Hogar Salud Síndrome de alcoholismo fetal (SAF): el alcohol y el feto

Síndrome de alcoholismo fetal (SAF): el alcohol y el feto

por Dr. Kylie López, MD, MSCR
Publicada: Ultima actualización en

¿Qué es el síndrome de alcoholismo fetal?

El síndrome de alcoholismo fetal ( SAF ) no es una sola enfermedad, sino una variedad de trastornos que incluyen numerosos problemas físicos y mentales, así como varios defectos del desarrollo, que pueden ocurrir como resultado del consumo de alcohol por parte de la madre durante el embarazo. Ninguna cantidad de alcohol se considera segura durante el embarazo, ya que el alcohol pasa fácilmente a través de la placenta para llegar al feto, donde también puede afectar el cerebro fetal. El consumo de incluso una pequeña cantidad de alcohol conlleva el peligro potencial de defectos de nacimiento irreversibles en el bebé. Sin embargo, el riesgo puede ser menor con el consumo ocasional que con el consumo excesivo regular.

Todo el espectro de trastornos asociados con el consumo de alcohol y su efecto en el feto se conoce como trastornos del espectro alcohólico fetal (FASD), que pueden variar desde trastornos leves del aprendizaje hasta defectos congénitos graves. El síndrome de alcoholismo fetal es la forma extrema de FASD y puede incluir características como anomalías faciales, cabeza pequeña (microcefalia), trastornos del crecimiento, problemas de aprendizaje y problemas de conducta. FAS es la principal causa conocida de retraso mental.

Otros términos para los síntomas relacionados con el alcohol en los bebés

Otros términos que pueden usarse para describir síntomas relacionados son:

  • Efectos del alcoholismo fetal (FAE): esta es una versión más leve de FAS.
  • Trastorno del neurodesarrollo relacionado con el alcohol (ARND): los problemas mentales y de comportamiento que surgen debido a la exposición del feto al alcohol.
  • Defectos congénitos relacionados con el alcohol (ARBD): estos son los defectos físicos que ocurren cuando el feto está expuesto al alcohol.

Fisiopatología de la FES

¿Cómo afecta el alcohol al feto?

Cuando una mujer bebe alcohol durante el embarazo, pasa fácil y rápidamente a través de la placenta para llegar al feto. El hígado del bebé no está lo suficientemente desarrollado como para desintoxicar todo el alcohol en su sistema, ya que la actividad de la enzima que degrada el alcohol , la alcohol deshidrogenasa (ADH), en el hígado fetal es solo el 10% de la del hígado adulto. El bebé depende del hígado de la madre para la desintoxicación del alcohol en su sistema. Como resultado, el alcohol permanece en la sangre del bebé durante más tiempo y en mayor concentración que en la sangre de la madre. Además, el líquido amniótico actúa como reservorio y prolonga la exposición fetal al alcohol.

El etanol y su producto de degradación, el acetaldehído, tienen efectos adversos en todos los sistemas de órganos del feto en desarrollo. Al interferir con el suministro de oxígeno, obstaculiza la nutrición de los tejidos, lo que afecta el crecimiento y desarrollo fetal, incluido el cerebro. Las consecuencias duran toda la vida.

Signos y síntomas del síndrome de alcoholismo fetal

El alcohol puede causar daños no solo en el primer trimestre (desde la concepción hasta las doce semanas) sino también en las últimas etapas del embarazo, cuando se produce el crecimiento físico y mental del bebé. La cantidad de daño causado al bebé depende de cuánto alcohol consume la madre (cantidad), en qué etapa del embarazo y con qué frecuencia (frecuencia). Ninguna cantidad de alcohol puede considerarse segura para el niño, pero es más probable que ocurra el síndrome de alcoholismo fetal si la madre bebió regularmente durante el embarazo. El consumo ocasional o excesivo de alcohol durante el embarazo puede dar lugar a síntomas más leves de FAS, como FAE o ARND.

Imagen de Wikimedia Commons (commons.wikimedia.org)

Los signos y síntomas que pueden estar presentes incluyen:

  • Retraso del crecimiento intrauterino (IUGR)
  • Bajo peso al nacer
  • Fracaso para prosperar después del nacimiento
  • Microcefalia o cabeza pequeña
  • Fisura palpebral corta (el espacio entre los márgenes de los párpados superior e inferior)
  • Labio superior hipoplásico o delgado
  • Mandíbula superior pequeña
  • Filtrum ausente (surco entre la nariz y el labio superior en la línea media)
  • Ojos pequeños
  • Cara media plana
  • Aplanamiento de los pómulos
  • Nariz corta
  • Puente nasal hundido
  • Malformaciones cardíacas o defectos en el corazón, como defecto del tabique ventricular (VSD) y defecto del tabique auricular (ASD)
  • Otras anomalías congénitas (defectos de nacimiento) como labio leporino o paladar hendido, espina bífida e hidrocefalia
  • Bajo coeficiente intelectual
  • Retraso en el desarrollo en relación con habilidades como el habla, el pensamiento y el movimiento.
  • Disminución del tono muscular y mala coordinación.
  • Dificultades de aprendizaje
  • Problemas de comportamiento
  • Problemas de visión y audición.
  • Desarrollo mental retrasado
  • Hiperactividad, poca capacidad de atención, irritabilidad y estados extremos de ansiedad.

Diagnóstico del síndrome de alcoholismo fetal

No existe una prueba definitiva para diagnosticar el síndrome de alcoholismo fetal, pero al evaluar los signos y síntomas en el niño durante un período de tiempo, como el desarrollo mental y físico o los rasgos faciales típicos, se puede llegar a un diagnóstico. Se debe sospechar de niños con SAF en las siguientes circunstancias:

  • Si la madre había consumido alcohol durante el embarazo.
  • Un niño adoptado que muestra dificultades de aprendizaje, problemas de conducta o algunas de las características físicas de FAS y en quien no es posible determinar si la madre biológica bebió alcohol durante el embarazo.

Prevención y manejo de FAS

Teniendo en cuenta que no existe un tratamiento definitivo para el SAF y que las anomalías físicas y mentales que se producen son irreversibles, el objetivo debe ser prevenir el desarrollo del SAF para poder dar a luz a un bebé normal sano.

  • El síndrome de alcoholismo fetal se puede prevenir absolutamente absteniéndose de consumir alcohol durante el embarazo.
  • Las madres embarazadas deben saber que ninguna cantidad de alcohol es segura para el bebé, que todos los tipos de alcohol son dañinos durante el embarazo y que beber en cualquier etapa del embarazo puede ser peligroso para el bebé.
  • Se recomienda que las mujeres que planean quedar embarazadas dejen de beber de inmediato, ya que la concepción puede ocurrir en cualquier momento y solo se descubre unas semanas después.
  • Las mujeres que son sexualmente activas y bebedoras habituales deben tomar medidas anticonceptivas eficaces para evitar embarazos no deseados.
  • Puede ser necesario el asesoramiento para una mujer que haya tenido un hijo anterior con SAF para prevenir el desarrollo del mismo en el embarazo actual.
  • Las mujeres embarazadas que no pueden dejar el alcohol deben buscar la ayuda de clínicas de rehabilitación, grupos de apoyo y profesionales.
  • Después del nacimiento del bebé, puede ser necesario un tratamiento de apoyo en forma de asesoramiento para los padres o ayuda para lidiar con los problemas de aprendizaje o de comportamiento del niño.
  • Aunque no existe cura para FAS, el diagnóstico temprano y el tratamiento de intervención pueden mejorar el desarrollo de un niño.
  • Además, la medicación para ciertos síntomas, como los ansiolíticos para estados de ansiedad extrema, y ​​la terapia conductual y educativa pueden ser útiles.
  • Se debe considerar el manejo del estrés y la utilización de técnicas como la respiración profunda, la meditación y posiblemente incluso el yoga.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario