Hogar Salud Diagnóstico de absceso intraabdominal, antibióticos, drenaje, cirugía

Diagnóstico de absceso intraabdominal, antibióticos, drenaje, cirugía

por Dr. Kylie López, MD, MSCR
Publicada: Ultima actualización en

Un absceso en el abdomen (absceso intraabdominal) se diagnostica correlacionando los hallazgos de los estudios de imágenes con los signos y síntomas presentes. Lea más sobre los síntomas de los abscesos intraabdominales . Otros hallazgos de laboratorio confirmarán aún más el diagnóstico.

Pruebas de laboratorio

Los análisis de sangre pueden revelar:

  • recuentos elevados de glóbulos blancos
  • anemia
  • niveles anormales de enzimas hepáticas

La ausencia de estos hallazgos, especialmente en pacientes ancianos y debilitados, no descarta por completo el absceso intraabdominal.

Un hemocultivo es una investigación importante para diagnosticar un absceso intraabdominal. Múltiples crecimientos bacterianos encontrados en hemocultivos o la presencia de especies bacterianas como Bacteroides en un hemocultivo son muy sugestivos de un absceso intraabdominal. El cultivo de líquido peritoneal y el hemocultivo también son importantes a la hora de elegir los antibióticos para un tratamiento antibiótico específico.

 

Estudios de imagen

Radiografía abdominal

Una radiografía simple de abdomen es la investigación radiológica más simple que puede ayudar en el diagnóstico de absceso intraabdominal. Debe seguirse con investigaciones radiológicas más detalladas, como una tomografía computarizada, para confirmar el diagnóstico. Una radiografía simple puede revelar anomalías como la presencia de gas debajo del diafragma o el nivel hidroaéreo en la cavidad del absceso.

Ultrasonido

La ecografía es otra investigación importante que es más útil que una radiografía en el diagnóstico preciso de un absceso intraabdominal. Estos hallazgos deben correlacionarse con las características clínicas y los resultados de las investigaciones de laboratorio. La precisión de una ecografía depende del radiólogo y la eficacia de la ecografía es limitada en pacientes obesos o posoperatorios.

Tomografía computarizada (TC)

Una tomografía computarizada es la mejor investigación radiológica para el diagnóstico de un absceso intraabdominal con un grado muy alto de precisión. En pacientes posoperatorios, se recomienda una tomografía computarizada solo una semana después de la cirugía. Se pueden identificar abscesos ocultos en el abdomen con imágenes de TC seriadas desde el diafragma hasta la pelvis. La precisión de las investigaciones puede aumentarse con la administración de un medio de contraste por vía oral o intravenosa.

Tratamiento de un absceso intraabdominal

Un absceso intraabdominal generalmente se trata con drenaje complementado con una cobertura antibiótica adecuada. El drenaje se puede realizar mediante un abordaje quirúrgico o, más comúnmente, mediante un abordaje a través de la piel (percutáneo) con la ayuda de estudios de imágenes como TC o ecografía.

Antibióticos

El tratamiento de un absceso intraabdominal comienza con la administración de antibióticos intravenosos (IV). Los microbios implicados en el absceso intraabdominal suelen ser una mezcla de organismos aeróbicos y anaeróbicos y la combinación de agentes antimicrobianos (terapia empírica) permite una cobertura antibiótica de amplio espectro. Un cultivo del pus extraído del absceso proporcionará la sensibilidad a los antibióticos de los organismos en el pus. El informe de cultivo suele tardar de 2 a 3 días. El inicio de la terapia antibiótica empírica sin esperar los resultados del cultivo de pus ahorra un tiempo precioso. La terapia con antibióticos se inicia antes de drenar el absceso y se continúa durante el drenaje del absceso hasta la resolución completa de la evidencia de sepsis.

Se pueden administrar fármacos antimicóticos intravenosos (como anfotericina B) en algunos pacientes (como pacientes con SIDA o diabéticos crónicos) en los que se sospecha o detecta una infección por hongos.

Drenaje no quirúrgico de un absceso

El pus acumulado en la cavidad del absceso debe drenarse para prevenir la progresión de la sepsis. El absceso se localiza con una tomografía computarizada o una ecografía. Luego se realiza la aspiración con una aguja para confirmar la presencia de pus y el pus aspirado se envía para diversas investigaciones, incluido el cultivo. El drenaje se deja en su lugar hasta que se drene todo el pus de la cavidad del absceso. El uso de TC para guiar el catéter reduce la posibilidad de lesiones en las vísceras circundantes. También proporciona el control inicial y la contención de la infección.

Respuesta al tratamiento

Se observa una mejora considerable en la condición del paciente dentro de los 2 a 3 días posteriores al drenaje percutáneo. Los signos de sepsis desaparecerán y el pus drenado será mínimo. Se puede realizar una ecografía o una tomografía computarizada para confirmar la resolución de la cavidad del absceso. En estas circunstancias, el drenaje se puede quitar. El hecho de no mostrar una mejoría de los síntomas después del drenaje del absceso sugiere pus residual o acumulaciones de pus adicionales que pueden estar presentes. Esto debería justificar una evaluación adicional con tomografía computarizada y puede ser necesario un drenaje quirúrgico.

A veces puede haber un drenaje de pus persistente a pesar de los signos de mejoría clínica. Esto puede deberse a una conexión anormal de la cavidad del absceso con los intestinos (fístula). Los pacientes con una sola cavidad de absceso sin fístula responden mejor al drenaje percutáneo. El absceso intraabdominal con múltiples cavidades de absceso o con una fístula intestinal generalmente no responde bien al drenaje percutáneo. Estos casos se tratan mejor con drenaje quirúrgico.

Drenaje quirúrgico de abscesos

Se considera el drenaje quirúrgico del absceso cuando falla el drenaje percutáneo. Esto se puede realizar mediante un abordaje quirúrgico abierto o por vía laparoscópica. Incluso para los abscesos intraabdominales más grandes, un abordaje laparoscópico permite un drenaje adecuado con una mínima intervención quirúrgica.

La cirugía abierta (laparotomía) se realiza después de la localización de la cavidad del absceso. Se puede realizar por detrás del peritoneo (retroperitoneal) oa través del peritoneo (transperitoeal). El abordaje retroperitoneal tiene menos riesgo de lesión del intestino o diseminación de la infección por contaminación durante la operación. El abordaje transperitoneal tiene un alto riesgo de contaminación. Esto se puede prevenir en gran medida con una cobertura antibiótica adecuada iniciada antes del procedimiento quirúrgico. El drenaje de múltiples cavidades de abscesos se realiza mejor con este enfoque. Por lo general, se coloca un drenaje para continuar el drenaje de las cavidades del absceso en el posoperatorio hasta que se resuelvan las cavidades.

A veces, el drenaje quirúrgico puede ser complicado en presencia de adherencias de las vísceras abdominales y, en tales situaciones, puede ser útil un drenaje percutáneo inicial. Se puede observar una mejoría en los pacientes de 2 a 3 días después del drenaje quirúrgico y la falta de mejoría sugiere un drenaje incompleto.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario