecho de que el intestino no mueva el contenido en el área afectada conduce a un bloqueo. Esto puede hacer que el colon se ensanche de forma anormal y, en casos graves, el intestino distendido corre el riesgo de desgarro (perforación).

Síntomas

Los síntomas más comunes incluyen distensión abdominal, dolor, sensibilidad y náuseas con vómitos. En el síndrome de Ogilvie se puede observar un colon anormalmente ensanchado conocido como megacolon . El ciego suele ser la porción más distendida del intestino.

  • La distensión abdominal es el síntoma más común que se observa en el síndrome de Ogilvie. La gravedad de la distensión puede ser significativamente mayor cuando se perfora el intestino.
  • El dolor abdominal está presente y empeora en caso de perforación. También suele haber dolor abdominal a la palpación.
  • Las náuseas suelen ser intensas y los vómitos pueden aparecer un poco más tarde.

Los síntomas menos comunes incluyen:

  • Estreñimiento debido a la pseudoobstrucción. Este tipo de estreñimiento obstructivo se conoce como estreñimiento .
  • A veces hay fiebre.
  • A veces se presentan ruidos intestinales anormales, pero no siempre son un indicador confiable del síndrome de Ogilvie. Cuando están presentes, los ruidos intestinales suelen indicar hipoactividad, pero a veces los sonidos pueden ser normales o hiperactivos.

Complicaciones

La principal complicación del síndrome de Ogilvie es la perforación del intestino . Ocurre como consecuencia de un megacolon cuando la descompresión del intestino no se inicia a tiempo. El derrame del contenido intestinal en la cavidad peritoneal conduce a la peritonitis. Se considera una emergencia médica y puede ser fatal si no se trata.

Causas

El síndrome de Ogilvie es un trastorno adquirido, a diferencia de la enfermedad de Hirschsprung, que es congénita. Se asocia con enfermedades graves como traumatismos graves, infecciones sistémicas o infarto de miocardio (infarto de miocardio). El síndrome de Ogilvie surge con mayor frecuencia después de un síndrome mayor.

Cirugía

Toda cirugía mayor puede considerarse un factor de riesgo en el síndrome de Ogilvie. Es posible que esté asociado con la anestesia general, pero no siempre están claros otros factores contribuyentes durante y después de la cirugía que pueden contribuir al síndrome de Ogilvie.

Enfermedad severa

El síndrome de Ogilvie también se puede observar con enfermedades pulmonares y cardiovasculares graves. Los pacientes con insuficiencia cardíaca y después de un infarto de miocardio tienen un riesgo especial. También es más probable que ocurra después de un bypass de la arteria coronaria.

Es más probable que una infección sistémica provoque el síndrome de Ogilvie. Los pacientes con bacteriemia y sepsis (“envenenamiento de la sangre”) tienen un riesgo mayor de desarrollar esta afección.

Los pacientes con una neoplasia maligna (cáncer) también corren el riesgo de desarrollar el síndrome de Ogilvie, especialmente si el tumor invade los nervios que irrigan el intestino grueso.

Desequilibrio electrolítico

Una variedad de deficiencias de electrolitos pueden contribuir al síndrome de Ogilvie. Esto incluye niveles bajos de calcio, magnesio, potasio y sodio en sangre. Un nivel elevado de calcio en sangre también puede contribuir al síndrome de Ogilvie.

Medicamento

Varios medicamentos recetados diferentes pueden provocar el síndrome de Ogilvie. Esto incluye anfetaminas, anticolinérgicos (bloqueadores parasimpáticos), antipsicóticos como fenotiazina, ciertos antihipertensivos como clonidina, corticosteroides y narcóticos.

Diagnóstico

El síndrome de Ogilvie es difícil de diagnosticar basándose únicamente en los síntomas. Dado que es un trastorno tan poco común, primero deben excluirse otras afecciones médicas. Es imperativo que se excluya una obstrucción mecánica, ya que puede afectar el enfoque del tratamiento. Los estudios de imágenes como una radiografía y una tomografía computarizada que utilizan contraste como el bario y una colonoscopia son las herramientas más útiles para diagnosticar el síndrome de Ogilvie. Varios análisis de sangre también pueden ser útiles para diagnosticar una causa subyacente que es un factor importante que contribuye al desarrollo del síndrome de Oligivie. Sin embargo, estos análisis de sangre no pueden diagnosticar el síndrome de Ogilvie en sí.

Imagen de Wikimedia Commons

Tratamiento

El síndrome de Ogilvie suele ser temporal y el tratamiento debe dirigirse a la causa subyacente cuando se identifica. Las medidas conservadoras pueden ser suficientes hasta que se restablezca la motilidad intestinal normal. Esto incluye caminar y evitar tomar alimentos por vía oral hasta que se resuelva la afección. La descompresión debe realizarse de inmediato si hay evidencia de un megacolon. Puede llevarse a cabo durante una colonoscopia, pero es posible que no siempre sea posible realizar esta investigación. Los enemas nunca se deben realizar en el entorno del hogar, aunque puede ser útil.

La medicación puede ser útil solo en ciertos casos. Rara vez se necesita cirugía, pero se puede considerar si la afección es grave, persistente y existe un riesgo importante de perforación colónica.

Drogas

  • La neostigmina es un agente anticolinesterasa que mejora la actividad parasimpática al inhibir la degradación de la acetilcolina.
  • El polietilenglicol es un laxante que se puede usar durante un enema.

Cirugía

  • La cecostomía es un procedimiento en el que se inserta un catéter en el ciego y se administran agentes líquidos para acelerar la expulsión del contenido del colon durante la defecación.
  • La colectomía parcial es donde se puede extirpar quirúrgicamente la parte afectada del colon. Solo es necesario si hay una perforación.

Referencias :

www.rarediseases.org/rare-disease-information/rare-diseases/byID/1258/viewAbstract

emedicine.medscape.com/article/184579-overview

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario