Hogar Salud Cómo detectar un problema nervioso

Cómo detectar un problema nervioso

por Dr. Kylie López, MD, MSCR
Publicada: Ultima actualización en

El cuerpo humano está compuesto por varios órganos y estructuras diferentes que trabajan en conjunto para mantener la vida. Cuando surge un síntoma, no siempre es posible identificar el órgano o la estructura exacta donde se encuentra el problema. ¿Proviene de la piel, los músculos, los huesos, los vasos sanguíneos o los nervios? Un problema nervioso afecta una serie de diferentes procesos y actividades en el cuerpo. A veces, el problema radica en el nervio, pero también puede estar en los órganos entre los nervios.

Por lo tanto, los problemas con los nervios pueden ser muy complejos y es mejor que los evalúe un neurólogo. Es importante tener un conocimiento básico de los nervios para comprender cómo se manifiesta un problema nervioso. Los nervios son esencialmente las líneas de comunicación del cuerpo. Transporta señales en forma de impulsos eléctricos de una parte del cuerpo a otra. Los mensajeros químicos conducen las señales entre los nervios y entre los nervios y los órganos terminales a los que controla o a los que proporciona retroalimentación.

Signos de problemas nerviosos

La unidad básica de un nervio es la neurona o célula nerviosa. En términos generales, hay dos tipos de nervios: motores y sensoriales.

  • Los nervios motores transportan impulsos generalmente desde el cerebro a los músculos y controlan la contracción y relajación de los músculos.
  • Los nervios sensoriales transportan señales de una parte del cuerpo a otra, proporcionando así información al cerebro.
  • Los nervios mixtos tienen una combinación de fibras nerviosas motoras y sensoriales.

Los problemas con los nervios afectarán su funcionamiento o darán lugar a acciones o sensaciones innecesarias. Entonces, ¿cómo saber si tiene un problema nervioso? Si responde afirmativamente a al menos una de estas preguntas, es posible que tenga un problema nervioso. Pero recuerde que también puede ser un problema con el órgano que detecta y provoca el impulso nervioso, el órgano que recibe el impulso nervioso o el órgano que procesa estos impulsos nerviosos (generalmente el cerebro).

  • ¿Experimenta dolor, sensación de ardor u hormigueo, especialmente si se extiende a una distancia?
  • ¿Ha encontrado alguna pérdida parcial o total de la sensibilidad en el tacto, la vista, el oído, el gusto o el olfato?
  • ¿Sufre de debilidad muscular, espasmos severos, temblores o espasmos?
  • ¿No puede mover parte de su cuerpo en absoluto (parálisis)?
  • ¿Se está encogiendo un músculo o un grupo de músculos?
  • ¿Ha tenido dificultades para coordinar algún movimiento o acción?
  • ¿Es incapaz de recordar información cotidiana, no puede tomar decisiones o resolver problemas de manera lógica?

Dolor y hormigueo

El dolor y el hormigueo son dos sensaciones que pueden surgir con un problema nervioso. El dolor no es una sensación anormal, es la forma en que el cuerpo indica daño a los tejidos. Es desagradable pero tiene un propósito: hacer que una persona reaccione para eliminar la fuente del daño tisular. En algunas enfermedades, esto puede no ser posible. El dolor es una consecuencia de la inflamación que no está bajo el control voluntario de la persona. Pero incluso en este caso, el dolor indica daño tisular y le indica que no todo está bien. Con un problema nervioso, el dolor puede existir a pesar de que no hay daño en los tejidos.

En cambio, el dolor es el resultado de que el nervio está dañado, es disfuncional o enfermo y transmite incorrectamente las señales de dolor a lo largo de su curso. A menudo, el dolor no está aislado en un lugar específico con un problema nervioso. En cambio, el dolor se puede sentir a lo largo del trayecto del nervio. De manera similar, puede haber otras sensaciones que normalmente tienen un propósito, pero con un problema nervioso surge de manera prematura o innecesaria. Se pueden sentir sensaciones de picazón, ardor y hormigueo en el sitio donde existe el problema del nervio o, a menudo, a lo largo del nervio.

Perdida de la sensibilidad

Cuando los nervios sensoriales están grave o completamente comprometidos, la sensación puede verse afectada, como es el caso de un nervio amputado . Para el sentido del tacto, la pérdida de sensación se conoce como entumecimiento. Con la visión se conoce como ceguera y la audición se conoce como sordera. La pérdida completa del gusto o el olfato se conoce como ageusia o anosmia, respectivamente. Pero a veces la sensación se pierde solo parcialmente. De modo que una persona puede sentir, ver, oír, saborear y oler pero no con la misma intensidad o nivel que se consideraría normal.

Es posible que un problema nervioso no sea la única razón de esta pérdida parcial o total de la sensibilidad. A veces puede ser un problema mecánico. Por ejemplo, si la luz no puede entrar al ojo debido a una catarata, la visión será turbia, borrosa o puede ocurrir ceguera. De manera similar, si el tímpano o los huesos del oído medio no funcionan correctamente, una persona puede tener problemas de audición o estar completamente sorda. Pero cuando todas las demás partes de los órganos sensoriales están funcionando, pero la sensación está comprometida, lo más probable es que se trate de un problema nervioso.

Debilidad muscular, espasmos o espasmos

Los nervios motores transportan señales de diferentes fuerzas al músculo para desencadenar la contracción. La falta de estas señales resulta en relajación muscular. Al contraer y relajar varios grupos de músculos a la vez, podemos mover diferentes partes de nuestro cuerpo. Pero estos son los músculos esqueléticos que están bajo control voluntario. También hay músculos lisos extensos en el cuerpo humano que no están bajo control voluntario y no se pueden ver externamente, como los músculos del corazón y los intestinos, entre otros.

Ya sea voluntario o involuntario, la contracción o relajación de cualquier músculo está controlada por las señales transmitidas a través de los nervios. Los impulsos más fuertes conducen a contracciones más fuertes. Los impulsos más débiles conducen a contracciones más débiles. Cuando hay un problema nervioso, las señales pueden ser demasiado débiles y esto se ve como debilidad muscular. No es que el músculo en sí sea un problema en muchos casos, sino que el músculo no está recibiendo la estimulación correcta debido a un problema nervioso. Y en algunos problemas nerviosos, los músculos se sobreestimulan o se estimulan repetidamente, lo que provoca espasmos, temblores o espasmos.

Parálisis y atrofia

El daño o la disfunción nerviosa extensa donde las señales no pueden llegar a los músculos conducirán a la parálisis. Esto significa que el músculo no puede contraerse en absoluto. O la señal es tan débil y la contracción tan leve que no tiene ningún efecto. La parálisis generalmente se considera la peor consecuencia de un problema nervioso, ya que a menudo indica un proceso irreversible, pero no siempre. Hay situaciones en las que la parálisis es reversible una vez que se trata y se corrige la causa raíz del problema nervioso.

La atrofia es el término para la contracción de un órgano a menudo debido a la inactividad o un suministro de sangre deficiente. La atrofia muscular describe con mayor precisión la contracción de un músculo a menudo como resultado de la inactividad. Incluso en circunstancias normales, los músculos de nuestro cuerpo se encogerán hasta cierto punto si no lo usamos con tanta frecuencia o con tanta intensidad. Esta es la razón por la que los culturistas tienen músculos más grandes: usan estos músculos de manera más extensa durante el entrenamiento con pesas. Pero todos los músculos mantendrán al menos un tamaño mínimo en relación a su actividad, incluso si no estás entrenando con pesas. Por lo tanto, la atrofia muscular se observa principalmente con parálisis. En estos casos, la falta de señales a los músculos afectados significa que está inactivo y posteriormente se encogerá.

Coordinacion pobre

El cuerpo utiliza una amplia gama de sus habilidades para mantener la coordinación, incluso para una tarea sencilla como coger una cuchara. Requiere receptores, órganos sensoriales, músculos y las rutinas aprendidas almacenadas en el cerebro. Pero gran parte de esto no sería posible sin los nervios que funcionen correctamente. Por lo tanto, la mala coordinación puede ser síntoma de un problema nervioso. La naturaleza del problema puede ser complicada: podría ser un problema con el control de la motricidad fina, recordando el proceso y los movimientos para coordinar con éxito una acción o la información sensorial necesaria para la coordinación.

Todos estos procesos están controlados por nervios, ya sean los nervios dentro de los centros cerebrales responsables de la coordinación del movimiento, los nervios que llevan impulsos a los músculos o los nervios que reciben información sensorial y la transmiten al cerebro. Pero la mala coordinación no siempre se considera una dificultad para completar un movimiento de una parte del cuerpo. A veces, los síntomas como ronquera, dificultad para hablar, defecación anormal y latidos cardíacos irregulares (arritmia) son todos síntomas de mala coordinación debido a problemas nerviosos.

Facultades mentales deterioradas

El cerebro es esencialmente una colección masiva de nervios interconectados para realizar diversas actividades. Hay nervios que llevan señales al cerebro desde los órganos y receptores sensoriales. Hay nervios que salen del cerebro para controlar los músculos y otros tipos de órganos del cuerpo. Un problema nervioso que surge en el cerebro puede presentarse con uno o más de los síntomas mencionados anteriormente. Pero el cerebro también es responsable de varias facultades mentales: memoria, razonamiento, toma de decisiones y una serie de otros procesos mentales intrincados.

Cuando los nervios en estas áreas están comprometidos, los síntomas pueden no ser obvios de inmediato. Uno de los primeros síntomas que se nota es el deterioro de la memoria. Una persona que no puede recordar información que no se olvida fácilmente, como su propio nombre, puede estar sufriendo un problema nervioso que se origina en el cerebro. Ser incapaz de tomar decisiones o usar la lógica para resolver problemas son otros signos de un problema cerebral. Desafortunadamente, muchos de estos síntomas se pasan por alto hasta que se vuelven tan pronunciados que los seres queridos lo notan.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario