Hogar Salud Glucagonoma (tumor secretor de glucagón)

Glucagonoma (tumor secretor de glucagón)

por Dr. Kylie López, MD, MSCR
Publicada: Ultima actualización en

Definición

Un glucagonoma es un tumor que secreta glucagón, una hormona que normalmente se produce en el páncreas y es responsable de elevar los niveles de azúcar (glucosa) en sangre. Los glucagonomas se encuentran casi por completo en el páncreas, y surgen de las células alfa-2 de la glándula, y aproximadamente el 80% de estos tumores son malignos (cancerosos). El tumor puede causar niveles elevados de glucosa en sangre conocido como síndrome de glucagonoma, pero esto no está presente en todos los casos.

El nivel elevado de glucagón en sangre (hiperglucagonemia) junto con los niveles elevados de glucosa en sangre (hiperglucemia) conducen a una serie de complicaciones, marcadas por las 4D: diabetes mellitus, dermatitis (erupción cutánea), trombosis venosa profunda (TVP) y depresión. El pronóstico de los glucagonomas es malo, especialmente una vez que las células cancerosas se diseminan a los órganos adyacentes.

Incidencia

En general, los glucagonomas son tumores neuroendocrinos raros. Solo representa alrededor del 1% de todos los tumores neuroendocrinos. Se estima que la incidencia de glucagonomas es de aproximadamente 1 de cada 20 millones de personas. El grupo de edad de alto riesgo se encuentra entre los 40 y los 70 años, con una edad promedio de inicio de 55 años. Las mujeres parecen tener más probabilidades que los hombres de desarrollar glucagonomas.

Fisiopatología

El glucagón y la insulina son dos hormonas pancreáticas que regulan los niveles de glucosa en sangre. La insulina reduce la glucosa en sangre mientras que el glucagón la eleva. El glucagón es secretado principalmente por las células alfa-2 del páncreas. El revestimiento interno (mucosa) del estómago y el duodeno del intestino delgado también secretan pequeñas cantidades. Normalmente, el glucagón se secreta en respuesta a niveles bajos de glucosa en sangre.

Estimula al hígado para que libere glucosa que se almacena en forma de glucógeno dentro del hígado. Además del nivel de glucosa en sangre, la secreción de glucagón también puede ser estimulada por otros factores como la acetilcolina y hormonas suprarrenales como la epinefrina. La serotonina es una hormona que puede disminuir los niveles de glucagón.

Un glucagonoma secreta glucagón independientemente de los factores estimulantes. Los niveles elevados de glucagón en el torrente sanguíneo, denominados hiperglucagonemia. Además de reclutar las reservas de glucógeno en el hígado, el glucagón también descompone las proteínas y las grasas para producir glucosa. Un nivel elevado de glucagón aumentaría los niveles de glucosa en la sangre, pero no a menos que el metabolismo en el hígado se vea afectado.

La insulina no puede frenar el aumento de la glucosa en sangre y esto eventualmente conduce a la hiperglucemia. Aparte de los efectos de la hiperglucagonemia , los glucagonomas suelen ser tumores cancerosos. Estos cánceres crecen lentamente y la tasa de supervivencia es significativamente mayor después del diagnóstico en comparación con otros cánceres. El diagnóstico de un glucagonoma suele ser tardío y en este punto a menudo se disemina a otros órganos (metástasis), a menudo al hígado.

Síntomas

Los síntomas de un glucagonoma no siempre son obvios de inmediato. Inicialmente hay síntomas generalizados y, a menudo, se pueden diagnosticar primero las complicaciones de la hiperglucagonemia, como la diabetes mellitus. Es solo con la presentación colectiva de algunas de estas complicaciones, conocidas como las 4 D, que un glucagonoma se considera un posible diagnóstico.

Síntomas generalizados

  • Pérdida de peso involuntaria
  • Boca inflamada
  • Diarrea
  • Apetito incrementado
  • Anemia

Síntomas de la diabetes mellitus

  • Aumento de la sed (polidipsia)
  • Micción frecuente (poliuria)
  • Micción nocturna (nicturia)

Hay una serie de otros síntomas de la diabetes mellitus que se hacen evidentes con el tiempo.

Síntomas de dermatitis

Un síntoma característico de la piel se desarrolla en la mayoría de los casos de glucagonoma y se conoce como eritema migratorio necrolítico (ENM). Inicialmente, la erupción aparece como protuberancias rojas y parches elevados (placas). Tiende a comenzar en la ingle y extenderse a las nalgas. Luego migra al abdomen y las extremidades. Estas lesiones tienden a fusionarse durante un período de 1 a 2 semanas para formar grandes parches continuos. Estos parches pican y a menudo son dolorosos.

Gradualmente, la erupción comienza a escalar y desaparece desde el centro, dejando un oscurecimiento de la piel de color bronce a marrón. Los bordes de la erupción se ampollan y forman costras. Existe el riesgo de una infección bacteriana que puede empeorar la afección y necesita un tratamiento antibiótico agresivo para prevenir la celulitis. La boca también puede estar involucrada con grietas en las comisuras de los labios.

Síntomas de trombosis venosa profunda

  • Hinchazón de la pierna
  • El color de la piel cambia de rojo a pálido o incluso azul. Los síntomas de dermatitis también pueden estar presentes en la pierna.
  • Dolor en las piernas con calor sobre la zona afectada.

A menudo, no hay síntomas presentes desde el principio. Si el coágulo en la vena de la pierna se desprende, puede viajar a través del torrente sanguíneo y llegar al pulmón donde causa una oclusión: embolia pulmonar. Esto es potencialmente fatal.

Síntomas de depresión

  • Tristeza
  • Apatía
  • Episodios de irritabilidad, enojo y frustración.
  • Problemas para dormir
  • Bajo impulso sexual

La presentación de la depresión puede ser compleja y variar hasta cierto punto de un paciente a otro.

Causas

Se desconocen las causas de un glucagonoma. Los pacientes pueden tener antecedentes familiares de glucagonoma. La afección también está asociada con la neoplasia endocrina múltiple (MEN) tipo I, que es un factor de riesgo conocido. Un glucagonoma es un tumor neuroendocrino que se localiza en el páncreas en casi todos los casos. La secreción de glucagón surge como resultado de la aplicación de presión en masa sobre las células pancreáticas alfa-2 secretoras de glucagón o de las propias células tumorales que producen y secretan glucagón de forma independiente.

Diagnóstico

A menudo se pasa por alto un diagnóstico de glucagonoma, ya que estos tumores son raros. La presencia de las 4 D (diabetes, dermatitis (eritema migratorio necrolítico), trombosis venosa profunda y depresión) debería plantear la preocupación sobre un glucagonoma. A menudo es el eritema migratorio necrolítico el rasgo característico del glucagonoma. La confirmación del diagnóstico implica varias investigaciones como:

  • Análisis de sangre:
    – Nivel de glucagón: lo normal es de 50 a 200 pg / mL pero en un glucagonoma puede ser tan alto como 1,000 pg / mL o más.
    – Nivel de glucosa: prueba de tolerancia a la glucosa en ayunas (GTT) para confirmar la diabetes mellitus.
    – Prueba de función hepática (LFT) y niveles de bilirrubina para detectar la propagación del cáncer (metástasis) al hígado.
  • Exploraciones:
    – Tomografía computarizada (TC)
    – Imágenes por resonancia magnética (IRM)
    – Gammagrafía con metayodobencilguanidina (MIBG)
    – Tomografía por emisión de positrones (PET)

Tratamiento

El tratamiento médico del glucagonoma es limitado y la cirugía es la opción preferida.

  • La octreotida es un fármaco que inhibe la secreción de glucagón. Puede ayudar a aliviar algunos de los síntomas asociados con un glucagonoma, pero puede empeorar la diabetes.
  • La quimioterapia se reserva para los casos en los que la cirugía no es posible o el cáncer ya se ha diseminado (metástasis). Sin embargo, la quimioterapia tiene un uso muy limitado en el tratamiento de los glucagonomas.

La cirugía es ideal porque el tumor se puede extirpar y todos los síntomas se resolverán a partir de entonces. Debido a la alta probabilidad de diseminación y, a menudo, el diagnóstico tardío, también se resecan parte del tejido sano que rodea el tumor y los ganglios linfáticos regionales.

Los pacientes deben consultar con un dietista para obtener más consejos sobre un plan de alimentación adecuado. El objetivo es reponer las proteínas y grasas que se descomponen debido al aumento de la gluconeogénesis. También puede ser aconsejable la suplementación con vitaminas y minerales.

Tasa de supervivencia

La tasa de supervivencia de un glucagonoma es baja. El tumor crece muy lentamente, por lo que hay casos en los que los pacientes viven 15 años o más después del diagnóstico. La tasa de supervivencia a 5 años es aproximadamente del 85% después de la cirugía en la que el tumor se localizó en el páncreas y se extirpó con éxito.

Referencias :

emedicine.medscape.com/article/118899-overview

www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/000326.htm

www.endocrinediseases.org/neuroendocrine/glucagonoma.shtml

www.diabetes.co.uk/glucagonoma.html

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario