Hogar Cerebro y Nervios Síndrome de fatiga crónica

Síndrome de fatiga crónica

por aajam Singh

El síndrome de fatiga crónica es un trastorno común que también se conoce como encefalomielitis mialgica (EM). ¿Qué soy yo? En pocas palabras, la mialgia significa dolor muscular, que es característico del síndrome de fatiga crónica (SFC) y encefalomielitis, que describe la inflamación del cerebro y la médula espinal. Las mujeres de mediana edad tienen más probabilidades de experimentar este trastorno, aunque los hombres y los adolescentes también pueden verse afectados.

¿Que es sindrome de fatiga crónica?

El SFC o síndrome de fatiga crónica es un trastorno marcado por fatiga persistente sin causa conocida. Los síntomas duran más de seis meses y al menos cuatro de los siguientes síntomas ocurrirán al mismo tiempo:

  • Fatiga a largo plazo que no se debe a un problema médico conocido.
  • Problemas cognitivos (mentales) como falta de concentración o memoria
  • Ganglios linfáticos sensibles
  • Dolor de garganta
  • Dolores musculares
  • Múltiples dolores en las articulaciones pero sin hinchazón / enrojecimiento
  • Dolores de cabeza severos, no como dolores de cabeza anteriores.
  • Una sensación de cansancio incluso después de dormir.
  • Cansancio extremo después del ejercicio o esfuerzo que dura más de 24 horas.

El síndrome de fatiga crónica puede no ser fácil de diagnosticar porque puede ser similar a otras afecciones, como la depresión. Los criterios para diagnosticar el SFC consisten principalmente en las características mencionadas anteriormente, que duran al menos seis meses y para las cuales no hay condiciones médicas subyacentes asociadas.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome de fatiga crónica?

Las personas pueden experimentar los síntomas del SFC de diferentes maneras e intensidades. Sus síntomas también pueden mejorar de vez en cuando, lo que le permite continuar con sus actividades diarias normales. Pero a veces, puede experimentar brotes y sus síntomas pueden empeorar, lo que le impide funcionar normalmente.

Fatiga

La fatiga física crónica y el agotamiento mental son las características distintivas del SFC. Parecerá que está extremadamente cansado incluso después de haber dormido o descansado de sus actividades habituales. Las actividades físicas pueden empeorar sus síntomas, pero los efectos pueden retrasarse.

El SFC grave puede hacer que usted sea incapaz de realizar incluso tareas simples, lo que puede resultar en que no pueda salir de su cama o de su hogar.

Otros síntomas

  • Dolores de cabeza severos, dolor muscular y dolores en las articulaciones.
  • “Neblina cerebral”, que se caracteriza por mala memoria, concentración y dificultad para organizar los pensamientos.
  • Ganglios linfáticos dolorosos
  • Dolor de garganta
  • Dolor de estómago y problemas digestivos como estreñimiento, diarrea, hinchazón y náuseas.
  • Problemas para dormir
  • Mayor sensibilidad a los ruidos fuertes, la luz, el alcohol y algunos alimentos.
  • Los síntomas psicológicos incluyen irritabilidad, ataques de pánico y depresión.
  • Con menos frecuencia, puede experimentar mareos, problemas de equilibrio, dificultad para controlar la temperatura corporal y sudoración excesiva.

Cuando ver a un doctor

Busque atención médica cuando sus síntomas no mejoren y afecten la calidad de su vida. Busque tratamiento de un médico calificado y solicite más información de una sociedad médica o escuela de medicina.

¿Cuáles son las causas y los factores de riesgo del síndrome de fatiga crónica?

No se conoce la causa del síndrome de fatiga crónica. Sin embargo, los expertos creen que puede ser el resultado de una combinación de factores, que incluyen:

  • Infección viral. Muchas personas desarrollan SFC después de ser infectadas por un virus, como el virus de Epstein-Barr, el virus del herpes y el virus de la leucemia del ratón. Sin embargo, todavía no se ha encontrado evidencia sólida.
  • Trastorno del sistema inmunitario. Las personas con SFC pueden tener una inmunodeficiencia, pero no está claro si es suficiente para causar el trastorno.
  • Desequilibrio hormonal. Algunas personas con SFC tienen niveles de hormonas, pero aún se desconoce el vínculo con el trastorno.

Factores de riesgo

Los factores que aumentan su riesgo de SFC incluyen:

  • Años. El SFC puede ocurrir a cualquier edad, pero es más común entre las personas de 40 a 50 años.
  • Género. Las mujeres tienen más probabilidades de ser diagnosticadas con SFC que los hombres, pero algunos expertos piensan que esto puede deberse a que las mujeres tienen más probabilidades de informar los síntomas a sus médicos.
  • Estrés. Los problemas para controlar el estrés pueden contribuir al SFC.

¿Cuáles son los tratamientos para el síndrome de fatiga crónica?

No existe cura para el SFC, pero el tratamiento se centra en el alivio de los síntomas subyacentes. Su médico le recetará un medicamento adecuado adaptado a sus síntomas, y estos pueden incluir antidepresivos y ayudas para dormir.

Cambios en el estilo de vida

Todavía hay algunos consejos sobre cómo cambiar su estilo de vida, que pueden reducir los síntomas y ayudarlo a disfrutar de una vida normal:

  1. Evitar el sobreesfuerzo. No trabaje ni haga más ejercicio del que puede manejar, especialmente cuando comienza a sentir signos de advertencia de fatiga. Tómese descansos regulares del trabajo.
  2. No compare sus esfuerzos o niveles de actividad basados ​​en las actividades de otras personas. Sus habilidades físicas pueden variar día a día, así que haga tareas más importantes cuando se sienta mejor.
  3. Encuentra el médico adecuado. No muchos médicos entienden el SFC, y algunos de ellos pueden ser insensibles a sus necesidades. Encuentre un especialista y visite su clínica regularmente.
  4. Mira lo que comes. Llevar un diario de alimentos puede ayudarlo a descubrir qué alimentos y patrones de alimentación están causando sus síntomas y cuáles lo están haciendo sentir mejor. La sensibilidad a los alimentos y las alergias alimentarias pueden estar relacionadas con los síntomas del SFC.
  5. Maneja tu estrés. Mantenga sus horarios flexibles y establezca objetivos alcanzables. Evite ver programas estresantes en la televisión, conocidos desagradables, discusiones mezquinas o cualquier cosa que no merezca la pena destacar.
  6. Encuentra actividades que puedas hacer sin estrés. Esto puede incluir salir con amigos, leer un buen libro, salir al jardín o jugar un relajante juego de computadora.
  7. Descansa si es necesario. No se avergüence de aceptar su limitación física. Diga “no” a las tareas que requieren demasiado esfuerzo físico o mental.
  8. Identifica qué desencadena tus síntomas. Estos pueden incluir ciertos elementos en el medio ambiente. Evítelos si puede para prevenir la aparición de síntomas.
  9. Busca terapias alternativas. Se sabe que la medicina alternativa alivia los síntomas del SFC. Estas terapias incluyen acupuntura, hipnoterapia, homeopatía y yoga.
  10. Únete a un grupo de apoyo. No estás solo en tus sufrimientos, y las personas que más pueden comprenderte son las que sufren como tú. También puede encontrar organizaciones que apoyen a personas como usted.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario