Algunas personas pueden encontrar eructos o eructos vergonzosos, por lo general no requiere intervención médica, siempre que sea un suceso ocasional y no un problema crónico. Aprender las causas subyacentes detrás de la erucción puede resultar beneficioso para reconocer remedios caseros exitosos para aliviar el problema.

Causas de eructos

Contrariamente a la percepción popular, el eructo no siempre es causado por el consumo de una enorme cantidad de alimentos. Hay una variedad de factores que pueden desencadenar eructos:

Causas

Descripciones

Gas en el estomago

Ciertos alimentos, como las frutas y verduras crudas, las bebidas gaseosas y el salvado pueden llevar a la creación de demasiado gas en el estómago; El eructo es uno de los mecanismos del cuerpo para liberar este gas.

Tragar demasiado aire

El aire puede entrar fácilmente en el sistema digestivo cuando los alimentos o líquidos se tragan rápidamente. Existe la posibilidad de tragar aire mientras se fuma, mastica chicle o habla durante la ingesta de alimentos. La salivación extrema y las dentaduras postizas defectuosas pueden conducir a una ingestión regular y frecuente de cantidades excesivas de aire, lo que desencadena un problema crónico de aerofagia.

Incapacidad para descomponer los azúcares

Las personas que sufren de intolerancia a la lactosa, una condición en la que el cuerpo es incapaz de descomponer los componentes de azúcar presentes en la leche y sus derivados, tienden a sentirse gaseosos e hinchados. Esta condición es ampliamente conocida para desencadenar eructos.

Úlceras

Los que sufren de úlceras son más propensos a eructar, ya que se sabe que las úlceras producen cantidades excesivas de gas en el cuerpo.

Remedios caseros para el eructo

Hay varios alimentos y hierbas conocidas para ayudar en la curación de eructos. Muchos de estos son fácilmente accesibles desde una tienda de comestibles estándar o desde su despensa:

Jengibre

El té de jengibre puede frenar el eructo con eficacia. Ralle el jengibre fresco para extraer casi una cucharada de pulpa y agréguelo a una taza de agua hirviendo. Dejar reposar unos cinco minutos antes de beber. Alternativamente, mezcle la cantidad de jengibre con una cucharadita de jugo de limón para formar una pasta y consúmala después de cada comida. El jugo de limón ayuda a reducir el sabor fuerte del jengibre fresco, al tiempo que conserva sus propiedades curativas.

Papaya

Se sabe que la papaya tiene un efecto calmante en el tracto digestivo. La fruta está cargada con la enzima papaína que puede reducir efectivamente el eructo, independientemente de su causa.

Jugo de limon

Agregue una cucharadita de zumo de limón y media cucharadita de bicarbonato de soda en una taza de agua y bébalo antes de que desaparezca la efervescencia formada por el bicarbonato de sosa. El consumo de esta mezcla inmediatamente después de las comidas proporciona alivio de la formación de gases y la consiguiente erucción. Tanto el jugo de limón fresco como el embotellado son igualmente efectivos para esta fórmula.

Menta

Calentar una taza de agua y verterla sobre hojas de menta secas. Revuelva bien y deje que la mezcla se enfríe antes de beberla. El efecto de enfriamiento de la menta reducirá la aparición de eructos.

Yogur

A diferencia de otros productos lácteos, el yogur tiene algunas propiedades calmantes. Esto se debe en gran parte a la presencia de enzimas que se sabe que ayudan a la digestión. Complementar la ingesta diaria de alimentos con yogur rico en cultivos vivos naturalmente reducirá las tendencias de eructos.

Alcaravea

Las semillas de alcaravea son útiles para aliviar el tracto digestivo de cualquier molestia. El consumo de una cucharadita de semillas de alcaravea puede detener instantáneamente la erucción. Puedes lavarlos con un vaso de agua tibia o mezclarlos con una ensalada.

Comino

Las semillas de comino proporcionan un remedio seguro para el eructo recurrente. Para mejorar su efectividad, mezcle media cucharadita de comino, apio e hinojo y seque la mezcla. Tome una pequeña cantidad, preferiblemente una cucharadita, y mastíquela antes de tragarla con un poco de agua.

Medidas preventivas para el eructo

Los cambios simples en el estilo de vida a menudo son un buen lugar para comenzar cuando se busca prevenir un problema de eructos.

Cambiar los hábitos diarios

Reducir hábitos como fumar o masticar chicle que se sabe que aumentan la ingesta involuntaria de aire puede controlar la aerofagia y detener la consiguiente tendencia a eructos.

Aliviar el estrés

Se sabe que el estrés agrava las úlceras, que conducen a la formación de gas en el cuerpo. La meditación y el yoga pueden mantener la mente en calma incluso en situaciones estresantes, lo que reduce la frecuencia de eructos.

Tener comidas más pequeñas

Las comidas abundantes inducen letargo y tienden a inflar el cuerpo. Evite comer en exceso al desglosar la ingesta de alimentos en seis comidas pequeñas, en lugar de tres estándares, que aumentan las posibilidades de consumir grandes cantidades de alimentos.

Evitar ciertos alimentos

Trate de identificar los alimentos que lo hacen sentirse hinchado y gaseoso al mantener un alimento lácteo. Los productos alimenticios que tienen tendencia a desencadenar eructos incluyen bebidas aireadas, frijoles, repollo y salvado. Evitar el consumo de estos alimentos ayudará a mantener baja la frecuencia de eructos.

Hacer ejercicio regularmente

Los entrenamientos regulares son útiles para agilizar el proceso de digestión y aumentar la tasa metabólica del cuerpo. Seguir un buen régimen de ejercicio puede controlar los eructos.

Otras prevenciones

Las enzimas alimenticias y las hierbas que tienen un efecto calmante en el tracto gastrointestinal también pueden prevenir los eructos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario