Hogar Salud Hematoma esofágico (sangrado dentro de la pared del esófago)

Hematoma esofágico (sangrado dentro de la pared del esófago)

por Dr. Kylie López, MD, MSCR
Publicada: Ultima actualización en

¿Qué es un hematoma de esófago?

Un hematoma esofágico es una acumulación de sangre dentro de la pared del esófago (garganta). No debe confundirse con una hemorragia en la que la sangre sale del órgano, a menudo hacia la luz del esófago. El sangrado tiende a ocurrir dentro de una capa de la pared esofágica conocida como submucosa. A menudo surge con otras afecciones que afectan el esófago, como un desgarro de Mallory-Weiss o, en casos graves, una perforación esofágica (“agujero” en el esófago). La mayoría de los casos de hematoma esofágico surgen como resultado de vómitos o arcadas, generalmente después de alguna otra forma de lesión en el esófago.

Incidencia de hematoma esofágico

Un hematoma esofágico es una condición poco común. La mayoría de los casos, alrededor del 80%, ocurre en mujeres. Ocurre como una complicación en aproximadamente 1 de cada 400 pacientes sometidos a ecocardiografía transesofágica (ETE), un procedimiento de diagnóstico para adquirir imágenes de ultrasonido del corazón. Sin embargo, en muchos casos existe algún problema subyacente con el esófago que lo predispone a complicaciones como un hematoma esofágico.

Fisiopatología del hematoma esofágico

Submucosa del esófago

El esófago es un tubo alargado y estrecho que va desde la garganta hasta el estómago. Tiene una pared muscular que se puede estirar significativamente para abastecer la bola de comida (bolo) que baja hasta el estómago. La pared del esófago está formada por 4 capas principales: mucosa (más interna), submucosa justo debajo, muscularis externa y luego la adventicia del atún (más externa). Es la acumulación de sangre dentro de la submucosa que se conoce como hematoma esofágico. Dado que esta acumulación está dentro de la pared, también puede denominarse hematoma intramural.

Sangrado en la submucosa

La submucosa del esófago está cargada de vasos sanguíneos, linfáticos y nervios. Si estos vasos sanguíneos se rompen, la sangre puede acumularse en la submucosa. La mayoría de los casos surgen con traumatismo, aunque puede ocurrir de forma espontánea. Una erosión o úlcera en la mucosa permitirá que la sangre se filtre hacia el esófago. Si hay una perforación (desgarro en el esófago), la sangre puede filtrarse hacia la cavidad torácica. Esto puede afectar el compartimento que contiene el corazón y partes de los grandes vasos sanguíneos conocidos como mediastino, que pueden ser potencialmente mortales.

Causas del hematoma esofágico

Vómitos y arcadas

Las causas más comunes de un tumor de esófago son los vómitos y las arcadas. La fuerza generada durante los vómitos y las arcadas provoca fuertes contracciones antiperistálticas. En casos graves, esto puede romper los vasos sanguíneos de la submucosa y causar desgarros, especialmente en la unión entre el esófago y el estómago: desgarro de Mallory-Weiss. Sin embargo, es más probable que surja cuando existen ciertos factores predisponentes.

Sangrado espontáneo

Un hematoma esofágico espontáneo significa que el sangrado ocurre sin ninguna lesión previa o incluso sin vómitos y arcadas. No es una ocurrencia común y es más probable que surja en una persona con un trastorno hemorrágico. En estas condiciones, la capacidad del cuerpo para tapar los puntos de sangrado (coagulación) se ve obstaculizada y el sangrado puede ser continuo incluso sin ninguna lesión previa.

Factores de riesgo

  • Lesión en el pecho
  • Cuerpo extraño en el esófago
  • Inserción de instrumentación como un endoscopio o con intubación endotraqueal
  • Alimentos abrasivos
  • Ingestión de sustancias cáusticas
  • Cardioversión, especialmente si se utiliza un anticoagulante posteriormente.

Síntomas del hematoma esofágico

Inicialmente, el hematoma puede ser silencioso, pero a medida que la sangre se acumula y ocupa espacio, los síntomas se vuelven más evidentes. Sin embargo, estos síntomas son en gran parte inespecíficos, lo que significa que varios otros trastornos se presentan de la misma manera. La tríada de síntomas de un hematoma esofágico son:

  • Dolor de pecho
  • dificultad para tragar (disfagia)
  • hematemesis

Dolor en el pecho

El dolor es severo, detrás del esternón (retroesternal) y, a veces, en el área abdominal media superior (región epigástrica). Por lo general, empeora con la deglución (odinofagia) y persiste a partir de entonces. En la mayoría de los casos, el trauma y los vómitos precedentes provocan dolor en el pecho que puede ser indistinguible del dolor debido al hematoma. Sin embargo, en pacientes con un hematoma espontáneo, el dolor aparece sin motivo aparente.

Problemas para tragar

La dificultad para tragar (disfagia) es un síntoma típico y puede ir acompañada de dolor al tragar (odinofagia). El grado de dificultad depende de la gravedad de la afección. El dolor de pecho se agrava durante y después de la deglución. Dado que el dolor esofágico es similar al dolor cardíaco, un simple sorbo de agua podrá diferenciar los dos sitios. La dificultad para tragar con dolor es indicativa de un problema esofágico.

Sangre en el vómito

La sangre en el vómito (hematemesis) es otro signo de hematoma. Es importante señalar que un hematoma es una acumulación de sangre y no un sangrado libre (hemorragia). Sin embargo, los vómitos y las arcadas pueden comprometer la mucosa interna y la sangre puede filtrarse. Otras afecciones, como una rotura de Mallory-Weiss, también son causadas por vómitos y conducen a sangre en el vómito (hematemesis).

Diagnóstico del hematoma esofágico

Los síntomas por sí solos de un hematoma esofágico no son concluyentes para un diagnóstico. Si los síntomas surgen después de los eventos descritos en los factores de riesgo, después de vómitos intensos y arcadas violentas, o en un paciente que se sabe que tiene un trastorno hemorrágico, se debe sospechar un hematoma esofágico.

Pruebas

Los análisis de sangre pueden indicar causas subyacentes como trastornos hemorrágicos, consecuencias de hemorragias como anemia u otras afecciones con síntomas similares como un ataque cardíaco. Es necesario realizar estudios de imágenes y procedimientos de diagnóstico relacionados para confirmar el diagnóstico. Estas pruebas incluyen:

  • Endoscopia digestiva alta
  • Ingestión de bario (esofagograma)
  • Tomografía computarizada (TC) con contraste
  • Imágenes por resonancia magnética (IRM)

Una radiografía de tórax no será concluyente para un hematoma esofágico, pero confirmará la acumulación de sangre en el mediastino o alrededor de los pulmones.

Complicaciones del hematoma esofágico

La principal complicación que puede surgir es que una endoscopia puede conducir a una perforación cuando existe un hematoma esofágico. Esta perforación penetra en todo el espesor de la pared. La sangre y los fluidos se filtrarán al tórax y causarán más complicaciones que pueden ser potencialmente fatales.

Tratamiento del hematoma esofágico

La mayoría de los hematomas esofágicos se resuelven espontáneamente. Por lo general, esto ocurre dentro de 2 a 3 semanas. Sin embargo, depende de la gravedad de la afección. Es posible que se requiera cirugía en casos más graves donde hay una pérdida abundante de sangre. Las medidas de apoyo destinadas a ayudar con la curación y minimizar las complicaciones incluyen:

  • Suspenda la ingestión de alimentos o líquidos, nada por vía oral (NPO).
  • Se deben administrar líquidos por vía intravenosa durante estos períodos.
  • Se deben administrar medicamentos para suprimir la producción de ácido y los vómitos, ya que esto puede empeorar el problema.
  • Los trastornos hemorrágicos deben tratarse en consecuencia.
  • Se pueden introducir gradualmente pequeñas cantidades de alimentos y líquidos después de unos días.
  • Las transfusiones de sangre pueden ser necesarias para una pérdida importante de sangre.

Pronóstico del hematoma esofágico

El pronóstico con un hematoma esofágico es muy bueno siempre que no exista una perforación y no ocurra. No es probable que un hematoma esofágico recurra. Los síntomas como el dolor al tragar (odinofagia) desaparecen gradualmente después de unas semanas de que la afección se resuelve.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario