Hogar Sistema Digestivo Síndrome de Gilbert

Síndrome de Gilbert

por Dr. Kylie López, MD, MSCR

El síndrome de Gilbert (también llamado síndrome de Gilbert) es una afección común en la que el hígado no procesa la bilirrubina, una sustancia que se produce por la descomposición de los glóbulos rojos. El síndrome de Gilbert es típicamente inofensivo y no requiere tratamiento.

¿Qué es el síndrome de Gilbert?

El síndrome de Gilbert se caracteriza por elevaciones de la bilirrubina no conjugada en la sangre, que generalmente no se reconoce hasta que se ve en un análisis de sangre que se puede hacer por otras razones. Las fluctuaciones en los niveles de bilirrubina en sangre (o hiperbilirrubinemia) que a veces se asocian con el color amarillento de la piel y los ojos ocurren en personas con síndrome de Gilbert. Esta condición leve, que de otro modo es inofensiva, a menudo se reconoce durante la adolescencia durante un análisis de sangre de rutina, ya que muchos de los afectados (aproximadamente el 30%) no tienen ningún síntoma. Sin embargo, en algunas personas, estos episodios se desencadenan por estrés, deshidratación, ejercicio vigoroso, cambios hormonales o enfermedades. Otros síntomas, aunque raros, también pueden acompañar el tinte amarillo de la piel.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome de Gilbert?

Por lo general, no hay síntomas y, a menos que se haga un análisis de sangre que analice específicamente sus niveles de bilirrubina, es posible que nunca descubra que tiene esta afección. Es posible que le hagan un análisis de sangre que muestre que su bilirrubina está alta, pero esto no debería causar alarma porque los niveles de bilirrubina no aumentan demasiado. Algunas personas pueden experimentar síntomas como:

  • Ictericia. La ictericia, o coloración amarillenta de la piel y los ojos, no es común porque ocurre solo cuando el nivel de bilirrubina supera un nivel crítico. La bilirrubina tiene un color amarillo a naranja, y los niveles excesivos en la sangre causan ictericia, que es más probable que ocurra si tiene una infección, si está estresado, hambriento o vomita, o si se sometió a una cirugía.
  • Otros síntomas poco comunes. Estos incluyen cansancio, debilidad, dolores abdominales leves y náuseas.

Cuando ver a un doctor

El síndrome de Gilbert generalmente es inofensivo, pero la ictericia puede ser un síntoma de otra enfermedad hepática grave. Consulte a su médico si experimenta ictericia por primera vez. Si se le diagnostica el síndrome de Gilbert, no necesita tratamiento para la ictericia a menos que tenga otros síntomas inusuales.

¿Cuáles son las causas y los factores de riesgo del síndrome de Gilbert?

La bilirrubina (un pigmento amarillo) se produce cuando el cuerpo descompone los glóbulos rojos envejecidos. Viaja a través del torrente sanguíneo hacia el hígado, donde una enzima lo descompone, lo que lo elimina del torrente sanguíneo. La bilirrubina se pasa a los intestinos con la bilis y se excreta en las heces.

El síndrome de Gilbert es un trastorno genético que se hereda de tus padres. El gen anormal que se supone que ayuda a controlar la descomposición de la bilirrubina en el hígado es un gen ineficaz, por lo que el exceso de bilirrubina se acumula en la sangre. Tener el gen anormal que causa el síndrome de Gilbert es bastante común y muchas personas portan una copia de este gen.

Factores de riesgo

Un episodio de ictericia puede desencadenarse por ciertos factores en personas que tienen síndrome de Gilbert. Éstos incluyen:

  • Deshidración
  • Estado de ayuno
  • Una infección
  • Estrés
  • Esfuerzo físico
  • La falta de sueño
  • Después de cirugía
  • Periodos menstruales

Evitar algunos desencadenantes conocidos puede ayudar a reducir los episodios de ictericia.

Cómo vivir con el síndrome de Gilbert

El síndrome de Gilbert no requiere tratamiento. Aunque sus niveles de bilirrubina pueden fluctuar y puede experimentar ictericia ocasionalmente, esto generalmente desaparece por sí solo y no causa ningún problema.

El síndrome de Gilbert es una afección a largo plazo que no es una amenaza para su salud. No está asociado con ninguna complicación y no aumenta su riesgo de enfermedad hepática. Los síntomas suelen ser de corta duración y autolimitados.

No es necesario modificar su dieta o sus actividades diarias, excepto para evitar aquellas que desencadenan sus síntomas.

Sin embargo, las personas con síndrome de Gilbert pueden correr el riesgo de tener ictericia y otros efectos secundarios cuando toman ciertos medicamentos, como:

  • Indinavir y Atazanavir (utilizados para tratar la infección por VIH)
  • Estatinas (medicamentos para bajar el colesterol) más gemfibrozilo
  • Gemfibrozil (otro medicamento para reducir el colesterol)
  • Irinotecan (utilizado para tratar el cáncer de intestino)

Por lo tanto, se debe buscar asesoramiento médico antes de tomar nuevos medicamentos, y se debe informar a los médicos sobre su condición.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario