Hogar Salud Síndrome de piernas inquietas (necesidad constante de mover las piernas)

Síndrome de piernas inquietas (necesidad constante de mover las piernas)

por Dr. Kylie López, MD, MSCR
Publicada: Ultima actualización en

Mover la posición de las piernas es un hábito normal cuando uno está sentado durante períodos prolongados o incluso cuando está de pie. De hecho, ayuda con la circulación sanguínea en las piernas y los pies cuando está parado o podemos encontrar que nuestras piernas ‘se duermen’ por así decirlo. Sin embargo, existen ciertos trastornos en los que los movimientos de las piernas se consideran inusuales y anormales. Puede llegar a un punto en el que afecte los patrones normales de sueño e impacte negativamente en la vida de una persona.

¿Qué es el síndrome de piernas inquietas?

El síndrome de piernas inquietas , a menudo denominado simplemente SPI, es una afección en la que a una persona le resulta difícil no mover las piernas cuando está sentada o acostada. En otras palabras, una persona con SPI tiene que mover las piernas o experimenta una sensación incómoda en las piernas. Esto hace que la persona se ponga de pie, se mueva o simplemente cambie de posición y, a veces, patalee mientras duerme. El síndrome de piernas inquietas (SPI) es un tipo de trastorno nervioso asociado con el movimiento muscular y, dado que persiste durante el sueño, a menudo perturba los patrones normales de sueño, también se conoce como parasomnia.

El síndrome de piernas inquietas afecta hasta al 15% de los estadounidenses. No es una afección potencialmente mortal, pero se ha asociado con enfermedades como dolores de cabeza, migrañas e hipertensión (presión arterial alta). El motivo de este vínculo no siempre está claro. Los pacientes con síndrome de piernas inquietas también pueden experimentar dificultad para concentrarse, mala memoria e incluso cambios leves de personalidad, pero esto parece deberse en gran parte a la alteración del sueño. La mayoría de los pacientes con SPI experimentan un estrés psicológico significativo como resultado de la condición que altera la calidad y duración del sueño.

Causas del síndrome de piernas inquietas

Se desconoce la causa exacta del síndrome de piernas inquietas. Suele ocurrir con mayor frecuencia en pacientes con anemia y durante el embarazo, pero estas no son causas. Incluso se desconoce el proceso exacto de la enfermedad, pero parece que la raíz del problema no siempre se encuentra en las piernas, sino en el cerebro. Parece estar relacionado con la dopamina, un tipo de hormona cerebral. Existe alguna evidencia que sugiere que el problema puede estar en los receptores de dopamina y no solo en la hormona dopamina por sí sola. De manera similar, se ha detectado un problema con los niveles de hierro, pero el mecanismo por el cual puede contribuir al síndrome de inquietud no está claro.

Síndrome primario de piernas inquietas

El SPI primario es donde la afección ocurre por sí sola y no se puede encontrar ninguna anomalía. La causa parece ser genética, ya que existe una tendencia familiar a heredar el síndrome de piernas inquietas. En estos casos, la aparición del síndrome de piernas inquietas puede ocurrir mucho antes en la vida.

Síndrome secundario de piernas inquietas

El SPI secundario es cuando la afección surge como resultado de algunas enfermedades o factores subyacentes. Incluso en estos casos, no se comprende completamente la forma en que la anomalía o enfermedad conduce al SPI. Sin embargo, la mayoría de estas enfermedades subyacentes afectan los niveles de hierro en el cuerpo o causan enfermedades nerviosas conocidas como neuropatía periférica. Estas condiciones incluyen:

  • Amilosis
  • Diabetes mellitus (neuropatía diabética)
  • Donar sangre con frecuencia.
  • Deficiencia de folato o magnesio
  • enfermedad de Lyme
  • Insuficiencia renal
  • Gammapatía monoclonal
  • Nervio pinzado (espalda baja)
  • Artritis Reumatoide
  • Síndrome de Sjögren
  • Uremia
  • Deficiencia de vitamina B12

Síndrome de piernas inquietas en mujeres embarazadas

El SPI también puede ocurrir durante el embarazo. Esto puede deberse en parte a cambios en los niveles de hierro y cambios hormonales con el embarazo. Sin embargo, el SPI generalmente desaparece semanas después del parto, aunque existe una mayor probabilidad de que estas mujeres desarrollen SPI permanente más adelante en la vida.

Medicamentos que causan el síndrome de piernas inquietas

Los siguientes medicamentos pueden estar asociados con el síndrome de piernas inquietas. Sin embargo, no está claro si estos medicamentos causan, desencadenan o exacerban el SPI existente. Solo ciertos tipos de estos medicamentos pueden ser responsables del SPI.

  • Antidepresivos
  • Fármacos antipsicóticos
  • Medicación para la alergia
  • Medicamentos para la hipertensión

También se sabe que el alcohol y la cafeína empeoran el SPI.

Video de movimiento de piernas inquietas

Síntomas del síndrome de piernas inquietas

Los dos síntomas principales son sensaciones extrañas en la pierna y una necesidad irresistible de mover las piernas.

Sensaciones anormales en las piernas

La mayoría de los pacientes con SPI tienen dificultades para describir claramente la sensación anormal que experimentan en las piernas. Casi nunca es una especie de dolor ni calambres musculares. Sin embargo, algunos pacientes pueden encontrar que las palabras “dolor” y “calambres” son la única forma de describir la sensación a pesar de que no se trata de un dolor o calambre real. Algunas de las descripciones más comunes de la sensación incluyen:

  • Arrastrándose, arrastrándose
  • Prurito interno
  • Agujas y alfileres vagos
  • Tirando y tirando
  • Dolor de roer
  • Ardor profundo

Necesidad de mover las piernas

El deseo incontrolable de mover las piernas es el otro síntoma principal que se reporta en el síndrome de piernas inquietas. Las características asociadas con este impulso incluyen:

  • Activado o agravado por la inactividad, como sentarse y acostarse.
  • Obliga a una persona a caminar, frotar las extremidades, mover las piernas o dar vueltas en la cama.
  • La actividad alivia las sensaciones anormales en las piernas y el deseo incontrolable puede disminuir con el movimiento.
  • Los síntomas empeoran por la tarde y la noche.

Mover las piernas durante el sueño no es lo mismo que contraer los músculos. El SPI puede ocurrir con un trastorno de espasmos conocido como trastorno del movimiento periódico de las piernas donde hay movimientos involuntarios de los músculos de las piernas.

Diagnóstico del síndrome de piernas inquietas

El síndrome de piernas inquietas generalmente se diagnostica mediante el informe del paciente sobre los síntomas. Se pueden realizar varias pruebas para encontrar una causa o una conexión con otros trastornos en los que el síndrome de piernas inquietas puede ser secundario. Los análisis de sangre evaluarán los niveles de micronutrientes (vitaminas y minerales), la función renal y la actividad de la tiroides. También se realizan otras pruebas para excluir ciertos trastornos que pueden confundirse con el síndrome de piernas inquietas, como es el caso del trastorno del movimiento de las piernas menstruales. También se considerarán las pruebas de nervios y músculos específicas para estos trastornos.

Tratamiento del síndrome de piernas inquietas

Cuando el síndrome de piernas inquietas se asocia con otras afecciones (SPI secundario), el tratamiento se dirigirá a la enfermedad subyacente. El síndrome de piernas inquietas puede aliviarse o incluso desaparecer una vez que estas enfermedades existentes se tratan y controlan de manera eficaz. Con el SPI primario, donde no existe un vínculo con otras enfermedades, la opción principal son los cambios en el estilo de vida, como:

  • Bañarse antes de dormir.
  • Evitar el alcohol, la cafeína y la nicotina por completo o al menos unas horas antes de acostarse.
  • Masajear las piernas con frecuencia y poco antes de acostarse.
  • Las técnicas de relajación como el yoga y la meditación pueden ser de alguna utilidad.
  • Hacer ejercicio con frecuencia puede ayudar a aliviar los síntomas.

Si se identifica algún medicamento causal como una posible causa, también se debe atender, ya sea interrumpiendo el medicamento o cambiando el tipo de medicamento. Esto solo debe hacerse bajo la estricta supervisión de un médico.

Medicamentos para el síndrome de piernas inquietas

La medicación para tratar el síndrome primario de piernas inquietas solo se considera una vez que las medidas de estilo de vida no han logrado brindar alivio y la pérdida de sueño está causando efectos adversos graves en la vida del paciente. Estos medicamentos incluyen:

  • Agonistas de la dopamina que se utilizan comúnmente para la enfermedad de Parkinson.
  • Antiepilépticos utilizados principalmente para la epilepsia.
  • Analgésicos opioides utilizados para aliviar el dolor.
  • Relajantes musculares.
  • Pastillas para dormir.

Referencias:

  1. http://emedicine.medscape.com/article/1188327-overview
  2. http://www.mayoclinic.com/health/restless-legs-syndrome/DS00191
  3. http://my.clevelandclinic.org/disorders/restless_leg_syndrome/hic_restless_legs_syndrome.aspx

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario