Hogar Salud Acidosis metabólica (alta acidez en los fluidos corporales)

Acidosis metabólica (alta acidez en los fluidos corporales)

por Dr. Kylie López, MD, MSCR
Publicada: Ultima actualización en

¿Qué es la acidosis metabólica?

La acidosis metabólica se refiere a la alteración clínica, en la que los fluidos corporales se vuelven demasiado ácidos. La acidosis metabólica no es una enfermedad en sí misma, sino un signo de un proceso patológico subyacente. Normalmente, el cuerpo tiene varios mecanismos para controlar el pH (acidez o alcalinidad) de la sangre y el líquido tisular alrededor de 7,4. Sin embargo, cuando estos mecanismos fallan debido a una acumulación excesiva de ácidos o la falla de los álcalis (bases) para neutralizar los ácidos, la acidosis metabólica lo asegurará. Se puede observar en una variedad de afecciones que van desde la disfunción renal hasta la diabetes mellitus e incluso el cáncer. La acidosis metabólica es potencialmente mortal si no se trata.

Acidez en el cuerpo

La acidez o fuerza de un ácido se puede determinar en términos de concentración de iones de hidrógeno (H +). En los fluidos corporales, la concentración de iones de hidrógeno (H +) es de alrededor de 40 nEq / L. Estos niveles se mantienen dentro de límites muy estrechos. Mantener la concentración de iones H + es crucial ya que más H + puede unirse a diferentes enzimas en el cuerpo y afectar negativamente las reacciones metabólicas.

Una mayor concentración de H + también conducirá a la formación de más H2CO3 (ácido carbónico) y disminuirá la concentración de HCO3- (bicarbonato – una base), como se muestra en la ecuación anterior. El bicarbonato (HCO3-) es una base (alcalina) que actúa como amortiguador para prevenir la acidez.

La disminución de la concentración de HCO3- (ion bicarbonato) provocará acidosis metabólica, una afección que puede afectar muchas funciones corporales. El aumento de la acidez más allá de la capacidad del cuerpo para neutralizarlo, incluso cuando la concentración de HCO3- (ion bicarbonato) es normal, también conducirá a acidosis metabólica.

Tipos de brecha aniónica

La brecha aniónica es la diferencia en los cationes medidos (iones cargados positivamente, como H +) y los aniones medidos (iones cargados negativamente, como HCO3-) en los fluidos corporales. Si hay aniones no medidos (como en los ácidos), pueden causar brecha aniónica.

Por lo tanto, si en alguna condición, la concentración de aniones medidos (como HCO3-) disminuye y la concentración de aniones no medidos (los aniones ácidos) aumenta, la brecha aniónica aumentará. Esto también puede provocar acidosis metabólica.

Dependiendo del anión gap, la acidosis metabólica puede ser:

  • Gran brecha aniónica debido a cetoacidosis, acidosis láctica, insuficiencia renal que resulta en una producción y acumulación de ácido más alta de lo normal dentro del cuerpo.
  • Brecha aniónica normal debido a problemas con los riñones o el tracto gastrointestinal que provocan una pérdida de iones bicarbonato que neutralizarían los ácidos.

Maneras de controlar la acidez

La concentración de H + se mantiene de las siguientes 3 formas:

  • Almacenamiento en búfer.
  • Ventilación alveolar (a través de los pulmones), que controla la presión de CO2 (PaCO2). El CO2 se puede combinar con el agua presente en los fluidos corporales para producir H2CO3.
  • Excreción de H + por los riñones, que controla la concentración de [HCO3-] en sangre.

El tampón se define como mantener la concentración ácido-base dentro de los límites normales con la ayuda de tampones, que son ácidos o bases débiles. Los tampones pueden controlar los cambios de pH absorbiendo o liberando H + para prevenir la acidosis metabólica.

Si H + aumenta, HCO3- puede unirse a H + para formar H2CO3, minimizando así el cambio de pH. De esta manera, los tampones pueden prevenir la acidosis metabólica al mitigar los cambios de pH, que pueden resultar de la constante adición de ácidos y bases a los fluidos corporales.

En personas sanas, el pH sanguíneo se mantiene alrededor de 7,4. Un aumento de H + o una caída del pH se denomina acidemia, que es causada por acidosis. En la acidosis metabólica, la concentración de HCO3 en sangre disminuye, lo que aumenta la concentración de H +. Los niveles altos de H + pueden eventualmente alterar el metabolismo corporal.

Signos y síntomas

La acidosis metabólica presenta los siguientes síntomas inespecíficos:

  • Hiperventilación
  • Disnea
  • Dolor en el pecho
  • Palpitaciones del corazón
  • Dolor de cabeza
  • Confusión
  • Debilidad
  • Dolor de huesos
  • Náuseas, vómitos, diarrea y disminución del apetito.
  • Crecimiento retardado y raquitismo en niños (en acidosis metabólica crónica)
  • Coma y presión arterial baja (en acidosis metabólica aguda grave)
  • Piel seca

La acidosis metabólica grave puede provocar coma, shock o la muerte.

Causas de la acidosis metabólica

Las causas se pueden agrupar como:

  • Acidosis metabólica sin brecha aniónica: debido a la pérdida de HCO3 del tracto gastrointestinal o de los riñones, insuficiencia renal crónica, diarrea, fístula pancreática, uso de medicamentos llamados inhibidores de la anhidrasa carbónica.
  • Acidosis metabólica con brecha aniónica alta: debido a la formación de demasiado ácido láctico o cuerpos cetónicos, insuficiencia renal, ingesta de algunas sustancias (como salicilato, metanol, formaldehído, etilenglicol, metformina), daño muscular
  • Cetoacidosis diabética: debido a la acumulación de cuerpos cetónicos ácidos en la diabetes tipo 1 no controlada.
  • Acidosis láctica: debido a la acumulación de ácido láctico causada por alcoholismo, cáncer, ejercicio extenuante y prolongado, niveles bajos de azúcar en sangre, insuficiencia hepática, ingesta de medicamentos (como salicilatos), convulsiones y falta prolongada de oxígeno por insuficiencia cardíaca, shock o insuficiencia cardíaca grave. anemia
  • Acidosis tubular: debido a enfermedad renal, cálculos renales, intoxicación (por aspirina, etilenglicol o metanol) y deshidratación grave.

Pruebas y diagnóstico

Se pueden realizar las siguientes pruebas para diagnosticar la acidosis metabólica:

  • Las pruebas de laboratorio pueden detectar concentraciones bajas de HCO3, pH bajo y niveles de hierro, ácido láctico y salicilato. También puede revelar la presencia de cetoácidos en la sangre y la orina.
  • Las radiografías abdominales, las tomografías computarizadas o las imágenes de ultrasonido de los riñones, los uréteres y la vejiga pueden detectar cálculos renales.
  • El electrocardiograma (ECG) puede mostrar anomalías en los latidos del corazón que surgen debido a desequilibrios de electrolitos (como potasio excesivo).

Tratamiento

Las opciones de tratamiento se pueden agrupar como:

  • La acidosis metabólica aguda se trata con terapia alcalina, que aumenta y mantiene el pH plasmático alcalino o superior a 7,2. La terapia alcalina es el tratamiento principal para pacientes con insuficiencia respiratoria y pacientes ancianos que padecen acidosis metabólica.
  • El bicarbonato de sodio (NaHCO3) se administra comúnmente para tratar la acidosis metabólica.
  • El tratamiento del trastorno subyacente controla el pH sérico en pacientes que padecen acidosis con brecha aniónica alta, que resulta de la acumulación de lactato, ácidos orgánicos y cetonas.
  • La trometamina (THAM) trata la acidosis metabólica grave al combinarse con H + para formar un tampón de bicarbonato. Sin embargo, puede tener efectos secundarios graves como hiperpotasemia (demasiado potasio) e hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en sangre). El medicamento no se administra a pacientes con insuficiencia renal.
  • Las sales de citrato se administran a pacientes con niveles bajos de potasio y acidosis metabólica; sin embargo, pueden afectar negativamente a los pacientes con insuficiencia renal.
  • Se pueden administrar diuréticos tiazídicos para controlar la pérdida de HCO3.
  • El nivel de potasio sérico normal se mantiene con una dieta baja en K + y al suspender los medicamentos (como los inhibidores de la ECA, AINE) que pueden causar hiperpotasemia o niveles altos de potasio en sangre.
  • Se puede administrar fludrocortisona para aumentar la secreción de potasio, pero aumenta la retención de sodio.
  • La cetoacidosis relacionada con la inanición y el alcoholismo se trata mediante la administración de glucosa por vía intravenosa.
  • También se puede administrar insulina a dichos pacientes para promover la absorción de glucosa por las células y reducir la producción de cuerpos cetónicos.
  • La acidosis láctica se controla mediante el tratamiento del trastorno subyacente.
  • La intoxicación por salicilatos se maneja con terapia alcalina y aumentando el pH de la orina. El NaHCO3, el carbón activado o la acetazolamida aumentan el salicilato excretado. El carbón activado absorbe el salicilato. En caso de toxicidad aguda por salicilatos, se puede realizar hemodiálisis.
  •  En caso de intoxicación por etilenglicol o metanol, se puede administrar fomepizol o etanol. Los pacientes con estas afecciones también reciben ácido fólico (vitamina B9), tiamina (vitamina B1) y piridoxina (vitamina B6).

Referencias :

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/000335.htm

http://emedicine.medscape.com/article/242975-overview

http://www.patient.co.uk/doctor/Metabolic-Acidosis.htm

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario