Hogar Salud Brain Fog (Mental Haze) Significado, síntomas, causas

Brain Fog (Mental Haze) Significado, síntomas, causas

por Dr. Kylie López, MD, MSCR
Publicada: Ultima actualización en

Todos experimentamos días en los que no somos capaces de pensar con mucha claridad. Nuestra capacidad para realizar tareas mentales está deteriorada, nuestra memoria es pobre e incluso nuestra capacidad de toma de decisiones no es la que suele ser. Para la mayoría de nosotros, este es un impedimento a corto plazo al que comúnmente nos referimos como niebla mental o niebla mental. Sin embargo, cuando este estado mental deteriorado ocurre a diario, debe investigarse más a fondo, ya que puede ser un síntoma de alguna enfermedad subyacente.

¿Qué es la niebla mental?

No existe una definición clínica clara del término “niebla mental” o “niebla mental”. Es un término común que las personas usan para describir un estado mental deteriorado y, con fines médicos, a menudo se etiqueta como deterioro mental, confusión, mala memoria o incapacidad para concentrarse. La actividad del cerebro depende de una serie de factores que le permiten completar todas sus funciones.

Esta actividad se debe en gran parte a la propagación de impulsos eléctricos en las células nerviosas que constituyen la materia cerebral. Por lo tanto, es posible que la niebla mental se deba a algún deterioro en la actividad cerebral, junto con el efecto de un desequilibrio en los neurotransmisores (hormonas cerebrales), producción de energía alterada dentro del cerebro y / o bajo suministro de oxígeno y glucosa a las células cerebrales.

Significado y síntomas

Tratar de poner en palabras el significado de la niebla mental es difícil. Probablemente la mejor manera de describir la niebla mental es como los síntomas mentales que experimentas después de perderte una noche de sueño o despertarte con resaca. La niebla mental no es solo fatiga por malos patrones de sueño o una resaca como tal, aunque comúnmente surge en estas situaciones. Falta claridad mental.

Muchos sienten que es como una bruma o niebla que ha nublado la capacidad mental. Aún puede pensar, concentrarse, recordar y tomar decisiones, pero no es tan claro como uno está acostumbrado. Como ocurre con la mayoría de los síntomas, la confusión mental es en gran medida subjetiva y no se puede medir con claridad para aislar una anomalía o desequilibrio específico. Los síntomas de la niebla mental pueden incluir:

  • Olvido (citas / compromisos, nombres, etc.)
  • Mala memoria al recordar eventos pasados
  • Dificultad para concentrarse y disminución de la capacidad de atención.
  • Lentitud con la toma de decisiones y el aprendizaje de cosas nuevas.
  • Confusión (a veces)
  • Mezclar palabras u olvidar palabras
  • Se fatiga mentalmente con facilidad incluso con una actividad mental moderada

Sin embargo, estos síntomas de niebla mental no son los mismos que los de problemas de aprendizaje, retraso mental u otras enfermedades de salud mental.

Causas de niebla cerebral

Es importante tener en cuenta que los síntomas de la confusión mental también se pueden observar en ciertas afecciones neurológicas y psiquiátricas. Además, los síntomas de niebla mental son comunes con el uso de ciertos medicamentos y esto se conoce como una causa iatrogénica. Sin embargo, para la mayoría de nosotros, la niebla mental es un síntoma transitorio o una colección de síntomas. Aparece de vez en cuando, dura poco tiempo y, por lo general, podemos identificar claramente la causa. Estas son algunas de las causas más comunes.

Sueño insuficiente

El sueño es importante para el bienestar físico, mental y emocional. La forma exacta en que el sueño beneficia al cuerpo no está clara, pero se sabe que hay una serie de desequilibrios que surgen con un sueño inadecuado o de mala calidad. El período de tiempo durante el cual dormimos es esencialmente una sesión de recarga. Por lo tanto, un sueño inadecuado tendrá, comprensiblemente, un efecto sobre el funcionamiento mental que puede describirse como niebla mental. También puede describirse como una sensación de confusión matutina .

Exceso de alcohol

El consumo excesivo de alcohol puede afectar el funcionamiento del cerebro durante horas o días después. En el alcoholismo crónico, puede causar cambios permanentes y daño a la estructura del cerebro y su actividad. Inicialmente, la niebla mental es parte de la intoxicación. Se comprende bien la falta de claridad mental cuando se bebe. La mayoría de nosotros consideramos la niebla mental que sigue a un exceso de alcohol como parte de una resaca. Sin embargo, generalmente desaparece con el tiempo y el descanso y la claridad mental se restablece siempre que no se ingiera más alcohol.

Uso de drogas ilícitas

Las sustancias ilícitas actúan sobre el cerebro de diferentes formas. Algunos de estos inhiben la actividad del sistema nervioso, mientras que otros lo estimulan excesivamente durante breves períodos de tiempo. Las alteraciones del sistema nervioso varían, pero las drogas como la cocaína, la MDMA y la heroína provocan estallidos de secreciones de neurotransmisores temporalmente. Esto afecta el funcionamiento normal del cerebro a pesar de la euforia que hace que una persona piense que su función cerebral ha mejorado. Los efectos secundarios son igualmente debilitantes y la confusión mental es uno de los muchos síntomas que pueden persistir durante días, semanas o incluso meses a partir de entonces.

Uso de medicamentos recetados

Varios medicamentos recetados también pueden afectar la actividad cerebral. A menudo, estos efectos no son tan graves e incontrolables como con las drogas ilícitas. Los sedantes, tranquilizantes o ansiolíticos, antidepresivos, antipsicóticos y analgésicos narcóticos son probablemente los más conocidos por su efecto sobre la actividad cerebral. Sin embargo, pueden surgir efectos secundarios similares con otros medicamentos, algunos de los cuales ni siquiera están destinados a tratar afecciones del sistema nervioso.

Esfuerzo mental

Cualquier actividad mental intensa o prolongada que esté muy por encima de lo normal junto con la fatiga física puede provocar los síntomas descritos como niebla mental. Suele tratarse de remedios fáciles con una buena noche de sueño y algunas técnicas de relajación que no impliquen una gran actividad mental. Este efecto del esfuerzo mental no es infrecuente, pero suele ser temporal. Incluso los episodios repetidos de tal esfuerzo mental generalmente no conducen a una confusión mental permanente.

Estrés emocional

El estrés emocional puede tener una variedad de efectos sobre la actividad mental. Puede ser un estrés prolongado como problemas matrimoniales continuos o un choque emocional repentino como la muerte de un ser querido y el dolor que lo acompaña . La niebla mental resultante en estos casos está directamente relacionada con los hechos o la situación. Sin embargo, a veces los eventos pasados ​​que fueron emocionalmente agotadores pueden tener un impacto muchos años o incluso décadas después. Por lo tanto, la niebla mental puede estar relacionada con este trauma pasado, como se ve con el abuso infantil.

Nivel bajo de glucosa o oxígeno en sangre

Un suministro adecuado de glucosa y oxígeno es necesario para que el cerebro funcione de manera óptima. Incluso una caída momentánea de oxígeno y glucosa en sangre puede afectar al cerebro. Por lo tanto, cualquier condición que reduzca los niveles de glucosa u oxígeno en el cerebro afectará la actividad cerebral normal y dará lugar a confusión mental. Puede verse en enfermedades endocrinas, cardiovasculares y respiratorias. La mala calidad del aire, las dietas extremas, el ayuno prolongado, etc., pueden contribuir a este deterioro mental. También puede ocurrir con deficiencias nutricionales.

Enfermedades y otras causas

Los síntomas de niebla mental también se pueden observar en estas afecciones, pero depende de la etapa y la gravedad de la enfermedad.

  • Anemia (grave)
  • Enfermedades cerebrales como la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (CJD), la enfermedad de Parkinson
  • Atrofia cerebral (cualquier causa)
  • Alcoholismo crónico (síndrome de Korsakoff o encefalopatía de Wernicke)
  • Síndrome de conmoción cerebral y posconmoción
  • Depresión
  • Diabetes mellitus (generalmente no controlada)
  • Encefalitis
  • Toxicidad por metales pesados
  • Insuficiencia cardiaca
  • Hipotiroidismo
  • Enfermedad del higado
  • Meningitis
  • Trastorno de estrés postraumático (PTSD)
  • Apnea del sueño
  • Accidente cerebrovascular y ataques isquémicos transitorios (AIT)

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario