Hogar Salud Hiperfosfatemia (niveles altos de fosfatos en sangre)

Hiperfosfatemia (niveles altos de fosfatos en sangre)

por Dr. Kylie López, MD, MSCR
Publicada: Ultima actualización en

¿Qué es la hiperfosfatemia?

La hiperfosfatemia es el término para los fosfatos elevados en la sangre. Los fosfatos son la forma natural de fósforo y son necesarios para muchos procesos en el cuerpo. La mayoría de los fosfatos del cuerpo se encuentran en los huesos y la concentración en el torrente sanguíneo se regula cuidadosamente. El exceso puede excretarse a través de los riñones. La hiperfosfatemia surge cuando el intestino absorbe un exceso de fosfatos, se reduce la excreción de fosfatos y se produce una producción de fosfatos superior a la normal.

Fosfatos en el cuerpo humano

Los fosfatos son esenciales para varios procesos diferentes en el cuerpo humano. La mayoría de los fosfatos se encuentran en los huesos del cuerpo formando parte de la matriz mineralizada donde contribuye a la fuerza del sistema esquelético. Pequeñas cantidades de fosfatos entran y salen de los huesos a diario. Aparte de los huesos, los fosfatos también se encuentran dentro de cada célula y la cantidad en el torrente sanguíneo es limitada en circunstancias normales. El fosfato también es un componente importante de los ácidos nucleicos: ADN y ARN. También es parte del ATP que todas las células del cuerpo humano necesitan para obtener energía.

A diferencia de otras sustancias químicas, como el potasio y el sodio, un aumento repentino y excesivo de los niveles de fosfato en la sangre no tiene un efecto tan perjudicial. Sin embargo, es importante que los niveles de fosfato en la sangre se regulen cuidadosamente para la homeostasis, el delicado equilibrio que es esencial para la salud. Es importante comprender cómo se regulan los niveles de fosfato en el torrente sanguíneo para comprender mejor cómo puede surgir la hiperfosfatemia. El equilibrio se mantiene mediante la ingesta de fosfatos, la excreción a través de los riñones y la transferencia de fosfato a la sangre y al líquido tisular.

Causas de los niveles altos de fosfato

Los niveles de fosfato aumentan cuando hay:

  • Ingesta excesiva de fosfato.
  • Disminución de la excreción de fosfato.
  • Movimiento de fosfato desde el interior de las células a la sangre y los fluidos tisulares.

Ingesta excesiva de fosfato

El fosfato se absorbe de los alimentos digeridos en el intestino. Normalmente, la cantidad de fosfato en la sangre se mantiene controlada mediante la excreción del exceso de fosfato a través de los riñones. Incluso si hay una absorción de fosfato más alta de lo normal, los riñones pueden hacer frente al aumento de la excreción. Sin embargo, si la función renal se ve afectada, incluso una absorción de fosfato moderadamente elevada puede provocar hiperfosfatemia. La absorción de fosfato también se puede incrementar con vitamina D. Por lo tanto, la toxicidad de la vitamina D puede conducir a hiperfosfatemia a través de una mayor absorción intestinal de fosfato. Además, la vitamina D aumenta la reabsorción de fosfato de los túbulos renales contribuyendo aún más a la retención de fosfato.

Algunas de las posibles causas de hiperfosfatemia debido a la ingesta excesiva de fosfato incluyen:

  • Inyección intravenosa de fosfato
  • Ingesta excesiva de vitamina D
  • Enemas con soluciones salinas de fosfato
  • Intoxicación aguda por fósforo
  • Síndrome de leche-álcali

Disminución de la excreción de fosfato

Si se reduce la eliminación de fosfato a través de los riñones, especialmente cuando hay una ingesta elevada de fosfato en los alimentos, puede producirse hiperfosfatemia. Esto se puede ver con problemas renales como insuficiencia renal aguda o crónica. La hormona paratiroidea (PTH) secretada por la glándula paratiroidea también contribuye a la regulación del fosfato. Al actuar sobre el riñón, la PTH ayuda con la excreción de fosfato de la sangre. Sin embargo, cuando los niveles de PTH son bajos, hay una mayor reabsorción de fosfato que conduce a la retención. Por lo tanto, puede surgir hiperfosfatemia con niveles reducidos de PTH: hipoparatiroidismo. Como se explicó anteriormente, la hifosfatemia también puede ocurrir con niveles altos de vitamina D, ya que la vitamina D aumenta la reabsorción de fosfato del riñón, lo que disminuye la excreción de fosfato.

Algunas de las posibles causas de hiperfosfatemia debido a la disminución de la eliminación incluyen:

  • Hipoparatiroidismo
  • Insuficiencia renal
  • Deficiencia de magnesio
  • Ingesta excesiva de vitamina D
  • Uso de bisfosfonatos para el tratamiento de la osteoporosis
  • Triglicéridos en sangre elevados (hipertrigliceridemia)
  • Acromegalia
  • Mieloma múltiple

Movimiento de fosfato a la sangre

La mayor parte del fosfato se encuentra dentro de los huesos y el resto está dentro de las células del cuerpo. Comparativamente, solo pequeñas cantidades están en circulación en cualquier momento. Sin embargo, con ciertas alteraciones en el cuerpo, puede haber un desplazamiento de fosfato de los tejidos hacia los fluidos corporales, incluida la sangre. Este cambio surge con diversas afecciones médicas, como los tratamientos contra el cáncer (síndrome de lisis tumoral), degradación muscular (rabdomiólisis), aumento de la acidez de los fluidos corporales (acidosis) o deficiencia de la hormona insulina. Este cambio en el fosfato es una causa poco común de hiperfosfatemia, pero puede exacerbar la condición debido a uno de los otros mecanismos discutidos anteriormente.

Signos y síntomas

La hiperfosfatemia es en gran parte asintomática en la mayoría de los pacientes. Los síntomas inespecíficos incluyen:

  • Dolor en articulaciones y huesos.
  • Picazón en la piel (prurito) incluso sin erupción
  • Erupciones cutáneas que suelen picar

Estos síntomas no surgen de inmediato, sino que se desarrollan con el tiempo. Las características clínicas más prominentes que se observan con la hiperfosfatemia se deben, en cambio, a los efectos de la carga alta de fosfato sobre los niveles de calcio en sangre. Conduce a niveles bajos de calcio en sangre (hipocalcemia) y son estos síntomas los que pueden ser más prominentes. Esto incluye :

  • Presión arterial baja
  • Calambres musculares
  • Entumecimiento y hormigueo
  • Sudoración anormal
  • Dificultad para respirar
  • Dolor abdominal

Además, los otros síntomas que se pueden observar son el resultado de la causa subyacente de la hiperfosfatemia.

Pruebas y diagnóstico

La hiperfosfatemia se diagnostica con análisis de sangre específicos ya que la presentación clínica es vaga. Estas pruebas miden los niveles de:

  • Fosfato
  • Calcio
  • Magnesio
  • Nitrógeno ureico en sangre (BUN)
  • Creatinina
  • Vitamina D
  • Hormona paratiroidea (PTH)

Los análisis de orina no suelen ser necesarios.

Tratamiento de la hiperfosfatemia

La causa subyacente de la hiperfosfatemia debe diagnosticarse y tratarse para restablecer el metabolismo normal del fosfato. Diversos medicamentos pueden ayudar a normalizar los niveles de fosfato en la sangre. La modificación de la dieta también es necesaria para minimizar la ingesta alta de fosfato. El medicamento utilizado para la hiperfosfatemia incluye:

  • Aglutinantes de fosfato que bloquean la absorción de fosfatos en el intestino. Esto incluye:
    – Hidróxido de aluminio
    – Carbonato de
    calcio
    – Acetato de calcio – Hidróxido de magnesio
    – Clorhidrato de sevelámero
    – Carbonato de lantano
  • Los diuréticos de asa aumentan la excreción de fosfato a través de los riñones. Estos medicamentos incluyen:
    – Furosemida
    – Bumetanida

Alimentos con alto contenido de fosfato que se deben evitar

Una dieta baja en fosfato es una parte importante del tratamiento y manejo de la hiperfosfatemia. El cambio dietético por sí solo puede ser suficiente para restaurar los niveles de fosfato en sangre, siempre que los riñones sigan funcionando con bastante eficiencia. Los alimentos que deben evitarse, o al menos consumirse con moderación, incluyen:

  • Chocolate
  • Lácteos:
    – Leche
    – Helado
    – Queso (se deben evitar las variedades más duras mientras se puede consumir requesón o queso crema)
  • Bebidas de cola oscura
  • Peces, ciertas especies como abadejo, sardinas, lucioperca.
  • Vísceras (despojos)
  • Sopas que contienen grandes cantidades de frijoles, lentejas, guisantes y leche con alto contenido de fósforo.
  • Hortalizas y legumbres:
    – Alcachofa
    – Espárragos
    – Frijoles
    – Brócoli
    – Maíz
    – Lentejas
    – Hongos
    – Chirivía
    – Calabaza
    – Espinacas
    – Camote
  • Granos integrales, incluidos los productos alimenticios integrales.

Referencias :

http://www.merckmanuals.com/home/hormonal_and_metabolic_disorders/electrolyte_balance/phosphate.html

http://emedicine.medscape.com/article/241185-overview

http://www.mayoclinic.com/health/food-and-nutrition/HQ01212

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario