Hogar Salud Coagulación intravascular diseminada (CID)

Coagulación intravascular diseminada (CID)

por Dr. Kylie López, MD, MSCR
Publicada: Ultima actualización en

Definición de coagulación intravascular diseminada

La coagulación intravascular diseminada (CID) es un trastorno hemorrágico poco común que amenaza la vida. Esta condición se caracteriza por un mecanismo de coagulación defectuoso. La CID causa trombosis (coagulación excesiva) o hemorragia (sangrado) en todo el cuerpo. Las células de la coagulación o las plaquetas se agrupan para formar pequeños grupos en los vasos sanguíneos. Estos grumos pueden obstruir los vasos sanguíneos pequeños de todo el cuerpo. Esto puede dañar los órganos y provocar hemorragias internas y externas generalizadas. En algunos casos, tanto la coagulación de la sangre como el sangrado ocurren simultáneamente. Por lo tanto, la CID conduce a insuficiencia orgánica, shock y muerte.

 

La CID no es una enfermedad en sí misma, sino una complicación que surge de la progresión de otras enfermedades. El proceso de coagulación de la sangre comienza con la producción y el depósito de una proteína llamada fibrina. Otras proteínas de coagulación y plaquetas pronto se unen para agravar la afección. Varias condiciones que pueden resultar en DIC pueden incluir las siguientes:

  • Infecciones graves o sepsis.
  • Lesiones cerebrales y de la médula espinal
  • Daño de órganos
  • Cáncer
  • Enfermedades reumatológicas (como lupus, enfermedad de alambiques en adultos)
  • Complicaciones del embarazo y el parto
  • Anomalías de la circulación sanguínea
  • Insuficiencia hepática
  • Toxicidad desarrollada durante transfusiones o rechazos de trasplantes
  • Golpe de calor y temperatura corporal alta

La sepsis (inflamación en respuesta a bacterias, virus u hongos) se asocia más comúnmente con DIC.

Tipos de coagulación intravascular diseminada

DIC puede ser de dos tipos:

  • La CID aguda se desarrolla tras la exposición repentina de la sangre a sustancias que promueven la coagulación (procoagulantes). En la CID aguda, los mecanismos de compensación del cuerpo fallan y esto conduce a hemorragia y falla orgánica.
  • La CID crónica se desarrolla por la exposición continua o intermitente a dichas sustancias.

Incidencia de coagulación intravascular diseminada

La CID ocurre en 30 a 50% de los pacientes con sepsis y en 1% de los pacientes hospitalizados. La DIC desaparece si las afecciones subyacentes se tratan adecuadamente y a tiempo. Si no se trata, la CID grave puede aumentar significativamente la tasa de mortalidad.

Fisiopatología diseminada de la coagulación intravascular

DIC progresa en cuatro fases:

  • Algunas proteínas o factores tisulares promueven la producción excesiva de una proteína llamada trombina. La trombina promueve la aglutinación de plaquetas y también activa otras proteínas involucradas en la coagulación.
  • La trombina cambia la forma inactiva de fibrina (fibrinógeno) a su forma activa e insoluble.
  • Los mecanismos de anticoagulación en el cuerpo se vuelven disfuncionales debido al exceso de trombina.
  • Se produce una inflamación.

En el estado normal, la trombina es inhibida por la antitrombina III. En la CID, sin embargo, los niveles de antitrombina III disminuyen debido a varias razones. Además, la capacidad del cuerpo para eliminar el exceso de fibrina se vuelve defectuosa.

Síntomas diseminados de coagulación intravascular

Los síntomas de la CID varían según las afecciones subyacentes. Los síntomas inespecíficos pueden incluir los siguientes:

  • Sangrado de encías y tracto gastrointestinal (GI)
  • Disfunción renal y / o hepática con ictericia.
  • Insuficiencia respiratoria, dificultad para respirar, tos con sangre.
  • Choque
  • Síntomas neurológicos como dolor nervioso, embotamiento y coma.

Complicaciones diseminadas de la coagulación intravascular

DIC puede provocar la muerte. La CID también puede provocar otras complicaciones como:

  • Insuficiencia renal repentina
  • Cambio en el estado mental
  • Insuficiencia respiratoria
  • Disfunción hepática
  • Coagulación o sangrado severo
  • Acumulación de sangre entre los músculos del corazón, entre la pared torácica y los pulmones y en el cerebro.
  • Gangrena y pérdida de dedos.
  • Choque

Causas de la coagulación intravascular diseminada

La CID se puede desarrollar de dos formas:

  • La inflamación en todo el cuerpo puede activar el proceso de coagulación como se ve en la sepsis o en un traumatismo mayor.
  • La liberación de procoagulantes en la sangre puede provocar CID, como se observa en el cáncer, el embarazo o el parto.

Los cánceres y las complicaciones relacionadas con el embarazo / parto pueden provocar CID tanto aguda como crónica.

Otras causas se pueden clasificar según la CID aguda o crónica.

Coagulación intravascular diseminada aguda

  • Infecciones bacterianas, virales, fúngicas o parasitarias
  • Traumatismos con quemaduras, accidentes automovilísticos o mordedura de serpiente
  • Transfusiones de sangre
  • Enfermedades o insuficiencia hepática
  • Uso de prótesis o derivaciones.

Coagulación intravascular diseminada crónica

  • Desglose prematuro de los glóbulos rojos
  • Artritis Reumatoide
  • Enfermedad de Raynaud
  • Infarto de miocardio
  • Inflamación en colitis ulcerosa, sarcoidosis, enfermedad de Crohn
  • Coágulos en los vasos sanguíneos, tumor vascular como se ve en el hemangioma gigante
  • Rechazo de trasplante de riñón
  • Síndrome urémico hemolítico

Diagnóstico de coagulación intravascular diseminado

La CID puede ser difícil de diagnosticar. Varios análisis de sangre que ayudan en el diagnóstico pueden incluir:

  • La prueba del dímero D mide los niveles de fibrina.
  • La prueba de tiempo de protrombina (PT / INR) mide el tiempo que tarda la sangre en coagularse.
  • La prueba de fibrinógeno mide los niveles de fibrinógeno en sangre.
  • El recuento sanguíneo completo (CBC) determina la cantidad de glóbulos rojos y blancos.
  • Un frotis de sangre anormal y dañado puede ser indicativo de CID.

Tratamiento de coagulación intravascular diseminado

El tratamiento se enfoca en tratar la enfermedad subyacente. Al hacerlo, DIC se resuelve por sí solo. Los objetivos del tratamiento son reducir las complicaciones y reducir el riesgo de muerte.

  • Los reemplazos de plaquetas y factores de coagulación se recomiendan con frecuencia en pacientes con hemorragia activa y para aquellos con complicaciones hemorrágicas.
  • La heparina se reserva para los casos de CID crónica que muestran una acumulación excesiva de fibrina en ausencia de mucha hemorragia.
  • Un factor llamado proteína C activada (APC) es beneficioso en pacientes con sepsis.
  • Administración de componentes sanguíneos y factores de coagulación.
  • Se recomienda la transfusión de plaquetas para pacientes con deficiencia plaquetaria grave.
  • La administración de factores de coagulación puede ser riesgosa y se realiza con gran precaución. Se administra plasma fresco congelado (PFC) en pacientes con defectos de coagulación.
  • Se considera la administración de vitamina K en casos de deficiencia de vitamina K.
  • Las formulaciones de heparina de bajo peso molecular (HBPM), como la enoxaparina, se utilizan para tratar casos de CID crónica.
  • La administración de antitrombina puede ayudar a restaurar las funciones de las vías de anticoagulación.
  • La administración de proteína C activada reduce el riesgo de muerte y falla orgánica en pacientes con sepsis.
  • La trombomodulina recombinante se administra a pacientes con cáncer de sangre con sepsis grave.

Medicación DIC

  • La heparina apoya la acción antitrombina III y previene la conversión de fibrinógeno en fibrina. También previene la reformación del coágulo después de su descomposición.
  • La antitrombina III inactiva la trombina, la plasmina y otros factores para inhibir la coagulación.
  • La proteína C activada humana recombinante (APC) inhibe los factores de coagulación
  • Los componentes sanguíneos (concentrados de plaquetas, concentrados de glóbulos rojos lavados) corrigen los parámetros sanguíneos anormales.
  • Se recomiendan concentrados de glóbulos rojos lavados para personas con reacciones a las transfusiones.
  • Se recomiendan crioprecipitados o concentrados de fibrinógeno en casos raros de deficiencia de fibrinógeno.
  • Los agentes antifibrinolíticos (como el ácido aminocaproico y el ácido tanexámico) generalmente se administran a pacientes con cáncer. El uso de ácido aminocaproico conlleva el riesgo de formación de coágulos sanguíneos. Estos coágulos son difíciles de descomponer.

Referencias :

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/000573.htm

http://emedicine.medscape.com/article/779097-overview

http://www.patient.co.uk/doctor/Disseminated-Intravascular-Coagulation-%28DIC%29.htm

http://www.webmd.com/a-to-z-guides/disseminated-intravascular-coagulation-dic-topic-overview

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario