Un narcisista es una persona que tiene una gran admiración por sí mismo. Se parece mucho a un personaje mítico griego llamado Narciso, por el cual se nombraron rasgos narcisistas, porque se enamoró de la reflexión que vio de sí mismo cuando miró un estanque de agua. El psiquiatra Sigmund Freud acuñó el término, refiriéndose a un proceso de comportamiento y pensamiento que se manifiesta como una distorsión grandiosa de la autoimagen y un sentimiento de superioridad.

Una persona con un trastorno de personalidad narcisista posee rasgos tales como alta autoestima, importancia personal y egocentrismo, aunque no todas las personas que tienen una buena autoestima son narcisistas. Aquí están los rasgos comunes característicos de los narcisistas:

Rasgos narcisistas 

1. Buscando impresionar a otros, necesitando admiración.

Un narcisista mide su valor de cómo otros ven sus propios logros. Busca impresionar a los demás y se jacta de su inteligencia, apariencia o pertenencias personales. Le gusta recibir premios, reconocimientos y oportunidades para tomar fotos. Esto lo hace sentir realizado o exitoso. Aunque le gusta sentirse especial, tiene un profundo sentimiento de inferioridad, que enmascara con autoestima.

2. sentirse inseguro

Las personas narcisistas tienen un fuerte sentido de inseguridad, pero no son conscientes de ello. En su lugar, proyectan sus inseguridades sobre sus propios fracasos e insuficiencias a otras personas al culparlos. Esto les hace sentir que son mejores o superiores a los demás. Un ejemplo de esto es un jefe que culpa a un empleado cuando falla un proyecto que él mismo decidió. En otras palabras, un narcisista rechazará a otra persona solo para sentirse más inteligente o más competente que la otra.

3. El miedo a la emoción.

Otra característica narcisista es tener miedo de mostrar cualquier emoción porque su sentido de autonomía es desafiado. Los narcisistas no quieren demostrar que se sienten emocionados incluso en presencia de amigos, socios o familiares. No quieren ser afectados emocionalmente, y prefieren cambiar el tema de la conversación una vez que surjan sus sentimientos.

4. Hipersensibilidad a los insultos.

Las personas que son demasiado sensibles a la crítica suelen ser narcisistas. Aunque la mayoría de las personas se enojan cuando son criticadas, los narcisistas a menudo se imaginan que están siendo insultados todo el tiempo. Toman las palabras de otra persona fuera de contexto y hacen parecer que han sido insultados Pueden sentir que están siendo criticados por su apariencia física, creencias religiosas o estatus social. En cualquier discusión, harán un punto para sentirse ofendido en algún momento, haciendo que parezca que el tema era sobre ellos mismos.

5. Adoración de ídolos

Los narcisistas también tienen el hábito de adorar a otras personas con quienes les gustaría asociarse. Pusieron a algunas personas en pedestales, considerándolas perfectas, y esperan que al estar cerca de ellas, ellas mismas también se vuelvan perfectas. Sin embargo, dado que nadie es realmente perfecto, los narcisistas pueden sentirse profundamente decepcionados cuando descubren alguna imperfección con su ídolo.

6. Control Freak / Manipulative

En la medida en que a los narcisistas no les gusta expresar sus sentimientos, no quieren mostrar ninguna dependencia de los planes, decisiones o preferencias de otras personas. Las personas narcisistas manipulan a otras personas y organizan eventos en lugar de preguntar sobre las opiniones de otras personas. Estos comportamientos de control pueden ser sutiles y las personas que los rodean a menudo no reconocen las señales de abuso. Los ejemplos de estos comportamientos manipuladores incluyen cambios repentinos de planes, expresar ira cuando no se satisfacen sus necesidades y hacer que otros se sientan nerviosos al hablar sobre ciertos temas o preferencias.

7. Tendencias violentas.

Los narcisistas pueden enojarse violentamente cuando no consiguen lo que quieren o expresan lo que necesitan. Pueden entrar en episodios de gritos, violencia física e incluso avances sexuales. Pueden usar lenguaje obsceno o insultante para infligir tormentos emocionales a otros. Usan estos comportamientos para controlar a aquellos que dependen de ellos, como sus parejas e hijos.

8. Falta de empatía.

Las personas egocéntricas tienen problemas para mostrar compasión o ver el punto de vista de los demás. Pueden ser exigentes, esperando que otros estén de acuerdo con ellos y sigan lo que quieran. Explotan a los demás, pero nunca intentan entender cómo se sienten los demás. Dado que tienen un sentimiento de derecho o de ser especial, creen que deben asociarse solo con personas que tengan el mismo estatus.

9. lenguaje corporal altanero

El lenguaje corporal de un narcisista envía el mensaje de que siente que es mejor que los demás. Él exuda arrogancia y orgullo, caminando con la nariz en alto, rodando los ojos hacia cualquiera que lo moleste, o sonriendo a los demás. También puede vestirse para verse rico, incluso cuando no lo es.

Nota: las personas que tienen un trastorno de personalidad narcisista no quieren pensar que les pasa nada, ya que eso iría en contra de su autoimagen de perfección y poder. Sin embargo, este trastorno de la personalidad puede causar problemas en diversas áreas de la vida, como el trabajo, la escuela, las relaciones o los asuntos financieros. Si por lo general no está contento o está confundido por emociones contradictorias y no está satisfecho y las relaciones no se cumplen, busque ayuda profesional para obtener el tratamiento adecuado. Esto puede ayudar a hacer la vida más agradable, al mismo tiempo gratificante.

Lee mas:  Retraso mental: causas, síntomas y qué hacer