Hogar Sistema Digestivo Colelitiasis

Colelitiasis

por Dr. Kylie López, MD, MSCR

La colelitiasis es entonces el nombre médico dado a la deposición de depósitos duros y cristalinos dentro de la vesícula biliar, normalmente conocidos como cálculos biliares. En los Estados Unidos, la afección es relativamente común y afecta a aproximadamente el 10 por ciento de las mujeres adultas y al seis por ciento de los hombres adultos en el país. Además, la colelitiasis es una de las principales causas de operaciones quirúrgicas en todo el mundo.

Según los hallazgos estadísticos, la afección es más frecuente en los países occidentales. Por ejemplo, se espera que entre el 8 y el 20 por ciento de los ciudadanos de los Estados Unidos desarrollen esta afección para cuando alcancen los 40 años de edad. Los indios estadounidenses y los mexicoamericanos también tienen más probabilidades de desarrollar esta afección, en comparación con otras razas, con las mujeres siendo más susceptibles en comparación con los hombres en una proporción de 2: 1. Sin embargo, las posibilidades de desarrollar cálculos biliares aumentan con la edad, independientemente de la raza y el género.

¿Qué es la colelitiasis?

Básicamente, los cálculos biliares son sustancias duras, cristalinas y similares a piedras que se desarrollan dentro de la vesícula biliar. Situada justo debajo del hígado, la vesícula biliar almacena la bilis antes de que sea secretada en los intestinos para ayudar en la digestión. El jugo de bilis, por otro lado, es un líquido que es sintetizado por el hígado para ayudar a la digestión de las grasas dentro de los intestinos. Los cálculos biliares se forman como resultado de la cristalización de la bilis. Los componentes principales del jugo de bilis incluyen colesterol, grasas, agua, sales biliares, bilirrubina y proteínas. Las sales biliares ayudan en la digestión de las grasas, dentro del sistema digestivo, mientras que la bilirrubina le da a las heces y la bilis su color característico. Si la bilis contiene grandes cantidades de bilirrubina, sales biliares o colesterol, es más probable que cristalice y forme cálculos biliares.

Actualmente, hay dos tipos principales de cálculos biliares, los cálculos de pigmento y los cálculos de colesterol. Los cálculos de colesterol son bastante comunes y representan alrededor del 80 por ciento de todos los casos de colelitiasis. Los cálculos de colesterol tienen un color amarillo verdoso característico y son el resultado del colesterol endurecido en la vesícula biliar. Las piedras de pigmento, por otro lado, son piedras pequeñas y cristalinas oscuras que se forman como resultado de la bilirrubina endurecida. En general, el tamaño de los cálculos biliares varía, desde el tamaño de los granos de arena hasta el tamaño de una pelota de golf. Como tal, la colelitiasis puede ser el resultado de un solo cálculo biliar grande, cientos de cálculos pequeños o incluso una combinación de cálculos grandes y pequeños.

Los síntomas de la colelitiasis

Aunque los cálculos biliares pueden formarse en la vesícula biliar, pueden reubicarse en los conductos biliares y causar bloqueo. Este bloqueo puede conducir a una serie de síntomas, que normalmente ocurren repentinamente. Debido a la aparición repentina de los síntomas, se los conoce comúnmente como “ataque” de la vesícula biliar. En la mayoría de los casos, el ataque ocurre después de una comida rica en grasas y puede ocurrir por la noche. Algunos de los síntomas asociados con el “ataque” de la vesícula biliar son:

  • Dolor de espalda, normalmente entre los omóplatos.
  • Los pacientes también pueden experimentar dolor debajo del hombro derecho
  • Náuseas y vómitos
  • Fiebre baja y escalofríos
  • Dolor prolongado, que puede durar más de cinco horas.
  • Materia fecal de color arcilla
  • El blanco de los ojos y la piel puede volverse de color amarillento.
  • Dolor constante en la parte superior del abdomen, en el lado derecho. La intensidad del dolor aumenta rápidamente y dura un tiempo, aproximadamente 30 minutos en promedio.

Si bien estos síntomas solo pueden ocurrir cuando los cálculos biliares se están moviendo, un bloqueo prolongado de los conductos biliares puede provocar una ruptura e incluso una infección. En otros casos, las personas que padecen esta afección pueden no experimentar ningún síntoma. Tales cálculos biliares se conocen como piedras silenciosas. Tales cálculos no interferirán con el funcionamiento del hígado, el páncreas o la vesícula biliar. Como tal, el tratamiento de cálculos biliares no es necesario en cálculos silenciosos.

Tratamiento de colelitiasis

Una vez que experimente los síntomas mencionados anteriormente, es muy recomendable que busque atención médica inmediata de un médico calificado. Inicialmente, el proveedor de atención médica tomará muestras de sangre y lo someterá a varias pruebas para determinar si padece colelitiasis. En algunos casos, los cálculos biliares no causarán ningún síntoma. Sin embargo, si la afección presenta síntomas, puede ser necesaria la hospitalización. Si resulta hospitalizado debido a esta afección, se suspenderá la ingesta de alimentos. En lugar de alimentos, se administrarán líquidos intravenosos. Esto permite que el sistema digestivo descanse y sane. Además, también se le administrarán antibióticos para prevenir la infección. El médico también puede darle medicamentos para aliviar el dolor abdominal asociado con esta afección.

Cirugía

Si los síntomas de la colelitiasis siguen siendo recurrentes, la cirugía suele ser la mejor opción de tratamiento. Actualmente, existen dos métodos quirúrgicos principales que pueden usarse para extraer la vesícula biliar, incluida la colecistectomía laparoscópica y la colecistectomía abierta. En la colecistectomía abierta, se extrae toda la vesícula biliar con una sola incisión quirúrgica. La colecistectomía laparoscópica, por otro lado, implica la extracción de la vesícula biliar varias incisiones. Después de someterse a esta extracción quirúrgica, muchos pacientes llevan una vida normal porque la vesícula biliar no es muy esencial en el cuerpo. Algunas de las opciones de colecistectomía laparoscópica comúnmente utilizadas incluyen:

  • Litotricia: esta es una técnica que utiliza ondas de choque eléctrico y tiene como objetivo disolver los cálculos biliares.
  • Colecistectomía laparoscópica: esta es una extracción quirúrgica bastante menos invasiva de la vesícula biliar, que implica la extracción de la escalera en múltiples incisiones pequeñas.
  • Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica: esta no es una opción de tratamiento, sino un procedimiento de imagen que mejora el tratamiento de cálculos biliares.

En otros casos, se pueden usar medicamentos para disolver los cálculos biliares. Esta opción puede tomar un tiempo para disolver completamente las piedras.

Tratamiento no quirúrgico

En casos raros, los pacientes que padecen cálculos biliares pueden tener problemas de salud graves que pueden evitar que se sometan a cirugía. En tal caso, se utilizan opciones de tratamiento no quirúrgico para los cálculos biliares. Sin embargo, los cálculos biliares pueden reaparecer dentro de un período de cinco años después de las siguientes opciones de tratamiento no quirúrgico.

  • Terapia de disolución por contacto: este es un procedimiento experimental en el que se inyecta metil terc-butil éter directamente en la vesícula biliar para ayudar a disolver los cálculos. Este remedio disuelve los cálculos en uno o tres días, pero puede provocar irritación y otras complicaciones.
  • Terapia de disolución oral: en este procedimiento, los medicamentos que están hechos de ácido biliar se usan para disolver los cálculos biliares. Algunas de las drogas de uso común con este procedimiento son chenodiol (Chenix) y Ursodiol (Actigall). Los medicamentos son más efectivos en los cálculos de colesterol y pueden tomar un par de meses para disolverlos por completo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario