Síndrome de Boerhaave (ruptura espontánea del esófago)

por Dr. Kylie López, MD, MSCR
Publicada: Ultima actualización en

Definición del síndrome de Boerhaave

El síndrome de Boerhaave (SB) es un espectro de afecciones médicas en las que se produce una ruptura espontánea del esófago. Esto significa que se forman desgarros a través de la pared del esófago, lo que se conoce como perforación esofágica. El síndrome de Boerhaave lleva el nombre de su descubridor, el doctor Hermann Boerhaave, médico. A menudo, las perforaciones esofágicas ocurren como una complicación asociada con intervenciones médicas. Sin embargo, son los vómitos fuertes que aumentan la presión dentro del esófago lo que conduce al desgarro real.

Incidencia del síndrome de Boerhaave

El síndrome de Boerhaave no se presenta con ningún síntoma definido y se considera una condición clínica rara, sin embargo, representa el 15% de las roturas esofágicas. Se asocia con altas tasas de mortalidad y los retrasos en el diagnóstico reducen las posibilidades de supervivencia en el síndrome de Boerhaave. Si se deja desatendido durante más de 12 horas, una ruptura puede poner en peligro la vida. Los adultos de mediana edad corren un mayor riesgo, especialmente donde hay un consumo excesivo de alcohol y alimentos.

Fisiopatología del síndrome de Boerhaave

El esófago es un tubo muscular que conecta la boca con el abdomen. La pared del esófago está formada por diferentes músculos esofágicos. La constricción y relajación de estos músculos ayudan al movimiento adecuado de los alimentos a través del tracto y también apoyan la respiración. Ocurre de una manera coordinada conocida como peristalsis. El movimiento hacia abajo del esófago es una fase involuntaria del proceso de deglución que comienza en la parte posterior de la boca.

Hay dos esfínteres que regulan el paso de alimentos y líquidos a través del esófago. El esfínter esofágico superior en la parte superior se relaja para permitir que la comida de la garganta ingrese al esófago durante la deglución. El esfínter esofágico inferior (EEI) se abre cuando los alimentos llegan a la parte inferior del esófago para permitirles pasar al estómago. Estos esfínteres garantizan que los alimentos solo se muevan en una dirección: desde la garganta hasta el estómago. Evita el retroceso de alimentos, líquidos o contenidos parcialmente digeridos al contraerse con fuerza.

Lee mas:  Evacuaciones intestinales pálidas, arcillosas, grises o blancas y diarrea

Aumento de la presión en el esófago

Cuando hay un consumo excesivo de comida o alcohol, el cerebro inicia ondas antiperistálticas. Esto empuja el contenido hacia atrás con fuerza, desde el estómago hasta el esófago. Simplemente se conoce como vómitos. Sin embargo, a veces los esfínteres esofágicos, especialmente el esfínter esofágico superior, no se relajan. Por lo tanto, el contenido que es forzado hacia el esófago está restringido por el esfínter y la presión dentro del esófago se acumula.

Si las paredes del esófago no pueden soportar la alta presión, eventualmente puede romperse o rasgarse. Por lo tanto, el contenido dentro del esófago puede derramarse a estructuras vecinas como la cavidad torácica o los pulmones. La mayoría de los desgarros surgen a unos centímetros del abdomen en el lado posterolateral izquierdo, que es la parte posterior y el lado izquierdo de la pared esofágica.

Causas del síndrome de Boerhaave

La mayoría de las perforaciones esofágicas se deben a intervenciones médicas (iatrogénicas). Los instrumentos que ingresan al esófago pueden dañar la pared esofágica y los vómitos violentos subsiguientes eventualmente conducen a un desgarro. Sin embargo, la causa general del síndrome de Boerhaave es cualquier acumulación excesiva de presión dentro del esófago (presión intraluminal) más allá de la capacidad de la pared para soportarlo. Por tanto, es un evento dependiente de la presión.

Otros eventos menos probables que pueden causar un aumento en la presión intraluminal incluyen:

  • Nacimiento de niño
  • Levantamiento de pesas
  • Ataques imparables de tos o risa
  • Hipo
  • Convulsiones

Sin embargo, incluso en este caso tiene que haber algún defecto importante de la pared esofágica para que se produzca una ruptura.

Factores de riesgo

  • Vómitos o arcadas violentas inducidas por una ingesta excesiva de alimentos o alcohol.
  • Las píldoras o monedas ingeridas dañan las paredes del esófago y podrían aumentar la presión intraesofágica cuando se impacta en una zona estrecha.
  • La ingesta de toxinas cáusticas erosiona las paredes del esófago y causa inflamación.
  • Heridas penetrantes por puñaladas o disparos.
  • Las perforaciones intraoperatorias ocurren durante las cirugías.
  • Tragar con fuerza o alimentarse a la fuerza.
  • Los procedimientos iatrogénicos rara vez causan la perforación real, pero debilitan la pared e incluso pueden desencadenar vómitos que luego causan el desgarro.
Lee mas:  Cómo prevenir la celulitis en la diabetes y la mala circulación

Una persona que tiene antecedentes de enfermedad esofágica, como ERGE, una hernia de hiato o esófago de Barett, tiene más probabilidades de experimentar una perforación. De manera similar, el alcoholismo es otro factor de riesgo importante.

Síntomas del síndrome de Boerhaave

Los primeros síntomas

El síndrome de Boerhaave generalmente se presenta como consecuencia de vómitos fuertes o arcadas seguidas de dolor torácico intenso. Por lo tanto, se debe sospechar el síndrome de Boerhaave cuando ocurren estos eventos:

  • Vómito fuerte único o episodios repetidos de vómitos o arcadas.
  • Dolor de pecho insoportable que puede extenderse desde la parte superior del abdomen hasta los hombros
  • Tos al tragar debido a actividades no coordinadas de los alimentos y los conductos de ventilación.
  • Episodios de respiración incómodos

Síntomas posteriores

La rotura del esófago libera su contenido ácido en el pecho que se inflama e infecta (mediastinitis torácica). Debido a esta inflamación, el líquido ingresa a la cavidad pleural, cubre los pulmones y contribuye a la aparición de otros síntomas secundarios que incluyen:

  • Dolor de espalda
  • Dolor agudo de hombro
  • Incomodidad al estar acostado
  • Malestar abdominal agudo

Complicaciones del síndrome de Boerhaave

En casos agudos, el síndrome de Boerhaave puede volverse mórbido debido a:

  • Neumonía
  • Deposición de pus en la cubierta pleural de los pulmones (empiema)
  • Úlceras
  • Dificultad respiratoria
  • Infecciones polimicrobianas (sepsis)
  • Fallo multiorgánico

Dado que las causas iatrogénicas del síndrome de Boerhaave son más comunes, la aparición de estos síntomas inmediatamente después de las intervenciones médicas puede indicar perforaciones esofágicas:

  • Fiebre
  • Dolor en el cuello, abdomen o pecho
  • Dificultad para tragar (disfagia)
  • Dolor al tragar (odinofagia)
  • Dificultad para respirar (disnea)

Diagnóstico del síndrome de Boerhaave

Tríada de mackler

Aunque el síndrome de Boerhaave no se presenta con síntomas específicos de la afección, la tríada de Mackler que comprende estos signos suele ser útil para diagnosticar la afección:

  • Vómitos
  • Dolor en el pecho
  • Enfisema subcutáneo: el aire ingresa al tejido debajo de la piel, generalmente se desarrolla en el área del pecho y el cuello, casi una hora después de la lesión.
Lee mas:  Absceso en el apéndice: síntomas, diagnóstico y tratamiento

Examen físico

El examen físico inicial también puede revelar:

  • Frecuencia cardíaca rápida o irregular (taquicardia)
  • Respiración rápida (taquipnea)
  • Fiebre

Signos de complicaciones

Debido a la ruptura del esófago y la contaminación de los alimentos y las conducciones de aire, el aire llena la mayor parte de la cavidad que rodea los pulmones y el corazón y causa:

  • Sonido crepitante con los latidos del corazón debido a la entrada de aire entre los pulmones (enfisema mediastínico)
  • Sonidos respiratorios reducidos debido al llenado del espacio pleural

Pruebas

La detección de partículas de alimentos o aumento de amilasa con pH <6,0 (ácido) en los fluidos pleurales sugiere una perforación esofágica. Los estudios de imágenes como radiografías de tórax o cuello o una tomografía computarizada de alto contraste del tórax ayudan a diagnosticar el síndrome de Boerhaave. La ausencia de hemorragia esofágica ayuda a diferenciar el síndrome de Boerhaave de desgarros esofágicos similares como el síndrome de Mallory-Weiss.

Diagnóstico diferencial del síndrome de Boerhaave

La confirmación de cualquier otra enfermedad que presente síntomas comunes al síndrome de Boerhaave, también excluye la posibilidad de desgarro del esófago:

  • Infarto de miocardio
  • Pericarditis
  • Pancreatitis
  • Absceso pulmonar
  • Neumotórax

Muerte por síndrome de Boerhaave

Incluso con un diagnóstico rápido, el síndrome de Boerhaave sigue siendo la más fatal de todas las rupturas esofágicas. Hay una tasa de mortalidad del 72%. La ubicación de las perforaciones también determina el riesgo de complicaciones y muerte. Las perforaciones cervicales (más cercanas al cuello) son menos fatales en comparación con las perforaciones torácicas (pecho) o abdominales.

Tratamiento del síndrome de Boerhaave

Se requiere atención médica de emergencia si se sospecha el síndrome de Boerhaave. Las medidas iniciales incluyen la administración de líquidos por vía intravenosa (IV) y la oxigenoterapia, junto con analgésicos si es necesario. El derrame de contenido esofágico afecta a los órganos vecinos dando lugar a una serie de complicaciones. Por lo tanto, se administran antibióticos y líquidos de amplio espectro para superar estos efectos secundarios.

La reparación quirúrgica del esófago desgarrado y el drenaje del contenido derramado de las áreas circundantes son los enfoques principales. Estos procedimientos también incluyen la instalación de stents o drenajes para facilitar el drenaje adecuado del contenido esofágico a lo largo del tiempo. A pesar de estas medidas, el síndrome de Boerhaave aún puede ser fatal.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario