Hogar Salud infantil Cómo detener los terrores nocturnos

Cómo detener los terrores nocturnos

por Dr. Kylie López, MD, MSCR

Los terrores nocturnos, también conocidos como “terrores del sueño”, generalmente se observan en niños más pequeños, pero también pueden ocurrir en adultos. Ocurren más en momentos de estrés. Los terrores nocturnos pueden ser una condición crónica que ocurre noche tras noche marcada por despertarse y gritar de terror. Junto con esto, el niño puede tener alucinaciones de cosas como insectos que se arrastran en su cama o algún otro pensamiento igualmente perturbador.

Si su hijo sufre de terrores nocturnos, puede ser muy aterrador para usted como padre porque el niño no puede ser consolado y está tan profundamente dormido que no lo escuchará mientras lucha por despertarlo. El niño puede mirarte pero no reconocerte. Entender cómo detener los terrores nocturnos es útil para los padres que enfrentan tales condiciones.

Por que sucede

Hay muchas teorías sobre qué causa los terrores nocturnos. Muchos médicos creen que es una forma de estrés emocional causado por la falta de sueño, el jet lag, dormir en un lugar nuevo, los efectos secundarios adversos de los medicamentos, los estimulantes antes de ir a la cama, como la cafeína o algún otro estimulante, o una combinación de uno. o más de los anteriores.

Cómo detener los terrores nocturnos

El tratamiento para los terrores nocturnos rara vez se requiere. Si bien puede ser difícil, la mejor manera de tratar un terror nocturno es esperar. Es difícil ver a su hijo corriendo por la casa gritando o gritando. Es posible que desee sujetar a su hijo suavemente o guiarlo de regreso a la cama. Hable en voz baja con su hijo y mantenga la calma. Nunca sacuda a su hijo ni le grite, esto lo empeorará. En la mayoría de los casos, el episodio terminará tan abruptamente como comenzó.

Si los terrores nocturnos continúan, o causan muchos trastornos del sueño, o si amenazan la seguridad de su hijo, es posible que deba buscar la asistencia de un médico para reducir la incidencia de los terrores nocturnos. Dicho esto, hay cosas que puede hacer en casa para ayudar a su hijo.

1. Crea un buen ambiente

En cuanto a cómo detener los terrores nocturnos, hay varias cosas que los padres pueden hacer para ayudar.

  • Permítale a su hijo un ritual a la hora de acostarse que lo ayude a relajarse. Déle un baño, lea una historia juntos y cree una rutina que se sienta segura.
  • Mantenga la habitación de su hijo fresca. Las estadísticas muestran que una habitación más fresca es más propicia para dormir y ayudará a reducir los terrores nocturnos.
  • Ponga música suave mientras su hijo se queda dormido. Esto funciona bien para muchos niños. Elija selecciones clásicas que sean calmantes para la mente.

2. Probar remedios herbales

Muchos niños que luchan con los terrores nocturnos han recibido té de hierbas para ayudarlos a que duerman un poco. El té de hierbas está lleno de sabores y aromas relajantes y relajantes que animarán a su hijo a relajarse. A medida que su hijo comienza a relajarse, comienza a quedarse dormido sin ningún sentimiento negativo. Además, no interferirán con las rutinas normales de sueño y el ritual de tomar té caliente se incorpora fácilmente al ritual de la hora de acostarse.

El té de manzanilla, que actúa como un relajante y sedante con su contenido de aminoácido glicina, es una opción ideal. El té de lúpulo es otra opción que funciona muy bien para calmar a un niño para que duerma. Otras opciones son raíz de valeriana, pasiflora, calea zacatechichi o “hierba de los sueños”, Kava Kava y té de la raíz de los sueños africanos.

3. Rociar aceites esenciales

Los aceites esenciales son algo que no se puede perder al aprender a detener los terrores nocturnos. Puede elegir entre una variedad de aromas calmantes de aceite que ayudarán a calmar al niño antes de acostarse y usarlo en un difusor o crear un spray para habitación para deshacerse de la habitación de “monstruos”.

Lo que necesita: Todo lo que necesita es una botella de spray vacía y varias gotas de los aceites esenciales que usted elija.

  • Lavanda
  • Incienso
  • Mirra
  • Sándalo
  • Manzanilla
  • Mejorana
  • Limón
  • Naranja de Wilde
  • Pomelo

Cómo aplicar: Combine de 4 a 10 gotas de sus aromas favoritos en una botella con cuatro a seis onzas de agua. Agite bien para mezclarse y permita que su hijo rocíe en las esquinas, debajo de la cama y en cualquier otro lugar donde los monstruos puedan estar al acecho. Su hijo sabrá exactamente dónde rociar.

4. Tratar posibles condiciones de salud

Cómo detener los terrores nocturnos depende de las causas subyacentes. Nunca duele llevar al niño al médico y descartar cualquier otra afección que pueda estar afectando los patrones de sueño del niño, como la apnea del sueño o problemas de sinusitis.

5. Eliminar el estrés

Cuanto más estrés tenga un niño, más probabilidades tendrá de tener terrores para dormir. Un médico puede ayudarlo a resolver esto y sugerirle terapia o un consejero para que lo ayude. Existe una variedad de terapias que un médico puede sugerir, incluida la biorretroalimentación, la hipnosis y la terapia de relajación.

6. Buscar un patrón

Mantenga un diario de las incidencias y vea si hay un patrón. ¿Qué tan pronto después de acostarse sucede esto? ¿Cómo fue el día? ¿Es la misma hora cada noche? Si es así, puede despertar a su hijo unos diez minutos antes de que comience el terror nocturno y dejarlo permanecer despierto durante unos cinco minutos antes de volver a dormir nuevamente.

Cómo cuidar a su hijo

Permita que el niño le ayude a cerrar. Asegúrese de que el niño no pueda alcanzar las cerraduras de las puertas para que no pueda salir de la casa durante un episodio. Use campanas y alarmas si es necesario. Bloquee la salida del niño con una puerta y vigile la escalera con una puerta o alarma. No ponga al niño en la litera superior de un conjunto de literas. Retire todos los objetos afilados del alcance del niño.

Asegúrese de que el niño se sienta seguro. Proporcionar un montón de apoyo emocional durante y después de los episodios. Tranquilice al niño y proporcione mucho contacto físico, pero nunca fuerce este contacto. Nunca le grites al niño durante o después de un episodio.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario