Hogar Salud Queratitis (inflamación, córnea infectada) Causas, síntomas, tratamiento

Queratitis (inflamación, córnea infectada) Causas, síntomas, tratamiento

por Dr. Kylie López, MD, MSCR
Publicada: Ultima actualización en

El ojo es el tejido expuesto más delicado del cuerpo, protegido principalmente por los párpados que en sí mismos son finos pliegues de piel. Está expuesto a una variedad de factores mecánicos, químicos y electromagnéticos en el transcurso de un día y puede lesionarse o infectarse fácilmente. La córnea es la capa transparente exterior a través de la cual la luz pasa al globo ocular. No solo protege el tejido interno del ojo, sino que también ayuda a doblar la luz para una visión más clara.

¿Qué es la queratitis?

La queratitis es el término médico para la inflamación de la córnea. Puede deberse a causas infecciosas o no infecciosas. Dado que la córnea es la capa transparente en forma de cúpula sobre el iris y la pupila, puede provocar alteraciones visuales cuando se inflama, además del enrojecimiento y el dolor que es común en la queratitis. Algunos casos pueden ser muy graves e incluso llevar a la pérdida de la vista que solo se puede restaurar con un trasplante de córnea.

Normalmente el ojo tiene mecanismos para prevenir la queratitis. Los párpados se cierran para evitar traumatismos físicos en la córnea y el resto del ojo en la medida de lo posible. El epitelio que recubre el ojo también puede ayudar a prevenir infecciones junto con la película de lágrimas que recubre la superficie del ojo. Sin embargo, estos mecanismos pueden fallar a veces, especialmente si el insulto es demasiado grande. Como resultado, puede desarrollarse queratitis.

Causas de la queratitis

Las causas de la queratitis se pueden dividir en general en no infecciosas o infecciosas. Es importante diferenciar entre queratitis infecciosa e infecciosa porque ciertos tipos infecciosos, como la queratitis bacteriana, deben tratarse de inmediato. No hacerlo puede provocar complicaciones como ceguera.

Queratitis no infecciosa

La queratitis no infecciosa simplemente significa que la inflamación de la córnea no se debe a una infección. Se debe principalmente a un traumatismo en la córnea en estos casos. Rascado de la córnea con las uñas, proyectiles en el aire, uso prolongado de lentes de contacto, lentes rotos y otras formas de traumatismo en el ojo. Las personas que trabajan en entornos industriales donde hay polvo abrasivo en el aire también pueden estar en riesgo sin gafas protectoras.

Queratitis infecciosa

La queratitis infecciosa es una infección de la córnea causada por virus, bacterias, hongos y otros parásitos.

  • La queratitis viral a menudo causa casos agudos que se resuelven espontáneamente, pero algunos tipos, como la queratitis por herpes simple, pueden ser graves y provocar ceguera.
  • La queratitis bacteriana suele ser grave y progresa rápidamente y causa un daño corneal significativo en un corto período de tiempo (24 a 48 horas).
  • La queratitis micótica es poco común y puede persistir durante largos períodos de tiempo. A menudo afecta a personas con sistemas inmunitarios debilitados, como en el caso del VIH / SIDA.
  • La queratitis por Acanthamoeba también es una forma poco común de queratitis infecciosa causada por una ameba parasitaria. Se ve con más frecuencia en usuarios de lentes de contacto.

Factores de riesgo

La queratitis infecciosa e infecciosa puede afectar a cualquier persona. Sin embargo, los grupos que tienen más probabilidades de desarrollarlo incluyen:

  • Personas con sistemas inmunológicos debilitados, como pacientes con diabetes mal controlada o con VIH / SIDA.
  • Usuarios de lentes de contacto.
  • Uso prolongado de gotas oftálmicas con corticosteroides.
  • Vivir en un clima cálido.
  • Nadar o bañarse en agua contaminada.

Signos y síntomas

La queratitis no parece significativamente diferente de otras afecciones oculares como la conjuntivitis. Los signos y síntomas de la queratitis incluyen:

  • Enrojecimiento de los ojos.
  • Dolor y sensibilidad en los ojos.
  • Desgarro excesivo.
  • Secreción del ojo (moco y / o pus).
  • Parpadeo excesivo o dificultad para abrir el ojo.
  • Sensibilidad a la luz.
  • Visión borrosa o disminuida.
  • Aspereza en el ojo.

Tratamiento de la queratitis

La elección del tratamiento para la queratitis depende de la causa subyacente. Los casos graves o el tratamiento retrasado pueden provocar complicaciones que eventualmente pueden culminar en ceguera. Por tanto, es importante que un profesional médico evalúe la queratitis lo antes posible y que se inicie inmediatamente el tratamiento adecuado. La queratitis sigue siendo una de las principales causas de ceguera en todos los grupos de edad.

Para las causas no infecciosas, el tratamiento implica eliminar cualquier agente causante y luego usar un parche para cubrir el ojo. La córnea puede sanar muy rápidamente si la lesión no es grave o profunda. Además, se pueden aplicar corticosteroides tópicos en el ojo para reducir la inflamación. El parche para el ojo debe usarse durante el día y la noche.

Para causas infecciosas, se debe usar el agente antimicrobiano apropiado, como medicamentos antivirales, antibióticos o agentes antimicóticos. Estos casos deben controlarse muy de cerca porque algunos tipos, como la queratitis bacteriana, pueden progresar muy rápido, mientras que otros tipos, como la queratitis por acanthamoeba, son difíciles de tratar.

Complicaciones de la queratitis

Dependiendo del tipo de queratitis, la inflamación de la córnea puede volverse crónica. Con ciertas infecciones virales, como el virus del herpes simple, puede haber episodios recurrentes de inflamación. Con el tiempo, tanto la inflamación aguda como la crónica pueden provocar la formación de úlceras en la córnea e incluso la formación de cicatrices. En este punto, la única opción de tratamiento es un reemplazo quirúrgico de la córnea.

La córnea es la estructura principal del ojo que se encarga de desviar la luz (refracción) que es necesaria para una visión clara. La lente también dobla la luz pero en menor grado. Una vez que la estructura y la opacidad de la córnea se ven comprometidas, puede afectar la visión en diferentes niveles. Estas alteraciones visuales pueden ser temporales en casos agudos que se tratan adecuadamente. Sin embargo, los casos graves y de larga duración pueden eventualmente provocar ceguera permanente.

Prevención de la queratitis

En la medida de lo posible, lo mejor es evitar la queratitis por completo y las personas que se consideran de alto riesgo deben conocer las medidas que se pueden implementar para prevenirla.

  • Los usuarios de lentes de contacto siempre deben:
    – Lavarse las manos antes de ponerse y quitarse las lentillas.
    – Guárdelo en una solución adecuada para lentes de contacto.
    – Cambie los lentes con regularidad, especialmente los lentes desechables, según las indicaciones.
    – Asegúrese de que el recipiente de almacenamiento se limpie y se cambie periódicamente.
  • Los trabajadores industriales deben usar siempre gafas protectoras, no frotarse los ojos en exceso y enjuagarlos abundantemente con agua limpia en caso de cualquier cuerpo extraño en el ojo.
  • Evite nadar en agua que posiblemente esté contaminada y use gafas protectoras (gafas) para los nadadores frecuentes.
  • Minimice el contacto de las manos con los ojos, especialmente entre personas con sistemas inmunológicos debilitados.
  • Use lágrimas artificiales (gotas para los ojos) para los ojos secos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario