Hogar Salud Córnea rayada (abrasión corneal)

Córnea rayada (abrasión corneal)

por Dr. Kylie López, MD, MSCR
Publicada: Ultima actualización en

La parte exterior curva del globo ocular se conoce como córnea . Es transparente y se superpone al iris de color y la apertura media conocida como pupila (“ojo negro”). El espacio lleno de líquido entre la córnea y el iris se conoce como cámara anterior . La luz que ingresa al ojo a través de la córnea se dobla (refracta) y pasa a través de la pupila hasta el cristalino, donde se refracta más y luego se enfoca en la parte más sensible de la retina .

La córnea se compone de 5 capas: epitelio corneal (exterior), capa de Bowman, estroma corneal, membrana de descemet y endotelio corneal (interior). Carece de vasos sanguíneos, pero recibe nutrientes de las lágrimas en la parte delantera y del humor acuoso en la parte posterior. Un extenso suministro de nervios, principalmente de la división oftálmica del nervio trigémino (CN V), lo convierte en uno de los tejidos más sensibles del cuerpo. La córnea, en particular la capa externa, se repone constantemente: las células viejas se desprenden y se eliminan con el drenaje lagrimal, mientras que las células nuevas se mueven centralmente desde el epitelio circundante y hacia adelante desde las capas subyacentes.

El ojo tiene varios mecanismos para proteger el delicado tejido del globo ocular como las pestañas y los párpados, la conjuntiva y las lágrimas. Sin embargo, estos mecanismos a veces son insuficientes para proteger las capas externas del ojo, lo que conduce a una lesión tisular.

¿Qué es una abrasión corneal?

Una abrasión corneal, comúnmente conocida como córnea rayada, es el raspado o desgaste de la parte más externa de la córnea. Casi siempre se limita al epitelio corneal y no penetra la capa de Bowman subyacente. La conjuntiva se extiende hacia la córnea pero no la cubre. Por lo tanto, la córnea está expuesta al ambiente externo de la misma manera en la conjuntiva que cubre la parte blanca del ojo (esclerótica). Por tanto, las lesiones superficiales del globo ocular pueden afectar simultáneamente a la conjuntiva y la córnea.

Las abrasiones corneales, ya sean pequeñas o grandes, suelen ser superficiales. Tiende a curarse rápidamente y rara vez se complica más. La reposición constante de las células corneales superficiales asegura que el epitelio se repare rápidamente. Por lo tanto, un pequeño rasguño puede curarse en solo uno a tres días. Sin embargo, puede tardar más en sanar y es más probable que se complique si la abrasión es más profunda e involucra capas subyacentes más allá del epitelio corneal.

Causas de una córnea rayada

La mayoría de las abrasiones corneales están relacionadas con un traumatismo (lesión en el ojo) y, con menos frecuencia, se deben a varios síndromes que pueden permitir abrasiones espontáneas. Con respecto a la abrasión corneal traumática, es más frecuente como resultado de cuerpos extraños como polvo, suciedad, arena y escombros como virutas de madera o limaduras de metal. Las lesiones deportivas como el impacto de una pelota en el ojo también pueden causar una abrasión corneal. Las uñas o incluso el frotamiento vigoroso con las manos también pueden dañar la córnea. En la mayoría de los casos, la lesión es muy superficial. A veces, la lesión puede ser más profunda cuando el trauma es el resultado de una lesión penetrante por objetos pequeños que vuelan a alta velocidad como metralla o vidrio durante un accidente automovilístico. En otras ocasiones, el cuerpo extraño puede alojarse en el párpado interno y raspar la córnea durante el parpadeo. Las lesiones relacionadas con las lentes de contacto tampoco son infrecuentes en estos días, ya que más personas usan lentes para corregir errores de refracción del ojo o por razones cosméticas. Se ve más comúnmente con el uso de lentes durante largos períodos de tiempo.

No todo trauma es de naturaleza mecánica. Los soldadores de arco pueden sufrir una inflamación de la córnea (queratitis) debido a la exposición a los rayos UV. Esta es una lesión por radiación causada por los rayos ultravioleta y lesiones similares se pueden ver con chispas eléctricas, camas solares, lámparas halógenas y lámparas de inundación fotográfica. La lesión química puede deberse a una serie de factores que van desde los aerosoles de pimienta y las gotas para los oídos en los ojos hasta el cloro y el desodorante de la piscina. También pueden ocurrir otras lesiones químicas con la exposición al alcohol de equipos médicos desinfectados, como puede ocurrir con el émbolo de un tonómetro al medir la presión intraocular (PIO). Aunque es poco común, puede surgir una abrasión de la córnea durante la cirugía de ojos o párpados, sin embargo, se debe tener mucho cuidado para evitar estas posibles complicaciones quirúrgicas.

Una causa poco común de abrasión corneal surge en el paciente inconsciente donde los párpados estuvieron abiertos durante un largo período de tiempo, lo que provocó sequedad ocular. Las abrasiones espontáneas son poco frecuentes, pero pueden observarse con abrasiones corneales recurrentes y distrofia de Cogan (mapa-punto-huella dactilar).

Signos y síntomas

Los síntomas de una córnea rayada pueden variar según el grado de abrasión e incluso el factor causante. La mayoría de los casos son leves y solo causan irritación ocular leve, como una sensación de cuerpo extraño o arenilla en los ojos. Puede haber cierto grado de lagrimeo excesivo y enrojecimiento de los ojos, pero esto puede estar ausente en abrasiones muy leves. Por lo general, la visión no se ve afectada.

Sin embargo, con abrasiones grandes y profundas, los síntomas son más intensos. Se presentan dolor ocular, enrojecimiento excesivo y lagrimeo profuso. Puede haber alteraciones en la visión desde la sensibilidad a la luz (fotofobia) hasta la visión borrosa, especialmente si hay irritación del iris (iritis). Si la lesión es grave, puede producirse una infección e incluso ulceración de la córnea.

En ocasiones, una persona con una abrasión corneal es casi asintomática. Hay poco más que una pequeña molestia en el ojo y los síntomas pueden ser tan leves que se ignoran. El malestar en el ojo puede ser persistente y afectar las actividades diarias e incluso el sueño. Los dolores de cabeza y la secreción ocular son poco frecuentes, pero también pueden estar presentes.

Es importante tener en cuenta que una abrasión no es visible a simple vista. Si bien se puede ver un cuerpo extraño empalado, en la mayoría de los casos el objeto es tan pequeño que no se puede ver a simple vista y es necesario realizar una investigación oftálmica adicional.

Diagnóstico

Examen con lámpara dividida con tinción con fluoresceína

El método preferido para investigar una posible abrasión corneal es el examen con lámpara de hendidura con tinción con fluoresceína. Este es un procedimiento simple en el que primero se administran gotas anestésicas en el ojo, se evierten los párpados y luego se examinan la conjuntiva y la córnea. La tinción con fluoresceína implica colocar una tira de fluoresceína humedecida con solución salina en el párpado evertido y luego pedirle al paciente que parpadee para esparcir el tinte sobre la superficie corneal y conjuntival. Con la iluminación de cobalto, el área de abrasión o ulceración emitirá una luz verde fluorescente, como se ilustra en la siguiente imagen.

Imagen de abrasión corneal tras tinción con fluoresceína. (Wikimedia Commons)

Tomografía computarizada y resonancia magnética

Una tomografía computarizada ocular o una resonancia magnética ocular pueden ser necesarias con lesiones penetrantes y de alta velocidad donde el objeto ha entrado en el globo ocular. Se prefiere una resonancia magnética a una tomografía computarizada para evaluar las lesiones asociadas con objetos no metálicos.

Cultura

Se recomienda un cultivo bacteriano en caso de infección y ulceración. Ayudará a identificar las bacterias causantes y determinar la selección del antibiótico apropiado.

Tratamiento

Medicamento

El tratamiento depende de la causa subyacente y en la mayoría de los casos requiere poco más que gotas oftálmicas antiinflamatorias para reducir el dolor y la inflamación. Las gotas oftálmicas antibióticas están especialmente indicadas para grandes abrasiones y usuarios de lentes de contacto. Por lo general, se evitan los parches para los ojos, ya que pueden aumentar el riesgo de infección bacteriana. Los corticosteroides también deben evitarse como un medio para reducir la inflamación, ya que pueden aumentar el riesgo de infecciones por hongos.

Remoción quirúrgica

En el caso de un cuerpo extraño que aún se encuentra superficialmente, el ojo se irriga cuidadosamente para ayudar a eliminar el objeto. Si esto no es suficiente, se puede utilizar un aplicador de algodón o incluso una aguja hipodérmica para eliminar el objeto extraño. Esto SOLO debe ser realizado por un médico. El lavado excesivo del ojo para eliminar un cuerpo extraño puede irritar aún más la córnea y la conjuntiva. También puede empujar un cuerpo extraño más profundamente. La extracción quirúrgica está indicada para un objeto empalado que ha entrado en el globo ocular. Esto lo realiza un oftalmólogo (oftalmólogo).

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario