La bursitis es una afección que hace que las bolsas se inflamen. A menudo, esto deberá tratarse protegiendo la articulación de un trauma adicional y manteniendo la articulación descansada. Por lo general, el dolor por bursitis desaparecerá después de unas pocas semanas si el tratamiento se aplica correctamente, pero es común que aquellos que han sufrido esta afección vuelvan a tener brotes en el futuro.

Síntomas de la bursitis

Los síntomas de la bursitis pueden afectar el hombro, el codo, la rodilla, la cadera o el tendón de Aquiles, que son más comunes en los mayores de 40 años.

  • Dolor, especialmente cuando mueve la articulación o intenta presionar esta área
  • Hinchazón o enrojecimiento alrededor del área afectada.
  • Rigidez o dolor en la zona afectada.

Causas de la bursitis

Mociones repetitivas o continuas

En la mayoría de los casos, la bursitis es causada por movimientos repetitivos constantes o por la articulación en una posición que irrita continuamente el área que rodea la articulación.

  • Apoyado en los codos durante largos períodos de tiempo
  • Lanzar una pelota de béisbol o actividad atlética similar.
  • Constantemente levantar objetos pesados ​​sobre tu cabeza
  • Sentado durante largos períodos de tiempo, especialmente si tiende a sentarse sobre superficies duras
  • Arrodillarse por largos períodos de tiempo, como lo haría durante la instalación de alfombras o la limpieza

Factores de riesgo

  • Jardinería, colocación de alfombras, pintura, colocación de azulejos o tocar un instrumento musical son excelentes pasatiempos y ocupaciones de este riesgo.
  • La probabilidad de desarrollar bursitis se vuelve cada vez más grave a medida que envejece.
  • Aquellos que sufren de enfermedades como la diabetes, la artritis reumatoide o la gota también pueden tener un mayor riesgo de desarrollar bursitis.

Remedios caseros para la bursitis

Durante un brote de bursitis puede realizar varios remedios caseros que pueden ayudar a aliviar su malestar.

1. Obtener nuevos zapatos

La bursitis en los talones es a menudo causada por zapatos mal ajustados. Reemplazar estos con un zapato que se ajuste adecuadamente puede ayudar a aliviar la incomodidad.

2. Cambiar hábitos

Busque actividades que parezcan agravar su bursitis y aprenda formas de reducir este malestar. Invertir en relleno para las rodillas y los codos, descansar en una posición más cómoda o simplemente renunciar a una actividad puede ser útil.

3. Aplicar hielo y calor.

Después de que haya bajado la hinchazón inicial, use un paquete de calentamiento para aumentar la circulación y eliminar el exceso de líquido. Una bolsa de hielo aplicada en intervalos de 20 minutos 3 a 4 veces al día mientras se eleva la articulación puede ayudar a eliminar la hinchazón.

4. Tomar medicamentos

El ibuprofeno es particularmente útil para eliminar la inflamación de las bolsas y aliviar el dolor. Consulte con su médico antes de tomar este medicamento, ya que puede interactuar con otras recetas. Si la inflamación en la bolsa ha sido causada por una infección, los antibióticos serán necesarios para eliminar la hinchazón.

5. Comience a moverse

A medida que el dolor disminuye, concéntrese en mover la articulación a través de un rango completo de movimiento. Su médico puede proporcionarle una lista de movimientos recomendados dependiendo de las articulaciones afectadas. Evite el alcance excesivo y opte por usar una escalera para ayudarlo a alcanzar objetos altos. Arrastrar las manos por la pared como una araña es un excelente ejercicio para ayudar a los hombros afectados por la bursitis.

Medidas de prevención para la bursitis

No todos los tipos de bursitis pueden prevenirse, pero hay algunas cosas que puede hacer para reducir la posibilidad de una condición peor.

1. Mejorar el estilo de vida

Baje de peso porque si tiene sobrepeso, esto puede ejercer más presión sobre sus articulaciones. Dobla las rodillas mientras levantas en lugar de doblarte. Esto reducirá la cantidad de presión ejercida sobre las bolsas de sus caderas. En lugar de intentar transportar cargas muy pesadas y ejercer presión sobre las bolsas de los hombros, use un carrito con ruedas o una plataforma rodante para mover estos artículos. Al arrodillarse, coloque algún tipo de relleno debajo de las rodillas para eliminar la presión de estas articulaciones.

2. Hacer el trabajo de preparación

Antes de realizar cualquier actividad extenuante, haga un esfuerzo de estiramiento para evitar lesiones. Si va a realizar varias tareas repetitivas, descanse o alterne otras actividades para evitar forzar las articulaciones.

3. Haz algo de ejercicio

Evite sentarse en una posición durante demasiado tiempo, especialmente si está sentado sobre una superficie dura que ejerza una gran presión sobre los glúteos o las bolsas en las caderas. Hacer ejercicio regularmente puede aumentar los músculos para proteger las articulaciones afectadas por la bursitis.

Tratamientos médicos para la bursitis

La mayoría de los tratamientos para la bursitis se enfocan en medidas preventivas, pero si estas opciones no son efectivas, puede ser necesaria la intervención médica.

1. inyecciones

Los corticosteroides se pueden inyectar en la bolsa para aliviar cualquier inflamación que esté causando molestias. Esto es a menudo conocido por proporcionar un alivio rápido del dolor, y en la mayoría de los casos no es necesaria más de una inyección.

2. terapia

Se puede utilizar fisioterapia o ejercicios específicos para fortalecer los músculos circundantes. Esto puede ayudar a reducir la incomodidad actual y evitar que esta hinchazón vuelva a ocurrir. Su médico le proporcionará una lista de ejercicios recomendados para esta tarea.

3. Cirugía

En casos raros, es posible que deba eliminarse la bursa inflamada para reducir los síntomas de esta afección. También se pueden drenar quirúrgicamente para eliminar la hinchazón.

Cuándo ver a un doctor

Debe hacer un punto de ver a un médico acerca de sus síntomas si nota:

  • Dolor que ha continuado durante más de dos semanas sin mejoría.
  • Dolor que desactiva la articulación.
  • Un dolor agudo o un dolor punzante que afecta la articulación mientras se esfuerza o intenta hacer ejercicio
  • Una erupción excesiva, hinchazón o enrojecimiento alrededor de la articulación afectada
  • Fiebre

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario