Hogar Sistema Digestivo ¿Por qué vomitas sangre después de tomar alcohol?

¿Por qué vomitas sangre después de tomar alcohol?

por Dr. Kylie López, MD, MSCR

Cualquiera que haya vomitado sangre después de beber puede relacionar el miedo y la preocupación causados ​​por esta afección. Saber qué causa la sangre en el vómito, qué hacer al respecto y cuándo preocuparse son hechos esenciales para saber.

El vómito de sangre se llama hematemesis en términos médicos y es una ocurrencia relativamente común después de beber. Esto debería servir como una llamada de “alerta” de que beber se está volviendo problemático. Muchos bebedores novatos desarrollarán una fuerte aversión al consumo excesivo de alcohol después de un episodio de vómitos de sangre. Las causas del vómito con sangre varían de leves a graves y potencialmente mortales.

Síntomas de vomitar sangre después de beber

Los síntomas pueden variar según la causa y el grado de sangrado. Los síntomas iniciales pueden incluir ardor en el estómago, el pecho y la garganta, calambres abdominales, náuseas y dolor de estómago. Los síntomas más graves incluyen mareos, debilidad, dolor intenso en el pecho, abdomen o espalda, falta de aliento y grandes cantidades de sangre en el vómito, desmayo y shock circulatorio.

Cuándo ver a un médico:

  • Sangrado masivo debido al vómito.
  • Grandes cantidades de sangre en las heces (coágulos grandes o color granate)
  • Dolor severo e implacable
  • Mareos o desmayos.
  • Vómitos continuos con sangre repetida con cada episodio.
  • Fiebre
  • Cualquier paciente que tome anticoagulantes (los ejemplos incluyen coumadin, Plavix, Pradaxa)

Causas y tratamientos de vomitar sangre después de beber

1. Ruptura del tracto gastrointestinal

El vómito es un acto violento y genera presión dentro del abdomen, el pecho y específicamente el esófago. El aumento repentino de la presión puede provocar la ruptura del tracto gastrointestinal. La ubicación más común de ruptura es el esófago y el contenido del vómito luego se derrama hacia el tórax. Esto causa inflamación intensa, infección y es fatal sin un tratamiento médico inmediato.

Los síntomas incluyen dolor torácico intenso de aparición repentina que puede irradiarse a la espalda, sudoración, falta de aliento o dolor abdominal. El diagnóstico se realiza en base a la historia, los síntomas y una radiografía de tórax mostrará hallazgos anormales que dan pistas sobre el diagnóstico.

El tratamiento consiste en la reparación quirúrgica emergente de la ruptura y la evacuación del vómito y los restos de comida de la cavidad torácica. Por lo general, se requieren antibióticos y atención de apoyo en una unidad de cuidados intensivos (UCI).

2. Cirrosis

La cirrosis resulta del consumo crónico de alcohol, enfermedades autoinmunes y enfermedades hereditarias como la hemacromatosis. El resultado final es la cicatrización del hígado y un aumento de la presión sanguínea dentro de la circulación portal (hígado). Los vasos sanguíneos comienzan a dilatarse y forman vasos colaterales para ayudar a devolver la sangre al corazón. El esófago se ve afectado y se forman vasos anormales llamados várices. Estos vasos sanguíneos anormales son propensos a la ruptura y puede producirse un sangrado masivo.

Los síntomas pueden incluir vómitos de grandes cantidades de sangre roja brillante, debilidad y desmayo y paso de sangre por el recto. El sangrado rectal puede causar heces de color negro o granate, pero también puede ser de color rojo brillante por el tránsito rápido a través del tracto gastrointestinal.

El tratamiento está dirigido a detener el sangrado e incluye medicamentos y opciones quirúrgicas. Una vez que se desarrolla la cirrosis, no hay un tratamiento reverso, pero el alcohol y cualquier medicamento nocivo deben suspenderse. Es necesario evitar la aspirina y los medicamentos no esteroideos. Una dieta baja en sal y

limitar el exceso de proteína es beneficioso. Los especialistas pueden realizar procedimientos quirúrgicos o de intervención adicionales para aliviar la presión sobre los vasos sanguíneos y ayudar a prevenir más hemorragias.

3. Úlcera

¿Por qué vomitas sangre después de beber? ¡Porque tienes úlcera! El alcohol es ácido e irrita el revestimiento del tracto gastrointestinal. El consumo excesivo de alcohol hace que el revestimiento del estómago se inflame y se puedan desarrollar úlceras. Pequeñas cantidades de sangre pueden aparecer en el

heces inicialmente junto con sangre si se producen vómitos La úlcera puede

erosionar más profundamente en el revestimiento del estómago o el intestino delgado

resultando en grandes cantidades de sangre en el vómito. Si una úlcera se erosiona

dentro de un vaso sanguíneo, puede producirse un sangrado gastrointestinal masivo.

Los síntomas comunes de la úlcera incluyen dolor o molestias en la parte media del abdomen en la parte inferior del tórax. Los síntomas pueden aliviarse temporalmente con antiácidos de venta libre. El dolor puede despertar a la persona en las primeras horas de la mañana. Puede haber sangre en las heces y causar heces oscuras o negras. Las heces de color rojo brillante o granate implican un sangrado rápido y son motivo de evaluación médica inmediata.

El tratamiento es evitar el alcohol y el uso de medicamentos antiinflamatorios de venta libre. Terapia de prescripción con medicamentos reductores de ácido como

como inhibidores de la bomba de protones y bloqueadores H2 es útil. Más severo

Los casos requieren un procedimiento llamado endoscopia. La endoscopia se realiza con una cámara de fibra óptica que se pasa por la boca y baja por el esófago hasta el estómago. Durante el procedimiento, el médico puede inyectar y cauterizar (quemar) el vaso para detener el sangrado. Las modificaciones de la dieta y el estilo de vida son útiles, como evitar los alimentos ácidos, la ingesta excesiva de bebidas carbonatadas, tomar medicamentos recetados para disminuir la acidez y evitar el consumo de alcohol y tabaco.

4. Gastritis

Esta es una condición inflamatoria que resulta de una variedad de factores, como una dieta pobre, el uso de medicamentos antiinflamatorios, el alcohol y el consumo excesivo de bebidas carbonatadas. Fumar también contribuye al desarrollo de gastritis al disminuir la mucosidad protectora secretada por el estómago. Una bacteria, H. pylori, también contribuye a este problema y se trata con antibióticos si está presente. La gastritis hace que el revestimiento del estómago se irrite hasta tal punto que se produzca un sangrado menor. Si esto se vuelve más grave, se puede desarrollar una úlcera y pueden ocurrir problemas más graves.

Las modificaciones en el estilo de vida, como eliminar los refrescos, el alcohol, fumar y comer una dieta saludable, son importantes para tratar la gastritis. Las infecciones por H. pylori se erradican con la terapia con antibióticos combinada con medicamentos recetados que reducen la concentración de ácido. Otros medicamentos como los antiácidos, los inhibidores de la bomba de protones y los bloqueadores H2 son efectivos para tratar la gastritis.

5. Beber demasiado alcohol

El exceso de alcohol causa irritación del estómago y el revestimiento intestinal.

El alcohol es un ácido débil y la ingesta excesiva puede dañar el moco protector del estómago.

Los síntomas son similares a la gastritis y la úlcera, incluyendo dolor, reflujo ácido y náuseas y vómitos. También se producen mareos, aturdimiento, dolor abdominal y fatiga. El exceso de alcohol prolongado conduce a cirrosis, pancreatitis y también puede afectar el corazón.

El tratamiento consiste en dejar de beber, comer una dieta adecuada, mantener la hidratación y usar antiácidos de venta libre.

6. Efectos secundarios de medicamentos / medicamentos

Los medicamentos antiinflamatorios como la aspirina, el ibuprofeno y el naproxeno pueden provocar irritación y sangrado. Se puede observar sangre si se producen vómitos. Estos medicamentos de venta libre disminuyen la producción de moco e irritan directamente el revestimiento del estómago. La aspirina también inhibe la coagulación de la sangre al interferir con la función plaquetaria. Las plaquetas son las células sanguíneas que ayudan con la formación de coágulos.

Ahora que conoce los motivos y las consecuencias de vomitar sangre después de beber, no descuide este problema. ¡Busque ayuda médica cuando sea necesario y deje el alcohol si es necesario!

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario