La condición en la que la dilatación de los vasos sanguíneos en el estómago causa un peligro potencial de hemorragia interna excesiva se conoce médicamente como GAVE (ectasia vascular antral gástrica). Dado que los vasos sanguíneos forman rayas rojas dentro y fuera del estómago al igual que las rayas en una sandía, esta condición generalmente se conoce como estómago de sandía.

Aunque las mujeres mayores de 50 años que han sido diagnosticadas con alguna enfermedad autoinmune, síndrome del intestino irritable, una lesión abdominal o cirrosis tienen más probabilidades de sufrir esta afección, puede sucederle a cualquiera.

Los síntomas del estómago de sandía

El sangrado gastrointestinal es el signo más destacado del estómago de sandía que puede causar los siguientes síntomas:

  • Heces con sangre
  • Vómitos de sangre (hematemesis)
  • Anemia

Además de estos síntomas, los pacientes con estómago de sandía también pueden experimentar otros síntomas como dolores de cabeza crónicos, respiración superficial y sensación de debilidad o fatiga. Tener dificultad para concentrarse, dolor en el pecho, palpitaciones cardíacas, confusión y aturdimiento también son síntomas comunes experimentados por personas que han sufrido mucha sangre debido a esta afección. Es importante consultar de inmediato a un médico si experimenta alguno de estos síntomas para que su afección se diagnostique y se trate adecuadamente lo antes posible.

Causas del estómago de sandía

Aunque la causa exacta del estómago de la sandía sigue siendo un misterio, las personas que padecen afecciones crónicas como la esclerosis sistémica, la cirrosis, el síndrome CREST y las enfermedades autoinmunes a menudo se les diagnostica.

Lee mas:  Tratamiento para la obstrucción intestinal

La distensión causada por la vasculitis, los trastornos que dificultan el funcionamiento del sistema gastrointestinal, los traumatismos en el abdomen, la cirrosis o la enfermedad grave son la razón de la aparición de vasos sanguíneos dilatados en la parte antral del estómago. Las personas que son más susceptibles a desarrollar esta afección generalmente tienen obstrucción del intestino grueso, síndrome del intestino irritable y estreñimiento crónico. Puede esperar hemorragias graves y anemia posterior cuando se produce la erupción de los vasos sanguíneos dilatados en el estómago.

Diagnóstico del estómago de sandía

Diagnóstico diferencial: la construcción de un diferencial adecuado es importante para el diagnóstico del estómago de sandía, ya que se puede llegar a varios diagnósticos a partir de sus síntomas que indican afecciones que tienen tratamientos muy diversos. Las causas comunes que deben incluirse en un diferencial adecuado incluyen hipertensión portal y úlcera gástrica / duodenal. La ectasia vascular antral gástrica, la hemobilia, las lesiones de Cameron, las lesiones de Dieulafoy, las fístulas aortoentéricas, los tumores del tracto gastrointestinal superior, el hemosuccus pancreático y la gastropatía hipertensiva portal se encuentran entre las causas intermitentes que deben incluirse en un diferencial adecuado.

Diagnóstico : una biopsia endoscópica es la única forma concluyente de diagnosticar el síndrome GAVE. Una endoscopia puede revelar fácilmente las características rayas de sandía de esta afección. Las rayas de sandía tienen la forma de rayas planas y eritematosas en filas longitudinales que se irradian hacia el antro después de originarse en el píloro.

En pacientes con hipertensión portal, la presentación de las rayas de sandía es diferente. Esas personas pueden no tener los patrones de radiación y en su lugar tienen angiomas antrales difusos. En ambos casos, se puede usar un escaneo marcado de glóbulos rojos, una tomografía computarizada o una ecografía endoscópica para confirmar el diagnóstico. Además de esto, la característica histopatológica de GAVE se puede caracterizar por la proliferación de células fusiformes, la ectasia vascular y la fibrohianlinosis. La indicación de riesgo en pacientes con GAVE que tienen esclerosis sistémica se puede hacer mediante el uso de autoanticuerpos anti-ARN polimerasa III.

Lee mas:  Reflujo ácido

Tratamiento del estómago de sandía

Cirugía

La coagulación con plasma de argón o la cirugía endoscópica con láser son los dos métodos de tratamiento disponibles para el estómago de sandía. La endoscopia se usa para realizar ambos procedimientos. La coagulación con plasma de argón utiliza corriente eléctrica y gas argón para sellar el sangrado o el tejido irregular, mientras que la cirugía endoscópica con láser utiliza luz láser para tratar el sangrado de los vasos sanguíneos.

Medicamentos

Ciertos medicamentos se prescriben para pacientes en algunos casos para controlar o detener el sangrado gastrointestinal. El tratamiento del estómago de la sandía se ha llevado a cabo con éxito con terapia hormonal (progesterona y estrógeno), ácido tranexámico y corticosteroides.

Al momento del diagnóstico, generalmente se prescriben transfusiones de sangre y suplementos de hierro, especialmente si el sangrado es severo. Si el sangrado gastrointestinal no se puede controlar o detener, entonces se pueden requerir transfusiones adicionales.

Consejos dietéticos

Una dieta saludable puede ayudar mucho a las personas con estómago de sandía. Evite los alimentos y bebidas que irritan el estómago, como el alcohol, los alimentos grasosos o picantes. En su lugar, trate de cuidar bien su estómago con alimentos ricos en fibra como granos enteros, frutas y verduras. Además, los hábitos alimenticios también son importantes. En lugar de comidas grandes, pruebe comidas más pequeñas pero más frecuentes para ayudar con la digestión.