Hogar Manejo del Dolor ¿Qué causa dolor en el brazo izquierdo?

¿Qué causa dolor en el brazo izquierdo?

por aajam Singh

Algunas personas experimentan dolor en el brazo izquierdo e inmediatamente piensan que podría estar relacionado con un problema cardíaco. Aunque esa es una posibilidad, hay otros factores que pueden causar dolor en el brazo, ya sea unilateral (afecta solo un brazo) o bilateral (afecta a ambos brazos).

El dolor en el brazo izquierdo también puede ser una afección aguda o crónica. Se dice que el dolor repentino o de corta duración en el brazo es agudo, mientras que uno que persiste durante más de tres meses se considera crónico. En algunos casos, el dolor simplemente va y viene, mientras que en algunas personas, el dolor puede volverse progresivo y debilitante.

El dolor en el brazo izquierdo puede ser experimentado por cualquier persona, pero es más común entre las mujeres que tienen alrededor de cuarenta años. Puede ser un tipo de dolor leve y sordo, pero en otros puede ser un dolor agudo y punzante que puede ser intenso. El dolor puede afectar cualquier parte del brazo o todo el brazo, desde la punta de los dedos hasta el hombro.

Aunque los tratamientos caseros a veces alivian el dolor, siempre es mejor consultar a un médico para un diagnóstico y tratamiento adecuados, especialmente si el dolor es de naturaleza severa o crónica.

Causas y tratamientos del dolor en el brazo izquierdo

1. ataque al corazón

Un infarto de miocardio o un ataque cardíaco se produce cuando los músculos del corazón se ven privados del suministro de oxígeno debido a la mala circulación, lo que resulta en la muerte de las células del músculo cardíaco. Esto puede deberse a un coágulo de sangre en una de las arterias coronarias (vaso sanguíneo en el corazón) o un espasmo o constricción severa de estas arterias. Un ataque al corazón puede ocurrir durante una actividad intensa o en reposo, y también puede ser provocado por las emociones. Los síntomas de un ataque cardíaco incluyen dolor en el pecho, que puede irradiarse al brazo izquierdo, la espalda, la mandíbula o la garganta. El dolor en el pecho se puede sentir como un tipo de dolor fuerte o apretujado debajo del esternón. También puede ir acompañado de sudoración, mareos, náuseas y vómitos. Sin embargo, algunas personas no experimentan estos síntomas y se dice que sufren un infarto de miocardio silencioso.

El tratamiento de un ataque cardíaco debe hacerse de inmediato, ya que puede ser fatal. Se debe llamar a los servicios médicos de emergencia (911) para que se pueda restablecer la circulación sanguínea al corazón. El tratamiento incluye el uso de medicamentos especiales para disolver los coágulos sanguíneos, mejorar la función cardíaca, aliviar el dolor y prevenir los ritmos cardíacos anormales. En ocasiones, se puede realizar un procedimiento quirúrgico llamado angioplastia para ensanchar las arterias estrechas o bloqueadas del corazón. Pero en los casos en que hay un bloqueo grave y potencialmente mortal de las arterias, se puede realizar una cirugía de derivación cardíaca.

2. Angina

La angina de pecho (dolor en el pecho) o angina es un síntoma característico de la enfermedad de la arteria coronaria, que a menudo se describe como una molestia en el pecho o una sensación de pesadez en el pecho. Se puede percibir como presión, ardor, dolor, presión, sensación de plenitud o una sensación dolorosa relacionada con una reducción en el flujo sanguíneo y el suministro de oxígeno al corazón. Aunque a menudo se siente en el pecho, el dolor o las molestias pueden irradiarse a la parte superior del abdomen (a menudo confundido con indigestión), el hombro izquierdo, el brazo izquierdo, el cuello, la mandíbula y la espalda.

El tratamiento de la angina implica una combinación de medicamentos especiales y cambios en el estilo de vida para mejorar la circulación sanguínea al corazón. Los medicamentos incluyen los necesarios para controlar la cantidad de oxígeno al corazón, como nitratos, betabloqueantes, ranolazina y bloqueadores de los canales de calcio. Para prevenir la formación de coágulos sanguíneos, se usan medicamentos como los antiagregantes plaquetarios. Los cambios en el estilo de vida deben incluir adaptar una dieta saludable, hacer ejercicio regularmente, reducir el estrés y dejar de fumar. Sin embargo, en algunas personas, la angioplastia o la cirugía de revascularización coronaria pueden ser necesarias para prevenir un posible ataque cardíaco.

3. Estrés o ataque de pánico

A veces, demasiado estrés puede causar un ataque de pánico que puede parecer que uno está teniendo un ataque cardíaco. Esto puede incluir síntomas de sudoración, palpitaciones, pesadez en el pecho y dolor en el brazo izquierdo, que podrían confundirse con angina o ataque cardíaco. Sin embargo, un examen médico más detallado puede no mostrar evidencia de problemas cardíacos, pero indica más de un problema psicológico.

El tratamiento para el estrés extremo y los ataques de pánico incluye el manejo del estrés con estas técnicas y principios:

  • Evitar el estrés innecesario
  • Alterar situaciones estresantes
  • Adaptarse a estresores conocidos
  • Aceptar las cosas que no puedes cambiar
  • Hacer tiempo para relajarse y divertirse
  • Adaptando un estilo de vida saludable

Con frecuencia, adaptar un estilo de vida saludable es la forma más efectiva y natural de controlar el estrés que provoca ataques de pánico. Esto implica comer una dieta saludable, hacer ejercicio regularmente, descansar y dormir lo suficiente, y evitar el alcohol, los cigarrillos o las drogas que pueden dañar el cuerpo.

4. Lesiones físicas y uso excesivo

Las lesiones físicas o el uso excesivo del cuerpo que afecta el lado izquierdo pueden provocar dolor en el brazo izquierdo. Éstos incluyen:

  • Mastectomía (cirugía de extracción de senos). Las mujeres que tienen cáncer de seno y se han sometido a una extirpación quirúrgica del seno izquierdo pueden experimentar dolor en el brazo izquierdo.
  • Lesión del plexo braquial izquierdo. La lesión de la red nerviosa que envía señales neuronales a su hombro y brazo izquierdos desde la columna puede deberse a un estiramiento excesivo. A veces, estas estructuras pueden romperse o lesionarse gravemente, especialmente durante los deportes de contacto. Aunque algunas de estas lesiones pueden sanar por sí solas, es posible que se requiera cirugía para daños graves.
  • Brazo roto, muñeca o mano. Las lesiones en el brazo, la muñeca o la mano que provocan fracturas u otros traumatismos graves provocarán dolor en el brazo izquierdo que necesita atención médica inmediata.
  • Cepas / esguinces. Estas lesiones comunes a menudo resultan de deportes u otras actividades extenuantes. Se produce un esguince cuando los ligamentos se estiran demasiado, mientras que se produce una tensión cuando se rompen los músculos o los tendones. Estas son lesiones de autocuración, pero debe descansar el brazo y evitar usarlo para evitar que el dolor se vuelva persistente o empeore.
  • Lesión del manguito rotador. El hombro está estabilizado por un grupo de músculos llamado manguito rotador. La lesión de estos músculos puede causar dolor intenso en los hombros y los brazos, que puede volverse persistente. Esto debe tratarse inmediatamente con analgésicos y fisioterapia.
  • Tendinitis La inflamación de los tendones, que unen nuestros músculos al hueso en el hombro o el brazo, puede ser causada por una lesión repentina o por el uso repetitivo de la parte del cuerpo. Esta afección, conocida como tendinitis, o codo de tenista, codo de golfista, hombro de lanzador, hombro de nadador, puede causar dolor en el brazo izquierdo, que debe tratarse con medicamentos antiinflamatorios y fisioterapia.

5. Mala circulación

La mala circulación en el brazo puede deberse a muchas causas y puede provocar dolor. Los más comunes incluyen: constricción de los vasos sanguíneos, que puede deberse a temperaturas extremadamente frías, traumas físicos o enfermedades, deficiencia de nutrientes esenciales, ciertos medicamentos y sustancias, formación de coágulos sanguíneos y posición incorrecta para dormir.

Para prevenir el dolor en el brazo izquierdo debido a la mala circulación, debe cuidar bien su salud siguiendo una dieta equilibrada para evitar la deficiencia nutricional y tomando suplementos nutricionales como el gingko biloba y la vitamina C para mejorar la función de los vasos sanguíneos. También es recomendable usar ropa cómoda y protegerse de las bajas temperaturas. Evite tomar cafeína, alcohol o nicotina, que pueden contraer los vasos sanguíneos. Masajear el brazo con aceite de oliva tibio antes de acostarse también es una excelente manera de promover la buena circulación del brazo. Finalmente, el ejercicio ayudará a mejorar la circulación sanguínea no solo en el brazo, sino también en todo el cuerpo.

La mala circulación del brazo puede ser una indicación de alguna enfermedad subyacente. Lo mejor es visitar a un médico para un diagnóstico y tratamiento adecuados.

6. Postura incorrecta para dormir

Esto a menudo causa un pellizco de un nervio en el brazo que puede causar una sensación de entumecimiento o dolor en el brazo izquierdo. Trate de adaptar una mejor posición para dormir que no cause presión en su mano o brazo.

7. Efectos secundarios de la medicación

Los medicamentos a veces causan efectos secundarios, incluido el dolor en las extremidades. Si sospecha que su medicamento está causando este efecto secundario, pregunte a su médico si es posible sustituir su medicamento por otro.

Cuando ver a un doctor

No todos los casos de dolor en el brazo izquierdo se deben a un problema cardíaco, como un ataque cardíaco. Puede ser un caso simple de mala postura al dormir, pero también puede ser un signo de otra enfermedad. Sin embargo, debe consultar a un médico cuando su brazo, hombro o espalda le duelen repentina o severamente, especialmente si se acompaña de una sensación de saciedad, presión o presión en el pecho, lo que puede indicar un ataque cardíaco. Otra razón urgente para ver a un médico es después de una lesión, que causa una deformidad evidente, sangrado u otras lesiones.

Programe una cita médica por causas menos urgentes, como dolor en el brazo izquierdo que no mejora con los tratamientos caseros realizados durante varios días, hinchazón o dolor persistente o en aumento, y otras lesiones que no responden a la atención habitual.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario