Hogar Salud Pérdida de significado y causas de la sensación

Pérdida de significado y causas de la sensación

por Dr. Kylie López, MD, MSCR
Publicada: Ultima actualización en

La mayoría de nosotros considera la pérdida de sensación como entumecimiento, pero esto es solo la pérdida del sentido del tacto. La sensación incluye la capacidad de percibir estímulos en el entorno y puede referirse a cualquiera de los cinco sentidos: tacto, gusto, olfato, oído y visión. Por lo tanto, una pérdida de sensación también puede incluir la incapacidad para saborear (ageusia), oler (anosmia), oír (sordera) o ver (ceguera). La pérdida de cualquier sensación es preocupante y puede afectar la vida de varias maneras, especialmente en lo que respecta a la audición y la visión. Por lo tanto, comprender por qué puede ocurrir, qué puede causarlo y los peligros asociados con él es importante tanto para prevenirlo como para buscar tratamiento médico lo antes posible.

¿Qué es una pérdida de sensación?

Una pérdida de sensación significa que uno o más sentidos están dañados. Puede ser parcial o completo. Por ejemplo, la visión embotada o borrosa es una pérdida parcial, mientras que la ceguera es una pérdida completa del sentido de la visión. Nuestros sentidos proporcionan información vital sobre nuestro entorno para permitirnos funcionar y evitar peligros. Aunque a menudo damos por sentado nuestros sentidos, implica procesos fisiológicos bastante complejos para que funcione de manera óptima.

La pérdida de sensibilidad suele ser un síntoma de alguna enfermedad subyacente. Estas enfermedades pueden ser agudas o crónicas. Las afecciones agudas suelen ser de aparición repentina y tienden a durar períodos de tiempo más cortos. Las afecciones crónicas son a largo plazo o incluso permanentes y la pérdida de sensibilidad generalmente se establece gradualmente. Estas condiciones pueden deberse a traumatismos, infecciones, enfermedades autoinmunes, medicamentos, trastornos metabólicos y deficiencias nutricionales.

Significado de la pérdida de sensibilidad

Cualquier pérdida de sensación suele significar que existe algún problema con el órgano de la sensación, los nervios que llevan las señales al cerebro o en los centros del cerebro que se encargan de descifrar estas señales. Estos órganos de sensación dependen de terminaciones nerviosas conocidas como receptores para convertir los estímulos en señales eléctricas que viajarán a través de los nervios hasta el cerebro. Puede ser asistido por otras estructuras, ya que todo el ojo juega un papel en la visión, aunque son los conos y bastones de la retina los que convierten la luz en señales eléctricas.

Del mismo modo, los receptores del tacto (presión), la temperatura, el dolor y el picor en la piel nos permiten percibir los estímulos superficiales. Las papilas gustativas en la lengua permiten el sentido del gusto, los receptores olfativos en la cavidad nasal permiten el sentido del olfato y la cóclea permite el sentido del oído. Estos receptores no funcionan de forma aislada, sino más bien de acuerdo con las estructuras circundantes donde se aloja. A veces, el sentido no se pierde ni disminuye, sino que funciona mal cuando se percibe incorrectamente un estímulo o incluso la falta de estímulo.

Causas de la pérdida de sensibilidad

Trauma

Una de las causas más comunes de pérdida de sensibilidad es el traumatismo, ya sea en los centros receptores, nerviosos o cerebrales. Esto se puede ver con lesiones como quemaduras que destruyen los receptores en la superficie de la piel, un nervio cortado durante una cirugía o un traumatismo craneal. Hay varias formas en que pueden ocurrir lesiones, desde traumatismos físicos asociados con caídas y agresiones hasta traumatismos químicos, como en el caso de ingerir ciertas toxinas o lesiones electromagnéticas, como se ve con la exposición a la radiación.

Infecciones

Otra causa relativamente común de pérdida aguda de la sensibilidad son las infecciones. Algunos ejemplos incluyen la lepra causada por Mycobacterium leprae y la enfermedad de Lyme causada por Borrelia burgdorferi, las cuales pueden presentarse con entumecimiento y tracoma causado por Chlamydia trachomatic que conduce a la ceguera. Estas infecciones suelen conducir a la respectiva pérdida de sensibilidad al dañar el nervio que transporta los impulsos de sensación.

Inflamación

La inflamación de un órgano de las sensaciones, los nervios sensoriales o los centros cerebrales también puede provocar la pérdida de la sensibilidad. Esta inflamación puede deberse a traumatismos, infecciones, enfermedades autoinmunes, deficiencias nutricionales, enfermedades metabólicas y medicación. En algunos casos raros, la inflamación puede ocurrir sin una razón claramente identificable. La inflamación es la forma que tiene el cuerpo de protegerse contra el daño tisular, pero puede alterar la función de los órganos mientras la inflamación está presente.

Autoinmune

En las enfermedades autoinmunes, el sistema inmunológico puede apuntar al órgano de las sensaciones o los nervios que transportan los impulsos sensoriales, lo que provoca inflamación e incluso la destrucción de estas estructuras. Por ejemplo, en la neuromielitis óptica, el sistema inmunológico destruye la vaina de mielina que rodea los nervios, como el nervio óptico. A veces, las estructuras asociadas pueden verse afectadas, lo que luego puede afectar la sensación. Como en el síndrome de Sjogren, la secreción reducida de saliva afecta el sentido del gusto.

Metabólico

Uno de los trastornos metabólicos más comunes que puede afectar los sentidos es la diabetes mellitus. Los niveles elevados de glucosa en sangre que se observan en la diabetes provocan daños en los vasos sanguíneos y los nervios. Con el tiempo, esto afecta tanto al órgano de las sensaciones como a los nervios. Esto se ve con más frecuencia en la diabetes mellitus a largo plazo y mal controlada. En la neuropatía diabética , la sensación en las extremidades en particular se ve afectada. La capacidad de sentir el dolor, la presión y la temperatura se ve seriamente comprometida, especialmente en las piernas. La retinopatía diabética eventualmente afecta la visión.

Vascular

El cerebro, los órganos de las sensaciones y los nervios requieren un suministro de sangre adecuado para funcionar de manera eficaz. Cualquier enfermedad que afecte este suministro de sangre finalmente afectará la sensación. Los accidentes cerebrovasculares son un ejemplo típico de una afección vascular que puede provocar la pérdida de la función sensorial cuando un área del cerebro muere debido a un flujo sanguíneo insuficiente. En la periferia, una arteria ocluida como con la enfermedad arterial periférica también puede conducir a una pérdida de sensibilidad ya que el tejido nervioso no tiene suficiente oxígeno y nutrientes debido al suministro de sangre inadecuado.

Medicamentos y sustancias

Varias drogas diferentes pueden afectar los sentidos. Esto incluye medicamentos como ciertos antibióticos, medicamentos antipsicóticos, antidepresivos, medicamentos para tratar afecciones ginecológicas y antihipertensivos (medicamentos para la presión arterial alta) entre otros. De manera similar, una variedad de sustancias no farmacéuticas pueden causar cambios en la sensación, incluido el alcohol y las sustancias ilícitas. Las toxinas como el metanol que pueden consumirse accidental o intencionalmente también pueden afectar la sensación.

Deficiencias nutricionales

Los micronutrientes como las vitaminas y los minerales son necesarios para el funcionamiento saludable de todas las partes del cuerpo. Si alguno de estos nutrientes es escaso, puede aparecer una variedad de condiciones con una serie de síntomas. La pérdida de sensibilidad es uno de los síntomas comunes asociados con una deficiencia de varios micronutrientes diferentes, que incluyen:

  • Tiamina (vitamina B1)
  • Niacina (vitamina B3)
  • Ácido pantoténico (vitamina B5)
  • Piridoxina (vitamina B6)
  • Folato (vitamina B9)
  • Cianocobalamina (vitamina B12)
  • Cobre

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario