Hogar Salud Riñón flotante (nefroptosis)

Riñón flotante (nefroptosis)

por Dr. Kylie López, MD, MSCR
Publicada: Ultima actualización en

¿Qué es un riñón flotante?

Un riñón flotante, médicamente conocido como nefroptosis, es una afección en la que el riñón se mueve de su posición normal cuando una persona está acostada o de pie. Este movimiento es anormal. Aunque la mayoría de los órganos del abdomen pueden descender levemente cuando una persona está de pie, los riñones generalmente no se mueven mucho, casi no se mueven en absoluto. Incluso cuando los riñones se mueven con un cambio en la posición del cuerpo, rara vez causa algún síntoma y el movimiento suele ser muy leve.

Se dice que un riñón flotante es raro, pero en realidad puede que no lo sea. Se estima que alrededor del 20% de las mujeres pueden tener un riñón flotante, pero solo una minoría de pacientes presenta síntomas. Aunque la afección se detecta de forma rutinaria durante ciertas investigaciones de diagnóstico, a menudo no es motivo de preocupación si una persona está asintomática. El riñón flotante (nefroptosis) puede ocurrir tanto en hombres como en mujeres, pero es muy común en las mujeres. Tiende a afectar el riñón derecho con más frecuencia que el izquierdo.

Riñón flotante Otros nombres

El riñón flotante también se conoce como:

  • Nefroptosis
  • Riñón prolapsado
  • Ptosis renal
  • Riñón errante

Significado del riñón flotante

El término médico para un riñón flotante es nefroptosis. Esto describe con mayor precisión qué es un riñón flotante porque ptosis significa caída, mientras que nephro significa riñón. Es importante comprender primero la posición anatómica normal de los riñones. La ubicación del riñón derecho e izquierdo varía ligeramente, además de estar en lados opuestos del cuerpo.

Posición normal del riñón

El riñón derecho se encuentra un poco más abajo que el riñón izquierdo. Ambos riñones están ubicados en la parte posterior de la cavidad abdominal y ligeramente hacia el lado externo contra la pared abdominal. En el camino, el riñón derecho se encuentra detrás del hígado, mientras que el riñón izquierdo se encuentra detrás del bazo. Los riñones miden entre 9 y 13 centímetros de largo y tienen forma de frijol. Algo en el medio del borde interno del riñón está el hilio renal donde los vasos sanguíneos, los nervios y el uréter entran y salen del riñón. Está ubicado alrededor del nivel de la vértebra L2 (riñón derecho). El riñón izquierdo está aproximadamente 1 centímetro más alto. Puede haber alguna variación en esta posición unos centímetros de persona a persona.

Fijación del riñón

Ambos riñones están unidos a la pared abdominal posterolateral (posterior y externa) por tejido adiposo y conectivo conocido como fascia. El tejido renal está cubierto por una cápsula. Alrededor de esta cápsula se encuentra la grasa perirrenal. Esta a su vez está rodeada por la fascia renal con otra capa de grasa sobre ella conocida como grasa pararenal. El revestimiento abdominal, el peritoneo, cubre la parte frontal de la grasa pararenal del riñón y la fascia transversalis cubre la parte posterior. De esta forma, el riñón queda bastante fijo en su posición y bien protegido por la grasa y en parte por las dos últimas costillas.

Movimiento del riñón

Aunque el riñón puede moverse muy levemente como cuando se inhala y exhala, hay un punto en el que este movimiento se define como excesivo. En un riñón flotante (nefroptosis), el riñón puede moverse más de 5 centímetros (aproximadamente 2 cuerpos vertebrales) al cambiar de posición de estar acostado a estar de pie. Es posible que esto no se vea como una distancia significativa. Sin embargo, es importante recordar que, aunque el riñón puede moverse, los nervios y los vasos sanguíneos que lo irrigan, así como el uréter que emerge de él, pueden no moverse en consecuencia. Esto puede causar :

  1. Torcedura del uréter dificultando así la salida de orina del riñón.
  2. Estiramiento y estimulación de los nervios que irrigan el riñón y el tejido circundante.
  3. Elongación y estrechamiento de los vasos sanguíneos del riñón, lo que restringe parcialmente el flujo sanguíneo.

Es la ocurrencia de estos eventos lo que da lugar a los síntomas de un riñón flotante. Sin embargo, con alteraciones menores, es posible que no haya una alteración suficiente para causar algún síntoma.

Causas del riñón flotante

Falta de grasa corporal

Se desconoce la causa exacta de un riñón flotante y, a pesar de varias investigaciones, no se puede detectar ninguna anomalía que explique por qué ocurre esta afección. Se ve con mayor frecuencia en mujeres muy delgadas y se cree que la falta de grasa corporal compromete el soporte del riñón, lo que le permite caer hacia abajo. Se cree que este es el factor contribuyente más importante para el desarrollo de un riñón flotante. La pérdida de peso excesiva y la pérdida de peso repentina pueden aumentar las posibilidades.

Tejido estirado o alargado

El tejido que sostiene los vasos sanguíneos mientras se adhiere al hilio renal también puede ser más largo de lo normal. Se cree que esto contribuye a que el riñón pueda moverse hacia adelante o hacia atrás, y hacia arriba y hacia abajo, en mayor medida de lo normal. Sin embargo, la mayor parte del soporte que fija el riñón en su posición proviene de la grasa y la fascia, por lo que esta tolerancia es un factor contribuyente mínimo.

Actividad física

No hay evidencia que sugiera que la actividad física intensa, como los saltos, provoque la translocación del riñón. Esto es un mito. Sin embargo, habrá un mayor movimiento del riñón durante el salto y otras actividades en las que ya existe un riñón flotante.

Síntomas de riñón flotante

Se estima que un riñón flotante es asintomático en aproximadamente el 80% de los pacientes con la afección. Esto significa que no hay síntomas en la mayoría de los casos de riñón flotante. En un momento, incluso se reconsideró un riñón flotante en cuanto a si debía clasificarse como un diagnóstico médico debido a la inconsistencia de los síntomas. De hecho, con demasiada frecuencia, los síntomas de un riñón flotante cuando están presentes se diagnostican temporalmente como otros trastornos renales, enfermedades de la vesícula biliar, del intestino y de los ovarios.

Dolor

Uno de los principales síntomas de un riñón flotante es el dolor. Por lo general, se describe como dolor en el costado o dolor en la parte inferior del abdomen. Por lo general, este dolor comienza o empeora al estar de pie y alivia o desaparece por completo cuando está acostado. La actividad física intensa también puede empeorar el dolor.

Micción anormal

También se pueden observar cambios en la orina y los patrones de micción con síntomas de riñón flotante. Esto incluye :

  • Baja producción de orina, pero no del todo ausente, ya que el otro riñón sigue funcionando.
  • Hematuria: sangre en la orina
  • Proteinuria: proteína en la orina

Síntomas parecidos a la gripe

En casos graves, puede haber síntomas similares a los de la gripe estomacal, aunque un riñón flotante no es una infección. Estos síntomas se deben en gran medida a que la función renal está comprometida.

  • Náusea
  • Vómitos
  • Escalofríos
  • Taquicardia: frecuencia cardíaca rápida

Esta es una manifestación grave de un riñón flotante y, junto con el dolor renal y las anomalías urinarias, se conoce como crisis de Dietl. Se necesita atención médica de inmediato.

Diagnóstico de riñón flotante

La presencia de los síntomas mencionados anteriormente, junto con una masa en movimiento que pueden sentir tanto el paciente como el médico, pueden hacer sospechar de un riñón flotante. Un historial médico de pérdida de peso excesiva o un paciente muy delgado con estos síntomas también deberían plantear la pregunta sobre un riñón flotante.

Los análisis de sangre y orina pueden revelar anomalías en el funcionamiento de los riñones. Sin embargo, no indica claramente el tipo de anomalía renal. En la mayoría de los casos, un riñón flotante se diagnostica de forma rutinaria durante los estudios de imágenes. Cuando se sospecha, se puede diagnosticar con los siguientes estudios de imágenes:

  • Urografía intravenosa donde se inyecta un tinte de radiocontraste en una vena y luego se toma una radiografía. Este es el método de diagnóstico más eficaz.
  • Ultrasonido sentado erguido y acostado.
  • Tomografía computarizada (TC) que no es muy eficaz ya que en la mayoría de los casos el riñón volverá a la posición normal cuando esté acostado.

Tratamiento de riñón flotante

 Si bien la medicación puede proporcionar un alivio temporal de los síntomas, un riñón flotante debe tratarse quirúrgicamente. Sin embargo, la cirugía solo se considera cuando un paciente tiene todos los síntomas descritos anteriormente y el diagnóstico de un riñón flotante se confirma con una urografía intravenosa. Sin embargo, es importante tener en cuenta que no todos los casos de riñón flotante requerirían cirugía.

Nefropexia

Este es uno de los procedimientos quirúrgicos preferidos para colocar un riñón flotante. Se ha realizado desde 1881 pero ya no se favorece la nefropexia abierta. En cambio, la nefropexia laparoscópica ofrece menos complicaciones y un tiempo de recuperación más rápido. Se hacen cuatro orificios (puertos), uno de los cuales es para el laparoscopio, y se fija el riñón con suturas. El paciente es dado de alta dentro de los 2 a 3 días posteriores al procedimiento siempre que no haya complicaciones postoperatorias.

Círculo (U) Nefrostomía

En este procedimiento, se pasa un tubo de nefrostomía sobre la 12ª costilla y se inserta a través del riñón. Básicamente, el tubo forma un cabestrillo para que el riñón afectado quede suspendido de las 12 costillas. Aunque no se realiza ampliamente, los resultados de este procedimiento han demostrado ser muy prometedores. Es fácil de realizar, un procedimiento rápido y tiene muy pocas complicaciones. La mayoría de los pacientes son dados de alta 3 días después de la realización del procedimiento y casi el 80% de los pacientes encuentran alivio del dolor con este procedimiento.

Video de cirugía de riñón flotante

El siguiente video es de una nefropexia laparoscópica. Los espectadores sensibles deben saber que el metraje puede ser perturbador.

Los videos se han eliminado debido a la sensibilidad del contenido.

Referencias :

  1. http://www.europeanurology.com/article/S0302-2838%2803%2900644-4/fulltext
  2. http://emedicine.medscape.com/article/1458935-overview

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario