Hogar Cáncer Tumor de la glándula pituitaria: síntomas y tratamientos

Tumor de la glándula pituitaria: síntomas y tratamientos

por aajam Singh

Carcinoma o adenoma es el nombre dado a los tumores que se forman en la glándula pituitaria. Los adenomas hipofisarios representan solo el 10% de los tumores cerebrales primarios y generalmente son masas de crecimiento lento que en su mayoría son de naturaleza benigna. Los tipos malignos potencialmente peligrosos de adenomas hipofisarios que rara vez ocurren se denominan carcinomas hipofisarios.

El área frontal de dos tercios de la pituitaria es donde generalmente crece la mayor parte de los adenomas pituitarios. “No secretar” y “secretar” son las dos clasificaciones de tales tumores. La alta producción de hormonas se asocia con un “tumor secretor”. El tipo (s) de hormonas producidas por un tumor de la glándula pituitaria es el factor en el que se realiza la clasificación adicional de estos tumores.

Signos y síntomas del tumor de la glándula pituitaria

Los pacientes con tumores hipofisarios a veces no experimentan ningún síntoma o los tienen debido a una enfermedad no relacionada con el tumor. Algunos de los signos y síntomas que puede encontrar una persona que sufre de un tumor de la glándula pituitaria son:

  • Dolores de cabeza
  • Problemas de la vista
  • Cambios en el ciclo menstrual en mujeres.
  • Impotencia masculina o disfunción eréctil debido a cambios hormonales.
  • Esterilidad
  • Producción desproporcionada de leche materna
  • Síndrome de Cushing debido a la sobreproducción de ACTH
  • Acromegalia por exceso de producción de hormona de crecimiento
  • Cansancio inexplicable
  • Cambios de humor
  • Impaciencia

Los síntomas del tumor hipofisario se manifiestan de las siguientes tres maneras:

Sobreproducción de hormonas

  • Hormona de crecimiento:  en menores, puede producir gigantismo si las placas óseas no se han cerrado, mientras que en adultos, la sobreproducción de hormonas de crecimiento puede conducir a la acromegalia.
  • Hormona estimulante de la tiroides (TSH): la sobreproducción de TSH conduce a la sobreproducción de la hormona tiroidea que puede causar enfermedades cardíacas, pérdida de peso y adelgazamiento de la piel.
  • Prolactina: la  sobreproducción de prolactina puede provocar impotencia, infertilidad, osteoporosis, irregularidades en el ciclo menstrual y secreción inusual de leche materna.
  • Hormona adrenocorticotrópica: la  sobreproducción de esta hormona produce huesos frágiles, aumento de peso, moretones fáciles, estrías en la piel y cambios emocionales.
  • Gonadotropinas (FSH y LH): el  exceso de estas hormonas rara vez puede causar irregularidades en el ciclo menstrual e infertilidad.

La presión sobre la glándula pituitaria resulta en una menor producción de hormonas

  • Hormona de crecimiento: la hormona de  bajo crecimiento causa huesos débiles, irritabilidad, fuerza muscular inapropiada y crecimiento tardío en los niños.
  • TSH:  aumento de peso, baja energía, fatiga y estreñimiento son algunos síntomas de baja TSH.
  • Prolactina:  menos prolactina resulta en la incapacidad de una nueva madre para amamantar a su bebé.
  • Hormona adrenocorticotrópica: los  niveles bajos de esta hormona causan malestar estomacal, poca energía, fatiga y presión arterial baja y azúcar en la sangre.
  • Gonadotropinas (FSH y LH):  FSH y LH bajas conducen a disminución del deseo sexual y la infertilidad.

Presión sobre los nervios ópticos que resulta en visión doble o pérdida de visión parcial o permanente

Causas del tumor de la glándula pituitaria

La razón de la creación de un tumor de la glándula pituitaria sigue siendo un misterio. La glándula pituitaria se encuentra en la parte inferior de su cerebro. Es una glándula con forma de frijol que es de tamaño pequeño pero afecta a casi todas las partes del cuerpo. La regulación de funciones como la reproducción, el crecimiento y la presión arterial se realiza mediante las hormonas que produce esta glándula. Aunque algunos casos de tumores de la glándula pituitaria son hereditarios, la mayoría de ellos no lo son. Los científicos creen que el desarrollo de tumores pituitarios está relacionado con las alternancias genéticas.

Diagnóstico del tumor de la glándula pituitaria

Las siguientes son algunas de las pruebas que su médico podría realizar al diagnosticar un tumor de la glándula pituitaria.

  • Exámenes de sangre y orina. La deficiencia o el exceso de hormonas se pueden detectar analizando las muestras de orina y sangre.
  • Imagen mental. El médico puede determinar el tamaño y la ubicación del tumor hipofisario a través de una resonancia magnética (IRM) o tomografía computarizada (TC) del cerebro.
  • Pruebas de visión. El deterioro de la visión periférica o de la vista causado por el crecimiento del tumor hipofisario se puede determinar mediante pruebas de visión.

Por lo general, el médico recomienda visitar a un endocrinólogo para realizar más pruebas.

Tratamientos para el tumor de la glándula pituitaria

1. Vigilancia activa

Las personas que no experimentan ningún tipo de síntomas de tumor de la glándula pituitaria y tienen hormonas que funcionan normalmente pueden aprovechar el tratamiento de vigilancia activa. Dicha forma de tratamiento también se puede denominar espera vigilante en la que el paciente se controla de cerca y se realizan pruebas periódicas para detectar cualquier signo de crecimiento tumoral. El tratamiento comienza después de la aparición de signos.

2. Terapia de reemplazo hormonal (TRH)

Si la glándula pituitaria no produce suficientes hormonas debido al tumor hipofisario, entonces la terapia de reemplazo hormonal puede ser inevitable. Como su cuerpo requiere las hormonas, tendrían que ser reemplazadas de otro lugar. Las hormonas que deberían reemplazarse incluyen las hormonas suprarrenales y tiroideas, el estrógeno en las mujeres y la testosterona en los hombres y las hormonas del crecimiento.

3. Terapia farmacológica

Hay medicamentos disponibles que pueden ayudar si su tumor hipofisario está causando que la glándula produzca un exceso de hormonas. Los tumores que causan la sobreproducción de hormonas de crecimiento pueden tratarse con Somavert (pegvisomant) o Sandostatin (octreotida), mientras que Dostinex (cabergolina) y Parlodel (bromocriptina) son excelentes medicamentos para los tumores que secretan prolactina. Octreotide también puede tratar los tumores hipofisarios que secretan hormona estimulante de la tiroides.

La investigación sobre medicamentos que son adecuados para el tratamiento de tumores pituitarios aún está en curso. Por lo tanto, es mejor preguntarle a su médico sobre los medicamentos recetados, su función y los posibles efectos nocivos que puedan tener.

4. Cirugía

La cirugía es el método de tratamiento más común sugerido para un tumor de la glándula pituitaria que ayuda a la extirpación completa del tumor con éxito. Implica la extirpación del tumor y los tejidos presentes a su alrededor mediante una operación. La ruta esfenoidal trans se utiliza para realizar la cirugía en más del 95% de los casos, mientras que en otros casos se requiere la apertura del cráneo o la craneotomía. La cirugía a través de la ruta esfenoidal trans implica la entrada a través del conducto nasal y luego pasar a lo largo del tabique a través de la cavidad del seno esfenoidal, que se encuentra en la parte posterior de la garganta para llegar a la glándula pituitaria que se encuentra detrás de ella. Las craneotomías se realizan utilizando un endoscopio o un microscopio o ambos. Si la realiza un cirujano experimentado y experto, ambas cirugías son igualmente efectivas y seguras.

5. Radioterapia

El uso de rayos X para destruir las células del tumor se conoce como radioterapia. Oncólogo radioterápico es el nombre dado al médico que se especializa en realizar radioterapia a pacientes con tumor. La radioterapia de haz externo es la forma más común de tratamiento con radiación en la cual el cuerpo recibe la radiación de una máquina desde el exterior. La radioterapia generalmente se administra durante un período de tiempo y consiste en una serie de tratamientos.

Malestar estomacal, fatiga y reacciones cutáneas son algunos de los efectos secundarios de la radioterapia. El final del tratamiento significa el final de la mayoría de estos efectos secundarios. Los cambios en la memoria a corto plazo y los problemas de visión también pueden desarrollarse dependiendo de la dirección de la radioterapia. Sin embargo, los avances tecnológicos han reducido el riesgo de tales problemas. Dado que la glándula pituitaria podría perder su capacidad de producir hormonas debido a la radioterapia, es posible que necesite HRT.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario