Hogar Salud Vejiga impaciente Significado, síntomas, causas, tratamiento

Vejiga impaciente Significado, síntomas, causas, tratamiento

por Dr. Kylie López, MD, MSCR
Publicada: Ultima actualización en

A veces en la vida, todos llegamos a un punto en el que sentimos que nuestra vejiga está a punto de estallar a menos que orinemos lo antes posible. Esto suele surgir cuando nos hemos abstenido de orinar durante un largo período de tiempo, especialmente si hemos consumido grandes cantidades de líquido. Este sentimiento no es inusual y la mayoría de nosotros no nos ensuciaremos. Después de orinar, la sensación desaparece. Sin embargo, hay ocasiones en las que una persona experimenta esta sensación de forma continua y no puede retener la orina a pesar de sus mejores esfuerzos.

 

¿Qué es una vejiga impaciente?

Una vejiga impaciente es solo un término común que se usa para describir la urgencia vesical repentina o persistente y la incontinencia urinaria. No es un término médico. El impulso es la sensación que nos alerta de que la vejiga está llena de orina y normalmente se alivia después de orinar. La incontinencia significa la incapacidad de retener la orina hasta que la situación sea apropiada para orinar.

Estas afecciones se pueden observar con una serie de enfermedades diferentes, la mayoría de las cuales involucran la vejiga. Sin embargo, ciertas enfermedades renales, trastornos hormonales e incluso medicamentos pueden contribuir a la impaciencia de la vejiga. A veces, no existe una causa específica que pueda identificarse. Por lo tanto, es importante consultar con un médico para identificar la causa subyacente y someterse a los tratamientos adecuados.

¿Cómo funciona la vejiga?

Es importante comprender primero cómo funciona la vejiga en circunstancias normales para comprender mejor qué puede causar las afecciones denominadas vejiga impaciente. La orina se produce en los riñones y luego se transporta por los uréteres hasta la vejiga. Aquí se almacena hasta la micción, que es el proceso por el cual la orina pasa a través del uréter hacia el medio ambiente.

La vejiga es un órgano muscular hueco. Sus paredes están formadas por músculos que se estiran a medida que se llena de orina. Este estiramiento proporciona señales al sistema nervioso central del volumen de orina en el riñón. Cuando la vejiga urinaria se estira lo suficiente, sentimos una fuerte necesidad de orinar que se acumula con el tiempo. Nos obliga a encontrar un lugar adecuado, generalmente un baño, donde podamos orinar.

En las circunstancias apropiadas, los músculos de la pared de la vejiga se contraen, expulsando así la orina de la vejiga. El esfínter uretral se abre permitiendo que esta orina fluya fuera de la vejiga. A medida que la vejiga se vacía durante la micción, las paredes de la vejiga estiradas vuelven a un estado normal y la necesidad de orinar disminuye hasta que la vejiga se llena de nuevo.

Causas de la vejiga impaciente

Las principales razones de las afecciones y síntomas a los que se hace referencia en términos generales como vejiga impaciente es algún daño o trastorno en los nervios y músculos que controlan la actividad de la vejiga.

  • El daño a los nervios se puede observar con una serie de afecciones, como la enfermedad de Parkinson, el accidente cerebrovascular o la esclerosis múltiple.
  • Debilitamiento de los músculos de la vejiga que ocurre con mayor frecuencia en mujeres mayores.
  • Hiperactividad de los músculos de la vejiga.
  • Próstata agrandada que bloquea la salida de orina. El estreñimiento también puede causar una obstrucción.
  • Uso de diuréticos (“píldoras de agua”) y otros medicamentos que aumentan la producción de orina.
  • Consumo de cafeína y alcohol en grandes cantidades.
  • Una masa en la vejiga, como un cálculo o un tumor en la vejiga.
  • Aumento de la producción de orina con diabetes mellitus, diabetes insípida y alto consumo de líquidos.
  • Infecciones del tracto urinario, como cistitis.

A menudo, hay cambios de la vejiga relacionados con la edad que pueden causar estos síntomas incluso si ninguna enfermedad específica afecta la vejiga. Por lo tanto, esta condición se observa con mayor frecuencia en personas mayores. Hay casos en los que la causa exacta de una vejiga impaciente no está clara.

Lea más sobre vejiga débil .

Signos y síntomas

Como se mencionó anteriormente, una vejiga impaciente no es un término médico. Es una forma común de describir dos síntomas principales: urgencia de orinar (también conocida como tenesmo vesical o urinario) e incontinencia urinaria. Es importante comprender lo que significan estos términos para poder definir el término bastante vago “vejiga impaciente”.

Ganas de orinar

Es normal sentir la necesidad de orinar cuando la vejiga está llena. Sin embargo, esto solo debería ser intenso una vez que la vejiga esté llena hasta un grado significativo de su capacidad. Surge gradualmente y debe aliviarse al orinar. Sin embargo, en una vejiga impaciente, el impulso aparece repentinamente y es intenso a pesar de que solo se eliminan pequeñas cantidades de orina. Además, es posible que la sensación no disminuya después de orinar.

Incapacidad para retener la orina.

La incontinencia urinaria es una condición por la cual una persona no puede retener la orina. Esto puede causar un vaciado total o parcial de la vejiga. Como resultado, es posible que una persona no pueda llegar al baño a tiempo para orinar. Por tanto, la ropa interior puede estar sucia. Hay varias consecuencias de ensuciar la ropa de esta manera. Puede irritar la piel, provocar picazón e incluso infecciones cutáneas, causar vergüenza y contribuir a un mal olor corporal.

Otros signos y síntomas

Dependiendo de la causa también puede haber otros signos y síntomas como:

  • Micción frecuente, que a menudo supera las 8 veces en un período de 24 horas.
  • Despertar por la noche para orinar (nicturia) que resulta en trastornos del sueño.
  • Esfuerzo para orinar con vaciado incompleto de la vejiga.

Lea más sobre los signos de enfermedad de la vejiga .

Tratamiento de la vejiga impaciente

En primer lugar, debe definirse claramente la naturaleza de la afección denominada vejiga impaciente. Puede tener diferentes significados para diferentes personas. En segundo lugar, se debe diagnosticar la causa subyacente, lo que puede requerir una serie de pruebas y exploraciones. Una vez que se identifica la afección subyacente que causa los síntomas de la vejiga impaciente, se puede comenzar el tratamiento. Las opciones de tratamiento pueden variar según la causa, la gravedad de la afección y el historial médico de la persona.

Esto incluye medicamentos como:

  • Anticolinérgicos como tolterodina y oxibutinina.
  • Bloqueadores alfa para hombres como tamsulosina y alfuzosina.
  • Estrógeno tópico para mujeres.

Ciertos dispositivos médicos y procedimientos quirúrgicos también pueden estar indicados para el tratamiento y manejo. Además, una serie de medidas dietéticas y de estilo de vida pueden ser aconsejables, como reducir la ingesta de líquidos, el entrenamiento de la vejiga, la micción doble y programar viajes al baño para orinar a intervalos regulares.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario