Hogar Salud Meningioma (tumor de las meninges)

Meningioma (tumor de las meninges)

por Dr. Kylie López, MD, MSCR
Publicada: Ultima actualización en

Definición

Un meningioma es un crecimiento anormal (tumor) que surge del revestimiento protector alrededor del cerebro y la médula espinal, las meninges. Estos tumores pueden ser benignos (no cancerosos) o malignos (cancerosos) y algunos son atípicos cuando no son cancerosos ni no cancerosos. La gran mayoría de los meningiomas son benignos. Un meningioma significa que el tumor surge de las células que forman las meninges. Es posible que algunos cánceres se diseminen a las meninges (metástasis) y provoquen un tumor en el sitio, pero esto no es un meningioma. Aunque la mayoría de los meningiomas son benignos, todavía causan complicaciones importantes ya que comprime el tejido nervioso en el cerebro o la médula espinal.

Incidencia

Los meningiomas son uno de los tipos más comunes de tumores que ocurren dentro del cráneo del cráneo (masa intracraneal). Sin embargo, no es un tumor común en general. Solo alrededor de 2 de cada 100,000 personas son diagnosticadas con meningiomas sintomáticos cada año. Sin embargo, parece que los meningiomas son mucho más comunes pero permanecen sin diagnosticar en la mayoría de los casos. Las mujeres tienen un riesgo mayor que los hombres de desarrollar meningiomas y el riesgo aumenta con la edad.

Fisiopatología

El cerebro y el tejido de la médula espinal son muy delicados y están protegidos dentro de las cavidades óseas del cráneo (cráneo) y la columna vertebral (canal espinal) respectivamente. Las meninges sirven como un cojín que protege el tejido nervioso del cerebro y la médula espinal. También proporciona parte del flujo sanguíneo a estas áreas. Hay tres capas:

  • Duramadre externa
  • Materia aracnoidea media
  • Pia mater interior

Entre la aracnoides y la piamadre se encuentra el espacio aracnoideo que está lleno de líquido cefalorraquídeo (LCR).

Imagen de Wikimedia Commons

Los meningiomas surgen de determinadas células que comprenden la aracnoides y, más concretamente, las células del casquete aracnoideo. Normalmente, las células que componen un tejido crecen siguiendo un patrón establecido. Esto asegura una disposición uniforme de las celdas una al lado de la otra. Cada tipo de celda tiene la misma forma y tamaño y funciones específicas. Cuando la célula es “vieja” o dañada, sufre una muerte celular programada conocida como apoptosis. Dependiendo de la ubicación, una nueva celda reemplaza la celda perdida. Este proceso está cuidadosamente coordinado.

Con un tumor, las células tienden a crecer excesivamente. En los tumores benignos, las células suelen ser algo normales, pero solo en cantidades mayores de lo normal, lo que produce una masa. Con las neoplasias malignas, las células son estructuralmente anormales e invaden el tejido sano circundante. Las células cancerosas pueden desprenderse y viajar a través del torrente sanguíneo y el sistema linfático a otras partes del cuerpo. Las razones exactas por las que surgen estas anomalías del crecimiento no se comprenden con claridad. Se cree que se debe a algún daño en el material genético de la célula que conduce a un crecimiento descontrolado.

Localización

Los meningiomas se pueden clasificar en diferentes tipos según su ubicación. La mayoría ocurren en la superficie del salvado, pero algunos pueden surgir en los ventrículos del cerebro o incluso extenderse al cráneo.

  • El meningioma de la hoz ocurre en la hoz, la parte de la membrana que se sumerge en el surco entre los dos lóbulos del cerebro.
  • Los meningiomas paraagitales ocurren cerca de la hoz. Es uno de los meningiomas más comunes junto con el meningioma de la hoz.
  • El meningioma de convexidad ocurre en la superficie superior del cerebro.
  • El meningioma esfenoidal se localiza en la cresta esfenoidal que se encuentra detrás de los ojos.
  • Meningioma olfativo que afecta al nervio que transporta las sensaciones responsables del olfato al cerebro.
  • El meningioma de la fosa posterior se localiza hacia la parte posterior del cerebro y debajo de él.
  • El meningioma supraselar surge en el surco del cráneo donde descansa la glándula pituitaria.
  • El meningioma espinal ocurre en la columna y representa menos del 10% de las meningionas.
  • El meningioma intraorbitario surge en las cavidades dentro del cráneo donde encaja el globo ocular.
  • El meningioma intraventricular ocurre dentro de los ventrículos del cerebro.

Síntomas

Los síntomas de un meningioma dependen en gran medida de la ubicación. Sin embargo, los síntomas a veces pueden ser vagos y confusos al principio. Estos síntomas neurológicos pueden no ser típicos o específicos de un meningioma y, en primer lugar, es necesario descartar otras causas más probables. Se debe diagnosticar un meningioma después de que las investigaciones revelen la presencia de una masa. Los síntomas por sí solos no son un indicador confiable.

  • Deterioro de las facultades mentales, en particular pérdida de memoria.
  • Alteraciones visuales como visión borrosa o doble.
  • Deficiencia auditiva caracterizada por cierto grado de pérdida auditiva.
  • Problemas de olfato que en casos graves pueden ser una pérdida total del olfato (anosmia).
  • Debilidad de los músculos de las extremidades y, a veces, parálisis de los músculos faciales.
  • Sensación reducida en el rostro.
  • Desviación de la úvula.
  • Dolores de cabeza
  • Convulsiones

Es importante tener en cuenta que no todos estos síntomas pueden estar presentes o existir al mismo tiempo.

Causas

 Se desconoce la causa exacta de la mayoría de los tumores. Es el resultado de patrones anormales de crecimiento que probablemente se deben a defectos en el material genético. El tipo exacto de defecto genético o mutación no se ha identificado de manera concluyente en los meningiomas. A pesar de la falta de evidencia definitiva que aísle claramente las posibles causas, se ha sugerido que los meningiomas pueden estar asociados con:

  • Lesión traumática en la cabeza
  • Inflamación prolongada de las meninges después de una lesión.
  • Infecciones virales
  • Radiación
  • Ciertos genes
  • Hormonas, y en particular las hormonas sexuales: estrógeno, progesterona y andrógenos.
  • Neurofibromatosis tipo 2

El uso excesivo de teléfonos celulares también se ha implicado como una posible causa, pero faltan pruebas que lo relacionen de manera concluyente con un meningioma.

Diagnóstico

Un meningioma no se puede diagnosticar de manera concluyente solo por los síntomas. Las investigaciones definitivas para diagnosticar un meningioma son los estudios por imágenes. Esto permite visualizar el tumor real. Las dos investigaciones de diagnóstico principales incluyen:

  • Tomografía computarizada (TC)
  • Imágenes por resonancia magnética (IRM)

Una radiografía simple de la cabeza también puede indicar un meningioma en algunos casos, pero debe seguirse con una tomografía computarizada o una resonancia magnética. La angiografía endovascular es otra investigación diagnóstica útil que generalmente se realiza antes de la cirugía. Le permite al cirujano investigar el suministro de sangre al tumor y planificar la extirpación del tumor. Los estudios histológicos generalmente se realizan en el tumor resecado.

Tratamiento

Un meningioma debe extirparse quirúrgicamente. La medicación puede ayudar a limitar las complicaciones o posiblemente disminuir la posibilidad de recurrencia. Sin embargo, la cirugía es la única opción que puede considerarse curativa en algunos casos. Un meningioma no siempre se trata de inmediato. Los tumores pequeños que no son malignos y no causan ningún síntoma se pueden monitorear durante un período de tiempo (enfoque de esperar y observar). En estos casos, la cirugía solo se inicia una vez que el tumor comienza a crecer rápidamente o los síntomas se vuelven evidentes.

Cirugía

La resección quirúrgica implica extirpar el tumor y reemplazar la duramadre con un sustituto adecuado en un procedimiento conocido como duraplastia. El tumor se extirpa por completo, pero esto no siempre es posible si la masa se encuentra cerca de estructuras sensibles que corren el riesgo de dañarse. Siempre que sea posible, también se extrae algo de tejido sano alrededor del tumor, especialmente en el caso de cánceres en los que la diseminación local puede no ser claramente identificable al principio.

Medicamento

  • Los corticosteroides como la dexametasona pueden brindar alivio sintomático y reducir la posibilidad de complicaciones después de la cirugía.
  • Los fármacos antiepilépticos limitan las convulsiones y deben continuarse durante al menos 3 meses después de la cirugía.
  • Los inhibidores de la COX-2 pueden reducir la recurrencia de los meningiomas, pero la investigación sobre estos beneficios aún está en curso.

Radioterapia

Se puede considerar la radiación para los meningiomas malignos (cancerosos) cuando no se puede extirpar todo el tumor. También se considera para meningiomas recurrentes.

Quimioterapia

La quimioterapia para los meningiomas malignos no tiene una tasa de éxito muy prometedora. Está reservado para los casos en los que la cirugía y la radioterapia no han sido suficientes para erradicar por completo el crecimiento canceroso.

Referencias :

www.cancer.net/cancer-types/meningioma

emedicine.medscape.com/article/1156552-overview

www.mayoclinic.com/health/meningioma/DS00901

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario