Hogar Salud Histoplasmosis (Infección fúngica por Histoplasma capsulatum)

Histoplasmosis (Infección fúngica por Histoplasma capsulatum)

por Dr. Kylie López, MD, MSCR
Publicada: Ultima actualización en

¿Qué es la histoplasmosis?

La histoplasmosis es una infección fúngica del pulmón, que puede extenderse por todo el cuerpo a través del torrente sanguíneo, después de inhalar las esporas del hongo Histoplasma capsulatum . La mayoría de las personas que entran en contacto con las esporas no contraen la infección a menos que tengan un sistema inmunológico debilitado o si están expuestas a grandes cantidades de esporas de hongos. Las personas que viven en áreas endémicas de histoplasmosis tienen más probabilidades de infectarse. Debido a su predilección por afectar principalmente a pacientes inmunodeprimidos, se considera una enfermedad definitoria del sida. Los casos graves que no se tratan pueden ser fatales.

¿Qué sucede en la histoplasmosis?

Histoplasma capsulatum es un moho que se encuentra en el suelo en ciertas áreas. Se encuentra en grandes cantidades en el suelo o incluso en otros materiales contaminados con excrementos de murciélagos y pájaros. Si las partículas del suelo se transportan por el aire, se puede inhalar el moho. Debido a la temperatura más cálida en el cuerpo, cambia a una forma de levadura específicamente dentro de las células. Son los macrófagos, un tipo de células inmunes que consumen microbios invasores, donde tiende a ocurrir esta conversión en forma de levadura. Luego, la levadura se replica dentro de los macrófagos, ya que es capaz de resistir las enzimas fuertes dentro de estas células inmunes.

Finalmente, el sistema inmunológico desarrolla las defensas necesarias para prevenir este tipo de crecimiento. Las sustancias químicas que tienen la capacidad de actuar contra estos hongos se diseminan por todo el sistema. En pocas semanas, el cuerpo neutraliza la actividad de la levadura y comienza el proceso de curación. La mayoría de las personas que contraen la infección son asintomáticas. En la mayoría de los casos, la infección se limita a los pulmones y pueden desarrollarse grupos de células inmunitarias conocidas como granulomas en el tejido pulmonar. Sin embargo, la infección puede diseminarse por el torrente sanguíneo o el sistema linfático para diseminarse por el cuerpo.

Signos y síntomas

La histoplasmosis afecta principalmente al pulmón y causa neumonía. Sin embargo, la infección puede manifestarse de diferentes formas dependiendo de si la persona tiene un sistema inmunológico debilitado o una enfermedad pulmonar subyacente y la capacidad del sistema inmunológico para limitar la infección. Las principales formas de histoplasmosis que se pueden ver incluyen:

  • Histoplasmosis pulmonar aguda
  • Histoplasmosis pulmonar crónica
  • Histoplasmosis diseminada progresiva (aguda, subaguda o crónica)

El período de incubación es de 3 a 17 días y durante este tiempo los pacientes no presentan ningún síntoma.

Histoplasmosis pulmonar aguda

Esta es la forma de histoplasmosis cuando una persona se expone por primera vez al hongo. Casi 9 de cada 10 pacientes no presentarán ningún síntoma. Aquellos que muestran síntomas pueden experimentar síntomas leves similares a los de la gripe, como:

  • Dolor de cabeza
  • Malestar
  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Dolor muscular generalizado
  • Dolor abdominal
  • Dolor articular (síntoma menos común)

Los síntomas respiratorios más específicos incluyen:

  • Tos seca
  • Dolor en el pecho
  • Dificultad para respirar (disnea)

Los pacientes inmunocompetentes pueden recuperarse de esta forma en unas pocas semanas.

Histoplasmosis pulmonar crónica

La histoplasmosis pulmonar crónica es la forma que puede continuar principalmente en personas mayores y pacientes con enfermedad pulmonar subyacente. Hay inflamación pulmonar significativa y daño tisular en el vértice de los pulmones con formación de cavitaciones.

  • Tos productiva con hemoptisis
  • Respiración dificultosa
  • Sibilancias
  • Fiebre
  • Malestar
  • Pérdida de peso

Histoplasmosis diseminada progresiva

Esta forma se observa principalmente en pacientes inmunodeprimidos. Las personas infectadas por el VIH y especialmente los pacientes con SIDA corren mayor riesgo. Suele ser subagudo o crónico. La histoplasmosis diseminada progresiva es una consecuencia de la propagación de los hongos más allá del pulmón a través del sistema linfático o del torrente sanguíneo. Los síntomas pueden variar entre pacientes dependiendo de qué sistemas del cuerpo se vean afectados por la histoplasmosis. Además de algunos de los síntomas de la histoplasmosis pulmonar aguda o crónica, el paciente con la forma diseminada progresiva también puede presentar:

  • Agrandamiento del hígado y el bazo (hepatoesplenomegalia)
  • Ganglios linfáticos agrandados
  • Úlceras bucales e intestinales, dolor abdominal y / o diarrea.
  • Síntomas de la meningitis: rigidez del cuello, dolores de cabeza, sensibilidad a la luz, confusión y convulsiones
  • Síntomas de enfermedades cardíacas: angina (dolor cardíaco en el pecho), hinchazón de las piernas, soplos y dificultad para respirar.

Otros síntomas presentes dependen de la extensión del órgano o sistema afectado.

Causas de histoplasmosis

La histoplasmosis es causada por el hongo Histoplasma capsulatum . Los hongos tienden a prosperar en suelos húmedos y ácidos con un alto contenido orgánico para sustentarlos. Por tanto, estos hongos son endémicos en determinadas regiones donde las condiciones son óptimas para su supervivencia. Histoplasma capsulatum puede permanecer en el suelo ideal durante años en su forma micelial. El suelo generalmente ha sido contaminado con excrementos de murciélagos o pájaros. Las aves no son propensas a las infecciones, pero los excrementos de aves en el suelo proporcionan el medio óptimo para el crecimiento de hongos. Por otro lado, los murciélagos pueden infectarse con histoplasmosis y son capaces de propagar los hongos a través de sus excretas.

La infección surge cuando se inhalan las esporas del suelo contaminado. El contacto con el suelo no significa que una persona se infecte con histoplasmosis. Hay varios factores que aumentan la probabilidad de infección. Las personas que viven en áreas endémicas tienen una exposición repetida al suelo. También es necesaria una gran dosis de inoculación y, una vez más, los residentes dentro de las áreas endémicas tienen más probabilidades de estar en riesgo. Otro factor importante para la histoplasmosis es el estado inmunológico de una persona. Es más probable que la histoplasmosis ocurra en pacientes inmunodeprimidos y en aquellos con enfermedad pulmonar preexistente u otra enfermedad debilitante que pueda comprometer las defensas inmunitarias.

Diagnóstico de histoplasmosis

Es necesario realizar varias pruebas para diagnosticar la histoplasmosis. Se puede realizar una biopsia para recuperar una muestra de tejido del pulmón, el hígado, la médula ósea o la piel. Se puede confirmar el daño tisular y la presencia de hongos. Junto con las muestras de sangre, orina y esputo, el hongo se puede cultivar en un laboratorio. También existen pruebas para detectar los anticuerpos que el cuerpo produce contra los hongos o las proteínas fúngicas en la sangre u orina. Investigaciones adicionales, como una radiografía de tórax, una tomografía computarizada y una punción lumbar, ayudan a evaluar la extensión de la infección y el daño que se produce en la histoplasmosis.

Imagen de histoplasmosis capsulatum de Wikimedia Commons

Tratamiento de la histoplasmosis

En casos leves que se resuelven por sí solos, puede que no sea necesario ningún tratamiento. La mayoría de los pacientes que desarrollan histoplasmosis nunca se enteran de la infección, ya que permanecen asintomáticos o los síntomas son tan leves e inespecíficos que no se investiga más, ya que se resuelve por sí sola. Las infecciones que persisten y progresan a histoplasmosis pulmonar crónica o histoplasmosis diseminada progresiva, es necesario tratamiento. De manera similar, los pacientes que se sabe que están inmunodeprimidos, como los infectados por el VIH y los pacientes con SIDA, deben recibir tratamiento tan pronto como se diagnostique la afección.

Medicamento

La histoplasmosis se trata con fármacos antimicóticos. Está reservado para casos agudos graves, histoplasmosis crónica y diseminada. Los fármacos azólicos son los fármacos antimicóticos preferidos para la histoplasmosis. El itraconazol y el ketoconazol se usan con más frecuencia, pero también se pueden recetar fluconazol y otros medicamentos azoles si es necesario. Algunos pacientes no toleran bien los azoles o pueden tener infecciones graves que necesitan un tratamiento más agresivo. En estos casos, la anfotericina B se usa para tratar la histoplasmosis. Según la gravedad de la infección, la respuesta del paciente al tratamiento y las defensas inmunitarias, el tratamiento puede continuar durante 3 a 12 meses.

Referencias :

www.merckmanuals.com/professional/infectious_diseases/fungi/histoplasmosis.html

www.cdc.gov/fungal/diseases/histoplasmosis/

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario