Hogar Salud Problemas comunes de lactancia materna para la madre y el bebé

Problemas comunes de lactancia materna para la madre y el bebé

por Dr. Kylie López, MD, MSCR
Publicada: Ultima actualización en

La lactancia materna es una práctica esencial durante al menos los primeros meses de vida de un bebé. Si bien muchas mujeres optan por no amamantar debido a obligaciones profesionales o por razones estéticas, algunas mujeres no pueden amamantar a pesar de la voluntad de hacerlo. Una serie de problemas con la lactancia materna pueden desanimar a la mujer o hacer que la lactancia materna no sea práctica y es más probable que esto surja en las madres primerizas. Sin embargo, muchos de estos problemas de lactancia pueden tratarse o resolverse con el asesoramiento y la orientación adecuados, así como con paciencia.

 

Problemas comunes de lactancia

Los problemas de lactancia pueden estar asociados con trastornos y dificultades con la mama femenina , la producción de leche materna , el bebé o condiciones médicas que pueden no hacer aconsejable la lactancia.

Dolor en los senos

Pueden surgir molestias o dolor en los senos debido a las siguientes condiciones:

  • Reflejo de bajada
  • A medida que la leche baja durante la lactancia, se pueden sentir ligeras molestias o dolor en los senos. Con el tiempo, esta sensación suele aliviarse.
  • Congestión mamaria
  • Esto puede ocurrir debido a una producción excesiva de leche o una extracción de leche insuficiente de los senos si el bebé no succiona correctamente. Los senos se ven hinchados y tensos y pueden volverse dolorosos. Esto es más común en los primeros días del parto y generalmente se resuelve en unos pocos días a medida que el bebé aprende a prenderse correctamente y el reflejo de succión se inicia con éxito.
  • La extracción frecuente de leche de los senos (mediante extracción manual o extractor de leche) puede ayudar a aliviar la congestión. La extracción de una pequeña cantidad de leche antes de comenzar a amamantar puede hacer que los senos estén menos tensos y que el bebé se prenda mucho más fácilmente. Alimentar al bebé a demanda suele ser suficiente para prevenir la congestión mamaria.

 

  • Mastitis
  • La mastitis es una inflamación de la mama que con mayor frecuencia se debe a una infección. El seno se hincha, se enrojece, se calienta y duele. Puede ir acompañado de fiebre, rigor y malestar general.
  • Por lo general, se recomiendan analgésicos y antibióticos. No se debe interrumpir la lactancia.
  • Absceso mamario
  • La mastitis, si no se trata rápida y eficazmente, puede convertirse en un absceso mamario. Los signos y síntomas pueden ser similares a los de la mastitis.
  • Tordo
  • Las áreas blancas en la lengua o el paladar del bebé pueden ser un signo de infección por hongos (levadura) o aftas orales. Puede extenderse a la piel de los pezones o alrededor de ellos y causar parches rojos que pican, lo que puede provocar llagas dolorosas en los pezones.
  • Mordiendo
  • Algunos bebés pueden morder mientras están amamantando. Esto suele ocurrir en el momento de la dentición.

Pezones doloridos y agrietados

La sensibilidad en los pezones es uno de los problemas más comunes de la lactancia. Los pezones doloridos, agrietados y sangrantes siempre deben ser investigados por un profesional médico y el tratamiento adecuado debe iniciarse lo antes posible.

Algunas de las causas de los pezones doloridos o agrietados incluyen:

  • Enganche inadecuado por parte del bebé
  • Tordo
  • Piel seca
  • Eczema
  • Dermatitis
  • Mordiendo
  • Lactancia materna durante el embarazo

Una técnica de lactancia adecuada para que el bebé se prenda correctamente a menudo puede ayudar a prevenir esta afección. La aplicación de crema o ungüento de lanolina también puede brindar cierto alivio.

Dificultad para prenderse

El bebé puede experimentar dificultades para agarrarse al pezón, lo que impide la expulsión adecuada de la leche. Esto puede ocurrir debido a muchas causas, siendo la más común una técnica de lactancia inadecuada, a menudo debido a la inexperiencia de la madre (madres primerizas). Otras causas que pueden provocar dificultades para engancharse incluyen:

  • Congestión mamaria
  • Pezones planos o invertidos (consulte Pezones anormales )
  • Lazo de lengua
  • Labio leporino y / o paladar hendido

Senos con fugas

La fuga de leche de los senos puede ser vergonzosa a veces, pero es un hecho bastante común. Tiende a ocurrir con más frecuencia en las primeras semanas después del parto, aunque puede continuar hasta mucho más tarde. El flujo excesivo de leche suele ser la causa. Es común que se produzcan pérdidas de leche de un seno mientras una mujer alimenta a su bebé con el otro. Las fugas en los senos no son un problema que sea indicativo de ninguna enfermedad o trastorno.

Conducto de leche bloqueado (conductos obstruidos)

Aunque se denomina conducto de leche bloqueado, en la mayoría de los casos no está realmente bloqueado, sino que el tejido circundante lo presiona y cierra y produce síntomas similares a la mastitis. En casos raros, la piel que crece sobre él bloquea la abertura del conducto y puede verse como una pequeña mancha blanca en el pezón.

Bajo suministro de leche

Un problema común durante la lactancia es el suministro de leche bajo o inadecuado. Es importante diferenciar el bajo suministro de leche real del que percibe la madre.

Si el suministro de leche es adecuado, el bebé:

  • ganar el peso adecuado,
  • lucir saludable y alerta,
  • moje de 5 a 8 pañales al día.

Esto se analiza en detalle en el apartado Bajo suministro de leche materna .

Bebé que se niega a amamantar

Esto podría ocurrir si el bebé tiene dificultades para agarrarse al pecho. Entonces, el bebé puede preferir la alimentación con biberón y se debe utilizar preferiblemente leche extraída del pecho. Otras causas que pueden llevar a que un bebé se niegue a amamantar incluyen:

  • El bebé puede estar sufriendo una infección en la boca como aftas.
  • Bebé que sufre de resfriado o nariz tapada.
  • El bebé tiene una infección de oído.
  • Al bebé le están saliendo los dientes.
  • Bajo suministro de leche materna.
  • El bebé se distrae fácilmente con el ruido u otra actividad en los alrededores.
  • Cambio de rutina.
  • Cambio en el sabor de la leche materna causado por ciertos alimentos o medicamentos.

A veces, un bebé se niega a alimentarse de un seno a pesar de tener hambre después de vaciar completamente el otro seno. Esto puede deberse a:

  • Nariz tapada agravada por acostarse de lado
  • Infección de oído y dolor en un lado.
  • Infección de una sola mama
  • Bajo suministro de leche en un seno

Lactancia materna no es aconsejable

Siempre se aconseja la lactancia debido a los beneficios nutricionales e inmunológicos, así como al factor de unión entre el bebé y la madre. Por tanto, la lactancia materna tiene beneficios tanto físicos como emocionales. Sin embargo, hay algunos casos en los que no es aconsejable amamantar.

Se debe evitar la lactancia materna, después de consultar con un médico, en los casos en que:

  • El bebé sufre de galactosemia, un trastorno metabólico genético poco común.
  • La madre sufre de VIH / SIDA.
  • La madre está usando medicamentos antirretrovirales.
  • La madre está infectada con el virus linfotrópico de células T humanas tipo 1 o tipo 2.
  • La madre tiene tuberculosis activa no tratada.
  • La madre consume drogas ilegales como anfetaminas, cocaína, marihuana, heroína o fenciclidina.
  • La madre está tomando algún medicamento que esté contraindicado durante la lactancia.
  • La madre recibe quimioterapia o radioterapia para el tratamiento del cáncer.
  • La madre tiene lesiones infectadas en los senos, como forúnculos o herpes.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario