Hogar Salud Fiebre Q (infección por Coxiella burnetii)

Fiebre Q (infección por Coxiella burnetii)

por Dr. Kylie López, MD, MSCR
Publicada: Ultima actualización en

¿Qué es la fiebre Q?

La fiebre Q es una infección bacteriana causada por Coxiella burnetii que se transmite de animales a humanos. Es una infección zoóntica que se contrae principalmente por inhalación de la bacteria. Aunque es poco común, la transmisión de Coxiella burnetii de persona a persona es posible. La fiebre Q es una enfermedad muy leve, similar a la gripe (influenza), en la mayoría de las personas y es posible que algunas personas no presenten ningún síntoma. Es una infección aguda autolimitada, aunque es posible la fiebre Q crónica. La fiebre Q puede causar complicaciones como neumonía o carditis en algunas personas y son estas complicaciones las que tienen más probabilidades de tener consecuencias graves para la salud asociadas con la infección.

 

¿Qué tan común es la fiebre Q?

La fiebre Q es poco común en los Estados Unidos. Se ve con más frecuencia en países como Australia, Nueva Zelanda, Países Bajos, España y el sur de Francia y es endémica en el Medio Oriente posiblemente debido al ambiente cálido y polvoriento. Naturalmente, los trabajadores agrícolas corren un mayor riesgo de contraer la infección, ya que el ganado es el reservorio principal. Se estima que alrededor de 3 de cada 100 estadounidenses pueden haber tenido fiebre Q en el pasado y la enfermedad podría haber pasado desapercibida. La incidencia puede llegar al 20% entre los trabajadores agrícolas y los veterinarios.

Infección por bacterias Coxiella

Coxiella burnetii se puede propagar de varias formas diferentes, pero en la mayoría de los casos ingresa al pulmón cuando se inhala. Los macrófagos, un tipo de célula inmunitaria que normalmente consume invasores, en realidad sirven como medio de transporte para las bacterias. La bacteria Coxiella burnetii puede fusionarse con lisosomas, pequeños sacos llenos de enzimas, y multiplicarse dentro de las macropáginas. Las enzimas ácidas dentro de los lisosomas no pueden destruir las bacterias. Con el tiempo, la proliferación de bacterias dentro de la célula huésped hace que se rompa y las bacterias pueden diseminarse dentro del cuerpo. Al viajar dentro de los macrófagos, las bacterias tienden a infectar en gran medida órganos como el hígado, el bazo y la médula ósea.

Granulomas de fiebre Q

La presencia de las bacterias en grandes cantidades dentro de estos órganos desencadena las respuestas inmunitarias locales y sobreviene la inflamación. Esto provoca la formación de granulomas. Estos granulomas son las formas que tiene el cuerpo de tapar un área inflamada e infectada con el tejido sano circundante. En la fiebre Q, los granulomas se denominan granulomas en forma de rosquilla porque tienen una pared externa de fibrina delgada con una acumulación central de grasa. Esta eficaz respuesta inmunitaria asegura que las bacterias no dañen gravemente el órgano donde se depositan. Por tanto, la fiebre Q suele ser leve en la mayoría de las personas. Sin embargo, las personas con sistemas inmunitarios debilitados corren el riesgo de sufrir una enfermedad grave.

Signos y síntomas

La fiebre Q puede ser aguda o crónica. La mayoría de las personas experimentarán solo fiebre Q aguda, los síntomas son leves y la enfermedad es autolimitante. La fiebre Q crónica es poco común. Se cree que es el resultado de la activación de una infección previa y las personas con sistemas inmunitarios debilitados corren un mayor riesgo. El período de incubación de la fiebre Q es de alrededor de 2 a 3 semanas, pero puede durar hasta 6 semanas. Esto significa que durante este período de tiempo después de contraer la infección, es posible que una persona no presente ningún signo o síntoma.

La fiebre Q crónica puede surgir tan pronto como 6 semanas después de la infección inicial o varios años después. Los síntomas de la fiebre Q se parecen en gran medida a las infecciones virales comunes como la gripe (influenza). Estos síntomas pueden incluir:

  • Malestar: una sensación de malestar.
  • Fiebre alta de hasta 40 grados Celsius (104F)
  • Sudando (a veces)
  • Escalofríos (a veces)
  • Dolores musculares en todo el cuerpo.
  • Dolores de cabeza severos
  • Tos no productiva (seca)
  • Dolor en el pecho
  • Náuseas con o sin vómitos.
  • Diarrea
  • Dolor abdominal

Complicaciones

Las complicaciones generales son raras en la fiebre Q, pero cuando ocurre, puede presentarse como neumonía (pulmón), hepatitis (hígado), carditis (corazón) y meningoencefalitis (cerebro y meninges circundantes). La enfermedad también puede afectar la piel, los ovarios y los testículos, los riñones, los vasos sanguíneos, los huesos y las articulaciones. Las mujeres embarazadas pueden sufrir un aborto espontáneo (aborto espontáneo) o tener un parto prematuro.

Causas de la fiebre Q

La fiebre Q es causada por el cocobacilo, Coxiella burnetii . Los reservorios principales de estas bacterias son el ganado vacuno, las cabras y las ovejas, pero también se pueden encontrar en mascotas como gatos y conejos. Estos animales expulsan las bacterias en la leche, la orina o las heces. Las bacterias son muy resistentes y pueden cambiar a un estado latente similar a una espora en el que pueden permanecer en el suelo, la paja o el estiércol durante largos períodos de tiempo. Los seres humanos pueden infectarse por:

  • ingerir alimentos contaminados con la bacteria.
  • contacto de la piel con fluidos corporales infectados y tejidos de estos animales.
  • picaduras de garrapatas que se han alimentado previamente de animales infectados.
  • inhalar polvo contaminado con la bacteria.
  • transfusión de sangre o productos sanguíneos de personas infectadas.

La forma más común en que los seres humanos contraen la bacteria de la fiebre Q es mediante la inhalación de la bacteria. Dado que las bacterias son tan resistentes, pueden sobrevivir durante largos períodos dentro y sobre objetos inanimados (fómites). Por lo tanto, una persona aún puede contraer la infección después de entrar en contacto con el polvo que estuvo contaminado mucho antes con el tejido, la sangre o las excretas de los animales infectados.

 Pruebas y diagnóstico

Los síntomas de la fiebre Q no son suficientes para diagnosticar la afección, pero pueden plantear la sospecha de la afección junto con el historial médico del paciente. De hecho, la presentación clínica puede variar, lo que significa que los síntomas colectivos pueden diferir de un paciente a otro. Por tanto, son necesarias pruebas de laboratorio y estudios de imagen.

  • Los análisis de sangre son la forma más definitiva de diagnosticar la fiebre Q. Estas pruebas podrán confirmar la presencia de anticuerpos producidos contra los antígenos bacterianos. Sin embargo, es posible que estos anticuerpos no se detecten en la sangre durante los primeros 7 a 10 días. Las pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) son más sensibles pero no son precisas si ya se han administrado antibióticos.
  • Los estudios de imágenes como una radiografía, una tomografía computarizada (TC) y una ecografía pueden ayudar a identificar el alcance de las complicaciones. Los granulomas en rosquilla característicos que se observan en la fiebre Q también pueden ocurrir con la infección por el virus de Epstein-Barr (EBV) y el citomegalovirus (CMV). Por tanto, no es un indicador concluyente de fiebre Q.

Tratamiento de la fiebre Q

La mayoría de los pacientes con fiebre Q superarán la infección sin necesidad de ningún tratamiento. Las medidas de apoyo pueden ser todo lo que se necesita hasta que la infección se resuelva espontáneamente. El reposo en cama, una dieta nutritiva y muchos líquidos pueden ser suficientes.

Antibióticos

La doxiciclina es el antibiótico de elección en el tratamiento de la fiebre Q. Los antibióticos alternativos incluyen ofloxacina, rifampicina, sulfametoxazol y trimetoprim, tetraciclina y ciprofloxacina. La doxiciclina puede ser suficiente en casos agudos, aunque se considera una combinación de antibióticos para casos crónicos. En la fiebre Q, los antibióticos se utilizan durante períodos más prolongados que en la mayoría de las infecciones bacterianas. Con la fiebre Q aguda, los antibióticos pueden continuarse durante 2 a 3 semanas, mientras que en la fiebre Q crónica, los antibióticos pueden usarse hasta por 18 meses.

Otras drogas

Varios otros fármacos se utilizan en el tratamiento de la fiebre Q únicamente para el alivio de los síntomas.

  • El ibuprofeno y el acetaminofeno son útiles para tratar la fiebre y aliviar el malestar.
  • La aspirina es útil para el tratamiento de los dolores de cabeza, pero los niños no deben usarla.
  • Los supresores de la tos (antitusivos) pueden ser útiles para aliviar la tos.

Referencias :

http://www.cdc.gov/qfever/

http://www.mayoclinic.com/health/q-fever/DS00960

http://emedicine.medscape.com/article/227156-overview

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario