Hogar Salud Dolor de cuello: causas y otros síntomas del dolor de cuello

Dolor de cuello: causas y otros síntomas del dolor de cuello

por Dr. Kylie López, MD, MSCR
Publicada: Ultima actualización en

El dolor de cuello es un problema común y, a menudo, no es grave. Está estrechamente relacionado con la postura y se ve con más frecuencia en estos días con agacharse sobre dispositivos móviles durante largas horas. Sin embargo, puede dificultar las actividades diarias e incluso contribuir a dolores de cabeza que a menudo son intolerables. Cuando se acompañan de otros síntomas como rigidez en el cuello, sensibilidad a la luz y fiebre, las afecciones graves como la meningitis deben considerarse como una posible causa.

 

Otros síntomas con dolor de cuello

El dolor de cuello es un síntoma y puede ir acompañado de varios otros signos y síntomas. Esto incluye:

  • Rigidez en el cuello
  • Dolores de cabeza
  • Espasmo muscular (músculos del cuello)

Todos estos síntomas generalmente se asocian con las mismas causas de dolor de cuello o pueden ser causados ​​por dolor de cuello. Otros signos y síntomas que también pueden estar presentes incluyen:

  • Sonido de cuello de clic (crujido)
  • Dolor de espalda y / o hombro
  • Entumecimiento, hormigueo y / o dolor en los brazos.
  • Enrojecimiento de la piel o contusiones.
  • Intolerancia a la luz
  • Confusión
  • Mareo
  • Pérdida de consciencia
  • Fiebre

Lea más sobre cómo aliviar la rigidez de cuello .

Causas del dolor de cuello

Hay varias causas diferentes de dolor de cuello. Las causas más comunes se deben a la tensión y las lesiones musculoesqueléticas que pueden ocurrir durante el curso de la vida diaria. Aunque estas afecciones generalmente no son graves, deben investigarse. Con menos frecuencia, el dolor de cuello puede ser un signo de infección o incluso de cáncer.

Contractura muscular

La distensión muscular es una de las causas más comunes de dolor de cuello. Hay varios músculos grandes y pequeños que estabilizan y mueven la cabeza y el cuello. Estos músculos se tensan con horas prolongadas de contracción, lo que se ha convertido en algo común en la vida moderna. Agacharse sobre un escritorio o dispositivo durante períodos prolongados, dormir en una posición incómoda y una postura generalmente mala provocarán distensión muscular.

Úsese y tírese

El desgaste y desgarro de los huesos, cartílagos y ligamentos del cuello también es una ocurrencia común, particularmente en personas mayores. Los discos entre las vértebras son uno de los sitios comúnmente afectados con desgaste. Finalmente, los discos se encogen. Provoca una afección conocida como espondilosis cervical. Como resultado, las estructuras circundantes, como las articulaciones, deben soportar una mayor fuerza sin la esponjosidad del disco. Esto contribuye aún más al dolor de cuello.

Lesión

Las lesiones en el cuello se observan principalmente en accidentes automovilísticos y deportes de contacto. Un “latigazo” repentino de la cabeza hacia adelante y hacia atrás conduce a una condición conocida como latigazo. Hay tensión e inflamación de los tejidos blandos, como los ligamentos, los músculos y los tendones, así como el revestimiento de las articulaciones. Un golpe en el cuello, así como una cirugía de cuello, pueden ser otras formas de trauma que pueden resultar en dolor de cuello.

Hernia de disco

El disco intervertebral (IV) tiene una parte interna blanda (núcleo) rodeada por una parte externa más firme (anillo). Dependiendo de la tensión y la lesión en el cuello, el núcleo puede empujar contra el anillo haciendo que el disco sobresalga. Esta protuberancia puede presionar contra un nervio espinal (nervio pinzado) y causar dolor. En casos graves, la hernia puede incluso provocar una ruptura del disco intervertebral.

Estrechamiento espinal

La médula espinal corre dentro de un hueco en la columna que se conoce como canal espinal. Si hay alguna protuberancia en este canal, entonces puede presionar el cordón o los nervios que emanan de él. Este estrechamiento se conoce como esteosis espinal y puede provocar dolor. El cuello es uno de los sitios comúnmente afectados. Además de un disco abultado mencionado anteriormente, también pueden ocurrir excrecencias óseas, ligamentos anormalmente gruesos y tumores.

Artritis

Los dos tipos comunes de artritis, la osteoartritis y la artritis reumatoide, pueden afectar las articulaciones de los huesos y provocar dolor de cuello. La osteortritis (OA) es una afección degenerativa en la que las articulaciones e incluso los huesos pueden desgastarse con el tiempo. Los discos también pueden verse afectados (enfermedad degenerativa del disco) y pueden provocar espondilosis cervical. La artritis reumatoide (AR) es una inflamación autoinmune de las articulaciones que puede afectar las pequeñas articulaciones entre las vértebras.

Vértebras débiles

Los huesos de la columna vertebral (vértebras) pueden volverse débiles y quebradizos como los huesos de otras partes del cuerpo. Esta condición se conoce como osteoporosis. Pueden ocurrir pequeñas fracturas incluso con una fuerza mínima en la columna y esto puede provocar dolor. La osteoporosis es más común entre las mujeres. Puede estar asociado con niveles hormonales y cambios relacionados con la edad en la actividad de las células óseas. La actividad física, la ingesta baja de calcio y los niveles bajos de vitamina D son otros factores contribuyentes.

Meningitis

La meningitis es una causa menos común pero muy grave de dolor de cuello. Es la inflamación de los revestimientos que rodean el cerebro y la médula espinal. La mayoría de las veces se debe a una infección, que a menudo es viral, pero también puede deberse a otros agentes infecciosos. Si no se trata, la meningitis puede progresar a complicaciones potencialmente mortales. Fiebre, rigidez de cuello, sensibilidad a la luz y dolores de cabeza son algunos de los otros síntomas que pueden ocurrir con el dolor de cuello.

Otras causas

Una serie de otras causas también pueden ser responsables del dolor de cuello. Esto incluye:

  • Absceso
  • Defectos congénitos (congénitos) del canal espinal
  • Cáncer de columna
  • Tumores (benignos)

¿Qué hacer para el dolor de cuello?

El dolor de cuello debe tratarse con medicamentos, cirugía e incluso fisioterapia, según la causa subyacente. Por tanto, es importante que se consulte a un profesional médico sobre el dolor de cuello. Sin embargo, hay algunas medidas sencillas que deben considerarse hasta que se pueda buscar atención médica.

  • Inmovilice el cuello con un cuello suave o una toalla grande y suave enrollada.
  • No duerma sobre demasiadas almohadas y asegúrese de que las almohadas restantes puedan mantener un soporte adecuado para el cuello.
  • Aplique compresas frías en el cuello inmediatamente después de una lesión (siempre que no haya una herida abierta).
  • Use calor (bolsas de agua caliente o almohadillas térmicas) para el dolor de cuello persistente y prolongado.
  • Haga ejercicios para el cuello de 2 a 3 veces al día para estirar los músculos y limitar la tensión muscular.
  • Masajee suavemente el cuello, pero no intente manipular o ajustar el cuello por su cuenta.

Lea más sobre cómo remediar el dolor de cuello .

Si hay síntomas de meningitis, se necesita atención médica inmediata. Las medidas mencionadas anteriormente no deben intentarse para retrasar la visita a un profesional de la salud.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario