Hogar Salud Eliminación de piedras de amígdalas e imágenes

Eliminación de piedras de amígdalas e imágenes

por Dr. Kylie López, MD, MSCR
Publicada: Ultima actualización en

¿Qué son las piedras de amígdalas?

Los cálculos de amígdalas o amigdalolitos son cálculos compactados y calcificados que se forman en las criptas o hendiduras amigdalares de la garganta y, con mayor frecuencia, en personas que padecen amigdalitis crónica recurrente. La mayoría de los casos de cálculos de amígdalas no obstaculizan el funcionamiento diario ni causan molestias y es posible que una persona ni siquiera sepa que tiene un cálculo de amígdalas.

¿Qué son las amígdalas?

Las amígdalas son masas de tejido linfoide a ambos lados de la garganta. Junto con las adenoides y otros tejidos linfoides, las amígdalas forman un anillo protector alrededor de la parte posterior de la garganta contra los patógenos invasores. Son la primera línea de defensa de nuestro cuerpo y en su esfuerzo por proteger los pulmones y el intestino, se infectan ellos mismos, lo que resulta en amigdalitis. En la infancia, cuando los otros mecanismos inmunitarios no están tan bien desarrollados, un niño puede tener episodios recurrentes de amigdalitis, que se convierte en un factor predisponente para desarrollar cálculos de amígdalas.

¿Cómo se forma la piedra de amígdalas?

Los cálculos de amígdalas se forman cuando las partículas de alimentos quedan atrapadas en las criptas amigdalares profundas y las enzimas digestivas presentes en la saliva actúan sobre ellas. Estas partículas de alimentos se descomponen, pero algunas partículas duras quedan en las grietas de las amígdalas. Sobre estas partículas de comida remanentes, se depositan capas de bacterias, moco y células muertas, que forman las piedras de las amígdalas con un centro duro y arenoso y una cubierta blanda, cursi, de color blanco amarillento. Estos cálculos de amígdalas suelen ser pequeños y asintomáticos, pero pueden convertirse en grandes cálculos amarillos o grises que producen diversos síntomas.

Signos y síntomas de las piedras de amígdalas

La mayoría de los cálculos de amígdalas son pequeños e incluso algunos cálculos grandes pueden no causar ningún síntoma.

  • Halitosis (mal aliento): este es uno de los síntomas más comunes asociados con los cálculos de amígdalas. Las piedras contienen una gran cantidad de compuestos de azufre volátiles que son responsables del mal aliento del “huevo podrido” (posiblemente incluso eructos de azufre ).
  • Irritación persistente o sensación de cuerpo extraño a los lados de la garganta que puede provocar tos y toses superficiales.
  • Agravamientos agudos recurrentes de la amigdalitis crónica .
  • Dolor de garganta persistente .
  • Dolor de garganta que puede no estar relacionado con el dolor de garganta.
  • Dolor referido a estructuras circundantes como el oído (otalgia)
  • Goteo postnasal
  • Disfagia : dificultad para tragar.

Diagnóstico de piedras de amígdalas

  • Los cálculos pueden verse al examinar los lados de la garganta como bultos sólidos blancos o amarillentos.
  • Dado que la mayoría de los cálculos de amígdalas son asintomáticos, a menudo se diagnostican solo en una radiografía o una tomografía computarizada realizada en el área (generalmente para otras patologías).

Tratamiento de piedras de amígdalas

Es posible que no se requiera un tratamiento definitivo en la mayoría de los casos de cálculos de amígdalas, especialmente en casos asintomáticos. Se debe practicar una buena higiene bucal para minimizar cualquier posibilidad de infección. Los enjuagues bucales antimicrobianos o agua salada se pueden usar como gárgaras a diario. En casos de infección, serán necesarios antibióticos junto con medicamentos antiinflamatorios.

Eliminación de piedras de amígdalas

La extirpación quirúrgica de los cálculos de las amígdalas solo debe considerarse en casos graves de dolor persistente e infecciones recurrentes. Si el cálculo de la amígdala se puede ver y extraer con claridad, su médico u otorrinolaringólogo (otorrinolaringólogo) debe realizarlo con anestesia local. Sin embargo, si hay necrosis (muerte del tejido) de las amígdalas o si el cálculo de las amígdalas no se puede ver claramente, es posible que deba considerarse una amigdalectomía (extirpación de amígdalas). Este procedimiento se realiza bajo anestesia general y solo debe ser realizado por un otorrinolaringólogo si es posible. Las complicaciones postoperatorias no suelen ser graves, pero pueden incluir sangrado a corto plazo, dolor de garganta y dificultad para tragar.

Prevención de las piedras en las amígdalas

Una buena higiene bucal desempeñará un papel importante en la prevención de cálculos de amígdalas o en la reducción del tamaño y la gravedad. Sin embargo, es difícil de evitar por completo, especialmente si padece amigdalitis crónica. En estos casos, la única forma de prevenir un cálculo de amígdalas es atender primero la amigdalitis, generalmente mediante una amigdalectomía. Nunca intente ‘picar’ o quitar una piedra de amígdalas con un palillo de dientes o cualquier otro objeto afilado, ya que puede causar sangrado de las amígdalas e infecciones.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario