El calcio y otros minerales se juntan para formar los huesos que son duros y fuertes. Los huesos cambian de cartílago blando en la vida temprana a huesos duros, pero a medida que una persona envejece los huesos se vuelven gradualmente más débiles. Finalmente, llega al punto en que los huesos son débiles y quebradizos y pueden fracturarse fácilmente, especialmente a edades avanzadas. Sin embargo, hay varias maneras de disminuir este debilitamiento de los huesos y, en cierta medida, se puede revertir.

¿Por qué los huesos se vuelven más débiles?

La masa ósea aumenta a un ritmo muy lento. Al final de la adolescencia, tanto hombres como mujeres alcanzan aproximadamente el 90% de su masa ósea máxima. Continúa aumentando hasta alrededor de la edad de 30 años donde se estabiliza durante años. A partir de ese momento, se pierde algo, pero generalmente es muy lento. En las mujeres, esta pérdida de masa ósea se acelera después de la menopausia, que es la razón por la cual la osteoporosis, una enfermedad en la que los huesos se vuelven muy débiles, es más común en mujeres mayores. De hecho, las mujeres corren un riesgo dos o tres veces mayor de sufrir fracturas no traumáticas más adelante en la vida.

Lee mas:  Músculos y tipos de células musculares (esquelético, liso y cardíaco)

Sin embargo, los hombres tampoco son completamente inmunes a esta pérdida de masa ósea. Después de la edad de 50 años, los hombres también experimentan una pérdida significativa de masa ósea, aunque puede no ser tan pronunciada en las mujeres de la misma edad. La osteoporosis senil afecta a ambos géneros a partir de los 70 años de edad. Este cambio en la resistencia ósea se considera una progresión natural en la masa ósea, pero a veces puede empeorar con el uso de ciertas drogas, ciertas enfermedades y factores dietéticos y de estilo de vida.

¿Qué fortalece a los huesos?

Es importante entender qué fortalece los huesos para comprender cómo fortalecerlos. La dureza del hueso es lo que le da su fuerza. Esto está formado por el mineral óseo y la matriz que son producidos por células conocidas como osteoblastos. Está compuesto de calcio, proteínas y otros minerales que son "tejidos" por los osteoblastos. El tejido óseo es mantenido por otro tipo de célula conocida como osteocitos. El hueso viejo es reabsorbido por células conocidas como osteoclastos.

Más información sobre formación ósea .

Aunque la formación de los huesos está controlada por diversos factores dentro del cuerpo, se puede influir hasta cierto punto por factores externos como la nutrición y la actividad física. Son estos factores los que pueden utilizarse para fortalecer los huesos. Sin embargo, no siempre es fácil revertir la pérdida extensa de masa ósea, especialmente más adelante en la vida y en el contexto de la menopausia. Por lo tanto, las medidas para fortalecer los huesos deben iniciarse en la adultez temprana.

Calcio

El calcio es uno de los principales componentes del hueso y, por lo tanto, se necesita en cantidades suficientes para mantener la integridad ósea. Hay muchos alimentos diferentes que son ricos en calcio y deben incluirse en la dieta diaria. Contrariamente a la creencia popular, la leche no es la única o principal fuente de calcio para todas las personas. Las personas que están en riesgo de osteoporosis o que ya padecen esta afección tal vez necesiten tomar suplementos de calcio para asegurar niveles adecuados de calcio.

Lee mas:  7 formas de descongestionar la nariz tapada de un bebé

CONSEJO: Las verduras como la col rizada, la col rizada y el brócoli son ricas en calcio.

Vitamina D

La vitamina D es otro micronutriente esencial para la salud ósea. Ayuda al cuerpo a absorber el calcio que es necesario para la integridad ósea. Además, la vitamina D ayuda con la absorción de fósforo, otro micronutriente importante para la salud ósea. Por lo tanto, mientras que la vitamina D puede no jugar un papel importante en la formación ósea, sin embargo tiene un papel crucial al influir en los niveles de calcio y fósforo que son los principales componentes del hueso.

CONSEJO: Vitamina D es producido por la exposición a la luz solar y es rico en alimentos como pescado azul, hígado de carne roja y lácteos.

Lea más en fuentes de vitamina D .

Potasio [19659010] Otro micronutriente importante pero menos conocido para la salud ósea es el potasio. No es un componente principal de los huesos como el calcio y el fósforo, pero el potasio ayuda a la resorción del hueso. La deposición y la resorción del hueso son procesos naturales, pero en condiciones como la osteoporosis, la resorción es mayor que la deposición. Por lo tanto, el hueso se debilita gradualmente y el potasio puede ayudar a desacelerarlo.

CONSEJO: Los alimentos como batatas, plátanos, tomates, frijoles y yogurt son ricos en potasio.

Proteína

Los huesos no solo están compuestos de calcio y otros minerales como el fósforo. Otro bloque de construcción importante es la proteína. La mayoría de las veces hay suficiente ingesta de proteínas en la dieta. Sin embargo, algunas personas pueden no obtener suficiente proteína debido a las elecciones dietéticas o la falta de una nutrición adecuada. Esto no siempre requiere el consumo de carne, pero los vegetarianos y veganos deben asegurar una dieta balanceada para adquirir suficiente proteína.

CONSEJO: Las legumbres, la soja y las nueces, así como los lácteos tienen suficiente proteína en cantidades adecuadas .

Ejercicio

El ejercicio es crucial para la salud ósea. Cuanto más activa es una persona, más fuertes son los huesos. Tanto el entrenamiento de fuerza como el ejercicio con pesas son necesarios para mantener la fuerza en diferentes huesos. Existen varios motivos para estos beneficios para la salud ósea. La fuerza colocada sobre los huesos durante los entrenamientos ayuda a estimular la formación de huesos más fuertes. Estar sedentario minimiza esta fuerza en los huesos.

CONSEJO: Para la osteoporosis, se recomiendan sesiones de entrenamiento de 3 a 5 pesas por semana con una sesión de 45 a 60 minutos.

Café y Cola

La ingesta de cafeína y azúcar tiene un impacto negativo en la salud ósea. Existe alguna evidencia que sugiere que afecta la utilización de calcio y otros minerales para la formación de hueso. Puede no tener un efecto significativo en pequeñas cantidades. Sin embargo, el consumo excesivo durante un período prolongado de tiempo puede afectar la integridad ósea, particularmente en personas con huesos debilitados (como osteoporosis).

CONSEJO: Opte por el jugo de fruta como bebida. El jugo de naranja, por ejemplo, es rico en calcio, fósforo y potasio.

Fumar y beber alcohol

Se ha demostrado que tanto el tabaquismo como el consumo excesivo de alcohol tienen un efecto adverso en la salud ósea. El tabaco acelera la pérdida ósea mientras que el alcohol reduce la formación de hueso. El consumo de tabaco debe suspenderse por completo, mientras que el alcohol debe limitarse a un máximo de dos bebidas alcohólicas por día. Las personas que tienen enfermedades relacionadas con el alcohol aún pueden estar en riesgo de tener huesos débiles incluso después de dejar de tomar alcohol por completo.