Hogar Infección Métodos para tratar una infección bacteriana

Métodos para tratar una infección bacteriana

por Dr. Kylie López, MD, MSCR

Nuestros cuerpos albergan miles de bacterias, y la mayoría de las veces son imprescindibles para mantener nuestra salud corporal. Las infecciones como resultado de bacterias malas pueden variar en severidad de leve a fatal. Estas infecciones bacterianas pueden ser causadas cuando las bacterias dañinas están expuestas a su sistema o cuando las bacterias se reproducen al azar y atacan otras partes de su cuerpo. Es fundamental que sepa cómo tratar mejor las infecciones de manera rápida y eficaz.

Métodos para tratar una infección bacteriana

1. Dosificación completa de antibióticos

El tratamiento más común para la infección bacteriana es antibióticos. Esta práctica común solo es efectiva al completar el curso de antibióticos dirigido. Se pueden producir efectos negativos si no finaliza la dosis recomendada, que incluye una infección peor o una resistencia al antibiótico, lo que resultará en tratamientos ineficaces en el futuro.

La enfermedad y las bacterias que causaron la infección pueden permanecer en su sistema incluso después de que empiece a sentirse mejor. Si interrumpe el tratamiento prematuramente, la infección puede permanecer latente en su sistema.

2. Los probióticos

Los probióticos tienen el poder de ayudar a su cuerpo a aumentar la cantidad de bacterias buenas al mismo tiempo que disminuye la actividad de las bacterias malas. Cuando el cuerpo tenga bacterias buenas más activas, estará armado para combatir una infección bacteriana. Su sistema inmunológico será más fuerte como resultado del consumo de probióticos. Los probióticos son clave para tratar infecciones del tracto urinario, vaginosis bacteriana, infecciones bacterianas de la piel, infecciones estomacales o intestinales.

Una manera fácil es comer al menos dos tazas de yogur fresco porque contiene cultivos vivos que ayudan a controlar las bacterias dañinas. También puedes encontrar suplementos probióticos.

3. Aloe Vera

Existen muchos métodos diferentes para tratar una infección bacteriana de forma natural. El aloe vera es un antiinflamatorio natural, alto en propiedades antibacterianas, y puede ayudar a fortalecer la inmunidad del cuerpo. El aloe vera se deriva de una planta y se utiliza en forma de gel; Puede tratar infecciones de la piel, vaginales y del tracto urinario. Al consumir jugo de Aloe Vera además de la aplicación del gel, usted puede tratar muchas infecciones bacterianas de la piel.

4. la cúrcuma

Como una de las hierbas más potentes, la cúrcuma no solo tiene propiedades antibacterianas y antiinflamatorias, sino que también puede reducir y tratar los tumores cancerosos. Puede aplicar la cúrcuma directamente sobre la piel para tratar una infección bacteriana.

Otro método de consumo es con un vaso de leche tibia, ya que esto ayudará con las infecciones respiratorias. En general, al agregar esta poderosa hierba a su dieta, ayudará a su cuerpo a ser más preventivo contra las infecciones bacterianas.

5. Vinagre de sidra de manzana

El vinagre de manzana ayuda a mantener o corregir el equilibrio del pH o el desequilibrio dentro del área de una infección bacteriana. Con sus elementos antibacterianos y antiinflamatorios, el vinagre de manzana puede evitar que una infección se propague o evitar que las bacterias dañinas se contagien a la infección. Aplicar directamente sobre la piel para uso tópico o ingerir una cucharadita con una taza de agua.

6. Jugo de arándano

Específicamente para tratar infecciones del tracto urinario o vaginales, el jugo de arándano es uno de los métodos más seguros y naturales para tratar una infección bacteriana, incluso para las mujeres embarazadas. Puede beber jugo de arándano fresco y sin azúcar durante todo el día para combatir las bacterias peligrosas desde el interior.

7. Aceite de árbol de té

Las infecciones cutáneas y vaginales provocadas por bacterias pueden tratarse rápidamente con aceite de árbol de té aplicándolo directamente sobre la piel. Se conoce comúnmente como una cura antiviral pero tiene fuertes propiedades antibacterianas. Tenga cuidado cuando lo aplique directamente sobre la piel, ya que puede causar una sensación de ardor, así que diluya si es necesario. Sin efectos secundarios peligrosos y alta potencia, el aceite de árbol de té puede usarse para ayudar incluso a las infecciones crónicas.

8. el ajo

Un básico en casi todas las cocinas, el ajo es un remedio casero versátil, ya que puede tratar una variedad de infecciones por hongos y bacterias. Si bien puede tomar el ajo en forma de cápsulas, masticar y tragar el ajo directamente es la forma más efectiva de tratar las infecciones bacterianas y respaldar su sistema digestivo. El té de ajo es otra alternativa, pero generalmente debes comer 4-5 clavos por día para tratar infecciones bacterianas.

9. jengibre

Uno de los métodos clave para tratar una infección bacteriana es reducir la cantidad de bacterias malas en el cuerpo. Esto se puede hacer consumiendo jengibre, que también ayudará a enfriar el cuerpo y aumentar la circulación sanguínea. El té de jengibre, cuando lo bebe 3-4 veces por día, tratará una infección estomacal o respiratoria. Para reducir el dolor de una infección, use jengibre con aceites para masajear la piel irritada.

10. miel

Al beber miel natural y orgánica con un vaso de agua tibia, puede reducir drásticamente los síntomas de una infección bacteriana. La miel también protegerá un corte contra la infección con bacterias malas y ayudará en el tratamiento de una infección respiratoria o infección de la piel.

11. Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio ayuda en gran medida a regular el equilibrio del pH de su piel y del cuerpo en general. Al mezclar media cucharadita de bicarbonato de sodio con un vaso de agua, puedes ayudar a combatir las infecciones respiratorias y estomacales. Una bañera llena de agua tibia y una taza de bicarbonato de sodio es una forma de empapar el cuerpo cuando se necesita curar una infección de la piel causada por bacterias.

12. Limón

Otro ingrediente natural para combatir una infección como resultado de las bacterias, el limón ayudará en particular con las infecciones respiratorias. Al eliminar el moco acumulado en el tracto respiratorio que se produce a partir de la infección, el limón eliminará las bacterias presentes en el moco.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario