Visión de conjunto

La rinitis alérgica, comúnmente conocida como fiebre del heno, es un grupo de síntomas que afectan la nariz. Pero no se deje engañar por el nombre: no tiene que estar expuesto al heno para tener síntomas. Y la fiebre del heno no causa fiebre.

La rinitis alérgica se desarrolla cuando el sistema inmunitario del cuerpo se sensibiliza y reacciona de forma exagerada a algo en el medio ambiente que generalmente no causa problemas en la mayoría de las personas.

La rinitis alérgica se conoce comúnmente como fiebre del heno. Pero no tiene que estar expuesto al heno para tener síntomas. Y al contrario de lo que sugiere su nombre, no es necesario tener fiebre para tener fiebre del heno.

La rinitis alérgica toma dos formas diferentes:

  • Estacional: los síntomas de la rinitis alérgica estacional pueden ocurrir en primavera, verano y principios del otoño. Generalmente son causadas por la sensibilidad alérgica a las esporas de moho en el aire o al polen de la hierba, los árboles y las malezas.
  • Perenne: las personas con rinitis alérgica perenne experimentan síntomas durante todo el año. Generalmente es causada por los ácaros del polvo, el pelo o la caspa de las mascotas, las cucarachas o el moho. Las alergias alimentarias subyacentes u ocultas rara vez causan síntomas nasales perennes.

Algunas personas pueden experimentar ambos tipos de rinitis, con síntomas perennes que empeoran durante temporadas específicas de polen. También hay causas no alérgicas para la rinitis, que incluyen irritantes como cigarrillos u otros humos, perfumes, productos de limpieza y otros olores fuertes. Es hora de tomar el control de su rinitis alérgica y comenzar a disfrutar la vida nuevamente. Es hora de encontrar un alergólogo.

Síntomas de fiebre del heno

  • Nariz que moquea
  • Picazón en los ojos, la boca o la piel.
  • Estornudos
  • Nariz tapada debido a obstrucción o congestión
  • Fatiga (a menudo informada debido a la mala calidad del sueño como resultado de la obstrucción nasal)

Para obtener más información sobre los síntomas de la fiebre del heno, haga clic aquí.

Desencadenantes de fiebre del heno

  • Alérgenos exteriores, como el polen de hierba, árboles y malezas.
  • Alérgenos interiores, como el pelo o la caspa de las mascotas, los ácaros del polvo y el moho.
  • Irritantes, como humo de cigarrillos, perfume y gases de escape diésel.

Manejo y tratamiento de la fiebre del heno

Evite los desencadenantes haciendo cambios en su hogar y en su comportamiento.

  • Mantenga las ventanas cerradas durante los períodos de alto polen; use aire acondicionado en su hogar y automóvil.
  • Use anteojos o gafas de sol cuando esté al aire libre para mantener el polen fuera de sus ojos.
  • Use fundas de cama “a prueba de ácaros” para limitar la exposición a los ácaros del polvo y un deshumidificador para controlar el moho. (Si huele a moho, es probable que tenga moho).
  • Lávese las manos después de acariciar a cualquier animal y pídale a una persona no alérgica que lo ayude con el cuidado de las mascotas, preferiblemente en un área bien ventilada o al aire libre.

Para obtener más información sobre el tratamiento y el tratamiento de la fiebre del heno, haga clic aquí.

Síntomas

La rinitis alérgica, comúnmente conocida como fiebre del heno, es un grupo de síntomas que afectan la nariz. Pero no se deje engañar por el nombre: no tiene que estar expuesto al heno para tener síntomas. Y a pesar del nombre, generalmente no se acompaña de fiebre.

Las personas con rinitis alérgica generalmente experimentan síntomas después de respirar una sustancia que causa alergia, como el polen o el polvo. En el otoño, un alergeno común es la ambrosía u otros pólenes de malezas o moho al aire libre. En la primavera, los desencadenantes más comunes son la hierba y el polen de los árboles.

Cuando una persona sensible inhala un alérgeno, el sistema inmunitario del cuerpo puede reaccionar con los siguientes síntomas (enumerados en orden de frecuencia):

  • Nariz tapada debido a obstrucción o congestión
  • Picazón, generalmente en la nariz, boca, ojos o garganta.
  • Párpados hinchados e hinchados.
  • Estornudos
  • Tos

Los síntomas también pueden ser provocados por irritantes comunes como:

  • Humo de cigarro
  • Olores fuertes, como perfumes, lacas para el cabello y vapores.
  • Productos cosméticos
  • Detergentes para ropa
  • Soluciones de limpieza, cloro de piscinas, escape de automóviles y otros contaminantes del aire (es decir, ozono)

Hay dos tipos de rinitis alérgica:

  • Estacional: los síntomas pueden aparecer en primavera, verano y principios de otoño. Generalmente son causadas por la sensibilidad a las esporas de moho en el aire o al polen de los árboles, pastos o malezas.
  • Perenne: los síntomas ocurren durante todo el año y generalmente son causados ​​por la sensibilidad a los ácaros del polvo, el pelo o la caspa de las mascotas, las cucarachas o el moho.

La rinitis alérgica puede estar asociada con:

  • Disminución de la concentración y el enfoque.
  • Actividades limitadas
  • Disminución de la capacidad de toma de decisiones.
  • Deterioro de la coordinación mano-ojo
  • Problemas para recordar cosas
  • Irritabilidad
  • Trastornos del sueño
  • Fatiga
  • Días perdidos de trabajo o escuela
  • Más accidentes automovilísticos
  • Más lesiones escolares o laborales

Muchos padres de niños con rinitis alérgica han dicho que sus hijos están más malhumorados e irritables durante la temporada de alergias. Como los niños no siempre pueden expresar sus síntomas verbalmente, pueden expresar su incomodidad actuando en la escuela y en el hogar. Además, algunos niños sienten que tener una alergia es un estigma que los separa de los demás.

Es importante que la irritabilidad u otros síntomas causados ​​por problemas de oído, nariz o garganta no se confundan con el trastorno por déficit de atención. Con el tratamiento adecuado, los síntomas pueden mantenerse bajo control y se pueden evitar las interrupciones en el aprendizaje y el comportamiento.

Los síntomas de la rinitis alérgica también tienen otras causas, la más habitual es el resfriado común, un ejemplo de rinitis infecciosa. La mayoría de las infecciones son de corta duración y los síntomas mejoran en tres a siete días.

Muchas personas tienen congestión nasal recurrente o crónica, producción excesiva de moco, picazón y otros síntomas nasales similares a los de la rinitis alérgica. En esos casos, una alergia puede no ser la causa.

Fases de reacción alérgica

La reacción alérgica tiene dos fases:

  • fase de hipersensibilidad, y
  • fase clínica

Durante la fase de “sensibilización”, las inmunoglobulinas Ig-E son producidas por una reacción de tipo I, con células presentadoras de antígeno / linfocitos Th2 / linfocitos B – Plasmocitos. Las Ig-Es se unen a los mastocitos a través del receptor FcΣRI(FCER1). Los mastocitos son luego “activados”.

Una vez que la sensibilización es efectiva, el contacto con el alérgeno conducirá a una fase clínica dividida en 3 fases consecutivas:

  • Reacción inmediata
  • Reacción tardía,
  • Fase crónica con modificación de la mucosa nasal.

Reaccion Inmediata

En la fase aguda, el mastocito es el mediador principal de la reacción alérgica. Se considera como un centro de alergia. Tiene un doble papel: su desgranulación conduce a la liberación de histamina y leucotrienos, y es responsable de los síntomas (estornudos, secreción nasal y oclusión nasal).

Al mismo tiempo, los mastocitos producen citocinas y quimiocinas (IL-3, IL-5, IL-8, TNF-a e IL-6) que atraerán a otras poblaciones celulares, lo que provocará alergia en la reacción tardía.

Reacción tardía

En la fase tardía de la alergia, de 3 a 12 horas después de la combinación antígeno-anticuerpo, los mastocitos y los linfocitos Th2 producen interleuquinas IL-3, IL-4, IL-5, IL-8 e IL-13. Se producirán otros factores, menos específicos de alergia, como IL-6, IL-1 y TNF-a, que constituyen una señal inflamatoria no significativa. Estos factores permitirán el reclutamiento de eosinófilos principalmente, y en menor cantidad basófilos, macrófagos y neutrófilos. Estas células inflamatorias migrarán a través del endotelio vascular e infiltrarán en la mucosa nasal; ocurrirá un edema persistente que será responsable de la oclusión nasal a largo plazo.

Fase crónica

Durante la fase crónica, puede ocurrir infiltración de la mucosa por diferentes tipos de células (a menudo neutrófilos polinucleares, macrófagos, pero también eosinófilos y mastocitos polinucleares en algunos casos). Luego, los glóbulos blancos producen citocinas que apoyan automáticamente la reacción inflamatoria y conducen a un estado crónico a mediano y largo plazo (de hecho, a muy largo plazo), con una inflamación residual persistente. Los diferentes glóbulos blancos liberan proteínas y mediadores inflamatorios, como las enzimas MMP-9 y PLAII, derivados de lípidos (derivados del ácido araquidónico: prostaglandinas, leucotrienos). El edema, así como las cascadas oxidativas e inflamatorias, siguen degradando la mucosa nasal; Las células epiteliales se deterioran y destruyen, lo que conduce a una remodelación tisular de la mucosa nasal. En consecuencia, el paciente sufre sangrado, picazón y congestión nasal.

Diagnosticando

Las alergias ocasionales no son solo algo con lo que tienes que vivir. Un alergólogo es la forma más efectiva de tratar los síntomas de la rinitis alérgica y ayudarlo a encontrar alivio.

Su alergólogo puede comenzar tomando un historial detallado, buscando pistas en su estilo de vida que lo ayuden a determinar la causa de sus síntomas. Se le preguntará, entre otras cosas, sobre su entorno laboral y doméstico (incluso si tiene una mascota) el historial médico de su familia y la frecuencia y gravedad de sus síntomas.

A veces, la rinitis alérgica puede complicarse por varias afecciones médicas, como un tabique desviado (curvatura del hueso y el cartílago que separa las fosas nasales) o pólipos nasales (crecimientos anormales dentro de la nariz y los senos paranasales). Cualquiera de estas condiciones empeorará al resfriarse. Los síntomas nasales causados ​​por más de un problema pueden ser difíciles de tratar, y a menudo requieren la cooperación de un alergólogo y otro especialista, como un otorrinolaringólogo (especialista en oído, nariz y garganta).

Su alergólogo puede recomendar una prueba cutánea, en la que se introducen pequeñas cantidades de alérgenos sospechosos en su piel. Las pruebas cutáneas son la forma más fácil, más sensible y generalmente menos costosa de identificar alérgenos.

Tipos de pruebas cutáneas

  • Prueba de pinchazo o rasguño: en esta prueba, una pequeña gota de un posible alérgeno se pincha o se rasca en la piel. También conocido como prueba percutánea, este es el tipo más común de prueba cutánea. Los resultados se conocen dentro de 10 a 20 minutos.
  • Prueba intradérmica: se inyecta una pequeña cantidad de un posible alérgeno debajo de la piel con una aguja delgada. El sitio se verifica para una reacción después de aproximadamente 20 minutos. Esta prueba suele ser más sensible que la prueba de pinchazo o rasguño.

Manejo y tratamiento

Evitación

El primer enfoque para controlar las formas estacionales o perennes de la fiebre del heno debe ser evitar los alérgenos que desencadenan los síntomas.

Exposición al aire libre

  • Permanezca en el interior tanto como sea posible cuando el recuento de polen esté en su punto máximo, generalmente a media mañana y al anochecer (esto puede variar según el polen de las plantas), y cuando el viento esté soplando pólenes.
  • Evite usar ventiladores de ventana que puedan atraer pólenes y mohos a la casa.
  • Use anteojos o gafas de sol cuando esté al aire libre para minimizar la cantidad de polen que ingresa a sus ojos.
  • Use una máscara de polen (como una máscara de filtro 95 con clasificación NIOSH) cuando corte el césped, rastrille las hojas o la jardinería, y tome la medicación adecuada de antemano.
  • No cuelgue la ropa al aire libre para secarla; El polen puede adherirse a toallas y sábanas.
  • Intenta no frotarte los ojos; hacerlo los irritará y podría empeorar sus síntomas.

Exposición interior

  • Mantenga las ventanas cerradas y use aire acondicionado en su automóvil y en su hogar. Asegúrese de mantener limpia su unidad de aire acondicionado.
  • Reduzca la exposición a los ácaros del polvo, especialmente en el dormitorio. Use fundas “a prueba de ácaros” para almohadas, edredones y edredones, y colchones y somieres. Lave su ropa de cama con frecuencia, usando agua caliente (al menos 130 grados Fahrenheit).
  • Para limitar la exposición al moho, mantenga baja la humedad en su hogar (entre 30 y 50 por ciento) y limpie sus baños, cocina y sótano regularmente. Use un deshumidificador, especialmente en el sótano y en otros lugares húmedos y húmedos, y vacíelo y límpielo con frecuencia. Si hay moho visible, límpielo con un detergente suave y una solución de lejía al 5 por ciento según las indicaciones de un alergólogo.
  • Limpie los pisos con un trapo o trapeador húmedo, en lugar de limpiarlos en seco o barrerlos.

Exposición a mascotas

  • Lávese las manos inmediatamente después de acariciar a cualquier animal; lava tu ropa después de visitar amigos con mascotas.
  • Si es alérgico a una mascota doméstica, mantenga al animal fuera de su hogar tanto como sea posible. Si la mascota debe estar adentro, manténgala fuera de la habitación para que no esté expuesto a alérgenos animales mientras duerme.
  • Cierre los conductos de aire a su habitación si tiene calefacción o aire acondicionado forzado o central. Reemplace la alfombra con madera dura, baldosas o linóleo, todo lo cual es más fácil de mantener libre de caspa.

Medicamentos

Muchos alérgenos que desencadenan la rinitis alérgica son transmitidos por el aire, por lo que no siempre se pueden evitar. Si sus síntomas no pueden controlarse simplemente evitando los desencadenantes, su alergólogo puede recomendar medicamentos que reducen la congestión nasal, los estornudos y la nariz con picazón y secreción. Están disponibles en muchas formas: tabletas orales, medicamentos líquidos, aerosoles nasales y gotas para los ojos. Algunos medicamentos pueden tener efectos secundarios, así que analice estos tratamientos con su alergólogo para que puedan ayudarlo a vivir la vida que desea.

Corticosteroides intranasales

Los corticosteroides intranasales son la clase de fármaco más efectiva para tratar la rinitis alérgica. Pueden reducir significativamente la congestión nasal, así como estornudos, picazón y secreción nasal.

Pregúntele a su alergólogo si estos medicamentos son apropiados y seguros para usted. Estos aerosoles están diseñados para evitar los efectos secundarios que pueden ocurrir por los esteroides que se toman por vía oral o inyección. Tenga cuidado de no rociar el medicamento contra la parte central de la nariz (el tabique nasal). Los efectos secundarios más comunes son irritación local y sangrado nasal. Se ha demostrado que algunas preparaciones más antiguas tienen algún efecto sobre el crecimiento de los niños; Los datos sobre algunos esteroides más nuevos no indican un efecto sobre el crecimiento.

Antihistamínicos

Los antihistamínicos se usan comúnmente para tratar la rinitis alérgica. Estos medicamentos contrarrestan los efectos de la histamina, el químico irritante liberado dentro de su cuerpo cuando se produce una reacción alérgica. Aunque hay otros químicos involucrados, la histamina es la principal responsable de causar los síntomas. Los antihistamínicos se encuentran en gotas para los ojos, aerosoles nasales y, más comúnmente, tabletas orales y jarabe.

Los antihistamínicos ayudan a aliviar los síntomas de alergia nasal, como:

  • Estornudos y picazón en la nariz que moquea
  • Picazón, ardor, lagrimeo y enrojecimiento de los ojos.
  • Picazón en la piel, urticaria y eczema.

Hay docenas de antihistamínicos; algunos están disponibles sin receta médica, mientras que otros requieren receta médica. Los pacientes responden a ellos en una amplia variedad de formas.

En general, los productos más nuevos (de segunda generación) funcionan bien y producen solo efectos secundarios menores. Algunas personas encuentran que un antihistamínico se vuelve menos efectivo a medida que la temporada de alergias empeora o sus alergias cambian con el tiempo. Si encuentra que un antihistamínico se está volviendo menos efectivo, dígaselo a su alergólogo, quien puede recomendarle un tipo o concentración diferente de antihistamínico. Si tiene sequedad nasal excesiva o moco nasal espeso, consulte a un alergólogo antes de tomar antihistamínicos. Póngase en contacto con su alergólogo para que le aconseje si un antihistamínico causa somnolencia u otros efectos secundarios.

Uso apropiado: Los antihistamínicos de acción corta se pueden tomar cada cuatro a seis horas, mientras que los antihistamínicos de liberación prolongada se toman cada 12 a 24 horas. Los antihistamínicos de acción corta a menudo son más útiles si se toman 30 minutos antes de una exposición anticipada a un alérgeno (como en un picnic durante la temporada de ambrosía). Los antihistamínicos de liberación programada son más adecuados para el uso a largo plazo para aquellos que necesitan medicamentos diarios. El uso adecuado de estos medicamentos es tan importante como su selección. La forma más efectiva de usarlos es antes de que se desarrollen los síntomas. Una dosis tomada temprano puede eliminar la necesidad de muchas dosis posteriores para reducir los síntomas establecidos. Muchas veces un paciente dirá que él o ella “tomó uno, y no funcionó”. Si el paciente hubiera tomado el antihistamínico regularmente durante tres o cuatro días para aumentar los niveles sanguíneos del medicamento, podría haber sido efectivo.

Efectos secundarios: los antihistamínicos más antiguos (de primera generación) pueden causar somnolencia o deterioro del rendimiento, lo que puede provocar accidentes y lesiones personales. Incluso cuando estos medicamentos se toman solo a la hora de acostarse, pueden causar un daño considerable al día siguiente, incluso en personas que no se sienten somnolientas. Por esta razón, es importante que no conduzca un automóvil ni trabaje con maquinaria peligrosa cuando tome un antihistamínico potencialmente sedante. Algunos de los antihistamínicos más nuevos no causan somnolencia.

Un efecto secundario frecuente es la sequedad excesiva de la boca, nariz y ojos. Los efectos secundarios menos comunes incluyen inquietud, nerviosismo, sobreexcitación, insomnio, mareos, dolores de cabeza, euforia, desmayos, trastornos visuales, disminución del apetito, náuseas, vómitos, dolor abdominal, estreñimiento, diarrea, aumento o disminución de la micción, retención urinaria, sangre alta o baja. presión, pesadillas (especialmente en niños), dolor de garganta, sangrado o hematomas inusuales, opresión en el pecho o palpitaciones. Los hombres con agrandamiento de la próstata pueden encontrar problemas urinarios mientras toman antihistamínicos. Consulte a su alergólogo si se producen estas reacciones.

Precauciones importantes:

  • Siga las instrucciones de su alergólogo.
  • El alcohol y los tranquilizantes aumentan los efectos secundarios de la sedación de los antihistamínicos.
  • No use más de un antihistamínico a la vez, a menos que se lo receten.
  • Mantenga estos medicamentos fuera del alcance de los niños.
  • Sepa cómo le afecta el medicamento antes de trabajar con maquinaria pesada, conducir o realizar otras tareas de alto rendimiento; Algunos productos pueden retrasar su tiempo de reacción.
  • Parece que es seguro tomar algunos antihistamínicos durante el embarazo, pero no ha habido suficientes estudios para determinar la seguridad absoluta de los antihistamínicos en el embarazo. Nuevamente, consulte a su alergólogo o su obstetra si debe tomar antihistamínicos.
  • Si bien millones de personas han tomado antihistamínicos de manera segura en los últimos 50 años, no tome antihistamínicos antes de decirle a su alergólogo si es alérgico o intolerante a algún medicamento; está embarazada o tiene la intención de quedar embarazada mientras usa este medicamento; están amamantando; tiene glaucoma o una próstata agrandada; o están enfermos
  • Nunca tome la medicación de otra persona.

Descongestionantes

Los descongestionantes ayudan a aliviar la congestión y la presión causadas por el tejido nasal inflamado. No contienen antihistamínicos, por lo que no causan efectos secundarios antihistamínicos. No alivian otros síntomas de rinitis alérgica. Los descongestionantes orales están disponibles como medicamentos recetados y no recetados y a menudo se encuentran en combinación con antihistamínicos u otros medicamentos. No es raro que los pacientes que usan descongestionantes experimenten insomnio si toman el medicamento por la tarde o por la noche. Si esto ocurre, puede ser necesaria una reducción de la dosis. A veces, los hombres con agrandamiento de la próstata pueden encontrar problemas urinarios mientras están en descongestionantes. Los pacientes que usan medicamentos para manejar problemas emocionales o de comportamiento deben discutir esto con su alergólogo antes de usar descongestionantes. Los pacientes con presión arterial alta o enfermedad cardíaca deben consultar con su alergólogo antes de usar. Las pacientes embarazadas también deben consultar con su alergólogo antes de comenzar los descongestionantes.

Los aerosoles nasales descongestionantes sin receta funcionan en cuestión de minutos y duran horas, pero no debe usarlos durante más de unos pocos días a la vez a menos que se lo indique su alergólogo. El uso prolongado puede causar rinitis medicamentosa o inflamación de rebote del tejido nasal. Suspender el uso del aerosol nasal descongestionante curará esa inflamación, siempre que no haya un trastorno subyacente.

Los descongestionantes orales se encuentran en muchos medicamentos de venta libre (OTC) y recetados, y pueden ser el tratamiento de elección para la congestión nasal. No causan rinitis medicamentosa, pero algunos pacientes con presión arterial alta deben evitarlos. Si tiene presión arterial alta o problemas cardíacos, consulte con su alergólogo antes de usarlos.

Aerosoles nasales

Los aerosoles nasales de solución salina sin receta ayudarán a contrarrestar los síntomas, como las fosas nasales secas o el moco nasal espeso. A diferencia de los aerosoles nasales descongestionantes, se puede usar un aerosol nasal salino tan a menudo como sea necesario. A veces, un alergólogo puede recomendar lavar (duchar) el conducto nasal. Existen muchos sistemas de suministro OTC para enjuagues con solución salina, incluidos recipientes de neti y botellas de enjuague con solución salina.

El cromolyn nasal bloquea la liberación del cuerpo de sustancias que causan alergias. No funciona en todos los pacientes. La dosis completa es cuatro veces al día, y la mejora de los síntomas puede llevar varias semanas. El cromolyn nasal puede ayudar a prevenir reacciones nasales alérgicas si se toma antes de una exposición a alérgenos.

El aerosol nasal de bromuro de ipratropio puede ayudar a reducir el drenaje nasal de la rinitis alérgica o algunas formas de rinitis no alérgica.

Inhibidores de la vía de Leukatriene

Los inhibidores de la vía de leucotrienos (montelukast, zafirlukast y zileuton) bloquean la acción del leucotrieno, una sustancia en el cuerpo que puede causar síntomas de rinitis alérgica. Estos medicamentos también se usan para tratar el asma.

Inmunoterapia

La inmunoterapia se puede recomendar para personas que no responden bien al tratamiento con medicamentos o que experimentan efectos secundarios de los medicamentos, que tienen una exposición a alérgenos inevitable o que desean una solución más permanente a sus alergias. La inmunoterapia puede ser muy efectiva para controlar los síntomas alérgicos, pero no ayuda a los síntomas producidos por la rinitis no alérgica.

Hay dos tipos de inmunoterapia disponibles: inyecciones antialérgicas y tabletas sublinguales (debajo de la lengua).

  • Vacunas contra la alergia: un programa de tratamiento, que puede tomar de tres a cinco años, consiste en inyecciones de un extracto de alergia diluido, administrado con frecuencia en dosis crecientes hasta alcanzar una dosis de mantenimiento. Luego se cambia el programa de inyección para que se administre la misma dosis con intervalos más largos entre inyecciones. La inmunoterapia ayuda al cuerpo a desarrollar resistencia a los efectos del alergeno, reduce la intensidad de los síntomas causados ​​por la exposición al alergeno y, en ocasiones, puede hacer que desaparezcan las reacciones de la prueba cutánea. A medida que se desarrolla resistencia durante varios meses, los síntomas deberían mejorar.
  • Tabletas sublinguales: este tipo de inmunoterapia fue aprobada por la Administración de Drogas y Alimentos en 2014. Comenzando varios meses antes de que comience la temporada de alergias, los pacientes disuelven una tableta debajo de la lengua diariamente. El tratamiento puede continuar hasta por tres años. Solo algunos alérgenos (ciertos pólenes de hierba y ambrosía y ácaros del polvo doméstico) pueden tratarse ahora con este método, pero es una terapia prometedora para el futuro.

Preparaciones para las alergias oculares y gotas para los ojos

Las preparaciones para la alergia ocular pueden ser útiles cuando los ojos se ven afectados por los mismos alérgenos que desencadenan la rinitis, causando enrojecimiento, hinchazón, ojos llorosos y picazón. Las gotas para los ojos de venta libre y los medicamentos orales se usan comúnmente para el alivio a corto plazo de algunos síntomas de alergia ocular. Sin embargo, es posible que no alivien todos los síntomas, y el uso prolongado de algunas de estas gotas en realidad puede empeorar su condición.

Las gotas oculares recetadas y los medicamentos orales también se usan para tratar las alergias oculares. Las gotas para los ojos con receta brindan alivio dirigido a corto y largo plazo de los síntomas de alergia ocular, y pueden usarse para controlarlas.

Consulte con su alergólogo o farmacéutico si no está seguro acerca de un medicamento o fórmula específica.

Tratamientos no recomendados para la rinitis alérgica.

  • Antibióticos: eficaces para el tratamiento de infecciones bacterianas, los antibióticos no afectan el curso de los resfriados comunes no complicados (una infección viral) y no son beneficiosos para la rinitis no infecciosa, incluida la rinitis alérgica.
  • Cirugía nasal: la cirugía no es un tratamiento para la rinitis alérgica, pero puede ayudar si los pacientes tienen pólipos nasales o sinusitis crónica que no responde a antibióticos o aerosoles nasales con esteroides.

Medicamentos homeopáticos para tratar la fiebre del heno.

En la fiebre del heno, el sistema inmunitario reacciona de forma exagerada a los alérgenos presentes en el aire. Al igual que con otras alergias, es el resultado de que su propio sistema inmunológico confunda una sustancia inofensiva con una nociva y libere sustancias químicas que causan los síntomas. La homeopatía busca estimular una respuesta de autocuración del sistema inmunitario de la persona. El objetivo principal del tratamiento proporcionado por la homeopatía es fortalecer en lugar de debilitar el sistema inmunitario. Los medicamentos homeopáticos optimizan el sistema inmunitario hiperactivo para que la curación completa sea más probable.

La mejor medicina homeopática para la fiebre del heno con secreción delgada, acuosa y excoriante es Arsenic Album. Cuando la fiebre del heno comienza en agosto, durante la primavera, Allium Cepa es la medicina homeopática más adecuada. Otra medicina homeopática notable Sabadilla se usa a menudo en estornudos espasmódicos con una nariz que gotea; picazón seca, cosquilleo en la nariz, frota o pica en él. Para la fiebre del heno con obstrucción nasal, con angustia y plenitud en la raíz de la nariz, Kali Bichromium es un buen remedio.

Tratamiento de la fiebre del heno en primavera con homeopatía:

Los medicamentos homeopáticos más indicados para la fiebre del heno que se producen durante la temporada de primavera son Allium Cepa y Gelsemium. Cuando ocurre fiebre del heno con cada cambio de clima, especialmente en primavera, junto con estornudos temprano en la mañana, se recomienda la medicina homeopática Gelsemium. Allium Cepa es eficaz para la fiebre del heno que ocurre en primavera con descargas profundas de agua y estornudos, especialmente al entrar en una habitación cálida.

Remedios para la fiebre del heno que ocurre anualmente:

Los medicamentos homeopáticos de primer grado para la fiebre del heno que se producen anualmente son Psorinum y Kali Phosphoricum. Psorinum está más indicado cuando la fiebre del heno regresa regularmente cada año. Kali phosphoricum es otro medicamento homeopático útil para la fiebre del heno acompañado de estornudos violentos e irritabilidad nerviosa. Ambos se usan como medicamentos profilácticos para la fiebre del heno.

Tratamiento de la fiebre del heno en personas asmáticas:

Los medicamentos homeopáticos mejor indicados para la fiebre del heno en personas con asma son Allium Cepa, Arsenic Album e Iodum. La fiebre del heno que fue suprimida por los antihistamínicos que ingresaron a los pulmones se trata bien con Allium Cepa. Arsenic Album se usa para la fiebre del heno en personas que sufren de asma asmática que empeora durante el sueño y asma por erupciones suprimidas. Otra medicina maravillosa que se usa para las personas asmáticas que respiran con dificultad cuando están tranquilas y que tienen dificultad para respirar con el menor esfuerzo o hablar es el Iodum.

Medicamentos naturales para la fiebre del heno con nariz nasal:

Los medicamentos homeopáticos más efectivos para la fiebre del heno con goteo nasal son Ambrosia, Sabadilla y Arsenic Album. La ambrosía actúa bien cuando una persona tiene nariz llorosa y líquida junto con sangrado nasal. Otra medicina maravillosa Sabadilla es eficaz para la coriza fluida, empeorada por el olor de las flores, incluso pensar en las flores aumenta la descarga. Las descargas finas, acuosas y excoriantes de la nariz se tratan bien con la medicina homeopática Arsenic Album.

Tratamiento natural de la fiebre del heno con estornudos:

Los medicamentos homeopáticos más notables para la fiebre del heno con estornudos son Sabadilla, Cepa y Camphor. Sabadilla es la medicina homeopática más indicada cuando los estornudos están marcadamente presentes. Si los estornudos empeoran al entrar en una habitación cálida, al levantarse de la cama o al tocar duraznos, Cepa es la mejor medicina homeopática. El alcanfor es más efectivo en personas que son muy sensibles al aire frío e inhalado que parece estar frío.

Remedios para la fiebre del heno con bloqueo nasal:

Los medicamentos homeopáticos eficaces para la fiebre del heno acompañados de bloqueo nasal son el amonio carbonicum, el arum triphyllum y el nux moschata. El amonio carbonicum actúa bien cuando se produce una interrupción durante la noche con coriza larga y una necesidad continua de estornudar. Arum Triphyllum es útil para la obstrucción nasal con dolor en las fosas nasales, punzando constantemente la nariz hasta que sangra, especialmente en niños. Cuando la nariz está seca y bloqueada y la persona tiene que respirar por la boca, Nux moschata es la medicina homeopática más indicada.

Medicamentos para la fiebre del heno con picazón:

Los medicamentos homeopáticos marcados para la fiebre del heno con picazón son Arundo y Wyethia. Arundo es eficaz para la fiebre del heno con picazón molesta presente en las fosas nasales y el paladar, mientras que cuando la picazón está presente en las áreas posteriores, la medicina homeopática Wyethia es otra medicina maravillosa.

Homeopatía para la fiebre del heno acompañada de síntomas oculares:

Los medicamentos homeopáticos para la fiebre del heno acompañados de síntomas oculares son Ruta, Euphrasia y Allium Cepa. El dolor y la irritación, y la sensación de cuerpo extraño en los ojos se tratan bien con la medicina homeopática Ruta. La euforia es una excelente medicina homeopática para la fiebre del heno cuando los ojos se llueven todo el tiempo. Euphrasia trata la lagrimación acre y la coriza blanda. Cuando las lágrimas de los ojos son suaves y las descargas nasales son acre; La medicina homeopática Allium Cepa está prominentemente indicada.

Rinitis ocupacional

Si desarrolla síntomas que se parecen a los de la fiebre del heno y que aparecen o se vuelven más graves en el trabajo, puede estar sufriendo de rinitis ocupacional.

La rinitis ocupacional, o rinitis relacionada con el trabajo, es una condición en la cual los síntomas se desencadenan o agravan aún más por los alérgenos en el lugar de trabajo. Estos síntomas pueden incluir estornudos, secreción nasal y ojos llorosos. Los desencadenantes comunes incluyen productos de limpieza, humos químicos, ciertos tipos de polvo y gases corrosivos.

Si sus síntomas de alergia aparecen en el trabajo o parecen empeorar allí, pídale a su alergólogo que lo ayude a identificar posibles desencadenantes y a desarrollar un plan de tratamiento.

 

Lee mas:  Alergia al Látex: Causas, Síntomas, Diagnóstico y Tratamiento

Preguntas Frecuentes (FAQs)

¿Qué es la rinitis alérgica?

La rinitis alérgica es una reacción alérgica a los alérgenos transportados por el aire, como el polen estacional de hierba o ambrosía o alérgenos de todo el año, como el polvo y la caspa de animales . La rinitis alérgica a veces se llama fiebre del heno, especialmente cuando es causada por alérgenos estacionales. La fiebre del heno comparte muchos de los mismos síntomas que un resfriado común, pero no es causada por un virus o una bacteria. En cambio, es causada por su sistema inmunitario que reacciona a los alérgenos que respira en su cuerpo.

¿Qué es la fiebre del heno?

Hola, la fiebre es otro nombre para la rinitis alérgica, más comúnmente utilizada para describir una reacción alérgica estacional al polen como la ambrosía. Sin embargo, el término se usa a menudo para referirse a las alergias nasales causadas por cualquier alergeno inhalado. A pesar del nombre, la fiebre del heno no es necesariamente una reacción al heno, y no causa fiebre.

¿La rinitis alérgica es contagiosa?

No. La rinitis alérgica (o fiebre del heno) es causada por la respuesta de su sistema inmunitario a los alérgenos que se respiran en su cuerpo. No es causada por un virus o bacteria y no es contagiosa.

¿Cuáles son los síntomas de la fiebre del heno?

La fiebre del heno o rinitis alérgica, los síntomas son similares a los síntomas de un resfriado común. Algunos síntomas comunes incluyen estornudos, congestión, tos, presión sinusal, picazón en los ojos llorosos y picazón en la nariz, boca y garganta, y fatiga. Puede ser difícil distinguir entre un resfriado y la fiebre del heno. Si tiene fiebre del heno, es probable que tenga secreción nasal fina y acuosa, y, a pesar del nombre, no tendrá fiebre. Si tiene un resfriado, puede tener una secreción más espesa o amarillenta de la nariz, y puede tener fiebre leve. Los síntomas de la fiebre del heno pueden comenzar inmediatamente después de la exposición a alérgenos como el polen o la caspa de animales., y continuará mientras su exposición continúe. Lo más probable es que un resfriado comience uno o dos días después de la exposición al virus, y puede durar de unos días a una semana.

Lee mas:  ¿Es seguro usar medicamentos para la alergia durante el embarazo?