Hogar Salud Datos sobre la meningitis viral, bacteriana y fúngica, resultados en el líquido cefalorraquídeo, tratamiento

Datos sobre la meningitis viral, bacteriana y fúngica, resultados en el líquido cefalorraquídeo, tratamiento

por Dr. Kylie López, MD, MSCR
Publicada: Ultima actualización en

La meningitis o inflamación de las meninges suele ser causada por infecciones virales, bacterianas o fúngicas. Puede ocurrir como complicación de una lesión en el cráneo o la columna, cáncer o trastornos del tejido conectivo. Las meninges son membranas que recubren y protegen el cerebro y la médula espinal. El meningismo o los síntomas de irritación meníngea pueden estar presentes en la meningitis por cualquier causa. Es posible que los recién nacidos y los niños más pequeños no siempre presenten los síntomas típicos de la meningitis, lo que a menudo dificulta el diagnóstico. Se deben comenzar a administrar antibióticos si se sospecha meningitis bacteriana, incluso antes de que se puedan realizar las investigaciones o sin esperar los resultados de las pruebas. La meningitis es contagiosa y se puede propagar al toser, estornudar y cualquier tipo de contacto cercano.

  • La meningitis viral es la más común, especialmente en niños y adultos jóvenes, pero generalmente se resuelve por sí sola y no causa efectos secundarios graves.
  • La meningitis bacteriana es la forma más grave y, a menos que se trate de inmediato con los antibióticos adecuados, puede provocar complicaciones graves a largo plazo o incluso la muerte.
  • La meningitis por hongos generalmente es causada por la inhalación de esporas de hongos del medio ambiente. A diferencia de la meningitis viral y bacteriana, la meningitis fúngica no es contagiosa.

 

Meningitis viral

La infección viral de las meninges es la causa más común de meningitis . De los muchos virus que pueden causar meningitis, los más comunes son los enterovirus, como el echovirus, que normalmente están presentes en el intestino y pueden transmitirse a través de alimentos o agua contaminados. La meningitis viral también puede ser causada por el virus de la influenza, el sarampión y las paperas.

La infección primaria, como las paperas o el sarampión, es muy contagiosa, pero no todas las infecciones provocan meningitis. La meningitis viral ocurre principalmente en niños y adultos jóvenes. El tratamiento sintomático es todo lo que se necesita en la mayoría de los casos, ya que la meningitis viral es una enfermedad autolimitante que no requiere ningún tratamiento específico. Los pacientes suelen recuperarse en unos pocos días, a menudo sin ninguna intervención médica. Es poco probable que se presenten complicaciones a largo plazo.

Causas de la meningitis viral

  • Enterovirus como echovirus, coxsackievirus, poliovirus.
  • Virus de las paperas.
  • Virus del sarampión.
  • Virus de la gripe.
  • Virus del herpes simple.
  • Virus de la encefalitis japonesa.
  • Virus de la rabia.
  • Arbovirus.
  • Virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).
  • Virus de la corionmeningitis linfocítica (virus arena).

Meningitis bacterial

La meningitis bacteriana es menos común que la meningitis viral, pero el diagnóstico oportuno es muy importante, ya que puede tener consecuencias graves si no se trata como una emergencia. La demora en el tratamiento puede provocar complicaciones graves o incluso la muerte. Se debe iniciar un tratamiento antibiótico adecuado de inmediato ante la menor sospecha de meningitis bacteriana.

La meningitis bacteriana es una enfermedad muy contagiosa. Por lo general, ocurre cuando las bacterias ingresan a la nasofaringe, la colonizan y luego invaden el torrente sanguíneo para producir septicemia. A través del torrente sanguíneo, las bacterias pueden llegar al cerebro y la médula espinal y causar meningitis. Las bacterias también pueden afectar las meninges por propagación directa de una infección en el oído (otitis media), los senos nasales (sinusitis), lesiones en la cabeza o la columna.

Factores de riesgo

  • Comunidades, escuelas, guarderías, dormitorios y bases militares superpobladas.
  • Bebés, niños pequeños y ancianos.
  • Niños que no han recibido la vacunación infantil de rutina.
  • Viajar a países donde la enfermedad es endémica.
  • Lesiones en la cabeza o la columna.
  • Cirugías de cerebro o columna.
  • Enfermedad de célula falciforme.
  • Alcohólicos.
  • Diabéticos.
  • Deficiencia de anticuerpos, como en bebés prematuros o pacientes ancianos.
  • Infecciones como neumonía, otitis media y sinusitis.
  • Individuos inmunodeprimidos, como los que padecen y reciben tratamiento para el SIDA y el cáncer. Las personas con anemia de células falciformes y las que se han sometido a una esplenectomía (extirpación quirúrgica del bazo) también corren un mayor riesgo.
  • Derivaciones de LCR.

Las complicaciones a largo plazo de la meningitis bacteriana pueden incluir déficits neurológicos permanentes como:

  • Retraso mental.
  • Sordera.
  • Daño cerebral.
  • Parálisis de pares craneales.

Las bacterias más comúnmente involucradas son:

  • Neisseria meningitides (meningococo)
  • Streptococcus pneumoniae (neumococo)
  • Hemophilus influenzae (Hemophilus)
  • Listeria monocytogenes (Listeria)
  • Meningitis tuberculosa

Neisseria meningitides (meningococo)

La meningitis causada por este organismo es muy contagiosa y puede resultar en el tipo más grave de meningitis. En muy poco tiempo, la infección puede alcanzar proporciones peligrosas. Suele afectar a niños y adultos jóvenes. Una persona puede infectarse por el contacto cercano con una persona infectada. Toser, estornudar y besar ayudan a propagar la enfermedad. Es probable que se propague rápidamente en personas que viven en condiciones de vida reducidas, guarderías, dormitorios, escuelas y bases militares.

Las complicaciones de la septicemia meningocócica pueden incluir:

  • Meningitis.
  • Choque.
  • Coagulación intravascular.
  • Insuficiencia renal.
  • Gangrena.
  • Artritis.
  • Pericarditis .

Streptococcus pneumoniae (neumococo)

Este es el organismo causante habitual de neumonía , sinusitis u otitis media . La meningitis neumocócica se presenta con mayor frecuencia en recién nacidos, niños y adultos.

Hemophilus Influenzae (Hemophilus)

La incidencia de meningitis causada por el organismo Hemophilus tipo b (Hib) se ha reducido en gran medida desde el advenimiento de la vacunación Hib, que se administra a los niños de forma rutinaria como parte de su programa de inmunización. Si ocurre, generalmente sigue a una infección del tracto respiratorio superior, sinusitis u otitis media.

Listeria monocytogenes (Listeria)

Esto se ve cada vez más en los últimos años como la causa de la meningitis en personas inmunodeprimidas, alcohólicos, diabéticos y mujeres embarazadas. También es una causa frecuente de meningitis en el recién nacido. Las bacterias se pueden encontrar en el suelo, el polvo y los alimentos contaminados, como hamburguesas de queso y ternera. Los animales pueden actuar como portadores.

Meningitis tuberculosa

La tuberculosis en la niñez puede ser seguida de meningitis tuberculosa o puede ocurrir como parte de la tuberculosis miliar. El organismo causante es Mycobacterium tuberculosis . Debe iniciarse un tratamiento antituberculoso. Los esteroides también están indicados en estos pacientes. El pronóstico es bueno con un tratamiento oportuno. Puede producirse la muerte en pacientes no tratados.

Meningitis micótica

Ésta es una forma poco común de meningitis. No es contagioso y puede ser causado por la inhalación de esporas del medio ambiente. La meningitis criptocócica es el tipo más común de meningitis fúngica, causada por el organismo Cryptococcus neoformans . Por lo general, causa meningitis crónica, pero rara vez se pueden desarrollar síntomas agudos. Las personas con un sistema inmunológico debilitado corren mayor riesgo. Es una complicación común de la infección por VIH. También puede ocurrir en pacientes que tienen un foco de infección por hongos. La recurrencia es común después del tratamiento.

Los hallazgos del LCR pueden ser similares a los de la meningitis tuberculosa. El diagnóstico puede realizarse mediante cultivo o reconocimiento de esporas en la biopsia de LCR y detección serológica del antígeno. Se deben administrar medicamentos antimicóticos para evitar complicaciones potencialmente mortales.

Resultados de LCR

Para obtener más información, consulte el diagnóstico de meningitis . Aquí se analizan los hallazgos específicos con respecto al tipo de infección.

LCR en la meningitis viral

El LCR suele ser claro en la meningitis viral. El recuento de células puede estar entre 10 y 2000 y puede mostrar un exceso de linfocitos. Los niveles de glucosa y proteínas son normales. La tinción de Gram es negativa.

LCR en la meningitis bacteriana

El LCR suele tener un aspecto turbio o purulento. El recuento de células suele ser alto. Puede estar entre 1.000 y 50.000 con predominio de polimorfos. La glucosa puede estar baja y los niveles de proteína normales o elevados. La tinción de Gram es positiva.

LCR en la meningitis tuberculosa

El LCR suele ser transparente, pero puede formarse un coágulo fino o una red de fibrina al estar de pie. El recuento de células puede ser de 50 a 5000, predominantemente linfocitos. El nivel de proteína puede ser alto pero hay una marcada caída en el nivel de glucosa. La tinción de Gram suele ser negativa.

LCR en la meningitis micótica

El recuento de células es bajo. Puede ser de 50 a 500, con predominio de linfocitos. El nivel de proteínas puede estar elevado pero el nivel de glucosa es bajo. La tinción de Gram puede ser positiva o negativa.

Tratamiento

Para obtener más información, consulte el tratamiento de la meningitis . Aquí se comentan las pautas terapéuticas específicas para cada tipo de meningitis infecciosa.

Meningitis viral

No se requiere una terapia específica para la meningitis viral. Se puede administrar un tratamiento sintomático para el dolor de cabeza, la fiebre y otros síntomas asociados. La recuperación completa ocurre en casi todos los casos. Se pueden administrar medicamentos antivirales como aciclovir, especialmente en pacientes con signos y síntomas de meningoencefalitis.

Meningitis bacterial

El tratamiento con antibióticos debe iniciarse lo antes posible si existe la sospecha de meningitis bacteriana. El tratamiento no debe retrasarse si las pruebas no se pueden realizar de inmediato. Se deben iniciar los antibióticos apropiados sin esperar los resultados de las pruebas.

Se administrarán antibióticos teniendo en cuenta el organismo más probable. Esto puede basarse en la edad del paciente, si hay un brote local conocido de la enfermedad, si es adquirida en el hospital o en la comunidad, o si la persona está inmunodeprimida.

  • Meningococo: bencilpenicilina, cefotaxima o ceftriaxona.
  • Neumococo: cefotaxima o ceftriaxona. Se puede agregar vancomicina.
  • H. influenzae : cefotaxima, ceftriaxona o cloranfenicol.
  • E. coli : cefotaxima o ceftriaxona.
  • S. aureus – flucloxacilina.
  • L. monocytogenes : gentamicina más ampicilina.

Los contactos domésticos y otros contactos cercanos, especialmente los niños, deben protegerse contra la meningitis meningocócica, que es extremadamente contagiosa. La rifampicina se puede administrar como profilaxis a niños y adultos.

  • Para los adultos, la dosis es de 600 mg dos veces al día durante 2 días. Los adultos también pueden tomar ciprofloxacina 500 mg como dosis única para la profilaxis.
  • Para los niños menores de 1 año es de 5 mg / kg cada 12 horas, y para los mayores de 12 meses es de 10 mg / kg cada 12 horas, ambos administrados durante 2 días.

La vacunación puede proteger contra algunos tipos de meningitis bacteriana.

Meningitis tuberculosa

El régimen antituberculoso debe iniciarse inmediatamente después del diagnóstico. Los fármacos utilizados pueden ser rifampicina con etambutol, isoniazida, estreptomicina y pirazinamida. El esteroide prednisolona se debe administrar a todos los pacientes. Una nutrición adecuada es de suma importancia durante el tratamiento. A las ocho semanas de terapia farmacológica intensiva debe seguir una fase de continuación.

Meningitis micótica

Por lo general, se recetan medicamentos antimicóticos como anfotericina B más flucitosina.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario