Hogar Cerebro y Nervios Las posturas de yoga para aumentar el poder del cerebro

Las posturas de yoga para aumentar el poder del cerebro

por aajam Singh

A medida que se despierta cada día, el estado de su salud establece el tono para el resto de su día. Si padece alguna enfermedad, puede amortiguar su día desde el inicio. Esto dificulta su capacidad para completar las tareas que se propuso hacer a lo largo del día. Por esta razón, es importante que siempre cuides tu salud.

El cerebro humano juega un papel muy importante en sus actividades cotidianas. Es responsable de su capacidad de comprender, responder, funcionar y percibir diferentes situaciones. Para que el cerebro funcione al máximo, requiere alimentación por contacto y energía. Del mismo modo que el ejercicio te mantiene en buena forma física, el ejercicio cerebral te ayuda a mantener tu cerebro al máximo rendimiento. El yoga es una de las mejores formas de ejercitar tu cerebro. Existen numerosas posturas de yoga orientadas a promover la salud del cerebro.

Yoga para el cerebro: plantea aumentar su poder cerebral

  1. La respiración de la abeja tarareando (Bhramari Pranayama)

Esta pose:

  • Ayuda a calmar tu mente
  • Permite la liberación de emociones negativas como la frustración, la ira, la agitación y la ansiedad.
  • Mejora tu memoria y capacidad de concentración
  • Ayuda a construir confianza

Cómo hacerlo:

Con los ojos cerrados, siéntate derecho. Comienza a escuchar tu cuerpo y concéntrate en la tranquilidad interior. Use ambos dedos índices para presionar suavemente el cartílago entre las orejas y las mejillas. Inhale y presione el cartílago mientras exhala suavemente y tararea como una abeja.

Repetir.

  1. Curva sentada hacia adelante (Paschimottanasana)

Esta pose:

  • Ayuda a aliviar el estrés.
  • Ayuda a estirar la columna
  • Ayuda en la relajación mental

Cómo hacerlo:

Siéntate en el suelo con las piernas completamente estiradas frente a ti. Estire la espalda y flexione los dedos hacia el cuerpo.

Levante ambos brazos hacia el techo, respire y estire. Exhale e inclínese hacia adelante con la barbilla hacia los dedos de los pies. Asegúrese de que su columna vertebral permanezca erecta.

Estire las manos hacia las piernas lo más que pueda. Inhale mientras levanta lentamente la cabeza y estira la columna vertebral. Exhale y mueva el ombligo hacia las rodillas.

Regrese a la posición inicial. Repetir.

  1. La postura del arado (Halasana)

Este yoga para la postura del cerebro ayuda a:

  • Calma el sistema nervioso
  • Mejora la circulación sanguínea al cerebro
  • Reduce la fatiga y el estrés
  • Estirar el cuello y la espalda.

Cómo hacerlo:

  • Acuéstese en el suelo y junte las piernas.
  • Levante las piernas de manera que estén a 90 grados de ángulo con respecto al piso
  • Asegúrese firmemente de que sus manos estén rectas y planas sobre el flujo, levante la parte inferior e intente hacer que sus pies toquen el área justo en frente de su cabeza.
  • Equilibrando el peso de los omóplatos, coloca las manos sobre la cabeza y une los dedos. Mantenga la cabeza mientras los codos permanecen en el piso.
  • Regrese suavemente a su posición original después de unos minutos y repita.

Dos rondas de esta pose son suficientes.

  1. Soporte de hombro (Sarvangasana)

Esta pose:

  • Normaliza y regula la función tiroidea, lo que mejora la función cerebral.
  • Ayuda a nutrir el cerebro, ya que ayuda a permitir un mayor flujo de sangre al hipotálamo y a las glándulas pineales.
  • Ayuda a mejorar sus funciones cognitivas.

Cómo hacerlo:

  • Acuéstese en el piso con las manos rectas a los lados.
  • Apoyando la espalda con las manos, levante la espalda, las nalgas y las piernas y coloque todo el peso sobre los hombros.
  • Acerque los codos a medida que mueve la mano por la espalda hacia los omóplatos. Mantenga las piernas estiradas y la columna presionando constantemente los codos contra el piso y mantenga las manos en la espalda.
  • Todo su peso debe estar sobre los hombros y la parte superior de los brazos.
  • Manteniendo las piernas firmes, levante los talones hacia el techo y coloque el dedo gordo sobre la nariz. Haga que la punta apunte hacia arriba pero no presione el cuello hacia el piso. En su lugar, debe mantener el cuello recto con un ligero estiramiento de los músculos.
  • Respira profundamente y trata de mantener esta postura todo el tiempo que puedas.
  • Vuelva lentamente a la postura original.
  • Relájate un rato y repite la postura.

5. Postura del puente (Setu Bandhasana)

Esta pose:

  • Ayuda a estirar y fortalecer la columna y el cuello.
  • Mejora la circulación sanguínea a tu cerebro.
  • Relaja los músculos tensos.
  • Calma el sistema nervioso.

Cómo hacerlo:

  • Acuéstese sobre su espalda.
  • Dobla las rodillas asegurándote de que tus pies estén separados por la cadera. Los tobillos y las rodillas deben estar en línea recta.
  • Los brazos deben estar de lado con la palma hacia abajo.
  • Levante la espalda baja e inhale lentamente mientras lo hace. Asegúrese de que su espalda media y superior estén en el piso. Ruede sus hombros suavemente y toque la barbilla con su pecho asegurándose de que la barbilla permanezca en la misma posición. Todo su peso debe ser soportado por sus pies, hombros y brazos.
  • Respira fácilmente mientras mantienes la postura durante unos minutos. Exhala y suelta la pose.

La meditación como una forma de yoga para el cerebro

La mediación también es una forma ideal de mantener la buena salud de su cerebro. Puedes mejorar el flujo sanguíneo al cerebro, aliviar el estrés y relajarte. Puedes proponer pasar 6 horas cada semana practicando meditación. Esto puede ser de gran ayuda para cambiar la estructura de su cerebro. Esto mejora el enfoque, las habilidades multitarea y la memoria.

Según los estudios, la meditación está relacionada con el desarrollo de la corteza cerebral que es más gruesa y más materia gris. Estas son las partes del cerebro que apoyan la capacidad de atención, la memoria, el aprendizaje y la toma de decisiones.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario