Hogar Enfermedades de Ojos Hipertensión intracraneal idiopática

Hipertensión intracraneal idiopática

por Dr. Kylie López, MD, MSCR

La hipertensión intracraneal idiopática (IIH), también llamada hipertensión intracraneal benigna y síndrome de pseudotumor cerebral, es un trastorno que puede surgir después de que haya un aumento en el nivel de presión del líquido cefalorraquídeo (abreviado como CSF), que es el líquido que rodea el cerebro y que se encuentra debajo del cráneo para proteger nuestro cerebro y columna vertebral trabajando como una mufla o cojín en caso de que nos golpeamos la cabeza con algo. El SFC es un líquido que se produce y reabsorbe constantemente al torrente sanguíneo. Esto generalmente permite que el nivel de presión sea constante, a menos que ocurra el desorden.

¿Qué síntomas presenta la hipertensión intracraneal idiopática?

La hipertensión intracraneal idiopática o IIH presenta una serie de síntomas que afectan a varias partes del organismo humano. La mayoría de las personas que padecen IIH se quejan de dolores de cabeza que no aparecen en ningún área específica. Los vómitos y las náuseas también se han relacionado con el síndrome y el dolor de cabeza que se deriva de él. Muchos también hablan de un timbre o pitido que se produce en uno o ambos oídos de forma rítmica. Los médicos llaman a esto “Tinnitus pulsátil”. Pero no solo eso, IIH también puede afectar su visión de manera muy grave, al hacer que vea figuras dobles, por ejemplo, al crear defectos en el campo visual o desenfoque en las áreas centrales o periféricas de su campo de visión, o al oscurecerlo momentáneamente o incluso Desconectando completamente su visión (denominadas oscurecimiento transitorio de la visión, o TOV). Los pacientes también tienen quejas de pérdida de visión del color. Finalmente,

¿Qué causa la hipertensión intracraneal idiopática?

Los factores precisos que causan la hipertensión intracraneal en la mayoría de los pacientes siguen siendo desconocidos. Sin embargo, parece haber un vínculo con una cantidad excesiva de líquido cefalorraquídeo que se encuentra entre esos órganos y el cráneo.

Este líquido actúa como una mufla o una especie de bolsa de aire que debería disminuir el efecto de un golpe en la cabeza y proteger a dichos órganos vitales de daños. El líquido es producido por el cerebro y luego se reabsorbe en el torrente sanguíneo, transportándolo por todo el organismo. El aumento en el nivel de presión de este líquido puede tener lugar en el proceso de absorción.

Lo que suele suceder es que la presión del líquido cefalorraquídeo aumenta si el contenido del cráneo excede su volumen interno. Para que esto suceda, el cerebro debe expandirse o crecer en tamaño, y esto ocurre generalmente cuando se desarrolla un tumor cerebral. Sin embargo, esto mismo sucede cuando su cerebro se inflama o si la cantidad de líquido cefalorraquídeo es mayor que el promedio.

Algunos científicos han demostrado que algunas personas que sufren de hipertensión intracraneal idiopática muestran una estructura del cráneo diferente de la normal, con un estrechamiento en partes específicas del cerebro. Todavía no está claro si esto está vinculado a la condición, o si es un efecto o una causa.

¿Quién está en riesgo?

Afortunadamente para la mayoría, el IIH es muy raro, solo alrededor de 1 de cada 100,000 o más. Alrededor del 90% de las personas con IIH son mujeres obesas de mediana edad. Dejando de lado estos dos factores (mujeres, sobrepeso), hay otros que también parecen tener una correlación más débil con esta condición. Estos son:

  • El consumo de algunos medicamentos y medicamentos, como esteroides, ciertos antibióticos y píldoras anticonceptivas
  • Estar embarazada
  • Otras enfermedades que aparecen junto con él, como disfunción renal o sarcoidosis

¿Cómo se diagnostica la hipertensión intracraneal idiopática?

Ningún médico lo diagnosticará con hipertensión intracraneal idiopática sin realizar varios exámenes minuciosos, exámenes y pruebas neurológicas, la mayoría para evaluar un posible nivel anormal en su presión intracraneal, problemas de la vista o para detectar papiledema.

Algunas de las pruebas que puede pasar incluyen:

  • Un examen de los músculos rectos laterales: estos músculos lo ayudan a mover los ojos y, si están débiles, se puede producir una visión doble.
  • Una serie de pruebas visuales: es posible que deba tomar un tipo de colirio o gotas para los ojos que dilatarán las pupilas para que el médico pueda examinar mejor el interior del bulbo ocular y la retina, buscando posibles causas de posibles problemas de visión. También se realizarán varias pruebas visuales estándar para ver qué tan bien puede ver el paciente.
  • Punción lumbar: se realizará definitivamente sin confirmar que tiene hipertensión intracraneal idiopática. También se llama punción espinal, y se dice que es un poco doloroso. Se utiliza para medir los niveles de presión intracraneal mediante la recolección de una pequeña muestra de líquido intracraneal y la búsqueda de posibles causas para esto.
  • Imágenes del cerebro y exploraciones de MRI: buscarán posibles tumores cerebrales, convulsiones o lesiones y otros factores que pueden estar causando los síntomas.

¿Cuáles son los tratamientos para la hipertensión intracraneal idiopática?

Para que los pacientes se sientan aliviados de sus síntomas o incluso para hacerlos desaparecer por completo, numerosos científicos han desarrollado una serie de tratamientos eficaces en los laboratorios.

1. Pérdida de peso

Si le diagnostican y tiene sobrepeso, su médico le recomendará que pierda peso. Es posible que desee consultar a un dietista para que lo ayude con esto. Perder peso no solo puede mejorar sus síntomas, también puede erradicarlos por completo. También será beneficioso para su bienestar general.

2. Medicamentos

Hay una serie de medicamentos prescriptivos disponibles para el público en general en las farmacias que pueden ayudarlo a combatir la IIH. Algunos de estos son:

  • Diuréticos: a veces se combinan con Lasix, un diurético que aumenta el líquido de la orina y de ese modo reduce la retención y la presión del líquido.
  • Medicamentos para el glaucoma: estos medicamentos pueden reducir efectivamente la cantidad de líquido cefalorraquídeo que produce el cerebro. La acetazolamida, que se encuentra en Diamox, ha demostrado aliviar los síntomas en al menos la mitad de los pacientes que la han tomado. Sin embargo, puede implicar efectos secundarios dañinos, como cálculos renales o fatiga crónica.
  • Medicamentos para la migraña: aunque la migraña no parece tener un vínculo directo con la IIH, se ha observado que estos medicamentos médicos a menudo han ayudado a los pacientes, no al erradicar el problema de la raíz, sino a aliviar los síntomas y paliar al paciente.

3. Cirugía

Ciertos métodos quirúrgicos también han demostrado ser bastante efectivos para aquellos pacientes que desean llevar su tratamiento a otro nivel. Los médicos hablan de dos procedimientos principales:

  • Fenestración de la vaina del nervio óptico: este procedimiento se realiza mediante la extirpación quirúrgica o parte de la membrana que rodea el nervio óptico del paciente. Esto también permitirá que una cantidad excesiva de líquido cefalorraquídeo salga de la cavidad craneal. Ha demostrado ser altamente beneficioso cuando se trata de mejorar los problemas de visión, incluso en ambos ojos, mientras que la operación quirúrgica solo involucra un ojo en general. A pesar de esto, en algunos casos la cirugía no tiene ningún efecto y la visión en realidad empeora.
  • Spinal LUID Hunt – Esto se realiza mediante la inserción de un tubo delgado largo en la cavidad del cráneo o la columna vertebral, que drenar el exceso de cantidad de líquido intracraneal el paciente puede tener. Sin embargo, este tratamiento es bastante complicado y puede implicar efectos secundarios graves o cirugías adicionales. Es por eso que está más bien reservado como una especie de opción Plan B, en caso de que todos los demás hayan demostrado ser ineficaces.

Nota: alrededor del 10% de los pacientes experimentan una pérdida progresiva de la visión que puede resultar en ceguera absoluta. Y existe la posibilidad de recurrencia meses o años después. Es por eso que los pacientes realmente deberían considerar someterse a revisiones médicas regulares.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario