Hogar Salud Neumonía por aspiración: significado, causas, síntomas, tratamiento

Neumonía por aspiración: significado, causas, síntomas, tratamiento

por Dr. Kylie López, MD, MSCR
Publicada: Ultima actualización en

Definición

La neumonía por aspiración es una afección en la que un material extraño ingresa a las vías respiratorias inferiores y causa inflamación del pulmón. Puede resultar en daño químico del tejido pulmonar o una infección pulmonar. El término neumonía por aspiración generalmente se reserva para una infección pulmonar, principalmente bacteriana, en la que las bacterias transportadas al pulmón son a través del material aspirado.

La neumonitis por aspiración, o neumonitis química, es el término para la lesión química y la inflamación del tejido pulmonar sin infección. Sin embargo, una infección puede aparecer días después. El término neumonía por aspiración se usa ampliamente tanto para la lesión química como para la infección del tejido pulmonar. La afección puede provocar complicaciones como un absceso pulmonar, dificultad respiratoria aguda, fibrosis pulmonar e incluso la muerte.

 

Incidencia

La neumonía no es una afección pulmonar infrecuente. A menudo se asocia con infecciones virales y bacterianas. Sin embargo, estudios recientes han revelado que un número significativo de casos de neumonía bacteriana es consecuencia de la aspiración. La prevalencia es sustancialmente mayor en pacientes hospitalizados (nosocomiales), especialmente aquellos en un ventilador, que están en coma o tienen condiciones neurológicas.

Fisiopatología

Las vías respiratorias están revestidas con epitelio respiratorio especializado para su función. Asegura que el aire que ingresa a los pulmones se filtre del polvo y los microbios. Estas partículas quedan atrapadas dentro del moco secretado por el epitelio respiratorio y pequeñas proyecciones similares a pelos conocidas como cilios empujan el moco fuera de las vías respiratorias. Cuando hay una alta concentración de irritantes en las vías respiratorias, los receptores de irritantes pulmonares en el revestimiento de las vías respiratorias provocan el reflejo de la tos que rápidamente expulsa cualquier material extraño. De esta manera, la vía respiratoria se limpia rápidamente.

El contenido de la boca, la garganta y la nariz suele pasar al esófago (esófago) y luego al estómago si no se expulsa al medio ambiente. Esto incluye sustancias que se inhalan, ingieren o las secreciones naturales dentro de la boca y la nariz. A veces, sin embargo, estas sustancias y secreciones “se filtran” a las vías respiratorias. Del mismo modo, el contenido del estómago (enzimas digestivas + ácido + comida parcialmente digerida) también puede subir al esófago y entrar en las vías respiratorias. Eventualmente, puede “gotear” hacia las vías respiratorias inferiores y llegar a los pulmones.

Como se indicó, el reflejo de la tos está destinado a proteger las vías respiratorias y los pulmones de la entrada de estos materiales extraños. En algunas personas, este reflejo de la tos se ve afectado y el material extraño puede ingresar a las partes más lejanas del árbol bronquial para llegar al tejido pulmonar. Puede causar irritación química directa o puede llevar microbios profundamente a los pulmones donde se establece una infección. En general, esta condición se conoce como neumonía por aspiración, pero este término no identifica claramente si una infección está presente o no y el mecanismo de la lesión pulmonar. .

Tipos

En general, la neumonía por aspiración se observa en tres formas debido a tres tipos diferentes de material extraño.

  1. Neumonía bacteriana cuando las bacterias del material extraño pueden ingresar a los pulmones y establecer una infección.
  2. Neumonitis química donde sustancias tóxicas, como el ácido del estómago, ingresan a las vías respiratorias y dañan el tejido pulmonar.
  3. Neumonía lipoidea exógena donde se utilizan aceites minerales o vegetales.

Síntomas

Los síntomas respiratorios generalizados pueden estar presentes en diversos grados en la neumonía por aspiración.

  • Tos productiva
  • Dificultad para respirar
  • Fiebre (a veces)
  • Dolor en el pecho

Los pacientes con neumonía por aspiración también pueden presentar los siguientes signos:

  • Respiración rápida (taquipnea)
  • Frecuencia cardíaca rápida (taquicardia)
  • Sonidos respiratorios anormales (estertores, sibilancias, pectroriloquio susurrante y respiración bronquial)
  • Baja temperatura corporal (hipotermia) si no hay fiebre.
  • Esputo de color rosa a rojo (hemoptisis)
  • Tinte azulado de los labios, dedos de manos y pies (cianosis)

Causas

Es poco probable que surja neumonía por aspiración en una persona sana que está consciente y tiene reflejos de tos y náuseas que funcionan correctamente. En la mayoría de los casos, la neumonía por aspiración se considera una complicación de algunas afecciones subyacentes en las que se compromete el aclaramiento normal de las vías respiratorias.

En la neumonitis química, la entrada de ácido gástrico a las vías respiratorias y finalmente al tejido pulmonar provoca quemaduras químicas graves. Si un gran volumen de ácido gástrico llega a los pulmones, puede causar un daño extenso e incluso provocar dificultad respiratoria aguda en un período corto de tiempo, a veces en horas. La neumonía bacteriana asociada con la aspiración se desarrolla en unos pocos días y es más probable que surja si la cantidad de bacterias (dosis de inoculación) es grande, el sistema inmunológico del paciente está inhibido y hay daño pulmonar subyacente. La entrada de aceites y sustancias grasas en el pulmón provoca inflamación seguida de cicatrización fibrótica del tejido pulmonar.

Factores de riesgo

Es más probable que la neumonía por aspiración ocurra con uno o más de los siguientes factores de riesgo y condiciones predisponentes.

  • Alcoholismo.
  • Demencia.
  • Pacientes ancianos con disfagia, incluso sin otras enfermedades.
  • Epilepsia.
  • Coma.
  • Enfermedades críticas y pacientes debilitados.
  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE).
  • Iatrogénico: anestesia (general), broncoscopia, endoscopia (gastrointestinal superior), intubación (nasogástrica o endotraqueal). traqueotomía.
  • Trastornos neurológicos como esclerosis múltiple, miastenia gravis y enfermedad de Parkinson.
  • Sobredosis: medicamentos recetados como sedantes o drogas ilícitas.
  • Carrera.
  • Lesión traumática en la cabeza.
  • Vómitos severos y prolongados.

Bacterias

Hay varias bacterias diferentes que pueden causar neumonía y pueden llegar al pulmón debido a la aspiración. Las bacterias más comunes involucradas en aincluyen:

  • Especies de enterobacterias
  • Haemophilus influenzae
  • Pseudomonas aeruginosa
  • Staphylococcus aureus
  • steotococos neumonia

Diagnóstico

Los síntomas anteriores, cuando se observan en un paciente con los factores de riesgo, deben justificar más investigaciones de diagnóstico para confirmar un diagnóstico de neumonía por aspiración. Una radiografía de tórax puede ser suficiente para diagnosticar neumonía por aspiración, pero también se deben realizar un cultivo de esputo y varios análisis de sangre para una evaluación adicional. Un cultivo de esputo identificará definitivamente las bacterias causantes, mientras que las pruebas de sangre pueden confirmar la presencia de una infección, detectar la propagación de las bacterias, el oxígeno en sangre y los niveles de pH. También se pueden realizar otras investigaciones de diagnóstico para diagnosticar el tipo de aspiración y evaluar la afección.

Tratamiento

En primer lugar, el paciente debe estabilizarse manteniendo la integridad de la vía aérea, la respiración y la circulación (ABC). La succión puede eliminar cualquier aspirado de la boca, la garganta o incluso la tráquea. También puede ser necesaria la administración de suplementos de oxígeno junto con líquidos y electrolitos intravenosos, según el estado del paciente. También puede ser necesaria la intubación y la ventilación mecánica.

La neumonía bacteriana debe tratarse con antibióticos. La clindamicina es el antibiótico de elección. Alternativamente, se pueden usar amoxicilina y metronidazol. Los antibióticos pueden administrarse inicialmente por vía intravenosa y luego continuar con los antibióticos orales una vez que se resuelven los síntomas de la neumonía por aspiración. Los pacientes con un absceso pulmonar pueden necesitar continuar con los antibióticos durante períodos prolongados.

La neumonitis química puede no requerir ninguna medida de tratamiento específica más allá de estabilizar al paciente, succionar la tracción respiratoria superior, intubación y ventilación. Los antibióticos se prescriben a menudo como medida preventiva, pero no se ha demostrado que sean necesarios en todos los casos de neumonitis química. Corticosteroides que se usaban a menudo para la neumonitis en el pasado, pero que no se recomiendan como medida de rutina.

Referencias :

www.merckmanuals.com/professional/pulmonary_disorders/pneumonia/aspiration_pneumonitis_and_pneumonia.html

emedicine.medscape.com/article/296198-overview

www.patient.co.uk/doctor/Aspiration-Pneumonia.htm

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario