Hogar Salud Prolactinoma (tumores secretores de hormona prolactina)

Prolactinoma (tumores secretores de hormona prolactina)

por Dr. Kylie López, MD, MSCR
Publicada: Ultima actualización en

¿Qué es un prolactinoma?

Un prolactinoma es un tumor que secreta prolactina, la hormona responsable de estimular la producción de leche. Normalmente, la prolactina es secretada en cantidades controladas por la glándula pituitaria, la glándula maestra que se encuentra en la base del cerebro y controla la mayoría de las demás glándulas del cuerpo. Un prolactinoma surge cuando un tumor crece en la porción de la glándula pituitaria que tiene células secretoras de prolactina. Es un tumor benigno, lo que significa que no es canceroso. Un prolactinoma se puede tratar de manera muy eficaz con medicamentos en la mayoría de los casos, pero a veces puede ser necesaria la cirugía e incluso la radioterapia.

¿Qué tan comunes son los prolactinomas?

No se conoce la incidencia exacta de un prolactinoma, ya que no todos los pacientes buscan tratamiento médico o se someten a una cirugía para extirpar el tumor. Por lo tanto, es difícil estimar qué tan comunes son los prolactinomas en la población general. Los prolactinomas pueden ocurrir tanto en hombres como en mujeres. Los prolactinomas más grandes se observan en los hombres, mientras que la mayoría de las mujeres tienen tumores más pequeños. Hay muchos tipos diferentes de crecimientos benignos que pueden surgir en la glándula pituitaria, conocidos como adenomas putuitarios, y un prolactinoma representa aproximadamente el 30% de los adenomas hipofisarios kk.

Adenomas benignos de prolactina

La hormona prolactina

La glándula pituitaria secreta una serie de hormonas diferentes que regulan diferentes glándulas en el cuerpo para aumentar o disminuir la producción y secreción de sus respectivas hormonas. La prolactina es producida por lactotrofos que son células especializadas en la pituitaria anterior. Hay muchos otros factores que controlan la producción de prolactina, la mayoría de los cuales provienen del hipotálamo. La función principal de la prolactina es estimular la producción de leche materna. Actúa uniéndose a los receptores de prolactina en el tejido de la glándula mamaria. Sin embargo, hay varios otros órganos y tejidos que tienen receptores de prolactina, como el corazón, los pulmones, la piel, las glándulas suprarrenales y el sistema nervioso central. Aunque la prolactina en sí misma puede no tener un efecto tan pronunciado en estos órganos,

Control de los niveles de prolactina

La hormona liberadora de tirotropina (TRH) es una de las principales hormonas hipotalámicas que estimula la producción de prolactina en la pituitaria anterior. Otros factores estimulantes incluyen hormonas como el estrógeno, que son naturalmente más altas de lo normal durante el embarazo y por lo tanto acentúan la producción de leche materna. Por lo tanto, las hormonas y otros estímulos que promueven la liberación de prolactina se conocen como factores liberadores de prolactina (PRF). La dopamina, un neurotransmisor, es uno de los principales factores que inhiben la secreción de prolactina. Por lo tanto, se conoce como factores inhibidores de la prolactina (PIF). Por medio de estos factores liberadores e inhibidores de prolactina, el hipotálamo asegura que los niveles de prolactina se mantengan dentro de un nivel normal.

Crecimiento secretor de prolactina

Un prolactinoma es un crecimiento excesivo de células del área hipofisaria secretora de prolactina. Es un tumor benigno conocido como adenoma. Conduce a un exceso de prolactina en la circulación y hay una amplia gama de consecuencias asociadas con la hiperprolactinemia (exceso de prolactina en la sangre). Los principales efectos surgen en la mama. El exceso de prolactina provoca el agrandamiento del tejido mamario tanto en hombres como en mujeres. Esto se conoce como ginecomastia en los hombres. La producción de leche materna también ocurre incluso sin embarazo y lactancia. La prolactina también inhibe la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH). Normalmente, la GnRH estimularía la hormona estimulante del folículo (FSH) y la hormona luteinizante (LH), dos hormonas secretadas por la pituitaria que actúa sobre los ovarios de las mujeres y los testículos de los hombres. La FSH y la LH son responsables de las funciones reproductivas tanto en hombres como en mujeres. Por tanto, surge la infertilidad. Estas son las principales consecuencias de la hiperprolactinemia.

Acerca del video sobre prolactinoma

Signos y síntomas

Los signos y síntomas de un prolactinoma se deben a:

  • prolactina excesiva en el torrente sanguíneo (hiperprolactinemia).
  • presión causada por el tumor en las estructuras circundantes.

A veces no hay signos ni síntomas presentes, particularmente con prolcatinomas pequeños. Puede haber síntomas específicos de género para hombres y mujeres. Sin embargo, los síntomas generalizados de un prolactinoma incluyen:

  • Dolores de cabeza
  • Síntomas oculares y visuales como visión doble (diplopía) o párpados caídos.
  • Sentido del olfato disminuido.
  • Náuseas y, a veces, vómitos.
  • Fatiga.
  • Nariz que moquea.

Tanto los hombres como las mujeres experimentan un desinterés por la actividad sexual.

Hembras

  • Flujo de leche materna en ausencia de embarazo o lactancia (galactorrea).
  • Agrandamiento y sensibilidad de los senos.
  • Periodos irregulares o incluso ausencia de menstruación.
  • La sequedad vaginal a menudo contribuye al dolor durante las relaciones sexuales.
  • Crecimiento anormal de vello en la cara y el cuerpo (hirsutismo).
  • Dificultad o incapacidad para quedar embarazada (infertilidad).

 Machos

  • Agrandamiento de los senos (ginecomastia).
  • Disfunción eréctil (impotencia).
  • Mala calidad y / o cantidad de espermatozoides (infertilidad).

Causas de los prolactinomas

Se desconoce la causa de un prolactinoma. En la mayoría de los casos no hay antecedentes familiares u otra causa claramente identificable que explique el desarrollo de estos tumores. Tiende a ser más común entre las mujeres en la brecha de edad de 20 a 60 años, pero aún no se han identificado otros factores de riesgo significativos. La glándula pituitaria se agranda durante el embarazo y la secreción de prolactina aumenta durante este tiempo como resultado de la gestación, pero este cambio fisiológico no es un prolactinoma o hiperprolactinemia.

Tamaño de los prolactinomas

Dependiendo del tamaño del tumor, un prolactinoma puede clasificarse como microprolactinoma o macroprolactinoma.

  • Los microprolactinomas tienen menos de 10 mm (milímetros) de diámetro. Estos tumores se encuentran con mayor frecuencia en las mujeres porque los síntomas del prolactinoma se notan antes en las mujeres, antes de que crezca hasta alcanzar un tamaño mayor.
  • Los macroprolactinomas miden más de 10 mm de diámetro. Estos tumores se encuentran con mayor frecuencia en los hombres, ya que los síntomas de los prolactinomas se notan más tarde en los hombres, generalmente cuando el tamaño del tumor es mayor.

Imagen de Wikimedia Commons

Pruebas y diagnóstico

La presencia de algunos de los signos y síntomas mencionados anteriormente justifica más investigaciones para confirmar el diagnóstico. No siempre son evidentes los síntomas de un prolcatinoma, sino otras deficiencias de hormonas hipofisarias que se ven comprometidas como resultado del prolactinoma. Son necesarios análisis de sangre que evalúen el nivel de prolactina. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la hiperprolactinemia no solo es causada por un prolactinoma. Por lo tanto, son necesarios estudios de imágenes como una tomografía computarizada (CT) o una resonancia magnética (resonancia magnética) para confirmar la presencia de la masa.

También se pueden realizar otras pruebas para confirmar el diagnóstico, excluir otras afecciones y evaluar el grado en que la masa comprime las estructuras circundantes. Estas pruebas adicionales incluyen:

  • Prueba de embarazo
  • Evaluar los niveles de hormona estimulante del tiroides (TSH), andrógenos (hormonas masculinas), factor de crecimiento insulínico (IGF) y cortisol.
  • Pruebas de campo visual.

Tratamiento del prolactinoma

No todos los casos de prolactinoma necesitan tratamiento. La hiperprolactinemia se puede tratar con medicamentos. La cirugía solo está indicada si el tumor ha alcanzado un tamaño en el que está causando otros síntomas debido a la compresión de las estructuras circundantes.

Medicamento

Hay dos medicamentos que se recetan comúnmente para el tratamiento de la hiperprolactinemia: bromocriptina y cabergolina. Estos fármacos imitan la dopamina y se conocen como agonistas de la dopamina. Se adhiere a los receptores de dopamina en la glándula pituitaria. La razón por la que estos agonistas son eficaces es que la dopamina natural es uno de los inhibidores de la secreción de prolactina de la glándula pituitaria en circunstancias normales.

  • La bromocriptina es el fármaco preferido y se ha utilizado ampliamente durante un largo período de tiempo en el tratamiento de la hiperprolactinemia.
  • La cabergolina tiene una duración de acción más prolongada, pero no está indicada para su uso en mujeres embarazadas.

Hay otros agonistas de la dopamina más potentes, pero algunos no están disponibles en todos los países debido a una serie de efectos secundarios. Los agonistas de la dopamina como la bromocriptina y la cabergolina pueden reducir el tamaño del tumor en la mayoría de los casos. En ocasiones, se prescriben agonistas de la dopamina después de la cirugía si la hiperprolactinemia no se resuelve después de la extirpación del tumor.

Cirugía

La extirpación quirúrgica del tumor solo está indicada si un paciente no responde a la medicación y / o para masas que están causando otros síntomas como alteraciones visuales como resultado de ocupar espacio en el cráneo. El procedimiento preferido es ingresar a la cavidad craneal a través de la nariz y a través del hueso esfenoides en la base del cráneo. Este procedimiento se conoce como adenomectomía hipofisaria transesfenoidal. En el caso de que la masa sea demasiado grande para un abordaje transesfenoidal, se realiza una adenomectomía hipofisaria transcraneal. En este abordaje se llega al tumor por la entrada a través de la parte superior del cráneo. Sin embargo, se evita en la medida de lo posible un abordaje transcraneal debido a los riesgos asociados con él.

Radioterapia

Aunque un prolactinoma es un tumor benigno, a veces puede necesitar ser tratado con radiación. Esto se reserva para los raros casos en los que la medicación y la cirugía han demostrado ser ineficaces.

Referencias :

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmedhealth/PMH0001377/

http://emedicine.medscape.com/article/124634-overview

http://www.mayoclinic.com/health/prolactinoma/DS00532

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario