Hogar Salud Retinopatía diabética: causas, síntomas, tratamiento, cirugía

Retinopatía diabética: causas, síntomas, tratamiento, cirugía

por Dr. Kylie López, MD, MSCR
Publicada: Ultima actualización en

¿Qué es la retinopatía diabética?

La retinopatía diabética es una complicación de la diabetes mellitus ( diabetes del azúcar ) que afecta la retina del ojo. Este es el revestimiento interno del globo ocular que es sensible a la luz y convierte la luz entrante en impulsos eléctricos. Las señales luego viajan al cerebro donde se descifran y dan como resultado el sentido de la vista.

Cuando la retina está enferma, la visión se ve afectada en diversos grados. Con la retinopatía diabética , los cambios son graduales y progresivos. Los diminutos vasos sanguíneos que suministran oxígeno a la retina (capilares retinianos) se ven comprometidos y provocan una serie de cambios que eventualmente dañan la retina de manera irreversible.

 

El control regular de la vista y los exámenes oftalmológicos ayudarán a identificar la retinopatía diabética en las primeras etapas. Sin embargo, muchos diabéticos solo buscan tratamiento una vez que la alteración visual es significativa y afecta el funcionamiento diario. La visión borrosa se informa más comúnmente como un motivo para buscar atención médica que los otros síntomas de la retinopatía diabética . Si no se trata, la retinopatía diabética puede provocar ceguera.

Causas de la retinopatía diabética

La hiperglucemia prolongada (niveles altos de glucosa en sangre) afecta la anatomía y la función de los capilares retinianos. El exceso de glucosa se convierte en sorbitol cuando se desvía a vías metabólicas alternativas. El sorbitol provoca la muerte o disfunción de los pericitos de los capilares retinianos. Esto debilita las paredes capilares permitiendo la formación de microaneurismas, que son los primeros signos de la retinopatía diabética . Las paredes capilares débiles también pueden ser responsables del aumento de la permeabilidad y los exudados.

Debido a la predisposición a un aumento de la agregación y adhesión de las plaquetas ( formación de coágulos de sangre ) como resultado de la diabetes, la circulación capilar se vuelve lenta o incluso totalmente afectada por una oclusión. Esto también puede contribuir al desarrollo de retinopatía diabética .

Estos cambios y la progresión de la enfermedad se pueden clasificar en dos etapas clínicas:

  1. Retinopatía diabética no proliferativa
    • Templado
    • Moderar
    • Grave
  2. Retinopatía diabética proliferativa

Factores de riesgo de la retinopatía diabética

Tanto los diabéticos tipo 1 como los tipo 2 corren el riesgo de desarrollar retinopatía. La diabetes a largo plazo y la diabetes mal controlada aumentan significativamente el riesgo, independientemente de los tipos de diabetes. Además, los diabéticos con hipertensión, que están embarazadas o tienen niveles altos de colesterol (hipercolesterolemia) tienen un mayor riesgo.

Los síntomas de la retinopatía diabética

No es raro que no haya síntomas en las primeras etapas de la retinopatía diabética (etapa leve no proliferativa). Debido a la aparición gradual de los síntomas, muchos diabéticos ignoran los primeros síntomas hasta que han afectado significativamente la visión o han sido diagnosticados mediante un examen oftalmoscópico (fundoscopia).

Muchos de los síntomas de la retinopatía diabética también podrían atribuirse a otras complicaciones oftálmicas de la diabetes, como glaucoma, cataratas, anomalías de la córnea o neuropatía.

Los síntomas pueden variar, pero las alteraciones visuales notificadas con mayor frecuencia incluyen:

  • Visión borrosa
  • Flotadores
  • Mala visión nocturna

Estas alteraciones visuales no deben confundirse con cambios relacionados con la edad y otras causas de problemas de agudeza visual. Otros síntomas notificados de retinopatía diabética incluyen deterioro fluctuante y progresivo de la visión, manchas oscuras, deterioro de la visión del color y / o visión periférica reducida. Eventualmente se producirá una pérdida total o significativa de la visión (ceguera).

Detección de retinopatía diabética

El método de detección más extendido es la oftalmoscopia. Esto implica el examen de la retina con un oftalmoscopio y se describe en detalle a continuación. En manos de un médico experimentado, la retinopatía diabética no proliferativa se puede detectar en una etapa temprana. Las imágenes de la retina a través de medidas como la angiografía con fluorosceína y la fotografía digital dependen de la disponibilidad de instalaciones. Si están disponibles, se deben considerar estas medidas de detección. Tanto los diabéticos de tipo 1 como los de tipo 2 deben someterse a pruebas de detección anualmente incluso si la diabetes está bien controlada.

Los pacientes diabéticos deben ser conscientes de la gravedad de la retinopatía diabética y la posibilidad de ceguera. El control estricto de la diabetes con medicamentos, medidas dietéticas y de estilo de vida son esenciales para la vida con el fin de limitar o prevenir las complicaciones diabéticas. Los pacientes deben informar al médico supervisor de inmediato si se notan cambios en la visión a pesar de la evaluación anual de rutina.

Diagnóstico de la retinopatía diabética

Las pruebas más importantes empleadas en las evaluaciones oftalmológicas son la oftalmoscopia (fundoscopia) y la angiografía con fluoresceína . Otras pruebas que también pueden considerarse biomicroscopía con lámpara de hendidura, ecografía de barrido B, tomografía de coherencia óptica, tonometría y cribado digital de retina.

Las pruebas de glucosa con glucosa en ayunas y hemoglobina A1c (HbA1c) son otras investigaciones de laboratorio que también son esenciales en el diagnóstico, manejo y seguimiento de la diabetes mellitus en su conjunto, así como de complicaciones como la retinopatía diabética.

Oftalmoscopia

El examen del ojo con un oftalmoscopio es el examen clínico más importante que es necesario para la detección. La oftalmoscopia consiste en visualizar la retina a través de una lupa que proporciona una visión clara de la superficie de la retina y los capilares. Los hallazgos de la oftalmoscopia se pueden confirmar con una biomicroscopia con lámpara de hendidura.

El examen oftalmoscópico del ojo (fundoscopia) puede mostrar:

  • microaneurismas (vistos como pequeños puntos rojos en la retina)
  • hemorragias de puntos y manchas (de forma redonda con bordes borrosos)
  • hemorragias en astilla (hemorragias en forma de llama)
  • exudados duros (amarillentos y con bordes afilados)
  • manchas algodonosas (hinchazones redondas blanquecinas o grisáceas)
  • abalorios venosos
  • edema de retina
  • anomalías microvasculares intrarretinianas (vasos colaterales sin fugas que se encuentran a lo largo de los bordes de la retina isquémica)
  • macular edema
  • neovascularización (generalmente se observa cerca del disco óptico): nuevos capilares y una extensa red capilar
  • hemorragia vítrea (puede aparecer como una neblina o como grupos de coágulos de sangre
  • desprendimiento de retina

Angiografía con fluoresceína

La angiografía con fluoresceína es otra prueba de diagnóstico importante que es útil para identificar y controlar la retinopatía diabética. Ayudará al médico a identificar y distinguir de manera concluyente entre los diferentes defectos mencionados anteriormente.

Tratamiento de la retinopatía diabética

Las opciones de tratamiento disponibles actualmente son efectivas para detener o retrasar una mayor pérdida de visión, pero no revertirán los cambios. El enfoque del tratamiento de la retinopatía diabética depende del estadio de la retinopatía, la presencia y extensión del edema macular clínicamente significativo, el tipo de diabetes, el estado general del paciente y el estado del ojo opuesto.

Las opciones de tratamiento para la retinopatía diabética incluyen:

  1. manejo quirúrgico (cirugía láser, vitrectomía)
  2. tratamiento médico (droga)

El tratamiento específico para la retinopatía diabética no debe verse como un medio para deshacer los efectos de la diabetes mellitus prolongada y mal controlada ( diabetes del azúcar ). El manejo adecuado de la diabetes a través de medicamentos, dieta y estilos de vida es esencial.

Manejo quirúrgico de la retinopatía diabética

La cirugía con láser o la fotocoagulación con láser es el enfoque de tratamiento estándar para la retinopatía diabética que tiene como objetivo retrasar la progresión de la enfermedad. La fotocoagulación con láser es un tratamiento no invasivo con una alta tasa de éxito y una baja tasa de complicaciones. Un rayo láser altamente enfocado se dirige al tejido objetivo para producir una respuesta de coagulación. Se recomienda la fotocoagulación focal para la retinopatía diabética no proliferativa, mientras que la fotocoagulación panretiniana se considera para la retinopatía diabética proliferativa.

La vitrectomía es otra opción quirúrgica disponible para la retinopatía diabética. La cirugía implica la extirpación del humor vítreo, generalmente bajo anestesia local. La vitrectomía suele ser necesaria en casos de hemorragia vítrea de larga duración (sin resolver durante más de 6 meses) y desprendimiento de retina. La cirugía tiene como objetivo reparar o prevenir el desprendimiento de retina y eliminar la sangre en la hemorragia vítrea.

La crioterapia se puede utilizar ocasionalmente para tratar la retinopatía en presencia de cataratas o hemorragia vítrea.

Medicamentos para la retinopatía diabética

El tratamiento de la retinopatía diabética con medicación tiene un uso limitado si no se lleva a cabo un buen control de la glucosa. Las inyecciones intravítreas (inyectando el fármaco en el humor vítreo) de triamcinolona ( corticosteroide ) se utilizan para el tratamiento del edema macular diabético, pero la fotocoagulación focal (mencionada anteriormente) sigue siendo una opción más eficaz a largo plazo. El efecto de la inyección única de triamcinolona dura sólo unos 3 meses y son necesarias inyecciones repetidas para mantener los efectos beneficiosos.

El bevacizumab y el ranibizumab intravítreos son agentes anti-VEGF que se utilizan para el edema macular, la hemorragia vítrea y la neovascularización. Estos medicamentos han mostrado resultados alentadores. Un enfoque combinado con terapia láser focal y medicamentos anti-VEGF puede producir mejores resultados. Otros fármacos en evaluación para la retinopatía diabética incluyen ruboxistaurina para retrasar la progresión de la retinopatía diabética proliferativa y hialuronidasa ovina para el aclaramiento de una hemorragia vítrea.

Complicaciones del tratamiento de la retinopatía diabética

La fotocoagulación con láser puede provocar la pérdida de cierta visión periférica y cierta reducción de la visión de los colores y la visión nocturna. Esto tiene menos consecuencias cuando los beneficios se comparan con el impacto a largo plazo de la retinopatía diabética. Otras complicaciones pueden incluir disminución de la visión central, áreas de visión reducida (escotoma), neovascularización en la coroides y un aumento ocasional del edema macular.

Las inyecciones intravítreas de triamcinolona pueden provocar cataratas, glaucoma e infecciones oculares graves (como endoftalimitis).

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario