El cabello muy rizado, seco y sin vida siempre ha sido un problema muy común, pero este dilema terminará pronto. La solución no implica tratamientos costosos para el cabello, usar gorros o una carga de píldoras nutritivas. Unos pocos huevos, aceites, miel y frutas son todo lo que se necesita para obtener un cabello hermoso y suave.

Cómo suavizar el cabello en casa

1. Tratamiento del huevo

Los huevos son los más utilizados para suavizar el cabello. Su contenido de proteínas y lecitina ayuda a fortalecer e hidratar el cabello mientras le agrega brillo y textura.

Hay tres maneras en que uno puede usar los huevos:

  • Mezcle tres huevos con una cucharada de miel y dos cucharadas de aceite de coco o de oliva. Humedece tu cuero cabelludo y cabello. Después de aplicar esta mezcla a fondo, cubra su cabello con un gorro de ducha durante treinta minutos. Lavar con agua tibia y un champú suave.
  • Mezcle media taza de yogur con 1 ½ cucharada de aceite de almendra. Agregue esto a dos huevos batidos hasta que la textura se vuelva cremosa. Aplicar esto en el cabello y cuero cabelludo. Cubrir tu cabello durante treinta minutos y lavar con champú normalmente.
  • Tome una cucharada de vinagre, aceite de oliva y aceite de almendra y mezcle con tres huevos. Añadir unas gotas de aceite esencial de romero a esto. Masajea tu cabello y cuero cabelludo con la mezcla. Cubrir durante aproximadamente treinta minutos y luego lavar el cabello como de costumbre.
Lee mas:  Cómo adelgazar el cabello

2. Tratamiento de aceite caliente

¿Cómo suavizar el cabello en casa? Los aceites naturales son otro remedio increíble cuando se trata del tratamiento del cabello. Los aceites no solo reparan el cabello áspero y crujiente, sino que también lo fortalecen, evitando daños adicionales. Para el cabello seco, los aceites como el aceite de oliva, el aceite de coco, el aceite de ricino y el aceite de almendra están particularmente demostrados para ser milagrosos. Se pueden usar individualmente o juntos como una mezcla. Para aumentar el efecto de estos aceites, algunas gotas de limón, lavanda, romero, manzanilla, salvia, zanahoria o aceite esencial de milenrama también se agregan a la mezcla.

El procedimiento para este remedio es simple. Para el cabello de longitud normal, caliente cuatro cucharadas de aceite a fuego lento en una cacerola hasta que esté tibio. Masajea tu cabello desde las raíces hasta las puntas. Cubrirlo con una toalla caliente abrirá los poros y ayudará a absorber el aceite. Después, dejar durante veinte minutos o durante la noche. Lava tu cabello normalmente.

3. Máscara de pelo de miel

La miel es bien conocida por su capacidad para humedecer y nutrir el cabello al retener la humedad.

Esto puede ser usado de tres maneras efectivas:

  • Lavar el cabello y aplicar media taza de miel mientras estén húmedos. Cubrir con un gorro de ducha o una toalla y dejar actuar durante aproximadamente treinta minutos. Enjuague con agua tibia.
  • Agregue aproximadamente la mitad del puré de aguacate, una cucharada de aceite de coco y una yema de huevo a media taza de miel. Aplicar sobre el cabello húmedo y dejar actuar durante treinta minutos. Como de costumbre, lavar después.
  • Agregue la miel al champú y utilícelo regularmente.
Lee mas:  ¿Qué causa los pelos grises?

4. Mascarilla de aguacate y plátano

Cuando se mezclan, estas dos frutas hacen el tratamiento perfecto para el cabello dañado. Donde el plátano aumenta la elasticidad del cabello y previene las puntas abiertas, el aguacate hidrata y nutre el cabello.

Mash un plátano y un aguacate. Añadir media cucharada de aceite de almendras. Aplicar la mezcla sobre el cuero cabelludo y el cabello a fondo. Dejar por aproximadamente treinta a sesenta minutos. Asegúrese de que el cabello esté cubierto y, después, lave con agua tibia.

5. Aloe Vera

Otro milagro de cómo suavizar el cabello en casa es el aloe vera. Su función previene la caspa y la pérdida de cabello al mismo tiempo que restaura el brillo y la humedad del cabello.

Corte las hojas de la planta de Aloe Vera primero y asegúrese de usar un cuchillo afilado cuando retire la piel con cuidado. Después, raspe la mayor cantidad posible de jalea. Tome de tres a cuatro cucharadas de esta jalea y mezcle 1 ½ cucharada de aceite de coco y 3 cucharadas de yogur. Aplicar la mezcla sobre el cabello y dejar reposar durante unos veinte a treinta minutos. Lavar con champú cuando haya terminado.

6. Vinagre de sidra de manzana

El vinagre de manzana es un acondicionador de cabello natural. No solo humedece el cabello sino que también lo limpia a fondo, eliminando cualquier residuo de productos para el cabello sintéticos. Mantiene el equilibrio del pH del cuero cabelludo evitando la caspa y la sequedad.

Lo primero que debes hacer es mezclar media taza de vinagre de manzana con una taza de agua. Aplique la mezcla sobre el cabello húmedo y deje reposar durante unos diez a quince minutos. Luego, enjuague bien con agua tibia.

Lee mas:  7 vitaminas esenciales para la salud de las uñas

7. Aceites esenciales

Los aceites esenciales son ampliamente utilizados para suavizar el cabello. Tienen la capacidad de estimular las glándulas sebáceas, que producen sebo responsable de la humedad y el brillo del cabello. Lavanda, romero, limón, manzanilla, geranio, abedul, zanahoria, salvia, milenrama y palisandro son algunos de los aceites esenciales bien conocidos.

Combine cuatro gotas de cualquiera de los aceites esenciales con seis cucharadas de otro aceite. Calienta esta mezcla hasta que esté tibia. Masajee el cabello con movimientos circulares con la punta de los dedos durante unos diez minutos. Luego cubre tu cabello y déjalo toda la noche.

8. Dieta saludable

Si bien todos estos remedios ayudan a traer textura al cabello desde el exterior, el cabello suave y de larga duración también debe ser saludable desde el interior. Por lo tanto, los alimentos tales como pescado, nueces, espinacas, arándanos, productos lácteos, lentejas, huevos, que contienen zinc, biotina, vitamina A, C y E, ácidos grasos omega 3 y omega 6 son altamente recomendados. Además, beber mucha agua ayudará a eliminar varias toxinas del cuerpo, evitando así que se produzca la sequedad.