Hogar Embarazo Cómo tener un parto natural

Cómo tener un parto natural

por Dr. Kylie López, MD, MSCR

En nuestra sociedad donde los medicamentos para el dolor se usan a menudo para el trabajo de parto, muchas mujeres y sus médicos suponen que la anestesia epidural siempre es parte del parto. Sin embargo, algunas mujeres embarazadas están interesadas en descubrir cómo tener un parto natural, que es el parto y el parto sin medicamentos. Además de ser menos costoso, también tiene otros beneficios que las mujeres deben conocer. Si tiene la intención de tener un parto natural, el artículo será bueno para leer.

¿Qué debo saber antes de tener un parto natural?

1. Ventajas de tener un parto natural

  •  Bueno tanto para mamá como para bebé

La anestesia epidural puede retrasar el parto, por lo que es más probable que una mujer reciba un estimulante uterino para aumentar sus contracciones, lo que podría reducir la cantidad de oxígeno que llega al bebé. Además, la falta de oxígeno puede dañar el cerebro del bebé. Algunas mujeres también desarrollan fiebre, para lo cual los médicos pueden recetar antibióticos que son malos tanto para la madre como para el bebé.

  •  Recuperarse más rápido que una epidural.

Las mujeres que se someten a un parto natural a menudo se sienten mejor después del parto y pueden caminar y ducharse de inmediato. Esto se debe a la liberación de hormonas naturales para aliviar el dolor del cuerpo.

  •  Aumentar la confianza de las mujeres.

El parto natural hace que las mujeres se sientan empoderadas y más seguras para manejar otros desafíos de la vida. Habiendo experimentado el parto natural, las mujeres creerán en la capacidad de su cuerpo para manejar el dolor.

2. Desventajas de tener un parto natural

  •  Siente más dolor que una epidural.

Los métodos naturales permiten a las madres sentir todo el dolor relacionado con el trabajo de parto y el parto. Por lo tanto, es adecuado solo para madres sanas y capaces de tolerar el dolor. También deben estar listos para practicar meditación, respiración y cambiar de posición para reducir el dolor.

  • Tienen mayor riesgo de pérdida de sangre y otras complicaciones.

Algunas madres pueden experimentar más que una pequeña pérdida de sangre durante el parto, y al no usar medicamentos, pueden desmayarse o tener otras complicaciones. Además, algunas afecciones médicas, como la diabetes gestacional o la preeclampsia pueden aumentar el riesgo de complicaciones durante el parto. Así que discuta sus opciones con el médico de antemano.

¿Qué debo preparar para tener un parto natural?

1. Toma una clase de parto

Tomar una clase de parto que le enseñe sobre el proceso natural del parto puede ayudarla a controlar el dolor. En este tipo de clase se enseñan técnicas como la autohipnosis, la respiración y la relajación. Pruebe diferentes clases hasta que encuentre una adecuada y satisfactoria.

2. Encuentra una doula con experiencia

Las doulas o los asistentes de parto pueden proporcionar un soporte de parto efectivo para ayudar a reducir la necesidad de medicamentos para el dolor. También ayudan a acortar el parto, disminuyen las posibilidades de tener una cesárea y ayudan a comenzar a amamantar después del parto.

3. Leer más libros sobre nacimiento natural

Lea más libros sobre el parto natural en lugar de depender de médicos o enfermeras para tomar decisiones que pueden ayudarlo a superar el miedo a dar a luz de forma natural.

4. Determine tener un parto en casa o ir al centro para bebés

Algunas mujeres se sienten más relajadas mientras dan a luz en casa que en el hospital. Puede hacer que el proceso sea más fácil y rápido. Algunos pueden preferir ir a un centro de maternidad, que está diseñado para el parto natural con asistencia profesional. Elija el lugar que sea más adecuado para usted.

¿Qué se puede hacer al tener un parto natural?

1. Practica la respiración

El parto puede ser estresante, por lo que la relajación es la clave para superar el desafío. Practique la respiración con diafragma para ayudar a que sus músculos se relajen. También permitirá que su cuerpo siga el proceso en lugar de luchar contra él.

2. Sal a caminar

Los expertos a menudo aconsejan a las madres que caminen durante el parto temprano para relajar el cuerpo. Incluso puede hacer esto con su esposo en el parque o a la vuelta de la manzana. Le ayuda física y mentalmente a reducir la ansiedad y el miedo a dar a luz.

3. Que alguien te acompañe

Pídale a su esposo, madre, mejor amigo o una duola confiable que lo acompañe durante el proceso del parto natural. Pueden brindarle apoyo emocional, que puede ayudarlo a controlar el dolor.

4. Cambiar posiciones y mover

Sin medicamentos, puede moverse libremente y probar diferentes posiciones para mantenerse cómodo. Puede caminar, descansar en una mecedora o cambiar de posición en la cama. Mudarse ayuda a acortar el parto y te hace sentir en control de tu dolor. También puede variar su posición durante el parto. Sentarse en posición vertical puede ayudar al bebé a descender, y si se pone en cuclillas o se arrodilla puede ampliar la salida pélvica.

5. Relájese con masaje, toque y comprima

Pídale a su esposo o duola que le dé masajes o que le aplique movimientos suaves en su cuerpo para ayudarlo a relajarse y reducir el dolor. Esto puede hacerte sentir bien, especialmente para la zona lumbar, pero dile a tu persona de apoyo si te molesta. También puede intentar aplicar una compresa tibia sobre la parte inferior del abdomen o la espalda.

6. Remojar en agua tibia

La hidroterapia puede ayudar a aliviar su incomodidad y permitirle mantener el control. Esto consiste en sumergirse en una tina de agua para promover la relajación de los músculos y reducir el dolor. La temperatura del agua debe estar a niveles cómodos y no demasiado caliente para usted o el bebé. Sin embargo, este método puede no ser recomendable para mujeres cuya bolsa de agua se ha roto, debido al riesgo de infectarse. En cambio, puede tomar una ducha tibia para relajarse.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario