Hogar Salud Enfermedad pélvica inflamatoria (EPI): causas, síntomas y tratamiento

Enfermedad pélvica inflamatoria (EPI): causas, síntomas y tratamiento

por Dr. Kylie López, MD, MSCR
Publicada: Ultima actualización en

La infertilidad femenina es un problema relativamente común. Aproximadamente 1 de cada 10 mujeres en edad reproductiva no pueden quedar embarazadas o llevar el embarazo a término. Hay una gran cantidad de causas diferentes de infertilidad entre hombres y mujeres. Una de las principales causas de infertilidad femenina es la enfermedad inflamatoria pélvica (EPI).

¿Qué es la enfermedad inflamatoria pélvica?

La enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) es una afección en la que los órganos reproductores femeninos (útero, trompas de Falopio, ovarios y estructuras adyacentes) se inflaman generalmente debido a una infección. Es una complicación grave de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) comunes como la clamidia y la gonorrea . La enfermedad pélvica inflamatoria es una de las principales causas de infertilidad entre las mujeres.

Los episodios generales de enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) ocurren en aproximadamente 1 millón de mujeres en los Estados Unidos. Las mujeres menores de 25 años son el grupo de mayor riesgo, particularmente aquellas que tienen múltiples parejas sexuales y no usan anticonceptivos. Dado que las infecciones como la clamidia son las más comunes entre los adolescentes, es comprensible que la enfermedad pélvica inflamatoria (EPI) se observe con más frecuencia en este grupo de edad.

Causas, riesgos y propagación

Varias bacterias diferentes pueden causar enfermedad inflamatoria pélvica, pero N. gonorrhoeae y C. trachomatis , las bacterias responsables de la gonorrea y la clamidia, respectivamente, son las causas más comunes. Otros patógenos que también pueden causar enfermedades inflamatorias pélvicas incluyen:

  • Citomegalovirus (CMV)
  • Escherichia coli
  • Gardnerella vaginalis
  • Haemophilus influenzae
  • Virus del herpes simple 2 (HSV-2)
  • Inmunofluorescencia y Mycoplasma genitalium
  • Especies de Peptococcus
  • Streptococcus agalactiae
  • tricomonas vaginalis
  • Ureaplasma urealyticum

La infección progresa a través de dos etapas:

  1. Entrada del patógeno en la vagina con infección de la vagina que puede extenderse hasta el cuello uterino. Por lo general, el moco cervical impide que el patógeno ingrese al útero. El patógeno puede causar una infección vaginal o cervical sin progresar más y, por lo tanto, no causará enfermedad inflamatoria pélvica.
  2. Paso de los patógenos al útero y eventualmente diseminación a las trompas de Falopio e incluso a los ovarios. La inflamación vaginal y cervical puede debilitar la barrera del moco cervical y las relaciones sexuales pueden empujar al patógeno más allá del cuello uterino hacia el útero.

La inflamación de estas estructuras infectadas puede provocar la formación de tejido cicatricial. Este tejido cicatricial puede causar una obstrucción en la trompa de Falopio y evitar que los espermatozoides lleguen a los óvulos o incluso dar lugar a un embarazo ectópico ya que el óvulo está “atascado” en la trompa de Falopio.

Existe alguna evidencia de que ciertas personas pueden tener una susceptibilidad genética a la clamidia. Estos genes alteran la respuesta inmune innata del cuerpo a las bacterias. Como resultado, pueden ocurrir complicaciones como la EPI. Sin embargo, la exposición a la bacteria de la clamidia, principalmente por contacto sexual, sigue siendo necesaria para que ocurra una infección.

Propagación de la enfermedad inflamatoria pélvica

La enfermedad pélvica inflamatoria es una complicación de una enfermedad de transmisión sexual (ETS). La infección generalmente comienza en la vagina y se disemina hacia el útero, las trompas de Falopio y finalmente llega a los ovarios. El contacto sexual es la forma más probable de propagación de estas bacterias que causan la enfermedad inflamatoria pélvica. Sin embargo, también puede ingresar con los DIU (dispositivos intrauterinos), durante el parto, con un aborto o como resultado de un aborto espontáneo.

Factores de riesgo de enfermedad inflamatoria pélvica

Algunas personas tienen un mayor riesgo de contraer los microorganismos que pueden progresar a una enfermedad inflamatoria pélvica. Esto incluye:

  • Ser mujer de 25 años o menos.
  • Tener múltiples parejas sexuales o una pareja con múltiples parejas sexuales.
  • No usar protección de barrera como condones.
  • Historia de una enfermedad de transmisión sexual (ETS) o enfermedad inflamatoria pélvica (EPI).
  • Hacerse duchas vaginales con regularidad.

Signos y síntomas

A veces, el trastorno pélvico inflamatorio (EPI) se presenta con pocos o ningún síntoma. La clamidia es un patógeno común que se presenta con síntomas leves en la enfermedad inflamatoria pélvica (EPI) y, a veces, no hay ningún síntoma por completo.

Dolor

El dolor es uno de los síntomas principales y más destacados. Incluye dolor durante las relaciones sexuales, al orinar, así como dolor abdominal bajo y dolor pélvico. La intensidad del dolor puede variar y esto no es una indicación clara de gravedad. A veces puede ser un dolor muy severo, mientras que otras veces puede ser solo un dolor sordo.

Otro

También puede haber otros síntomas además del dolor. Esto incluye:

Tratamiento para EPI

Los antibióticos son el tratamiento principal para la enfermedad inflamatoria pélvica. Debe iniciarse lo antes posible y debe completarse todo el curso para tratar eficazmente la infección. A veces, se prescribe una combinación de antibióticos hasta que una prueba de cultivo de una muestra del flujo vaginal indica el organismo causante exacto. La prescripción de antibióticos se puede ajustar en consecuencia.

La reinfección no es infrecuente, especialmente cuando no se utiliza protección de barrera. Por lo tanto, la pareja o parejas de una mujer con enfermedad inflamatoria pélvica también deben recibir tratamiento. Si bien se recomienda la abstinencia de las relaciones sexuales hasta que se resuelva la infección, puede aparecer una nueva infección si la pareja no recibe tratamiento. Además de la infertilidad como complicación, aproximadamente 1 de cada 4 casos de enfermedad inflamatoria pélvica puede provocar dolor pélvico crónico.

Prevención de EPI

En un gran número de casos, la enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) se puede evitar previniendo la infección de transmisión sexual causante. El diagnóstico y el tratamiento tempranos de estas infecciones también evitarán la enfermedad inflamatoria pélvica. Algunas de las medidas de estilo de vida que deben considerarse como medida preventiva incluyen:

  • Usar condones durante las relaciones sexuales. Esto evita que no solo el semen, sino también las bacterias causantes entren en la vagina. Otras formas de anticoncepción, como las píldoras anticonceptivas, no pueden prevenir las enfermedades de transmisión sexual. Durante las primeras semanas de la inserción del DIU, el riesgo de EPI es mayor y se deben usar condones.
  • Evite las relaciones sexuales, especialmente las relaciones sexuales sin protección, con múltiples parejas. El riesgo aumenta con el número de socios. También es importante recordar que tener una pareja que tiene varias parejas también puede aumentar el riesgo.
  • La monitorización adecuada también puede desempeñar un papel en la prevención de la EPI después del tratamiento. Las mujeres más jóvenes tienen un alto riesgo de volver a infectarse dentro de los 6 meses de tratamiento. El control regular indicará una infección en forma temprana y, por lo tanto, se puede administrar el tratamiento necesario lo antes posible.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario